La semana pasada no escribí ninguna entrada porque vino Gonzalo a verme, y cuando viene, intento en la medida de lo posible no estar mucho al ordenador. El tema de la semana pasada era pájaros, y mi idea la tenía bastante clara, quería hacer una foto con movimiento, en la que mis brazos dieran la sensación que se convirtieran en alas y por otro lado simulando la forma del pico, utilizando la máscara veneciana. Para hacerla le pedí a Gonzalo que me ayudara. 
Aparte, aprovechando que nos hizo muy buen tiempo, estuve fotografiando gaviotas por el puerto, siguiendo su trayectoria según volaban. 
Finalmente subí una foto de las gaviotas porque iba apurada de tiempo y quería terminar de editarla tranquilamente. Así que aunque mi foto de Teleidoscope es esta, una de las que más me gustó de las que había hecho ese fin de semana.

En realidad siento que ésta se identifica más conmigo. De las diferentes versiones de la misma, me gustó ésta especialmente por cómo se dibujan las manos en la punta. 
La idea me surgió por una canción de Nelly Furtado que se llama I like a Bird, que claramente se relaciona con el tema, la canción, aunque habla del alma y cosas de esas que me pierden un poco, en cierta medida me gusta porque la siento cercana a mi forma de pensar. Da a entender que tiene una forma rara de entender el amor y que no puede asegurar que estará ahí siempre, las famosas promesas del amor. Y pensé, que el amor en cierta medida es una forma de morir y nacer, es como le pasa al Ave Fénix, que muere y resurge de sus propias cenizas para renacer con más fuerza. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *