Cada día, recibo carteles, invitaciones y publicaciones llamádome a la Huelga feminista del día 8 de Marzo. Invitándome a mí, por ser mujer, por ninguna otra característica de mi persona, e intentándome hacer que me identifique con todas las mujeres.  ¡Todas! Es decir, con todas las que al nacer, dicotómicamente, nos han metido en el saco de ser mujer. Ya esté en la moncloa con criados o de ama de casa sirviendo a su marido; ya haya nacido sin oportunidades y haya acabado en la calle o sea diputada o empresaria en una multinacional y aplaste los derechos de tantas personas sean o no mujeres; ya sea hija de puta oportunista que viendo la oportunidad de ser protagonista utilice el abanderamiento feminista para llorar todos sus traumas sin resolver porque no son capaces de hacerse responsables de sus errores o sea una maravillosa persona que no ve diferencias en las personas y que no solo luche por los derechos de la compañera de al lado, sino que también lo hacen sin mirar su género o procedencia, por poner solo algunos  ejemplos.

UN BANDO: LAS MUJERES

¿Es el feminismo un grupo heterogéneo? ¿Es, además un grupo organizado y estructurado? ¿Todas las personas que lo integran defienden un discurso congruente y común? Históricamente es más que manido el recurso de usar un enemigo común para conseguir aliados para conseguir un interés particupar o de unos pocos, y una vez conseguido, si te he visto no me acuerdo. Si empiezas a preguntar a cada una de las personas qué objetivos hay detrás de la huelga del día 8 y qué pretenden conseguir cada una te va a contar una pelotera diferente sin estructurar. Basta leer el manifiesto oficial de la Huelga.  Parece que todos los males sociales recáen únicamente en las mujeres, qué maravilla ser hombre, el cual sólo por ser hombre no tiene ninguno de esos problemas. Ah no, espera, que esto no es verdad…que nos lo estamos inventando, ¿No será entonces que estamos poniendo unas problemáticas sociales generales que tanto sufren hombres como mujeres para que cualquier mujer se pueda sentir identificada y haga bulto en la huelga? ¿A quién le podría interesar hacer esto?

UN CULPABLE: LOS HOMBRES

Las mujeres son unas pobrecitas a las que les pasa de todo y la culpa de todo lo que les pasa es de los malditos hombres que lo tienen todo.

No. ¿Qué dices? Eso no es lo que dice el feminismo, el feminismo lucha porque todos seamos iguales y tengamos los mismos derechos.

¿Seguro? ¿No era que los hombres son malos, malos y las mujeres superwomans? ¿y por qué habré confundido yo esto? ¿Habré entendido mal la avalancha de eslóganes feministas que me llegan por todos los medios? ¿o las conversaciones que me asedian en mi día a día? ¿Será el término feminazi que me ha despistado?

Eso es porque no lees y no sabes nada de historia, las feministas consiguieron muchas cosas en el pasado.

¿Ah sí? Así que si las feministas lograron derechos en el pasado ¿No entender cual es el discurso actual de las feministas me convierte por ende en inculta? ¿Debo aceptar todos los movimientos feministas? ¿Debo incluso aceptar todo argumento que digan que es “feminista” o todo lo que diga una persona que afirma ser “feminista”?

ESTÁ DE MODA EL FEMINISMO

Está de moda el feminismo. Está de moda decir soy feminista como argumento en una conversación para reforzar lo que se dice, en lugar de defenderlo con argumentos de peso. Está de moda decir eres machista como lapidación o desacreditación. Está de moda decir soy feminista e insinuar que las personas que no digan que son feministas son culpables de la desigualdad entre hombres y mujeres. Esta de moda decir soy feminista como si diera superpoderes y una mujer fuera “más o mejor” solo por decir que es feminista. ¿Y sino eres feminista o no te identificas con las personas que dicen ser feministas?

Pues eres machista.

¿Así de sencillo? Normal que se haya extendido como la peste el feminismo. Es un activismo al que o te afilias por exclusión o parece que eres el enemigo. No son pocas las conversaciones en las que una mujer busca el apoyo de su argumento mirando a otra diciendo, tú me entenderás que eres feminista. Ni tampoco son pocas en las que cuando a una mujer no le dan la razón grita machista o discursitos  sensacionalistas sobre la opresión que sienten las mujeres por los hombres.

No todas las feministas son así

No. Por supuesto que no. Pero se ha puesto tan de moda el supuesto feminismo que ha dejado incluso de tener sentido decir soy feminista como forma de expresar información con ello. Es como el frikismo o ser friki, que dejó hace tiempo de significar algo en si mismo porque ahora todo el mundo es friki, y ha pasado a significar algo así como que te gusta mucho algo. Pues con feminismo ha pasado algo parecido. Se ha desvirtuado tanto la palabra feminismo que al final está siendo una forma más de justificar la guerra de sexos. Mujeres vs Hombres.

Pero…¿esto ha sucedido por azar de que unas cuantas mujeres muy ruidosas han dado mala fama al feminismo o realmente se ha propiciado esta mala imagen? ¿Cómo unas cuantas mujeres ruidosas podrían conseguir ellas solitas esto? ¿A quién le beneficiaría en tal caso? ¿Los medios, por qué razones harían eco o dejarían de hacerlo?¿qué porcentaje de mujeres que dice ser feminista sus argumentos persiguen la igualdad?

NI FEMINISMO NI MACHISMO, IGUALDAD

“Ni feminismi, ni machismi…”

En la sociedad que vivimos y más globalmente, en el mundo, hay infinidad de desigualdades e injusticias. Los movimientos políticos, colectivos, organizaciones, causas etc pretenden poner de manifiesto estas desigualdades y luchar contra ellas. El feminismo, como otros movimientos, pone el acento en una de esas desigualdades, pero no en todas las desigualdades. Es cierto que las mujeres están en desigualdad de los hombres, pero no es la única desigualdad que existe, ni todas las mujeres sufren las mismas desigualdades.

El activismo es una elección muy particular de cada uno. Y cada uno elige en qué causas quiere involucrarse de forma activa, porque es un desgaste, es un esfuerzo y un tiempo. Aparte de ser activista involucrado o revolucionario implicado, también puedes ser simpatizante de una causa o afiliado. Puedes actuar en los movimientos de muchas formas y la forma en la que uno decide actuar no es la única, puede que sea muy buena, puede que te parezca la mejor y que intentes que otras personas se sumen a tu causa, pero las demás personas pueden elegir cómo hacerlo. En esta huelga convocada para el día 8, por ejemplo, estoy viendo actitudes que me causan rechazo en las que se le dice a la gente cómo ha de actuar o simpatizar con la causa o peor aún, criminalizando, insultando y juzgando a las personas, sólo por pertenecer al género masculino. Actitudes que refuerzan la idea del culpabilizar a los hombres.

Afiliarse a una causa por moda puede ser más o menos divertido, puede beneficiar más o menos a unos u otros, pero desde luego no es el paradigma que solucione todos los problemas. Cuando me preguntan si soy feminista y aludo que me interesa más la igualdad.

Pero el feminismo es igualdad…igualdad entre mujeres y hombres.

Sí y no. El feminismo, en el mejor de los casos, lucha por una igualdad entre el colectivo de los hombres y el colectivo de las mujeres. Pero la lucha por la igualdad, no sólo debe existir entre el colectivo de hombres y el colectivo de mujeres, que a menudo se limita a una lucha de estadísticas y porcentajes . La IGUALDAD con mayúsculas tiene el acento en la igualdad de todas las personas, una igualdad transversal de todas las causas.

¿Significa eso que todo el mundo debería abandonar su activismo y defender la igualdad transversal?

¿Acaso sólo hay una forma única de luchar por la igualdad? Hay colectivos, causas o movimientos que luchan por los derechos de la diversidad afectiva, otros por los derechos de los enfermos de tal o cual enfermedad, de los inmigrantes, de las diferencias de clase, de edad, de religión, etc e incluso por el bien común de todos,  del planeta, los derechos de los animales, etc.  En cada uno de los movimientos el acento se coloca en un lugar y las reivindicaciones que se realizan son particulares a ese colectivo, y aún así hay mucho, mucho que hacer y conseguir en cada una de ellas. Pero ¿se puede conseguir una igualdad general si cada uno intenta conseguir su pedacito del pastel por separado? ¿Debemos renunciar a la colaboración o participación ajena? ¿Las manifestaciones o huelgas deberían ser únicamente de los afectados? ¿Podemos participar activamente en otras causas sin ser afiliados o activistas? ¿Podemos colaborar con causas que no nos afecten o podemos colaborar más allá de nuestra pertenencia al grupo afectado? ¿Cuánto beneficia o perjudica el estar en colaboración con otras causas?

