Azules

Posted on 0 comment

Mi vida ha comenzado a llenarse de azules pero no azules tristes que llenan los días de lágrimas y melancolía No Mis días se han llenado de azules misteriosos que se posan en mis noches para cubrirlo todo de silencio y calma e iluminarme en los bosques. Azules aventureros que se suben a tus ojos para desafiarme a combatir los miedos y con arrojo vencerlos. Azules cálidos que se visten de paredes para refugiarnos en pequeños paraísos donde poder parar el tiempo. Azules intrépidos que se anudan a las rocas para vestirlas de bellas faldas que nos dejen empapados. Azules…

Continuar leyendo

Cabo de Gata – Recuerdos borrosos

Posted on 0 comment

Mientras me ahogo… Apareció un valle el badén suicida nos transportó al desierto. Y nuestras pistas nos llevaron a unas minas doradas promesa de un lugar que jamás pisaríamos en busca del minegro dos metros más allá del sendero donde los jabalíes guardarían el mirador del cielo estrellas menos contaminadas y lunas encriptadas de nubes protegidas por infantes con el rostro de la muerte. De día pisaríamos arena negra, descubriríamos valles de sirenas y conquistaríamos el mar o se revelaría mostrándonos sus fauces para recordarnos que es ingobernable. De noche eclipsaríamos a la oscuridad longeva que se extendía salpicada de…

Continuar leyendo

Tren en marcha

Posted on 0 comment

Hay varias paradas antes de bajarse del tren en marcha y cada una de ellas es más emocionante que la anterior. Arrancas el techo y siento miedo no hay vuelta atrás el corazón se ha descosido para que lo abramos en canal y bebamos de él. Lo agarras con las uñas con cuidad y lo vas bordando despacio a ritmo de lengua y delirio. Bebemos sangre hasta caer borrachos yo de tu lado, tú del mío. Nadie entenderá esta sed inagotable (sin correas perennes) Esta noche agarras mi cuello al borde del abismo Me cuesta respirar y tú tiras despacio…

Continuar leyendo

Eva, eres eva, la primera mujer

Posted on 0 comment

“A Eva, la primera mujer” La primera mujer. Eres Eva. La primera mujer para mi. La primera en colonizar los valles, los montes, las depresiones. Mis ríos y mis mares. Buscadora de tesoros y misterios. Aventurera que cabalga a lomos de mi temperamento que con las riendas en tus manos azotas mi estremecimiento. Eva. Que buscas una excusa cualquiera para profundizar en los ecos de mi silencio, tejiendo la canción que componemos en nuestros encuentros, la que mencionas siempre al recordarlos. Eva. Que secuestras el sentido de las palabras para elaborar un nuevo idioma, uno secreto que ni siquiera tu…

Continuar leyendo