Trampa de esturiones

Posted on 0 comment

Se habían partido todos los haces de luzque anunciaban el principio del díaera rojo el color que se me antojaba en la retinay los espejos nos quedaban demasiado altos. Las sábanasaún parecían el pasado de los caracolesy reptando acabamos frente a frenteen una lucha de pujas a ciegas.Estratega avanzaste posicionespara empezar la avanzadilladesde mis talones emprendisteuna ruta aceleradapara que tu lengua vibraraentre mis labioslejos de mi boca. Elegías miradas verdugasdesafiando sobre tus rodillasinvitando a mi lenguaa participar en el juego. Observé la curvatura que se erguíacual perchero desprendadoy me propuse cubrirlo. Fue en ese momentoen el que se dilataba breve…

Continuar leyendo

Marioneta

Posted on 0 comment

Ha comenzado la sala a hacerse pequeña y las luces no quieren brillar al son del piano van mis piernas envolviéndose en cáñamo sin tostar. El espejo parpadea mientras mi rostro empieza a dejar de ser humano, ahora mis ojos son de cristal y mi pelo se desenreda y cae lacio sobre mi hombro. Sobre mi cabeza se alzan mis manos que se aferran a la cuerda que los sujeta comienza el juego mientras todos me miran en silencio. Trato de bajar la manos pierdo el suelo bajo mis pies. Vuelo a patadas y puñetazos durante la agonía que me…

Continuar leyendo

Rosas

Posted on 0 comment

“Dedicado a Eva y Stephen por crearme un nuevo fetiche” Él vino con una maleta llena de artículos de coleccionista, yo me enamoré de entre todos ellos de la regla de madera. Lucía orgulloso un látigo que restallaba en el aire, partía panes y abrazaba haciendo girar faldas. Ella bailaba con fuego al ritmo de la sinuosa música. De repente se paró la música y ella dijo “Soy una moñis” pero cogió el gato artesanal acabado en rosas y fue hacia él. Con una mano sujetaba el artefacto en alto, con la otra tiraba de él hacia una esquina pidiéndole…

Continuar leyendo

Eva, eres eva, la primera mujer

Posted on 0 comment

“A Eva, la primera mujer” La primera mujer. Eres Eva. La primera mujer para mi. La primera en colonizar los valles, los montes, las depresiones. Mis ríos y mis mares. Buscadora de tesoros y misterios. Aventurera que cabalga a lomos de mi temperamento que con las riendas en tus manos azotas mi estremecimiento. Eva. Que buscas una excusa cualquiera para profundizar en los ecos de mi silencio, tejiendo la canción que componemos en nuestros encuentros, la que mencionas siempre al recordarlos. Eva. Que secuestras el sentido de las palabras para elaborar un nuevo idioma, uno secreto que ni siquiera tu…

Continuar leyendo