Invisibilización de la realidad : menos basura, abajo la publicidad

Invisibilización de la realidad : menos basura, abajo la publicidad

 Todo es mentira
¡Despierta!

Vivimos en la sociedad de la sobreinformación. Todo se compra o se vende. El objetivo es estar en el punto de mira y hay demasiada competencia. Ser bueno, excelente, es demasiado complicado y rara vez se ve recompensado, es el efecto cuello de botella o embudo, en el que a gran cantidad de las opciones no les llega la oportunidad. Si hay una plaza, un puesto, si la candidatura la ostentan infinidad de aspirantes, no van a poderla alcanzar todos, sólo uno. Al resto, con la misma valía, incluso más, se desecharán en la sociedad del usar y tirar.

Sin embargo nos venden, que todos podemos, que todos seremos ricos. Nos hacen creer que está ahí al alcance de tu mano, que toda responsabilidad es tuya y que si funalito ha llegado, tú también, obvian a todos los desechados para que ese funalito estuviera ahí, obvian las cifras. La excepción se convierte en la regla. Es como si de cada un millón de personas, una desarrolla una enfermedad llamada “poco común” y nos hicieran creer que todos vamos a desarrollarla, cuando las cifras no indican que es cierto que hay gente que la padece, pero no es la norma.
Para que os hagáis una idea de las cifras, se considera Enfermedad Rara aquella que afecta a menos de 5 de cada 10 000 individuos, es decir, a menos del 0,05 % de la población, y la cual requiere de esfuerzos especiales unificados para poder combatirla.
Lo que  que si lo trasladamos a nuestro caso vendría a ser que si un individuo llega a la fama, sale de la pobreza o cambia de estatus social, etc, respecto de la cantidad que no lo consigue, ni lo conseguirá, ni siquiera tendrá la opción, no puede ser considerado como ejemplo de lo común o norma que todos deberíamos o podríamos conseguir.
 
Pero lo que se vende es lo contrario, se cree que todas seremos princesas, todas encontraremos a nuestro príncipe, que conseguiremos ser famosos, que tendremos una mansión. Soñamos con “cuando yo sea mayor” y todo lo que deseas, pensando que el futuro está ahí para los triunfadores y que todos los que no triunfan, quizás no lo intentaron, no lo hicieron con suficiente fuerza o simplemente no existen. Porque… de lo que no se habla, no existe. Así sucede con las mencionadas enfermedades raras, son llamadas raras, cuando son llamadas, pero por lo general ni se habla de ellas porque a la práctica es como si no existieran, no fueran verdad. Y en nuestro caso, invertimos la sartén, lo raro se convierte en lo comentado, en lo “que se cree” común, y lo común, lo habitual se silencia hasta hacer que no exista.
 
(Antes de proseguir, no estoy diciendo que no halla que hablar de lo poco común ni hacer apología de la discriminación. Más bien todo lo contrario, creo que hay que hablar de las realidades que se invisibilizan en la sociedad, y hacer que existan. En este post en concreto quiero hacer un llamamiento a la invisibilización de la realidad, que fuera de ser poco común, también está discriminada.)
 
Entonces, ¿Cómo es posible que sean las excepciones las que marcan las expectativas ? ¿Cómo llega a nosotros este modelo? A través de los medios. Bien es sabido por todos  que estamos influenciados por la televisión, por las películas, por la música, por los libros. Todo lo que llega a nosotros acaba calando en nuestra forma de relacionarnos con los demás. Desde hace relativamente poco han llegado a nosotros vías de telecomunicación que si bien no son, ni mucho menos, tan poderosas hacen que contribuyamos o no en perpetuar las mismas ideas, del tipo de contenidos y el tipo de acciones.
Soy de la opinión de que el mayor desprecio es hacer el menor aprecio. Si algo no te gusta: NO LE HAGAS PUBLICIDAD. No lo veas, no lo consumas, no hables de ello: insivibilízalo pero conscientemente. Haz que lo que no quieras que exista: NO EXISTA. No lo compartas, no lo uses como ejemplo negativo. Es la mejor forma de expresar el rechazo, a todos los niveles. Cuando un producto no sea de tu agrado, no lo vuelvas a consumir, asegúrate de que no lo hagan en tu entorno, ni siquiera por comodidad, esto, a gran escala cambia la cultura del todo vale, por la de la calidad.
(No me estoy refiriendo a hacer llamamiento sobre causas o injusticias. Éstas hay que denunciarlas, no es lo mismo que la publicidad, es reivindicación y en este caso, considero que la concienciación, visibilidad y apoyo es necesario. Así como posibles estafas o fraudes)
En cambio, habla de aquello que te ha gustado, de conductas o vivencias positivas, refuerza éstos comportamientos y no los contrarios. Al principio igual parece un esfuerzo en vano, pero ya verás que poco a poco te sientes mejor. Por un comercio de calidad, en defensa de la profesionalidad, el talento y la buena fe. Haz que seamos norma y no la excepción.
Buen día a todos ^^
A vivir, un beso

Nébeda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • micro abierto en tu ciudad
  • Redes Sociales

  • RSS Artículos de Opinión Recientes:

    • Todos vamos en el mismo tren abril 8, 2018
      Ayer fuí a una charla coloquio en la que Gustavo, un activista mexicano de Chiapas el cual nos estuvo contando cómo les roban los recursos naturales de su país, los abusos que hacen cambiando leyes, expropiaciones de comunidades enteras que las dejan sin territorio ni opciones, genocidios masivos y de activistas significativos, contaminación y aniquilación […]
    • ¿Qué es poesía? abril 8, 2018
      A propósito de la poesía Estar sumergida en las suburbios poéticos me hace tener muy a menudo con demasiada gente conversaciones sobre qué es la poesía qué no lo es. Y es que la RAE ciertamente no ayuda mucho a arrojar luz en los grandes debates que se sustitan en torno de qué es y […]
    • Por qué no me siento feminista marzo 6, 2018
      Cada día, recibo carteles, invitaciones y publicaciones llamádome a la Huelga feminista del día 8 de Marzo. Invitándome a mí, por ser mujer, por ninguna otra característica de mi persona, e intentándome hacer que me identifique con todas las mujeres.  ¡Todas! Es decir, con todas las que al nacer, dicotómicamente, nos han metido en el […]
  • arte no apto
  • Colaboraciones

    Antología poética del Bukowski Club
  • Archivo

  • @lauramequinenza