Y si te dijera que tal vez nos vamos consumiendo como el fósforo de la vendedora del cuento?

Y por mucho que brilles, el fuego acaba por quemarte y en última instancia reducirte a cenizas.

Hay días en los que pienso…
en que ya no puedo más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: