Para la foto de esta semana el tema propuesto de Teleidoscope era Movimiento. Como siempre barajaba varias ideas en mi cabeza, algunas sobre el baile que me apasiona, y pensé en hacer algo en la playa. También pensé en una escena romántica con unos amigos míos con un movimiendo de zoom que le diera dinamismo. Pero al final me decanté por una idea que llevo tiempo barruntando y que me terminó de decidir una imagen que me gustó de Laura Makabresku.Una autora que me gusta mucho.La idea trata de la venda que llevamos puesta, siempre, todos los días, que no nos deja ver las cosas obvias. Lo cierto es que en mi idea original lo iba a hacer con fondo negro y desnuda. Pero esta semana encontré una foto que hice hace poco en una localización de “pajitas” (como le llamo yo a estos sitios) y me apetecía hacerlo en este lugar. Como soy una cabezota y estoy enamorada de los atardeceres y amaneceres, a pesar de mis anteriores problemáticas. Volvimos a la carga con esta dificultad. 

Yo quería un día con viento y no corría ni una mota de aire, eso sí, el cielo nublado y cargado de agua amenazaba tormenta, asi que nos llovió un poco. Fuimos al atardecer, con el sol poniéndose delante de mi cara y volvimos al día siguiente de madrugada, cuando aún no estaban puestas las calles, y nos salió el sol por detrás mía. Eso sí, si gota de viento pero una humedad que calaba hasta los huesos y un frío que poco más y no lo cuento. 

La localización está en un terraplén hacia abajo, por lo que nos metimos allí todo encharcado y lleno de barro. Y por eso también la humedad se concentra que da gusto. Lo que le viene que ni de perlas a mi pelo que se estufa con mirarlo y no hay forma de domarlo. Aún así, cada vez estoy más contenta con mis avances en la fotografía de autorretrato. Aunque me veo aún a años luz de hacer las cosas qu quiero hacer, pero dicen que caminando se hace camino al andar, ¿no? Pues allá vamos. 

Para hacer el efecto que quería de las pajitas moviéndose probamos a moverlas mientras hacíamos la fotografía. Aunque no me terminó de convencer mucho el resultado, ya que algunas pajitas se movían mucho y otras ni se inmutaban. 

Estas fotos son del atardecer:

 Y estas del amanecer:

Ésta antes de que saliera el sol:)

 Y ésta después, qué diferencia de luz.  Adoro los amaneceres.

Lo cierto es que me gustan muchas de las fotos de los dos días. Lo que, hasta que no llegué a casa, no caí en haber usado el reflector en las fotos de amanecer, porque ciertamente el ambiente nocturno me despistó. Y eso que me lo llevé aposta. Pero los nervios del directo y a quedarme sin luz sin haber realizado fotografías, me pudieron, por lo que se me han quedado un poco oscuras, para mi gusto. No obstante me gustaba ver el contraste de los dos tipos de fotografías y creo que voy a editar varias fotos sin pensar tanto en la temática del movimiento y respetanto más la idea original.





De momento la foto de esta semana es ésta:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *