Categoría: Retratos Borrosos

Follamigos

Follar como dos desconocidos

sin caricias, sin besos, sin afecto,

salvaje, rudo, en cualquier parte.

Luego volveremos

a nuestra aséptica amistad sin roces.

Sólo podremos achucharnos

cuando llegue la noche

nos abrazaremos

como dos enamorados,

sin sexo, sin besos,

solo caricias y abrazos.

Luego volveremos

a nuestra aséptica amistad sin roces.

Nos despediremos

siempre con un abrazo, con dos besos.

Siempre dudando si nos volveremos a ver.

Cada vez más lejos

en esta extraña amistad

aséptica sin roces,

con sexo, con abrazos,

pero sin besos.

Recitada:

09 de Enero en el micro abierto arte no apto, Soho club bar en Denia (Alicante)

29 de Enero en sessió de micro obert en Ca Revolta, Valencia

Horacia

¡Oh Horacia!
¿Nos encontraremos hoy?

Cada encuentro contigo siempre fue un misterio, con tus juegos laberínticos buscando recrear París en un Madrid descafeinado.
Me buscabas, siempre me buscaste, con tus enigmas, tus códigos y tu constancia.
Inventando las reglas de nuestros encuentros, planificando alargar el deseo.

Te vi aquella noche, a lo lejos, sin planificar, tras tantas que no surgieron. Apareciste por imposición de tu voluntad cazadora, inquiriendo a tu presa, enmarcándome en un plan con receta para experimentar con el deseo. El deseo de besarnos, de estrecharnos entre los brazos.

Y así fue como empezamos el ritual de regalarnos fruta, de beber cerveza en las calles, emborracharnos juntas y desaparecer siempre, antes de empezar la noche, como una cenicienta maldita.

Me buscabas, con la dedicación del relojero, paciente nos envolvías en conversaciones cómplices, andábamos en sendas paralelas que buscaban no mezclarse pero nos sedujimos, la lluvia nos azotó en plena noche.

Tú, siempre tú, decidiste que sería yo, la maga, tu muñeca tonta que  frágil se rompe en pedazos. Me encontraste y dijiste quiero conocerte, antes de que pudiera oirte, antes de que pudiera percibirte.

La lluvia, digo, la lluvia nos caló y no nos dejó elegir, que fuera en aquel sitio, en aquel rincón, bajo mi abrigo, aquel día negro, el olor a perro mojado, la iglesia…

Y tú me mirabas, arrastrándome a tu mágico juego, el vuelo libélula de tu plan encriptado y me lanzaste garrafas de agua ante mis botellas al mar.

Fuimos la pareja suicida que se agarra de la mano, cayendo felices al desastre, al escombrarse neurótico de tus ausencias repentinas. Tú, anzuelo-tirita, mercromina-tóxica, endulzándome deshaciendo la madeja que agrandaba mi vacío. Bebiéndonos la soledad en vasos de sidra, mordiendo las normas, las pautas, las costumbres y despertarse con la sensación de que hay otro lugar al que arrojarnos.

Las azoteas nos hicieron emisarias de nuestros desencuentros y la madeja convertida en mariposas-piraña nos empujaba al choque frontal. Igual que aparecimos, desaparecimos, el mismo vacío silencioso nos convirtió en reflejo de nuestra historia. Dejamos de buscarnos para quedarnos, para ser otras, atrás los juegos, los abismos, los trapecios, las sonrisas funambulistas, eliminando así el riesgo de quemarnos.

Ahora tú partes a Italia y yo lejos de Madrid, ¡Oh querida Horacia! ¿Nos encontraremos?

 

 

 

Entonces ella se volvió loca

Entonces ella se volvió loca
y no había forma de conversar
gritaba que quitaran la luna, que no podía verla más
que no lo soportaba.

Entonces ella era una niña
y hablaba como un adulto
pero ya no lo era, y danzaba con su cetro
imaginando que convertía todo en oro.

Entonces ella comenzó a gritar
y la noche se hacía día y el día noche
se bebía el agua del mar
y no paraba de acumular piedras.

Entonces ella inventó un juego
en el que se podía hablar sin palabras
y se podía gritar en silencio
y la “a” era “z” y la “z” no existía.

Entonces ella olvidó todo
y empezó a dibujarlo de nuevo
mezclaba el gris con el negro
y quería dibujar arcoiris rosas.

Entonces ella me echó de su vida
y yo pensé que había camino de vuelta
pero tronaban las paredes
cada vez que me acercaba.

Entonces ella se volvió loca
y no quería el sol, ni las estrellas,
ni el día, ni la noche. Tiraba del cielo
y decía que lo quitaran, que lo quitaran.

Y entonces ella nunca volvió a ser la misma.
Ni yo tampoco.

Liar

Si me vas a mentir
hazlo
hazlo con descaro,
con alevosia, miénteme
pero no te arrepientas, hazlo, pero de veras,
compórtate como si la creyeras,
no, como no, créete la mentira, hazla verdad.

Que no exista nadie que sepa que es mentira,
borra el rastro, las huellas, comete el crimen perfecto.

Miénteme, como tú  sabes hacerlo
con esa perversidad inocente,
con esa mirada desafiante, del que se siente ofendido,
del que quieres creer, necesitas creer, y crees.

Cayendo en la tejida trampa de seda que se acomoda
según voy escuchando cómo formulas tus palabras.
Hipnóticas.
Falsas. Siempre falsas, pero tan tuyas, que parecen verdad.

 

Recitada:

29 de Enero en sessió de micro obert en Ca Revolta, Valencia

17 de Febrero en fiesta Privada en Ondara, Alicante

20 de Febrero en micro abierto arte no apto en Chamarel  en Dénia, Alicante

 

Mutilación

Mutilación

Entonces

perdiste la complicidad conmigo

y no conseguí que volviera.

 

Me has llevado de viaje

a un viaje de ensueño

me has mimado y consentido

como a una niña pequeña

Yo

sin embargo

lo que más recuerdo

es cuando cogiste

los dedos de mis manos

e hiciste el recuento

de cual enviarías y a quién

una vez me despedazaras

y me cortaras en trocitos.

Completa desconocida

“Dedicado a la chica de morado que se sentaba ese día junto a mi
en el metro”

Y pareces tan frágil y delicada
Pensara que tal vez te vas a romper.
Cuando he llegado al andén
he notado un brillo en tus ojos
andabas como perdida
como buscando abrigo en ti misma.

Y me he sentado
como siempre hago
cuando espero al metro.
Y has venido a sentarte a mi lado.

Agazapada en tus rodillas, me miras
y parece que fueras a llorar.
¿Por qué en todo este andén
lleno de gente
capto una extraña complicidad en tí,
absoluta desconocida
vestida de morado
de pelo corto
y ojos llorosos?

Evito mirarte
porque me desprendes mucha ternura
pareciera que pidieras un abrazo a gritos.

Mientras escribo estas líneas
te alejas
para buscar intimidad
para hablar por teléfono.
Y mientras lo haces
llega el tren.

Y perdida entre el tumulto
a lo lejos
acierto a adivinar
un adios.

Adios

Espero que esa llamada
te devuelva la sonrisa
esa que jamás podré contemplar
pero que me has hecho imaginar.

Adios
completa desconocida.

09.04.2010

” Hoy he recuperado este texto, me produce una sensación de insensibilización
pensar que en las grandes ciudades nos cuesta comportarnos como personas. 
Hoy pienso que por qué no hablé con esa chica, 
quizás si necesitaba ese abrazo. “

 

Personajes oníricos

Aveces, acudes a mi memoria
personaje de otro tiempo
pienso en que tenemos
una reconciliación pendiente
entonces pienso en escribirte.

Pero hay algo que me ata
algo murió entre nosotras
el día que descubrí tus garras.
Pero te recuerdo, antes
me gustaba cómo era todo antes.

Decidí alejarme de tu fiereza
de la que pretendía amarrarme a tu lado
y finalmente, eso rompió la unión mística
los personajes oníricos que velaban
en algun papel que alguien me dijo
que aún conservas.

Ahora estás tan lejos,
y yo también,
y ha pasado tanto tiempo,
que me pregunto
si sería un buen momento.

Momento para saber de tí,
momento para deshacer
la matanza de tanto personaje incompleto.
Pero luego, me entra la flaqueza
y pienso, ¿para qué?

Aún me duele pensarte
porque yo creía que estábamos
por encima del amor
y acabó siendo una ruptura amorosa más
qué desengaño
descubrir a esa persona
que no sabía que eras.
Pero te recuerdo en antes,
y me dan ganas de llamarte.  
y entonces leo ese,
tu último mensaje
que se quedó grabado 
para recordarme 
que nunca te escriba.
 

Entonces ella se volvió loca

Entonces ella se volvió loca
y no había forma de conversar
gritaba que quitaran la luna, que no podía verla más
que no lo soportaba.

Entonces ella era una niña
y hablaba como un adulto
pero ya no lo era, y danzaba con su cetro
imaginando que convertía todo en oro.

Entonces ella comenzó a gritar
y la noche se hacía día y el día noche
se bebía el agua del mar
y no paraba de acumular piedras.

Entonces ella inventó un juego
en el que se podía hablar sin palabras
y se podía gritar en silencio
y la “a” era “z” y la “z” no existía.

Entonces ella olvidó todo
y empezó a dibujarlo de nuevo
mezclaba el gris con el negro
y quería dibujar arcoiris rosas.

