LATEST POST

Radio tertulia

Tertuliando con Okoriades

El pasado 30 de Noviembre volví a dejarme caer por el Volander para participar en las Tertulias del Volander, con Juan Okoriades. Como siempre que subo a Valencia por esas horas intempestivas de la tarde nos pilló un atasco para entrar a Valencia en coche, lo bueno, es que cada vez nos conocemos mejor el camino de ida al bar de Julia y cada vez damos menos vueltas para encontrarlo jejeje, ahora para aparcar ya es otra cosa.

Así que llegamos empezado el evento, que es un programa de radio en directo en el Volander abierto al público. Había avisado y me dejaron para el final. Con música tétrica angélical, si es que eso está tipificado en algún sitio.Le había pasado un curriculum a lo super divine a Juan pero al final acabamos hablando de lo oscuras que son mis creaciones y me vino a la cabeza lo que decía Alizia de que mis fotogracías parecían gente triste o moribunda, con esa querencia que tengo yo por la decadencia. Para terminar tenía en la cabeza varios textos para recitar, pero al final decidí sacar Me ponen las mentes que tanto le gusta a Abi, aunque no caí en la melodía que me acompañaba que me sacó de mi ortónimo y me trasladó a esa decadencia intimista que tanto me identifica. Una curiosa forma de transformación… pasar las letras a la voz siempre me ha parecido un proceso místico, una suerte de alquimia perecedera que evoca efímeramente un momento que se consiguió capturar de forma permanente.

tertulias volander
Participando el 30 de noviembre del 2017 en Tertulias El Volander

Disfruto mucho de ir a la radio y de conocer gente nueva. De entre las actuacionoes me reí mucho con la canción de Zona de amigos  de la gentecilla de Devòlver. No sé si por las cervecillas que llevaba encima o qué, pero el caso es que llevo toda la semana ue no me la puedo sacar de la cabeza. Me llamó la atención que durante la entrevista, y menos en la canción, en ningún momento se utilizaba el anglicismo “friendzone”, ejercicio interesante que deberíamos poner de moda, hablar en nuestro idioma.

Nos fuimos pero Intimus sigue en el Volander hasta el día 13, que iremos a recogerlas y que Julia me ha dicho que hay un evento de poesía que seguro me gustará, así que por allí andaremos de nuevo.

De siempre improvisar nunca ha sido mi fuerte y creo que hablo muy poco en voz alta o por escrito de mis procesos creativos, de lo que me lleva a crear mis series y mis colecciones, he pensado retomarlo, lo de escribir sobre mis locuras,  como la temporada que empecé Intimus y participaba en Teleidoscope. Luego disfruto cuando lo veo cuando ha pasado el tiempo.

Ando barajando la idea de embargarme en un proyecto motivador. Siempre he querido hacer un 365, así que es una de las opciones, y este año que no estoy estudiando puede ser una buena ocasión para intentarlo. Remirando el proyecto de Teleidoscope, que siempre dan ganas de retomarlo, creo que buscaré algún grupo en la que estén preparandose para afrontar un 365 para el año que viene, a ver si me animo.

¿Cual será el siguiente lugar donde aterrizarán mis fotos? De momento ando trabajando en mi próxima serie Sin oxígeno y espero tenerlas listas para exponerlas en 2018, más antes de que después. Os iré informando.

Nos vemos en los bares, amores (y más que ahora que pela de frío)

 

 

radio tertulia

El jueves 30 en Tertulias en el Volander

Este jueves volveré a estar por Valencia en el Volander, donde hasta el día 13 tengo expuesta Íntimus, hablando tanto de la exposición como recitando algunas poesías.

El programa lo presenta Okoriades, el contador de historias y será a las 19:30. Podéis venir como público si queréis a ponerme nerviosa para que me equivoque y quede inmortalizado para siempre en el podcast de Radiobost, donde podéis escucharlo, la radio a través de internet y de paso disfrutar Íntimus si aún no has tenido ocasión de acercarte.

radio tertulia

 

 

a media cerveza, alcohol, poesía, cronicas de media noche

A media cerveza de más

A media cerveza de más, vocalizamos peor, pero hablamos más claro.

Hubiera jurado que habías dejado de quererme, de perseguirme, que ya sólo eran sombras tus ojos brillantes en la madrugada.

Y con la voz tomada, acariciando la mano que siempre evitas tocar, me di cuenta que eres uno más que echa de menos esa chica que desecho cada verano.

Y nos cuesta entender que ambos nos buscamos en lados equivocados y hablamos como si estuviéramos en el mismo momento.

Entonces la cerveza me ayuda a entender todo aquello que no somos capaces cuando no estamos borrachos.

Recitada:

21 de noviembre 2017 micro abierto Arte no Apto en Dénia, Alicante

Lo malo

 Nunca te advierten, cuando eres pequeño, de lo nocivo que es el petroleo. Ni ponen mala cara cuando lo masticas de colores entre los dientes. Lo malo, lo malo siempre fué el azúcar, la caries, engordar …

El verdadero enemigo disfrazado, tan dulce y nocivo, que aún cuando nos hacemos mayores, y las cajetillas de cigarros forradas de fotos alarmantes se convierten en la rutina indispensable del que evita la ansiedad a consta de perforar sus pulmones, oirás que lo realmente es malo es echar azúcar al café, que no pueden dejar de fumar, porque entonces, entonces no pararán de engordar.

Recitada:

21 de noviembre 2017 micro abierto Arte no Apto en Dénia, Alicante

Sangro y duele

06 de la mañana. Estoy sangrando mucho.

Hace poco leí “Teníamos que decir más Tengo la regla”, hoy mientras estaba presentando el micro abierto pensaba en ello, tras haber saludado a Teresa que me ha dicho que tenía mala carilla, que si me pasaba algo. 

He estado apunto de decir en el micro, ey chicos “No preocuparse, estoy más asocial de lo normal, es que hoy estoy reglosa. Pero ha sido tomarme dos cervezas y quitárseme todos los dolores.

Y es que al final es eso, dolor, mal estar, ganitas de morir entre las mantas.

Sangro. Y duele.

Pero no siempre fué así. De hecho tengo asociada la regla a días muy señalados, porque como bien decía el anuncio no se pierde ni una. Y no me dolía, y no me impedía hacer planes. Desde competir en gimnasia rítmica, pasar un día entero en aqualandia o en portaventura o tener esa primera cita que suele acabar en polvo, si, la regla ayuda a que acabe en polvo.

Ahora cada vez más, me veo anulando planes precisamente por la regla, que graciosamente me dicen eso es que te está mandado señales de que “Coño eres fértil y parece que se te ha olvidado para qué sirve” (que ese es otro tema). Y no creo que sea eso, pero sea como fuere cada vez me cuesta hacer más cosas en estos días.

“Querida regla, no te lo tomes a mal, a pesar de los buenos polvos ratos que hemos pasado juntas, cada vez te echo más de más, y menos de menos, sería un detalle que esta noche dejarás de sangrar y me dejaras dormir tranquila”

Continue reading “Sangro y duele”

ultima botella vino borrachera anverso poesia jam recitar

La última botella

Hemos aniquilado la última botella

y todavía no he decidido dónde voy a dormir esta noche.

Es probable que haga círculos

aprovechando el sudor de la mesa

recalculando el trayecto de vuelta.

Cualquier excusa es buena para seguir la noche

cuando no quieres volver a casa

pero no todos los destinos llevan a una cama.

 

Normalmente disfruto con el placer

de acabar en habitaciones de personas que aún no he besado

relamer la impaciencia de quien te tiene cerca

te desea, pero aún no te ha probado.

Siempre me ha gustado jugar,

pero sólo si tengo enfrente

un rival adecuado, alguien

que tb disfrute de este juego.

 

Esta noche, sin embargo

necesito otra botella

tanta sobriedad me desconcierta

me siento el personaje equivocado

en una película empezada.

Demasiadas explicaciones

exceso de confidencias

el recuerdo latente

de quién no está.

Creo que yo sobro en esta habitación

está llena de fantasmas

madriguera infecta de inseguridades.

Posiblemente otra noche

hubiera sido todo distinto

o no, quién sabe.

 

Sin embargo ésta

sé que no voy a volver

y mientras me marcho

sonrío y digo

“lo siento, pero yo

necesito más vino”.

 

Recitada:

08 de Noviembre del 2017 en Anverso: tema “borrachera”, en Valencia

listas negras, semillas, laura mequinenza, poesia, poesia intimista, brujas, herejes, fluir

Listas Negras

“Una Semilla Nunca Se Pregunta Si Va A Ser Tal O Cual Árbol… Simplemente Crece”

Alejandro Jodorowsky


No pierdas el tiempo,

elige meterme en alguna de tus listas negras

y no intentes conocerme, acercarte, descubrirme, amarme.

 

Soy la antítesis de todo lo que puedes buscar o querer en alguien de forma teótica.

Soy la heredera de todas las que alguna vez apedrearon,

la reencarnación de aquellas que quemaron por brujas, poe herejes.

Soy la pieza defectuosa que decidió no preocuparse por encajar.

 

El quemazón de una existencia inverosimil que se empeña en seguir viva,

a pesar del incontable número de listas negras en las que hayan metido.


No intentes entenderlo. Fluye.

 

La naturaleza es una fuerza incontrolable

regida por el kaos que no necesita entrar en ningún teorema aúreo y lógico,

fluye, desordenadamente,

fluye, esperpénticamente,

fluye, sin dar cuentas a nadie,

fluye, fluye, fluye,

fluye de forma taaaaan bella,

tan / natural

que se me antoja perfecta.

 

Y en ese baile grotesco del fluir descontroladamente

me siento en paz

me siento libre

me siento en casa.


Viajo por las líneas de los muertos en vida

que me dejaron señales en cada uno de mis estigmas

cada uno de los cuales los baña una capa escarlata.

Soy la visionaria de los cuerpos que no me tocaron,

soy la cobaya que no teme al destino,

soy la suicida que aprieta la vida como si fuera eterna,

soy como el cáncer que se propaga

desafiando a su cura.

 

Recitada:

14 de Noviembre 2017 en el micro abierto Arte no Apto en Dénia

Una tras otra

“Mientras sigamos olvidando
al verdadero enemigo
seguirán creciendo  los motivos
para separarnos”

 

Una mujer muere a manos de su pareja

¿Una?

Una, tras otra, tras otra, tras otras.

 

Una patera llena de inmigrantes personas

tiene un trágico final en el fondo del mar

¿Una?

Una, tras otra, tras otra, tras otra.

 

Un atentado acaba con vidas de inocentes

¿Uno?

Uno, tras otro, tras otro, tras otro.

¿Sigo?

 

Una familia se queda sin casa

mientras otros las acumulan

Una tras otra, tras otra,tras otra.

Una persona se suicida

porque le han arrebatado todo.

Una, tras otra, tras otra, tras otra.

Una persona sufre  bulling/moving

discriminación y abusos por su raza,

género, orientación sexual, clase social

una, tras otra, tras otra, tras otra

Un político roba a manos llenas

causando pobreza a quien govierna

Uno, tras otro, tras otro, tras otro

Una ley beneficia a los que más tienen

y perjudica a los que menos tienen.

Una, tras otra, tras otra, tras otra.

Una guerra mata a miles de personas

por intereses económicos

Una, tras otra, tras otra, tras otra

Una religión oprime a los suyos

y desprecia o mata a los de las otras

una, tras otra, tras otra, tras otra,

Un trozo de tela llamado bandera

convierte a las personas en enemigos

Una, tras otra, tras otra, tras otra.

Una mentira se trata como verdad

una, tras otra, tras otra, tras otra

Una verdad se trata como mentira

una, tras otra, tras otra, tras otra

¿Y todavía crees que todo es culpa del azar?

¿Del machismo?¿De la homofobia?¿la xenofobia?

¿De la religión?¿De las creencias?¿De las costumbres?

¿de la educación? De, de, de,de

Piensa un momento y dime,

en todas partes, en todos los casos

¿Quienes salen siempre beneficiados?

 

Recitada:

14 de Noviembre 2017 en el micro abierto de Arte no Apto en Denia, Alicante

 

 

tercera guerra mundial

La 3ª Guerra Mundial

“No se como será la tercera guerra mundial, sólo se que la cuarta será con piedras y lanzas.”

Albert Einstein

 

En la 3ª guerra mundial

las armas serán las palabras

las formas y las mentiras.

 

La 3ª guerra mundial comenzará

con tan exquisito decoro

que los muertos serán sus propios asesinos,

que los perdedores no sabrán que están en guerra

(ni siquiera sabrán quién es su enemigo),

que los perdedores se comerán unos a otros

(pensando que son parte de los vencedores),

que los perdedores morirán cada vez más jóvenes:

sin batallas, sin medallas,

y cada vez

con menos hijos.

Nadie vengará, ni llorará a estos perdedores

cuando la guerra acabe.

 

La 3ª guerra mundial

será un duelo constante de palabras.

Los vencedores arrasarán de tal forma a sus enemigos

que los perdedores creerán calificativos inventados por los vencedores

y se condenarán con ellos.

que los perdedores olvidarán las historia que los precede

y temerán a sus héroes,

juzgarán a sus héroes,

odiarán a sus propios héroes.

Nadie llorará cuando acabe la guerra

a los héroes que fueron heridos y vencidos por las palabras.

 

La 3ª guerra mundial

será tan organizada y correcta

que los enemigos inventarán un protocolo de buenas maneras

y orquestarán cómo han de atacar y defenderse los perdedores.

que los vencedores prohibirán todas las palabras que les puedan atacar

o las formas que tengan poder de arma.

que el protocolo dictará también a los perdedores

cual es el horario, los límites

y les exigirá también que avisen por adelantado

cuando quieran atacar.

Nadie defenderá a los héroes que cuestionen el protocolo

que los convierte en perdedores.

 

La 3ª guerra mundial

será tan cómica

que los enemigos podrán matarse

siempre que lo hagan con una sonrisa en la cara,

con un currículo impecable y sin alterar el tono de voz.

que los vencedores podrán lanzar armas masivas

que destruirán y acabarán progresivamente con los perdedores

y éstos iran cayendo ilusos,

pensando que ellos no son perdedores

y que sus enemigos, los vencedores, son en realidad aliados.

que los perdedores gritarán indignados

pensando que alguien los escuchará.

que los enemigos podrán inventarse infinitas versiones

para que nadie vuelva a poder diferenciar

una verdad de una mentira.

Y nadie,

nadie querrá ser un héroe,

ni pertenecer al bando de los perdedores,

ni enfrentarse a las palabras cuando éstas lo dominen todo

y confundan quienes son los verdaderos enemigos.

La 3ª guerra mundial

acabará con los héroes

con los mártires

y volverá las causas

en contra de los luchadores.

 

Recitada:

07 de Noviembre 2017 en el micro abierto Arte no Apto en Denia, Alicante

08 de Noviembre 2017 en Anverso en Valencia

 

 

intimus laura mequinenza fotografia

Exponiendo en Valencia

Desde el día 11 de Noviembre hasta el día 13 de Diciembre estaré exponiendo mi colección Intimus en el mítico bar Volander, en Valencia. Hacía tiempo que quería llevar Intimus a Valencia, y Julia me ha dado esa oportunidad.

  • Podéis ir a visitarla de miercoles a sábado. Ya que domingo a martes cierran por descanso.

cartel

Ayer inauguramos la exposición, y aunque fuimos poquitos, me lo pasé muy bien.El día 30 volveré por allí que me ha invitado a participar en la radio tertulia de Radio Bost, para hablar un poco de la exposición, y me ha dicho que puede venir público así que haremos un segundo pase 🙂

Mis fotitos están viajando y les estamos dando un buen tute de exposiciones. Pero aunque quiero seguir llevando Intimus a muchos lugares, ya ando trabajando en mi próximo proyecto. Así que espero poder sacarlo de paseo también pronto.

 

 

Save

Abriendo madrugadas

Abriendo madrugadas con las uñas teñidas de negro
esta noche tal vez no me acueste tan tarde
es una aventura vivir sin brújula
me sigue sorprendiendo
mi absoluta falta de orientación.

Cada vez estoy más segura
de que mi cabeza no sabe sentarse
nunca he sido de amaestrar a las fieras

a raves del agua

A través del agua

Atravesando las paredes
con cada una de mis manos
se acaban los moldes
las esquinas
los límites.
Comienzo a tirar de la espiral
tú, yo, él, ella
y se enreda el sentido
de las palabras
que no pronuncio.
Paramos.
Realizo una trenza
todos en su sitio
volvemos a los moldes.

Deslizo mis manos
se sumergen
me dejo mojar
poco a poco
hasta zambullirme
entera.

Ahora
dejándome mecer por la corriente
nutrida por las aguas
todo vuelve a cobrar sentido.
Me siento llena de vida
en esta danza mística
mi piel muda
más allá de la desnudez
una nueva yo
dibuja una sonrisa en cada palabra.

Y eso que aún
la arena
cubre mis pies.

El mejor amante

El mejor amante

cae cada noche entre tus sábanas

sabe de tu cuerpo mejor que nadie

y te ha visto desnuda, vestida, despeinada, de gala

sin depilar, con michelines y hasta en el water.

El mejor amante

recorre tu geografía prohibida sin preguntar

y no se asusta de los relieves o los pliegues

el mapa incorrecto

la selva feromónica

y con las yemas dibuja el trayecto

de las líneas que te definen.

El mejor amante

no sabe de prisas

te sabe dedicar el tiempo que necesitas

disfruta de la gravedad húmeda que se apodera de ti.

Te conoce mejor que nadie,

intuye tus pensamientos,

Ahora despacio. Ahora deprisa.

El placer de conocerte y saberte totalmente

la libertad de con él de dejarte llevar.

Sin tabús. Sin secretos.

Sabe de tus oscuras fantasías

de tus íntimos secretos

de tus places inconfesables

Despacio. Lento. Pausado.

Deprisa. Sin descanso. No pares. Déjame sin aliento. (suspiro)

A solas.

Tú y tú misma. Follándoos como dos descosidas.

A cuatro patas

Ella estaba en bragas encima de la cama

bragas de encaje negro,

Bragas corte culotte

bragas muy ajustadas

Yo se las había traído

se le marcaban cuando se agachaba

los cachetes se le asomaban.

Fingíamos que nos hacíamos fotos

la cámara era polaroid

los recambios eran viejos y escasos

así que solo el tonto hacíamos

medio desnudas

medio en lencería.

 

De repende se disparó una foto

la emoción lo invadió todo

aunque no sabríamos si saldría.

Emulsión abajo, emulsión arriba,

¿la foto se autorrevelaría?

emulsión arriba, emulsión abajo

zarandeando, zarandeando

la imagen que apareciera, deseando.

 

Tanto ajetreo acabó  con ella

a gatas entre el suelo y la cama

manos en suelo, rodillas en cama

una visión que desde atrás yo contemplaba.

Sólo acertaba a ver un par de piernas

y un culo, enfundado en bragas,  en pompa.

 

Mi cámara, no polaroid, y yo,

inmortalizamos la imagen,

yo, en mi memoria, ella en digital.

No pudimos, ni quisimos evitarlo.

¿Qué pensaría ella al ver la imagen?

Pronto, me lo desvelaría.

Ella, cogió mi cámara

miró la foto

y no paraba de remirarla

¿ese es mi culo,?¡ala!

Se reía, lo miraba, me miraba

Me confensó

que hasta esa foto

siempre siempre siempre

había odiado su culo

pero que ahora, al verlo

le encantaba

no creía que fuera suyo

le empezaba a gustar.

 

Desde entonces

sólo pienso

en hacer fotos de traseros

poniéndoos a todos

a cuatro patas.

Dedicado a la pelirroja del culo de la foto

con los labios denia recital poesia erotica

Con Los Labios

CON LOS LABIOS

La Boutique Erótica Playsir tiene el placer de presentaros “Con Los Labios”, un espectáculo muy sensual en el que la poesía y el erotismo se fusionan creando una atmósfera cómplice e íntima fuera de tabús.

Para la ocasión contaremos con las insinuantes:

– Emma (Alicia Aguilar) la pelirroja más descarada.
– Erica (Abi ,AnaBelén), la dulce tentación.
– Atthis Bond(Laura Mequinenza), la eterna aprendiz.

Que nos deleitarán con sus versos más íntimos. No te lo pienses y ven a disfrutar de una noche única.

Aforo limitado.

¿Dónde?

Boutique Erótica Playsir
Paseo Saladar nº 58 (Al lado del estanco)

¿Cuándo?

Próximo 11 de febrero a las 19:30

¿Cuánto vale?

Tú pones el precio. Ven, disfrutas del espectáculo
y tú decides cuánto vale.

¡Os esperamos!

Fecha: 11 de febrero 2016 – 19:30
Precio: Pay After de Show (Tú pones el precio)
Lugar: Boutique Erótica Playsir – Paseo Saladar 58

Aquí puedes encontrarlas:
Erika
Emma
Atthis

Detener el tiempo

Nadie me ha explicado cómo detener el tiempo
sigo arrastrada por la aguja que me obliga a cumplir años
no sé explicarle que yo me bajé del tren
y que ahora estoy en tiempo muerto, en el limbo.

Pero el tiempo, sigue corriendo
y no antiende a razones, ni circunstancias.

En el exilio de los niños que no quieren crecer
pero que tampoco están en el mundo real
caemos en las redes de los piratas
que marcan el ritmo único y estándar.

Yo nunca fuí de estándares
ni de ritmos de otros.

Convencida de que la edad es teoría
y envejecer inevitable
busco el lugar, en el que dejen de sonar los tic tacs
por mucho que la vida surque mis manos.

Tampoco sé si volverá a pasar el tren
o si , si llegara a pasar, cómo subirme a él.

Trampa de esturiones

Se habían partido todos los haces de luz
que anunciaban el principio del día
era rojo el color que se me antojaba en la retina
y los espejos nos quedaban demasiado altos.

Las sábanas
aún parecían el pasado de los caracoles
y reptando acabamos frente a frente
en una lucha de pujas a ciegas.
Estratega avanzaste posiciones
para empezar la avanzadilla
desde mis talones emprendiste
una ruta acelerada
para que tu lengua vibrara
entre mis labios
lejos de mi boca.

Elegías miradas verdugas
desafiando sobre tus rodillas
invitando a mi lengua
a participar en el juego.

Observé la curvatura que se erguía
cual perchero desprendado
y me propuse cubrirlo.

Fue en ese momento
en el que se dilataba breve el deseo
en el que te desarmaste entero,
la guerra incendiaria de tus pupilas
se convertía
en  marejada mediterránea
la serpiente que trepaba decidida
mutaba a rama florida
a pistilos vírgenes
repletos de polen.

Tus piernas arqueadas y vencidas
tu vientre pálido
la brisa del vello
de tu cuerpo salpicado
con un universo inverso,
era el templo a profanar,
tanta armonía,
tanta vulnerabilidad.

Ahora mis manos era contrafuertes
mis piernas catapultas
y mi cuerpo,
una trampa de esturiones.

Me veías amazónica con el pelo ardiendo
yo me sentía colonizadora
de un mundo nuevo.

Adictos a los gritos

Dejamos los gemidos y los mimos
para cuando estuviéramos cariñosos,
esos días moñas
en los que nos podíamos comer a besos.

Y empezamos a hacernos adictos
a los gritos, a las lágrimas, a las marcas.
Y nos buscábamos
con los ojos a medio asta
y la sonrisa inclinada.

Las manos se hacían cómplices de mi cara
y buscaban siempre un lugar contra el que empotrarse.
Cuando hacía calor
huían de superficies con tejidos
y arremetían contra baldosas lisas.

Aveces,
sobretodo cuando las fuerzas vencían,
también se unían las rodillas,
y todas buscaban apoyo.
Los rodapiés no eran mala opción,
aunque
no voy a negar
que teníamos mejores sitios,
sitios estrechos,
de un metro o metro y medio cuadrado
donde ambos podíamos hacer fuerza
sin resbalarnos,
sobretodo cuando el sudor
y otros líquidos
hacían de las suyas.

Luego estaba tu boca,
que usabas para que no se acabara la partida
y cuando las piernas
amenazaban  con desplomarse,
asomaban tus fauces
e hincaban fuerte mi carne.

Aunque
lo que verdaderamente
me hacía gritar
nunca fueron tus dientes
por mucho que apretaras.

Supongo
que nunca me quedé
suficientemente
afónica.

El Espejo

Apoyó la mano  sobre la fría superficie mientras se veía reflejada en ella.
Aún se encontraba incómoda cuando se miraba desnuda ,
pero aún así, decidió mirarse con detenimiento.
La luz tenue hacía que sus formas no parecieran tan obscenas
como a la luz artificial de la bombilla de su cuarto,
o más misteriosas, ajenas a las redondeces que hacía presentes la luz del sol.
Contemplándose, dejó de verse extraña, empezaba a reconocerse,
la desnudez siempre le había parecido cosa de otros.
Y mientras se reconocía, descubrió con asombro que aquel cuerpo escondía gráciles formas,
los movimientos lentos y pausados la hacían descubrir
nuevas concepciones de si misma, que hasta entonces desconocía.

De repente, notó un súbito calor que provenía de la piel,
era un calor agradable, pero desconcertante,
por un momento olvidó qué estaba haciendo y retiró la palma del espejo
y la deslizó suavemente por la curvatura que dibujaba su cintura.
El contraste frío-calor que experimentó era excitante.
Se asustó y dejó de acariciarse.
Contemplaba su mano, suspendida en el aire, como si no fuera suya.
Algo la había detenido en seco,
pero notaba como ardía  la piel que había acariciado.
Deseaba seguir acariciándose, un escalofrío la erizó el vello,
nuevamente el calor, ahora éste, se había propagado, toda ella ardía.

Sus senos apuntaban firmemente al espejo
y ofrecían una textura rugosa, dura.
Se sintió contrariada: todo su cuerpo estaba reaccionando
cada vez sentía más excitación, deseaba acariciarse
deseaba deslizar sus dedos por sus senos , pero no lo entendía.
Sólo se había mirado en el espejo y se ha visto a si misma.

Volvió a concentrarse en el espejo, no parecía ella, se veía difusa,
pero le llamó la atención que algo parecía brillarle en los ojos,
incluso la comisura de los labios le parecía distinta.
¿Era ella? ¿No lo era?
Se alejó del espejo y se tumbó en la cama
como acto instintivo se cubrió con una tela.
Seguía pensando en el reflejo, en lo que había sentido,
en las ganas que tenía de deslizar su mano por su cuerpo.

Entonces sucedió. Dejó de pensar.
Apartó la tela que la cubría
cerró los ojos y comenzó a acariciarse,
recorrer la superficie de su piel suavemente,
notando y dejándose llevar por los contrastes de temperatura.
Pensó que no era ella la que se acariciaba,
pensó que la acariciaba otra persona,
tal vez aquella, que la observaba desde el espejo.

Me pasó

Sí, me pasó, me pasó
no tengo polla
pero igual, la sangre
se me concentró en la entrepierna.

Y no, no pensé
no estaba para eso
ella puso ante mi el deseo
ofreciéndome
un jugoso melocotón
al que acababa
de pegar un mosdisco
fue morder la fruta
y comenzar a besarnos
al más puro estilo Adán y Eva
tras probar el fruto prohibido.

Y tras los besos
la ropa empezó a sobrarnos
decía que era inexperta
y que quería ir despacio
despacio decía
y apenas pude darme cuenta
ya me estaba quitando las prendas
buscando ansiosa
contemplar mi pecho desnudo
y no tardó nada
en desvestirme
y desbaratarme el pelo
deshaciendo traviesa
la trenza que llevaba hecha.

Estábamos tan excitadas
que nos daba igual
que fueran las cinco de la madrugada
que estuviéramos en la terraza
al aire libre en una fiesta
que estuviéramos en una casa que no era nuestra
llena de desconocidos
y peor aún
incluso con algunas personas que nos conocían
y nos dio igual
lo que pasara
o que cualquiera pudiera vernos.

No, no pensamos en nada,
en nadie, ni mucho menos,
en qué pensarían,
ni qué pasaría.

No estábamos para eso
parecía una contrarreloj al amanecer
todo estaba por hacer,
tenías tantas ganas de probarlo todo,
de experimentar,
que para mí, sólo existía eso,
tú, tus ganas y las mías,
aquella música trance
que rebotaba del suelo
y una luna prácticamente llena
que se nos había escapado.

Y todo hubiese sido perfecto,
redondísimo,
sin la puta manía de la gente
de demonizarlo todo,
fue bajar extasiadas,
y volver a la realidad de golpe.

Mi puñetero imán
para convertirme en el ojo del huracán
por follarme
con quien por lo visto,
no debía haberlo hecho.

Aunque en realidad,
lo que por lo visto debería,
es hacerlo a escondidas,
para que nadie se enterara,
para que nadie se ofendiera,
para que aquellas personas
que siempre están buscando el punto débil
que me haga caer
aterricen frenéticas como locas
ratas carroñeras
a contaminar
su primera experiencia,
una noche estupenda
o cualquier locura que nos seduzca.

Y yo
no estoy para eso
y mi falsa polla y yo
no sabemos de protocolos sexuales
ni mierdas de esas.

Y sí, me pasó, me pasó
pero me temo
que si pasara de nuevo
otra vez, lo volvería a hacer.

Exofilia: Sexo extraterrestre

Él se detuvo ante ella

y la miró de arriba a abajo

ella sabía lo que eso significaba

había llegado el momento.

Estaba nervioso, muy nervioso,

y no podia evitar mirar

a ese uno que ella alzaba grácilmente

sobresaliendo notablemente de su figura.

 

Lo observaba nervioso

como si le estuviera llamando

y sin esperar a que ella empezara a cortejarle

se aproximó a su uno

y empezó a olfatearlo.

 

Ella zarandeaba su uno

cerca de su cara

mientras, él cerraba los ojos

y se dejaba embriagar por el olor del uno de ella,

ese uno que decía ven, ven

ese uno

que se moría de ganas de probar.

 

Tímidamente toco el uno con la nariz

y ella fingía que no se daba cuenta

pero buscaba acercarse a su boca sutilmente

mientras él se acercaba tocándola con la nariz.

Él, veía la maniobra de ella

pero quería demorar el momento

pero por mucho que se acercara el uno a su boca

evitaba que se acercara a sus labios

quería demorar el momento

para incitarla

quería demorar el momento

jugando con su deseo.

 

Ella intentaba disimular

que la aproximación a su uno

le producía placer.

 

Hasta que de repente

su uno empezó a cobrar vida

parecía un torbellino

lo alejaba, lo acercaba

rodeaba los labios de él

presionaba, acariciaba

y llegó el momento

empezó a alejarse de los labios de él

bajando barbilla abajo

rodeando el cuello

círculos, olas,

cosquillas se aproximaban a su dos.

 

Él, como un acto instintivo, contuvo la respiración

casi se le escapa un gemido

de entre placer y sorpresa

cuando el uno rozó un instante su dos.

 

Ella, al observar su reacción

con felina mirada

comenzó a recorrer su uno

por todo el cuerpo

alejándose premeditadamente de su dos

solo para volver en el cualquier momento

y volverlo a rozar fugazmente,

hacer circunferencias alrededor

y vlverse a marchar.

 

Él se estaba volviendo loco

y no aguantaba más,

tomó el uno de ella con la mano

y empezó a restregárselo por su dos

ella forcejeaba para soltarse

sin conseguirlo

hasta que la cara de éxtasis de él

hizo preveer que soltaría ese uno

que le pertenecía a ella

para que ahora,

en su turno,

fuera ella

quien tomara el uno de él

y empezara a estimularse su dos

primero azorada

porque él viera como se daba así misma placer

después excitada, se estimulaba sin pudor

divirtiéndose, sonriendo

olvidando que ese uno

con el que se estimulaba

no era parte de ella

ni de su dos

sino de él,

aquel que ahora la miraba

hipnotizado por sus gemidos

y su cara de placer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

me ponen las mentes sapiosexual laura mequinenza atthis bond poesia erotica eivindicativa

Me ponen las mentes

Dante: “Me seducen las mentes, la inteligencia. Me seduce una cara y un cuerpo
 cuando veo a una mente que los mueve y que vale la pena conocer. 
Yo hago el amor con las mentes. ¡Hay que follarse a las mentes!
— Martín Hache.
                                             – I –

Está de moda decir “A mi, lo que me ponen son las mentes”.
Y escribir una reseña de cuan maravilloso es uno
por follarse a una mente,
como si la frase se les hubiera ocurrido
y despreciando todo lo físico, todo lo carnal.
Está de moda sentirse ES/PE/CIAL
porque ahora todos somos el ser más inteligente e incomprendido
porque ahora, todos tenemos desórdenes afectivos
de los que mola presumir.
Yo soy especial, y busco a alguien especial,
tan especial como yo…
inteligente y atractivo ( no me refiero al físico)
porque yo me follo las mentes,
pero no con desórdenes afectivos como los míos,
porque sino, dejaría de sentirme tan especial e incomprendido.

Y no, ahora, nadie se fija en nada físico,
no, que va, eso, ya es cosa del pasado.

Nadie mira, por ejemplo,
un escote generoso
que brota de una camisa ceñida
y muestra una convexidad afrutada de dos senos
suaves, firmes, tersos, jugosos…

Ni por asomo repararemos si el tejido
nos deja vislumbrar el relieve travieso
de ese pezón erizado
que nos quiere saludar,
nadie fantasea con él,
con su forma, su color,
su aureola rugosa de color tostado…
ni su sabor.

Ahora están de moda las mentes.
Nadie observa con deseo
como se contornean
unos glúteos bien formados,
como realzan una prenda en la que están embutidos,
nadie sigue con la mirada su movimiento
ni mucho menos
se queda embobado observándolos.

Esas nalgas turgentes y respigonas
que desafían la ley de la gravedad,
esa carne musculosa y jugosa
que cabe perfectamente
en las concavidades de las manos
y se hunde grácilmente entre los dedos…

Nadie, nadie se excita
con la sola perspectiva de estrujar,
palpar, tocar, acariciar, morder…

¿Pues… os digo un secreto?
A mi, lo que realmente me pone
es la mente,
si, la mente
pero la mía.

Recitada:

30 de Noviembre del 2017 en Tertulias en el Volander, en Valencia

El armario

Ya verás, ese, algún día, saldrá del armario, te lo digo yo.

El armario,
como si sólo existiera un armario.
Uno sólo.
Y cuando se saliera
ya no se pudiera volver atrás, nunca.

Uno saliera, y la primavera
le azotara en la cara y le dijera:
– Muy bien muchacho, no tienes nada que temer,
aquí estábamos todos esperando que salieras del armario.
Y qué feliz él, de salir de ese lugar
y que nunca más fuera un problema.

Pero el armario es otra cosa,
son colecciones de muñecas rusas
que no acaban.
Un armario (los padres) dentro de otro(La familia),
un armario(los amigos) dentro de otro(gente cercana), dentro de otro(conocidos)
dentro de otro, dentro de otro, dentro de otro…

Y allí metido, solo, el alma de un niño
que no tiene todas las respuestas.
Un día, tal vez,
se empiece a dar cuenta
que siente amor y afecto
como no manda la norma.
Y entonces
es cuando se dará cuenta
que vive dentro de un armario,
antes, antes de sentirse diferente
las paredes no se habían hecho presentes.

Y por debajo de la puerta
empezará a entrar la brisa.
Ninguno sabe con certeza qué le espera
al abrir por primera vez
ni si estará preparado para ello.

Aveces, la brisa es cálida, agradable,
e invita a abrir la puerta.
El corazón palpita con fuerza
ante la emoción de poder sentirse liberado,
ser uno mismo, no tener que esconderse,
poder compartir, poder ser sin miedos.
Pero siempre existe el miedo,
el miedo a lo real
a no soportar estar fuera del armario.
Dentro, se está solo, pero también protegido.
Fuera, quizás la brisa cambie
y no sea, tan cálida como parece.
Aún así, ese niño asustado
decide temeroso ir abriendo la puerta poco a poco
para darse cuenta,
que ahora ya no está tan sólo,
pero sigue estando en un armario
que le separa del mundo.

Otras veces, en cambio,
se cuela un viento gélido
que aporrea la puerta
que hace apretar la puerta con fuerza
para que no se abra.
El corazón palpita,
pero no de emoción
sino de miedo.
Sentirse uno mismo,
liberado, compartir
pierden prioridad y lo importante
es esconderse,
esconderse para que nadie le encuentre
esconderse temeroso de que alguien
pueda abrir la puerta desde fuera.
Se apuntala con clavos y maderas
y se tapa cualquier orificio.
Y comienza la asfixia
el vivir casi sin aire
dentro del armario.

La primera vez que se sale del armario
marca la siguiente,
aveces la calidez breve del verano
no hace prever el invierno. 
Porque no todos los armarios
que se habitan, son iguales.

Pero cuando uno sale de un armario
es porque antes alguien
inventó unas cajas cuadradas
con las que observar el mundo.

Yo espero que algún día
se ponga de moda salir de las cajas
así nadie tendrá que salir
de ningún armario.

recital de atthis a gilda la regadera laura mequinenza

Recital de Laura Mequinenza en la Regadera

El día 22 de Enero la encantadora Beatrice Borgia me ha invitado a recitar en La Regadera , lugar que llevo mucho tiempo queriendo conocer , en un recital doble: “De Atthis a Gilda” con Mª ÁNGELES GARCÍA CARRANZA.

Aquí os dejo el evento completo: https://www.facebook.com/events/775964209197742/ ,

Sería muy especial para mi que te dejaras caer por allí.
Besitos 🙂recital de atthis a gilda la regadera laura mequinenza

 

  • viernes, 22 de enero de 2016 a las 20:00
  • La Regadera

    c/progreso 23, 46011 Valencia
    recital de atthis a gilda la regadera laura mequinenza

 

Alejar la tristeza

Y sucede que no puedo alejarme
tan fácil como yo quisiera.
– Qué fácil si la tristeza fuera un lugar.
Chloe
Ella que no sabía
que dentro le crecía un nenúfar 
(porque esas cosas sólo pasan
en los universos de Vian),
quería arrancarse eso
lo que fuera
que llaman Tristeza.
Nadie le traía flores de vainilla
y no paraban de crecerle
poemas del cabello,
poemas que hablaban
de jardines 
aún no plantados.
Ella que no sabía
que se le encogía la habitación
(porque esas cosas sólo pasan
en los universos de Vian),
quería inmortalizar eso
lo que fuera
que llaman Juventud.
Nadie encontraría ratones
y no paraban de caerle
sueños entre los pies,
sueños que hablaban
de cielos
de infinitos colores. 
Ella lo que no sabía
es que no quería vivir
en un universo de Vian. 
 

Como una droga

La primera vez,
no te lo esperas,
sucede,
de aquella forma
en la que llegan a uno
los momentos
que cambian la vida
para siempre.

Puede ser un tortazo,
un mordisco,
un brazo retorcido en la espalda…
En mi caso
fueron unas manos
en el cuello
apretando fuertemente
contra la pared.

El gesto era brusco
nada romántico
y con esa mirada,
imprescindible,
de loco,
de te voy a matar.
Y todo ello,
sin emitir
sonido alguno.

Sucede.
Y si me hubieran preguntado
qué sentiría
qué pensaría
de algo así
pensaría que saltarían
mil alarmas en mi cabeza.

Sin embargo,
lo que saltaron en mi cabeza
fueron otras cosas.

Miedo.
Un miedo sobrenatural,
difícil de explicar,
que nada tenía ver con querer huir
o escapar de la situación.
Ese miedo despertaba
la parte más vulnerable,
sumisa y masoquista de mi mente.
De forma devota
mi cuerpo y mi mente se entregaban
con una voluntad suicida, enajenada,
a mi verdugo
deseando que continuara
deseando que hiciera lo que quisiera
con una confianza ciega
del que no teme.

El dolor dejó de ser dolor
y se convirtió en placer.
Los movimientos toscos,
agresivos, vejatorios
se me antojaban excitantes,
muy excitantes
y quería más.

Jamás hubiera imaginado
que lo sucio, lo oscuro
pudiera ser tan morboso
y místico a la vez.

Algo
parecido al amor platónico
pero muchísimo más intenso.
Con esa sensación
de que no existe
el resto del mundo;
se para el tiempo
y el velo nebuloso en los ojos
que lo tiñe todo de irreal,
como si fuera un sueño.

Pero todo ello
nutrido de una naturaleza animal,
salvaje,
que te hace olvidar
todos los prejuicios,
qué está bien, qué está mal,
el qué pensarán.
Que, tan pronto
este nivel de excitación acabe,
explotarán en la cabeza
como efecto rebote.

Y cambia,
vamos que si te cambia
porque, a partir de ese momento
te enganchas a esa sensación
y la buscas
como una droga.

Estar en las nubes

Septiembre

Y empezamos de nuevo
yo que estaba todo el día de parranda
durmiendo, comiendo, fo…forrándome de experiencias
al calorcito, con la tranquilidad del verano
sin extreses, sin agobios,
viviendo, 
viviendo en las nubes
Y llega septiembre
con sus nubarrones negras
y nos avisa que despertemos
con unas cuantas inundaciones
no te duermas en los laureles, laura
que te toca hacer papeles
y allí, que estaba como reina de sava
ahora corre corre que te corre
que no se nos peguen las sábanas.

Y las clases, eso de llegar
y no acordarte de nada,
que el verano que malo es,
que te borra la memoria

No maltratada

No soy una mujer maltratada.
No tengo miedo.
No / tengo / miedo.

Sobre mi cabeza
se alzan infinitas voces
cada boca quiere pronunciar su discurso perfecto,
políticamente correcto
para no faltar, para respetar, para proteger

Y en cada declamación brillante
se demonizan a los otros,
los culpables invisibles
que reventarán la caja de cartón
donde siempre mandamos a los indeseables
aquellos que no fueron moldeados a cincel.

Abriremos el diccionario
para subrayar la letra disonante
pondremos la mano sobre sus tapas
y juraremos nunca pronunciarla
sin preguntarnos por qué es disonante
y cómo suena entonada.

No soy una mujer maltratada.
No soy una victima.
No / soy / una victima.

En mi pecho galopan sin descanso
mil caballos pura sangre.
En mi mirada, la tormenta;
en mis manos, un enjambre,
en mi cabeza, un ejército
de kamikaces devotos por la libertad
y en mi sexo, una serpiente
que siempre me tienta a seguir probando
cada una de las frutas prohibidas
del Edén de los pecados.

Y aunque no reconozco
dueño que me gobierne
me dejo ceder a mis instintos
y si te digo Pégame
no es porque me sienta inferior.

Te digo pégame
desafiando a que dejes atrás
aquellas represiones adquiridas
en el seno de la infancia
la seguidilla de seamos iguales,
todos iguales,
niños y niñas, iguales.
Cuando en realidad
somos todos distintos, niños y niños distintos
y niñas y niñas distintas
apeándose de su imaginación
para quedarse una farragosa fantasía edulcorada
de primogénitos consentidos de vida fácil.

No. Yo no te quiero príncipe.
No. Yo no te quiero caballero.

Yo te quiero libre, sin prospecto
atreviéndote a ser el hombre malvado
que puebla mis fantasías
y juegues con mis sueños.

No soy una mujer maltratada
no lo soy
aunque a alguien
se lo pueda parecer
cuando jugamos.

  • micro abierto en tu ciudad
  • Redes Sociales

  • Arte no apto

    30 de mayo – 05 de Junio

    30 de mayo – 05 de Junio

    Esta semana un clásico: Amistad de Verdad Amigos somos, amigos seremos, y mientras todos los martes en el micro nos veremos.

  • RSS Artículos de Opinión Recientes:

    • Todos vamos en el mismo tren abril 8, 2018
      Ayer fuí a una charla coloquio en la que Gustavo, un activista mexicano de Chiapas el cual nos estuvo contando cómo les roban los recursos naturales de su país, los abusos que hacen cambiando leyes, expropiaciones de comunidades enteras que las dejan sin territorio ni opciones, genocidios masivos y de activistas significativos, contaminación y aniquilación […]
    • ¿Qué es poesía? abril 8, 2018
      A propósito de la poesía Estar sumergida en las suburbios poéticos me hace tener muy a menudo con demasiada gente conversaciones sobre qué es la poesía qué no lo es. Y es que la RAE ciertamente no ayuda mucho a arrojar luz en los grandes debates que se sustitan en torno de qué es y […]
    • Por qué no me siento feminista marzo 6, 2018
      Cada día, recibo carteles, invitaciones y publicaciones llamádome a la Huelga feminista del día 8 de Marzo. Invitándome a mí, por ser mujer, por ninguna otra característica de mi persona, e intentándome hacer que me identifique con todas las mujeres.  ¡Todas! Es decir, con todas las que al nacer, dicotómicamente, nos han metido en el […]
  • arte no apto
  • Colaboraciones

    Antología poética del Bukowski Club
  • Archivo

  • Archivo

  • @lauramequinenza