Nunca me canso de imaginar ese mundo ideal
en el que la gente mira más tu interior
que la carcasa externa que lo envuelve

 

Me paso el día tejiendo mi red neuronal para que en el enrejado de conductas aprendidas pueda cohexistir mi filosofía y convivir con ambas. Pero luego adoro escuchar canciones y escribo algunos poemas que hablan de todos esos sentimientos viscerales reflejo de nuestro sistema de creencias heredado entorno a las relaciones afectivas. Por suerte no todos son así, pero soy conciente que aún me queda mucho camino que recorrer.
El otro día leí un artículo muy interesante que reclamaba la falta de libros, de canciones, de películas que reflejen otras realidades, otros tipo de vida. Lo mismo pasa aveces con la poesía.
Hay que rearmar nuestros esquemas con nuevas piezas para dejar atrás lo que nos pesa en nuestra evolución, porque aunque todos evolucionamos, en una u otra dirección, nutridos de nuestra experiencia, lo que nos han enseñado parece nuestra segunda piel y se pega, y aunque frotemos con fuerza no se cae. Hay que mudar de piel, como las serpientes, dejar atrás lo que no sirve y vivir con lo que nos hace más libres.

Todo esto me ha venido a la cabeza por la controversia que hay en algunas redes sociales con que aparezcan visibles los pezones de una mujer en una foto, mientras que si son los de un hombre ni se menciona el tema. Las fotos que me refiero en su mayoría son reivindicativas o artísticas. Para los que no lo sepáis, soy fotógrafa, además de eso, disfruto enormemente con las manifestaciones artísticas en general, entre ellas de las plásticas. Veo el cuerpo como un objeto de composición sumamente bello, adoro los desnudos y cada vez está más extendida la práctica de colocar distintos métodos de censura sobre los pezones, eso sí, de mujeres, pero no por petición de la modelo, que en ocasiones sucede, sino por “no ofender”.
 photographer: Christian Martin Weiss

 

Según escribía esto ha llegado a mí un artículo en el que se expresa la obligación social que tenemos las mujeres de depilarnos para no ser vistas como unas guarras o antiestéticas. Reivindicaba una ruptura con esta regla no escrita. Es una reflexión muy parecida a las que mantengo en este blog, sobre normas sociales, es cierto que legalmente puedes hacerlo; pero más allá de la legalidad o no de las cosas, existe el día a día, el trato con los demás. Y es ahí donde tienen cabida todos los prejuicios y marginaciones a las que sometemos y nos someten.
Todo está cargado de significado y la estética juega un papel muy importante en toda este entramado. Sé tú misma pero depílate, maquíllate, viste a la moda, peínate, haz ejercicio, haz dieta, todo en busca del cuerpo y la imagen perfecta. Conozco personas que se levantan dos horas antes para estar impecables en el trabajo o la universidad. Esto se da incluso en los grupos urbanos, donde la estética juega un punto crucial aunque se disfrace de rebeldía.
Soy partidaria de que cada uno vaya como quiera, como le apetezca. Con lo bonita que es la diversidad me parece aburrido aspirar a unas reglas igualitarias que nos hagan tender a un modelo único y stándar de belleza. Es más, defiendo que las prioridades que te motiven no sean sólo estéticas.
Yo en este post quería hablar sobre la doble moral; que es la doble norma aplicada para el tratamiento a diferentes grupos concediendo más libertad o ventajas a unos que a otros.  No me refiero solo a la diferencia entre hombre y mujer, sino en general cuando hay diferencias, por ejemplo  la claramente gordofobia que existe y me parece alarmante que además, los mismos afectados son también cómplice en el proceso, no sólo lo sufre, sino que lo inculca y lo prodiga, siendo muy frecuente el motivo de burla de una chica por sus compañeras.
En la ascensión de búsqueda de la igualdad, no se trata de eliminar los de uno para equipararlos a los del otro. Aprovechemos la diversidad y promovamos un objetivo ideal libre de roles .
Bien, ya sabéis eso de “sé el cambio que quieres ver en el mundo”.
Por eso desde aquí me gustaría reclamar estímulos que diversifiquen la forma de vivir. Si sabes de alguna canción, película, libro, poema etc que no sea la versión número tropecientos millones de los mismo te invito a compartirla. Yo por mi parte os dejo esta canción de Canteca que  aboga por una amor libre, una belleza natural y una mujer sin ataduras. Espero que os guste.
Buen día a todos ^^
A vivir, un beso
Nébeda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *