Horacia

Posted on 0 comment

¡Oh Horacia! ¿Nos encontraremos hoy? Cada encuentro contigo siempre fue un misterio, con tus juegos laberínticos buscando recrear París en un Madrid descafeinado. Me buscabas, siempre me buscaste, con tus enigmas, tus códigos y tu constancia. Inventando las reglas de nuestros encuentros, planificando alargar el deseo. Te vi aquella noche, a lo lejos, sin planificar, tras tantas que no surgieron. Apareciste por imposición de tu voluntad cazadora, inquiriendo a tu presa, enmarcándome en un plan con receta para experimentar con el deseo. El deseo de besarnos, de estrecharnos entre los brazos. Y así fue como empezamos el ritual de regalarnos…

Continuar leyendo