Entonces ella me echó de su vida
y yo pensé que había camino de vuelta
pero tronaban las paredes
cada vez que me acercaba.

Entonces ella se volvió loca
y no quería el sol, ni las estrellas,
ni el día, ni la noche. Tiraba del cielo
y decía que lo quitaran, que lo quitaran.

Y entonces ella nunca volvió a ser la misma.
Ni yo tampoco.

Víctimas del photoshop

¿Es posible que sea tan permutable
el estado de ánimo que se vea afectada tu sonrisa
por el reflejo del paso de los años
estampado en tu rostro?

Hoy amanecí con el anuncio de tu tristeza
con la desventurada manía que tenemos de fingir
que nos da igual, pero no nos da igual.
Asustada posas la mirada
en lo que tú llamas imperfecciones
y reniegas de ellas con tanto ahínco
que me llego a sentir culpable
o complice (tal vez)

Y me encierro en un cuarto
de paredes blancas
que asoma a una calle
que asoma a la esperanza.
Y mientras recorro los rasgos de otras
que tal vez como tú, huye de ellos
me pierdo en la encrucijada de saber
que tú hoy estás triste
porque diariamente nos dedicamos
a transformar la realidad
y mentimos una y otra vez
en cada paso que damos
hasta nos hemos creído
que ya no somos como somos

Y tú estás triste
porque tal vez no he sido hábil
o despierta
o siquiera lo he pensado
y no te he mentido
también( o tan bien) a ti
como a diario
con el resto hago.

Tal vez creemos que no nos parecemos tanto
a los demás como realmente si nos parecemos.
Hemos olvidado que somos humanos, e imperfectos

La Otra


Hay dos caras
una, la que siempre veo
la que me hace identificarte
la que no permuta, invariable, plana,
inexpresiva en lo afectivo
vividora pasiva de los días.

Pero existe otra, la otra,
que aparece a veces, que transforma los rasgos,
que te envilece y te convierte en frágil
en humano, te enfatiza los rasgos de niña
supura la dulzura en las comisuras
transforma el rostro
ya no es igual.

Barajas el azar de la metamorfosis
esa persona no es la misma
la piel se vuelve permeable
los ojos se enternecen
y aparece la inocencia perdida
el origen de todo
y la atracción actúa.

La atmósfera se llena de partículas
que te van acercando a la otra
la que sólo a veces aparece
el corazón responde a ese impulso de atracción
es como si su boca se convirtiera
en el epicentro de tu cosmos
y la sangre te llamara
se convirtiera en torrente
lava arrastrando todo raciocinio
espontánea ebriedad incontrolable.

La otra cara
que a medida que la observas
nada se parece a la anterior
sabes que es la misma persona
lo sabes, pero por instantes lo dudas
y observas cómo los gestos
se van integrando a la escena.

Tú me miras, me atraes,
me miras, me acerco,
(nunca pruebo a besar antes
de que aparezca la otra cara,
siempre espero, espero
esa mágica transformación)
me miras, te miro
me has reconocido
juntamos las bocas
y nos besamos.

Me pregunto si yo también tendré “otra cara”
sin trayectoria laura mequinenza

Sin trayectoria

Y se arrancan las uñas los jóvenes para sentirse más fuertes
y siembras un arcoiris en tu lengua
no existen caminos de oz amarillos
pero siempre puedes pensar que tienes unas botas mágicas
no deberías pensar tanto las cosas
y dejarte llevar más por las emociones
no es mágico el guisante si lo plantas
ni tampoco me convertiré en princesa esta noche
ni siquiera si no puedo dormir
pero derramadas 3 copas de vino
los dragones asoman en tus fauces
no ato a marionetas ni aprendices
no busco que entiendas lo que haces o lo que dices
perdidas en callejones me ausento
perdidos los caminos
todo carece de sentido.

Aveces la mejor forma de definirse es dejar de hacerlo
y empezar a vivir.

De azules y círculos incompletos

Tranquila…

Esta noche dibujamos círculos concéntricos incompletos
que se van uniendo por sus extremos a otros círculos
formando infinitas espirales que conectan una curva con otra.

Los azules se están destiñendo,
clarean en esta paleta que recorro con mis dedos.
Me da miedo su tacto.
Mis yemas tiemblan al posarse sobre los azules.
Temen que se agote,
finalmente se agote el concepto
y nunca más pueda trazar una línea azulada
en este gastado lienzo.

Tranquila…
Te he dejado una taza de leche caliente
para que puedas dormir.
Me he inventado una trampa de sueños
para que sin darte cuenta me reveles tus misterios.
Me dejes caminar en el laberinto oscuro
para derribar las simetrías que te atormentan.
Y fabricar el cielo de las dualidades
donde diferentes “yos” no se enfrentan.

La vitrina.
La vitrina está vacía.
Las muñecas nunca deberían tener consciencia
y poder escapar de la cárcel de cristal.
Sus ojos vidriosos ya no miran buscando admiración
sus delgadas piernas apenas soportan el peso.
A menudo pierde el equilibrio
y lanza una mano a la deriva
arañándote entrañas para seguir en pie.

Tranquila…
Esta noche vamos a desordenar los mundos
vamos a mezclar realidades, a trazar un oasis
donde no tengan cabida las cadenas.
Seamos libres en nuestro oasis
donde tú me besas intensa
y yo te abrazo entera.

” A la robadora de almas… que se escapó un día por la cornisa del entendimiento y nunca más volvimos a hablar el mismo idioma, aún así, hubo un tiempo en el que nos hablábamos sin hablar, nos comunicábamos en sueños y nos protegíamos del resto del mundo, del que creíamos transcender”

No soy tu dueña


No soy tu dueña
ni tú mi perro
no vendo, ni expido permisos
ni quiero hacerlo.

El mundo es ancho
aunque aveces lo siento extrecho
y aunque parece larga,
la vida se consume
un incienso enorme
que al final se apaga.

No soy tu perra
ni tú mi dueño
no doy, ni invento explicaciones
ni quiero hacerlo.

Quiero fumarme los días
y vivir mis mil gatunas vidas,
descubrir los lados de la luna
aorillarme en cada sonrisa
rejuvenecer al mediodía
con todos, con todas
compartir esta gran pipa.

No busco atar a nadie
ni tampoco que me aten
buscar un estado intermedio
está en querer hacerlo.

No hablo de sexo sin conversación
no hablo de esconderme en una relación
no hablo de vivir mentiras al portador
no hablo de saberme olvidada en un rincón
no hablo de esquivar las caricias
no hablo de fingidas indiferencias

Estoy hablando de querernos libres
de saborearnos y sabernos libres
Yo no soy tu perra…
ni tú mi perro.

A pesar de que la sociedad nos empuja al descariño libre o al amor obsesivo controlado.
Nunca me gustaron los lados extremos,adoro la amplia gama de grises.
Recitada
29 de Enero en sessió de micro obert en Ca Revolta, Valencia
laura mequinenza retratos borrosos poesia

No me importas

Láudano es el elixir que alimentan tus palabras
frágil te fragmentas en cada frase
que utilizas al avanzar

No te aprecio

Mirada desviada, simulas un loco
temperamento astillado
te encallas en cada derrota

No me importas

Risa edulcorada de mentiras
te engrandeces inventándote pasados
alzándote en el vacío

No te creo

Engreido parlante que dibujas un ego ficticio
que intentas medirte conmigo
buscando minar mi autoestima

No me impresionas

Hasta ahora soportaba tus estúpidas peroratas
pensando que no eras tan mala persona
sólo algo falto de confianza en ti mismo

No te aguanto

Has superado el límite de mi paciencia
No necesito tus fábulas hedonistas
ni tus críticas destructivas.

No me busques.

Dedicada a ese tipo de personas que aprovechan que les das la mano
y un poco de confianza para cogerse el brazo e intentar destruir tu seguridad
para sentirse mejor consigo mismos sintiéndose mejores.

  • micro abierto en tu ciudad
  • Redes Sociales

  • RSS Artículos de Opinión Recientes:

    • Todos vamos en el mismo tren abril 8, 2018
      Ayer fuí a una charla coloquio en la que Gustavo, un activista mexicano de Chiapas el cual nos estuvo contando cómo les roban los recursos naturales de su país, los abusos que hacen cambiando leyes, expropiaciones de comunidades enteras que las dejan sin territorio ni opciones, genocidios masivos y de activistas significativos, contaminación y aniquilación […]
    • ¿Qué es poesía? abril 8, 2018
      A propósito de la poesía Estar sumergida en las suburbios poéticos me hace tener muy a menudo con demasiada gente conversaciones sobre qué es la poesía qué no lo es. Y es que la RAE ciertamente no ayuda mucho a arrojar luz en los grandes debates que se sustitan en torno de qué es y […]
    • Por qué no me siento feminista marzo 6, 2018
      Cada día, recibo carteles, invitaciones y publicaciones llamádome a la Huelga feminista del día 8 de Marzo. Invitándome a mí, por ser mujer, por ninguna otra característica de mi persona, e intentándome hacer que me identifique con todas las mujeres.  ¡Todas! Es decir, con todas las que al nacer, dicotómicamente, nos han metido en el […]
  • arte no apto
  • Colaboraciones

    Antología poética del Bukowski Club
  • Archivo

  • @lauramequinenza