PERTENENCIA A UN GRUPO

Es bien sabido que la unión hace la fuerza. Cuantos más seamos luchando por lo mismo más fácil es que consigamos lo que queramos y que venzamos a nuestro enemigo. Esta máxima sencilla, lógica y esperanzadora que nos augura un próspero éxito en nuestras luchas ¿Por qué no la seguimos? ¿Por qué no vamos todos juntos y unidos y conseguimos lo que queremos? ¿Falta de organización? ¿Falta de información, quizás? O…¿puede ser que realmente no estemos tan unidos?¿o que no todos queramos lo mismo? Digo yo, ¿puede ser? O… descabelladamente ¿Puede ser que a alguien o algún organismo no le interese que estemos unidos y se preocupe de que realmente no lo estemos?

Una de las trabas que más me he encontrado siempre a la hora de querer conseguir cualquier cosa formando parte de un grupo es ponerse deacuerdo. En el momento que intentas dar voz a todos y llegar a un acuerdo en el que todos queden deacuerdo de cuales son los objetivos, tiene que ver mucho con los que ceden, los que manipulan, los que se imponen, los que saben enfocar el discurso, etc además de la forma de conseguirlo más o menos conservadora y, he aquí otras cuestiones muy polémicas, que son la ambición o conformismo del objetivo final que tiene que ver un poco con el miedo y lo afectado o no afectado que esté cada uno del grupo a la hora de considerarlo prioridad. Así una persona no afectada por una cuestión lo puede obviar, no considerar importante e incluso en una negociación ceder fácilmente ya que no le afecta directamente. Y así con todo.

Cuanto mayor sea el grupo, estas cuestiones no se minimizan en absoluto, se multiplican hasta la estenuación. ¿por qué se rechaza tanto la globalización, la centralización? Precisamente por eso que dice el dicho popular “quien mucho quiere abarcar, poco aprieta”. Y es por eso que trabajar cada tipo de igualdad desde la especialización tiene su ventaja, porque se persiguen unos objetivos o intereses más afines porque el colectivo que lo persigue tiene unas problemáticas comunes, parecidas. Sin embargo, cuando el grupo empieza a hacerse muy grande vuelven a diversificarse los intereses y perderse los objetivos.

Seamos realistas, cuando uno quiere algo se tiene que marcar unos objetivos y hacer acciones para conseguir esos objetivos. Trazar un infinito número de objetivos y planificar cero el modo de conseguirlos no sirve para nada productivo. Por tanto, en un grupo enorme sin especialización hablando de mucho y no centrándose en nada y cada uno con unos intereses no va a ningún lugar. Lo que suele ocurrir es que un movimiento de mucha gente insatisfecha forme un colectivo y unos pocos sean los que organizanicen las acciones, lo malo de esto es que los que dirijen ese colectivo suelen imponer sus intereses sobre los intereses generales, pero para que la gente siga afiliada y participe cuando necesite gran visibilidad, se hace creer que están todos en el mismo barco. En cualquiera de los casos, un grupo organizado hace más sonido que personas sueltas y si organizarse hace que haya movimiento hacia los objetivos marcados no tiene que ser negativo del todo, la cosa es saber identificar cuales son esos objetivos que sí se van a perseguir, y cuales se ponen para hacer buelto y recluir más gente.  ¿Estamos luchando por esos objetivos o estamos siendo méramente utilizados políticamente?

Considero que es necesario y bueno que cualquier colectivo u organización tenga sus objetivos y su filosofía clara, congruente y que sea fiel a ella. Para que los que decidan colaborar, afiliarse o participar sepan exactamente con quién o con qué lo están haciendo, indiferentemente de su ideario particular y muy importante, saber diferenciar cuando hablan por boca del colectivo que representan, es decir, el discurso que une a todas esas personas o por su boca y cuenta y riesgo, es decir, lo que no viene en la filosofía del colectivo y aún así pensamos. Esto que parece algo básico, es el motivo por el cual se utiliza como argumento recurrente para desprestigiar un movimiento la opinión manifestada por una persona particular, ya que ésta hace alarde de sus condición en un colectivo. Esto sucede mucho entre mujeres que para darle más peso a una opinión particular le ponen el apellido de que eso es feminismo, dañando considerablemente cualquier discurso homogéneo al ir perdiendo consistencia y credibilidad.

Cuando una persona se afilia a un colectivo o partido político aveces pierde la referencia. Es más, es muy probable que desde dentro le intenten hacer cambiar de opinión en las cosas que no comparte para que encaje con el discurso, que en público tenga que manifestar opiniones que no siente para ogrecer consistencia con el grupo porque forma parte de un grupo y lo representa. Personalmente veo la necesidad de los colectivos como herramienta pero no me gusta formar parte de ellos, prefiero colaborar desde fuera con acciones que me parezcan afines a mi forma de pensar para poder tener independencia, hablar siempre en mi nombre y actuar fiel a mi pensamiento sin afectar el discurso ni la imagen de nadie. Teniendo en cuenta además, que mi opinión y mi forma de enfocar las cosas suele distar mucho del discurso estándar estereotipado.

A PRÓSITO DE LA HUELGA

Una huelga que ha sido noticia e informada en todos los medios y estado en boca de todos los políticos me causa desconfianza desde el principio. Mi experiencia y mi olfato me dice que cuando algo realmente les pica evitan darle audiencia y es más, en caso de que se filtre información y no puedan evitarlo, empiezan a dar datos falsos, a minimizarlo y ningunearlo. O bien, en caso de darle mucha audiencia cogerían noticias sensacionalistas sacadas de quicio y estadísticas manipuladas. Lejos de ser así, los medios parecen anunciar que la huelga es la panacea, como mucho los políticos parecen una parodia con sus argumentos en contra. Desconfianza.

Antes hablábamos que lo mejor para reivindicar nuestros derechos lo ideal es estar unidos. El pueblo unido jamás será vencido. ¿cual es la estrategia inversa, la del gobierno, si no quiere tener al pueblo unido? Exactamente, separarlo. ¿Y cómo podría separar a millones de personas indignadas y unidas que reclaman unas condiciones injustas? ¿Creando nuevos enemigos?¿Culpabilizando a otros? ¿Enfrentando a esas personas entre si, haciéndolas sentir que son diferentes? ¿Creando nuevos problemas?

¿Os habéis dado cuenta que cuando amenazan a los pensionistas con quedarse sin pensiones se pone el acento en las ayudas que reciben algunos inmigrantes? ¿ O lo conveniente con lo de Cataluña para hacer aflorar un fascismo que creíamos descafeinado? Desde los medios crean tendencias de pensamiento, nos van inculcando ideas de que pertenecemos a diferentes bandos, grupos de población enfrentada, es lo que ellos quieren, lo que necesitan, lo que les viene bien: que si los unos, que si los otros, que si éste tiene, que si… ¿Será casualidad que la huelga feminista esté enfrentando hombres y mujeres y parezcan dos bandos? ¿O habrá una intención detrás de todo ello?

Políticamente es muy conveniente, al menos.

FRENTES A COMBATIR

Indiferentemente de mis reservas hacia el feminismo considero que ciertamente estamos lejos de una situación en la que todos seamos iguales. Se puede enfocar de muchas formas, pero los dos grandes frentes a combatir son culturales y económicos.

1 – CONCIENCIACIÓN

Para la discriminación fruto de las tradiciones, la cultura, las costumbres hay que trabajar mucho. Concienciar de la igualdad y educar en el respeto y la tolerancia a toda la población. Lo fácil es caer en culpabilizar al de al lado y decirle que todo lo hace mal, pero lo realmente efectivo es abrir la mente, mostrar puntos vista, hacerles pensar, darles opciones, que desarrollen la problemática.  Hay un video de un experimento muy interesante sobre este tema hecho por Finansforbundet.

Las estrategias de manipulación y comunicación persuasiva están a la orden del día. Estamos expuestos constantemente a mensajes que nos llegan y vamos absorviendo esa información. Y hay que hacer un gran esfuerzo por combatirlos desde una actitud crítica. Como estrategia para tratar de llamar más la atención hacia nuestro movimiento podemos caer en el victimismo o el sensacionalismo y con el acceso de las redes sociales, además puede volverse en una peligrosa arma de venganza a lo justiciera incontrolado disparado a discrección.

Vulnerabilidad

Como ser vivo todos somos vulnerables en mayor o medida a los peligros que nos acechan. La concienciación y la educación son trabajos sociales en los que trabajar cada día, no sólo un día al año. A nadie le suele gustar que le eduquen y menos desde una actitud impositiva y bajo insultos. La mayoría de las personas creen que son buenas personas e incluso se esfuerzan en serlo, así que antes que el enfrentamiento, la conversación puede ser un buen primer paso.

Las personas malas, crueles, los violadores, no son personas que atienden a manifestaciones, no puedes apelar a su moralidad ni tampoco son personas respaldadas por el gobierno, no van a dejar de hacer lo que hacen por más mensajes que se envíen por twitter. Son personas que aún sabiendo que pueden ser encarcelados por ello, lo siguen haciendo. ¿Cómo combatir a un enemigo invisible que no sabes cuando te va a acechar?¿Ganamos más teniendo a los hombres de nuestro lado o en nuestra contra?¿Con que perfil de persona te vas a sentir más segura en caso de que estés escapando de un violador o un asesino?¿Crees que los hombres de tu entorno(padre, hermanos, amigos, etc son violadores o maltratadores en potencia? ¿te parece bien que les traten como si lo fueran o tengan que aguantar que les hablen mal por su género? Por supuesto no todos los hombres, ni siquiera la mayoría de ellos, son violadores. Y tratar a todos los hombres como presuntos violadores hace un flaco favor a cualquier movimiento, porque los hombres no son el enemigo, los enemigos son las malas personas que deciden matar, violar, maltratar a otra persona. Y tratar a personas que no tienen culpa en enemigos solo por el género al que pertenecen es discriminación. Se trata de estar unidos, no de estar peleados entre nosotros.

Entiendo que, aveces, una persona sienta miedo en una situación de indefensión, cualquiera puede sentirlo. Cuantos mejores recursos tengamos, probablemente sea en menos situaciones. En este caso, ¿Qué tal que nuestros objetivos pasen por hacer políticas para aumentar los recursos de todos los individuos para que favorezcan la protección social e integridad de todos los individuos? En general. No sólo la protección de la mitad de la población. Sino de la población completa. ¿Qué situaciones causan mayor vulnerabilidad?¿La pobreza?¿Dependencia?¿Falta de recursos? ¿precariedad laboral? ¿Abuso de poder? Porque en el fondo, lo que nos hace vulnerables, nos los hace a todos, un poco más, un poco menos, no es una competición para ver quién sufre más, sino de luchar por solucionar problemas o minimizarlos.

¿Pero no estábamos hablando de concienciación?

La concienciación empieza por nosotros mismos, en saber buscar cuales son los verdaderos enemigos, los verdaderos problemas, en no caer en la fácil tentación del victimismo gratuito, en buscar soluciones, en dejarse ayudar, en atreverse a actuar cuando proceda, en tratar de educarnos a nosotras mismas en no caer en los estereotipos de género ni en descalificar o discriminar por cuestiones de género.

Reputación

Una de las grandes taras que vivo a diario es la pescadilla que se muerde la cola: Hay arraigadas costumbres sociales y estéticas que se castigan fuertemente aunque no haya realmente leyes o normativas que las secunden.  El camino pasa forzosamente por enfrentarse diariamente a este juicio moral. No sólo un día, el día de la mujer, la huelga feminista del 8 de Marzo en el que parece que ese día todo vale.  Reclamar nuestro lugar todos los días, en todos los lugares. ¿pero somos capaces de ello?¿Podemos no juzgarnos a nosotras mismas?¿Y no juzgar a las demás?¿Evitamos que se perpetuen estos juicios en otras personas? Cuando damos explicaciones¿Son necesarias o son una forma de liberarnos la culpa o justificarnos?

Nada va a cambiar socialmente si ni siquiera nosotros creemos en ello. Y el cambio debe empezar en uno mismo.

Y al igual que no nos gusta que nos juzguen  ¿deberíamos juzgar a los hombres? ¿Cuestionar cómo son o no son sus hábitos de limpieza? ¿Qué tipo de paternidad deben llevar? He escuchado hasta la infinidad el argumento de “¿Ayudas en casa? No tienes que ayudar, es tu responsabilidad”¿Quién decide qué tareas son de uno y quién de otro? ¿Han de venir de fuera a decirte cómo administrar tu casa?¿En tu relación, llegas a acuerdos con tu pareja o las cosas se hacen por imposición? En caso de que no llegues a acuerdos ni haya imposición ¿Te ves presionada socialmente a tomar ciertas responsabilidades? ¿Necesitas ayuda externa para comunicarte con tu pareja? ¿has tenido libertad para elegir dicha pareja?

Se pone mucho el acento en quién hace las tareas y sobre quién recae el trabajo y cómo hay que repartirlas.  Y lo que deben o no deben hacer los hombres y las mujeres con estas tareas. ¿No podría cada uno encargarse de sus propias tareas? ¿O llegar a acuerdos con la pareja para repartírselas? Socialmente hay mucha presión sobre lo que se espera de las mujeres. Esta presión es tanto interna como el externa, empuja a que la responsabilidad caiga sobre ella y en caso de que consiga llegar a un acuerdo, él será un tesoro.  Ahí no acaba la cosa, se presupone que la casa ha de estar impoluta, todo perfecto. Lo mismo, con el cuidado de niños y mayores. ¿Alguna vez has juzgado negativamente alguna amiga o conocida por cómo estaba de limpia u ordenada su casa? En una reunión de amigos en casa ¿Juzgas igual la colaboración de los hombres y las mujeres? ¿Y la omisión de participación?

Ya es duro trabajar para liberarse de las presiones internas, como para tener que estar guerreando con las presiones externas. En el fondo son las dos caras de la misma moneda. Se retroalimentan.  Parte de la gente que estos días marea con su ultra activismo, el resto del año, juzgan y presionan o bien  hacia esas costumbres arraigadas, ya sea por el aspecto físico, por las tendencias sexuales, la promiscuidad, estigmatizarte si no tienes pareja, la forma de comportarte, etc o bien por estereotiparte como enemigo y atribuirte unas conductas nocivas que no tienes por qué tener.

A esto hay que sumar el culto al cuerpo y el consumismo al que estamos expuestos. Ambos intentando menoscabar la autoestima para incentivar el gasto para estar más guapa, más buena, más joven y llevar una vida más ideal que lucir ante los demás. Por eso comprendo, en cierta medida que una de las acciones del día de la huelga tenga que ver con ausencia de consumo. Pero un día  … ¿Realmente esto sirve o hace algún impacto? La huelga, supone dejar de ganar el salario un día, y posibles repercusiones laborales. ¿Ganarán más por el día que dejan de pagar a las empleadas o perdido más por el consumo que se deje de hacer? No desprecio lo de dejar de consumir, pero creo que es insuficiente y mal organizado, quizás más anecdótico que otra cosa. Ya que se quiere reivindicar  ¿Qué tal si realmente quisiéramos hacer impacto contra la tasa rosa? ¿Sobre la cosificación? ¿Sobre el consumismo que nos consume? Probar eliminar el consumo y el uso  de los cosméticos digamos, por ejemplo, un año. Sólo usar lo básico para la higiene. ¿Cuánta gente secundaría esta huelga? A nivel nacional, a nivel mundial…¿Qué impacto podría provocar? La ventaja es que, a diferencia de la huelga laboral, no supone un sacrificio económico para las que secundaran la huelga, al revés, supondría un ahorro económico. Porque teniendo en cuenta  la precariedad laboral, pocos sacrificios se pueden hacer con huelgas indefinidas, eso o habría que organizarse muchísimo mejor, muchíiiiiiiiiiiiiiiiiiisimo para conseguir una huelga general indefinida.

Aunque todo esto es sólo una gota en el mar, si nos paramos (de consumir) podemos conseguir todos muchas cosas. Y sin necesidad de hacer grandes sacrificios. ¿Qué tal si hacemos una lista de las empresas que no promueven la igualdad? Las que dan muestras descaradas de discriminación por género, por edad, por raza, por etc… ¿Y si no consumimos en esa empresa? ¿Y si dejamos de ir a actos que promuevan desigualdad? No sólo un día, no sólo para llevarse la foto del día en la manifestación de moda, y si lo vamos aplicando socialmente poco a poco. Integrándolo como forma de vida. La discriminación y la desigualdad de alimenta cada día en gestos, en consentimientos, en actitudes.

2 – DIFERENCIA DE CLASES

Y llegamos a la segunda parte, la segunda es realmente el problema. Nos enfrentamos, no solo en este país, sino a nivel mundial, a una marcada diferencia de clases que no sólo condena a la pobreza a gran parte de la población, sino que además la quiere hacer sentir culpable por ello, responsable.

Hay trabajos precarios, abusos, falta de garantías sociales, indefensión laboral, pobreza… Las hay. Pero ni todas las mujeres lo sufren, ni sólo lo sufren las mujeres.

Por ello ¿no hay que reclamarlo?

Al contrario. Hay que luchar con urgencia y frenar la pérdida de más y más derechos. Los que teníamos era insuficientes y la pérdida una merma en la calidad de vida y por supuesto alejarnos de la igualdad. Deberíamos estar reclamando mejoras mucho mejores que las que ya teníamos y sin embargo estamos intentando llorar que no sigan quitándonos derechos.

Muchos han acusado a la huelga feminista como comunista y supongo porque en el fondo la mayoría de las quejas que se exponían no dejan de ser de la desigualdad que se produce en la cada vez más acusada diferencia de clases. Y la lucha, la verdadera lucha o es general, o no conseguiremos mucho. Se habla de los pensionistas, como si fueran un sector aislado de la sociedad, las mujeres otros, los jóvenes, los parados, los migrantes, etc etc Y se va diluyendo la lucha en pequeños reductos cuando la realidad es que todos juntos, todos repito, estamos sufriendo las consecuencias del abuso que ejercen los que ostentan el poder, el capital.

En pleno siglo XXI que aún estemos peleando por tener una casa digna, un trabajo digno y unos derechos dignos. Mientras unos amasan fortunas , la pobreza y precariedad aumenta. Si luchamos por una igualdad, no debemos luchar por que haya el mismo número de pobres hombres que mujeres, ni el mismo número de parados hombres que mujeres, sino porque se erradique la pobreza, se erradique la precariedad laboral y el paro. ¿Qué es más prioritario exigir políticas de creación de empleo que aseguren la estabilidad laboral y el acceso a una vida digna o pelear porque las empresarias de las grandes empresas ganen tanto como los empresarios? Esto lo pregunto por si os habíais despitado de quienes son las que realmente le están dando movimiento y visibilidad a esta huelga. ¿O cuántas veces habéis oído últimamente el término brecha salarial o techo de cristal? ¿Y que las mujeres de puestos de responsabilidad ganan menos que los hombres?

Por qué no me identifico con el discurso feminista

Somos personas, indiferentemente de la raza o etnia, la edad, el género biológico o psicológico, la adecuación al esterotipo de belleza, la identidad sexual etc

Socialmente existe una fuerte discriminación e interés político en que nos diversifiquemos luchando como entidades separadas y enfrentadas. Importante lo de enfrentadas, porque si colaborásemos y nos ayudásemos, ya no sería tan bueno para ellos. Mi interés es que todas las personas merecemos tener los mismos derechos pero también el mismo acesso a las posibilidades y a los recursos, y eso incluye inexorablemente a que, mínimo, toda la población debe tener vivienda, comida, trabajo de forma digna y que el estado debe velar porque así sea, no por el interés de los grandes capitalistas. Al menos mi lucha por la igualdad es esa.

Si las medidas, acciones y discursos que llegan del feminismo a mi desde todos los puntos contradicen ese interés, lo siento, no me interesa, no me representa.

Y cada día se alimenta ese resquemor que produce ver como muchas personas utilizan el feminismo de forma dañina para la igualdad, exhortando todo tipo de abominables discriminaciones hacia hombres, otras mujeres, ya sean simpatizantes o no de la causa. Y lejos de ser casos aislados, cada vez es más tendencia. Y éste es el motivo realmente por el que escrito este post, para manifestar mi oposición a este tipo de personas cada vez más numeroso al que parece que las mujeres no les suelen decir nada para no parecer menos feminista, al revés, las arengan, y a las que los hombres no pueden decir esta boca es mía porque son tildados de machistas.

No considero que toda persona que sea feminista daña el movimiento. Tampoco acuso a toda feminista de discrimación a los hombres. Al revés, considero que hay muchas personas esperanzadas dentro del movimiento queriendo hacer algo grande, pero sobre las cuales ha caído una gran masa de lodo que lo mezcla todo y no deja ver sus esfuerzos y se desvirtúa el mensaje.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *