Comenzar…

Entonces todo comienza.

Debido a mis interminables problemas con la informática y la instalación de programas he decidido comenzar con la versión escrita mientras afilo mis uñas audiovisuales.

Todo proyecto empieza con una idea en la cabeza y muchas veces allí es donde se queda. Para alcanzar cualquier objetivo, por poco ambicioso que sea, siempre tiene que haber un comienzo. Lo ideal,  una vez que surge la idea es analizarla. Antes de darle forma o tomar posesión de ella es ver cuan sólida es esta idea y por dónde cojea. Escribir los pros y los contras puede ser muy útil. Conversar sobre ella con personas más o menos entendidas puede facilitarte un poco el trabajo. También es recomendable consultar fuentes de inspiración como de información varias.
Dicen que el movimiento se demuestra andando. Y aprender se aprende haciendo. Por tanto lo mejor para ir logrando tu objetivo es hacer precisamente eso que te gusta. Empieza con pequeñas cosas y según vayas mejorando ve complicando y añadiendo complejidad al mismo.
Por ejemplo, si quieres hacer un corto y nunca has hecho ninguno. Empieza por familiarizarte primero con las herramientas que vas a utilizar.
¿Has grabado alguna vez?  ¿Has montado alguna vez? ¿Has dirigido actores algunas vez? ¿No? Pues empieza por ahí, aunque luego sea otra persona quien haga los planos y monte el video, es recomendable que veas primero los problemas de montaje y de grabación para adelantarte a los problemas.
¿Has escrito alguna vez? Las ideas, cuanto más complejas más cuidadas tienen que ser. Si tu idea es muy muy sencilla no olvides encajarla en tu cabeza, al menos debe tener sentido en tu cabeza, luego veremos cómo conseguimos que lo entiendan los demás, pero si para tí no encaja, algo estamos fallando. Toda historia tiene un principio un nudo y un desenlace. Pero recuerda, si en la historia no hay un malo, un problema o traba, la historia carecerá de interés y muy probablemente aburra al espectador.
Te recomiendo escribir la historia de forma sencilla y básica y luego ir añadiendo los detalles una vez tienes la trama más o menos clara. Evita que los acontecimientos o sentimientos se muestren al espectador porque lo digan los personajes, intenta transmitir sin revelar, es mucho más intenso y vincula más al espectador. 
Pero ante todo: COMIENZA.
Nada se va a hacer sólo por si mismo. ¡Aprende haciendo!
—————————————————————————————————————–
He comenzado este blog con mi alter Ego Nébeda, de Nebedades, mi otra realidad. Para complementar mis vacios existenciales en youtube por mis problemillas técnicos. Quiero volver, si me lo permite la tecnología, pero hasta entonces seguiremos por aquí.
Un saludo a tod@s y comenzamos!!!!

Nébeda

Fotografía: El Cable Azul

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: