Trampa de esturiones

Posted on 0 comment

Se habían partido todos los haces de luzque anunciaban el principio del díaera rojo el color que se me antojaba en la retinay los espejos nos quedaban demasiado altos. Las sábanasaún parecían el pasado de los caracolesy reptando acabamos frente a frenteen una lucha de pujas a ciegas.Estratega avanzaste posicionespara empezar la avanzadilladesde mis talones emprendisteuna ruta aceleradapara que tu lengua vibraraentre mis labioslejos de mi boca. Elegías miradas verdugasdesafiando sobre tus rodillasinvitando a mi lenguaa participar en el juego. Observé la curvatura que se erguíacual perchero desprendadoy me propuse cubrirlo. Fue en ese momentoen el que se dilataba breve…

Continuar leyendo

Horacia

Posted on 0 comment

¡Oh Horacia! ¿Nos encontraremos hoy? Cada encuentro contigo siempre fue un misterio, con tus juegos laberínticos buscando recrear París en un Madrid descafeinado. Me buscabas, siempre me buscaste, con tus enigmas, tus códigos y tu constancia. Inventando las reglas de nuestros encuentros, planificando alargar el deseo. Te vi aquella noche, a lo lejos, sin planificar, tras tantas que no surgieron. Apareciste por imposición de tu voluntad cazadora, inquiriendo a tu presa, enmarcándome en un plan con receta para experimentar con el deseo. El deseo de besarnos, de estrecharnos entre los brazos. Y así fue como empezamos el ritual de regalarnos…

Continuar leyendo

Paris

Posted on 0 comment

Hoy me humedezco pensando en la prohibición de dormir con bragas. En alguna parte, duermes, en una buhardilla. Pienso en la noche, la primera, en la que sobre tu cama, nos desarmemos, sin habernos nunca aún besado, sin habernos profanado. Sin bragas. Puede que no sea en París, puede.

Continuar leyendo

Liar

Posted on 3 comments

Si me vas a mentir hazlo hazlo con descaro, con alevosia, miénteme pero no te arrepientas, hazlo, pero de veras, compórtate como si la creyeras, no, como no, créete la mentira, hazla verdad. Que no exista nadie que sepa que es mentira, borra el rastro, las huellas, comete el crimen perfecto. Miénteme, como tú  sabes hacerlo con esa perversidad inocente, con esa mirada desafiante, del que se siente ofendido, del que quieres creer, necesitas creer, y crees. Cayendo en la tejida trampa de seda que se acomoda según voy escuchando cómo formulas tus palabras. Hipnóticas. Falsas. Siempre falsas, pero tan…

Continuar leyendo