He pensado unirme a la iniciativa de Teleidoscope 2014. Lo cierto es que quería investigar sobre la fotografía de autorretrato y andaba pensando cómo enfocarlo. Justo antes de empezar el año vi que lanzaban el reto de una foto cada semana con tema cerrado y lo más importante que no era obligatorio entregar todas las semanas. Así que he pensado que es una buena forma de entrenamiento. Siempre me han gustado los nuevos proyectos y me gusta colaborar en todo ámbito creativo y eso que apenas tengo tiempo para nada.
Lo cierto es que cuando inicias en un nuevo campo que no conocías te das cuenta lo complicadísimo que es todo y empiezas a ver con otros ojos a la gente que ya lleva camino recorrido en ese campo. Así que me inicio ciegamente en los confines del mundo de la fotografía de autorretrato, asi que he decidido ir incorporando mis andanzas por aquí, sino lo dejo tirado por fustrarme sobremanera.
Tengo dos referentes en este tipo de fotografía: Carolina Villafruela y a Leila Amat (de hecho la idea de abrir un blog en mi página y tal me surgió tras descubrir el blog fotográfico de Leila). Ambas saben sacarle un sentido más allá de lo puramente estético, es una fotografía que habla. Es por ello que llevo tiempo barruntando la idea, para experimentar esa nueva forma de expresar ,  pero lo cierto es que me cuesta definir la idea de una forma tan exacta sin poder estar detrás del objetivo en cada instante. Es una sensación angustiosa que no me deja relajarme en la sesión. De momento mis dos días de aventuras han sido catastróficos porque no consigo relajarme en la toma, ni consigo encontrar la forma de poder planificar el plano y dejarlo para darle sólo al botón sin poder ver exáctamente cómo queda la figura. A esto se le suma, el que haya elegido para mi primera foto momentos de atardecer que la luz cambia a cada momento, sin contar las maravillosas nubes puñeteras.
Bien pues la primera fotografía del proyecto se llama “El viaje comienza”. Para ello pensé en primer lugar en la historia de pulgarcito y su extrategia de ir dejando un rastro para volver. Esta imagen me gusta porque se identifica mucho conmigo porque carezco el sentido de la orientación y me pierdo en todos lados, entonces me gusta la imagen de ir dejando un rastro en mi viaje para luego poder regresar. Me imagino yendo a un lugar que no conozco, lejano, misterioso. Para dejar el rastro pensé en legumbres, supongo que de pulgarcito a garbancito me vino la idea. Así que nos aprovisionamos de garbanzos y judias blancas y pintas. Mi idea era colocar una judía en primer término y que se me viera algo desenfocada en el fondo, pero lo cierto es que no me terminó de convencer la idea, tb probamos a ponerme a mi tb en primer término con las judias pero no era la idea que andaba buscando. Siempre me ha gustado mucho jugar con la profundidad de campo. Lo malo fué que se nos acabó demasiado pronto la luz y apenas nos dio mucho tiempo a probar cosas.

Después de estar un poco desanimada con mi primera intentona, decidí probar otra idea que me se me había ocurrido para la misma temática que está inspirada en la creencia japonesa de que las personas que estamos destinadas a estar juntas estamos unidas por un hilo rojo que por muy lejos que esté no puede romperse. Por lo que me armé de valor para hacer mi segunda sesión. Esta vez nos fuimos mucho más pronto para que no nos pasara lo mismo de la otra vez. Iba con un montón de ideas, de encuandres, pero básicamente se ha pasado el día volando. Una de las tomas quería que fuera con la mano en primer término y el hilo perdiéndose en el horizonte, para ello atamos el hilo a un palo y a modo caña de pescar, pero quedaba demasiado tenso y no llegaba a hacer el efecto de que se perdía en la carretera.

Probamos también a sujetar el extremo de la cuerda, el que no estaba atado en el meñique, con un palo y tenerlo en vilo medio tenso medio caido para que hiciera el efecto de que se perdía en el horizonte, pero no daba demasiado tiro. Eso sí, unas agujetas…de aguantar en vilo el palo para que quedara lo más lejos posible, pero apenas se separaba de mi cuerpo, era una idea pero ciertamente no quedaba ni mucho menos como me hubiera gustado.

Dado a que los encuadres cambiaban mucho dependiendo cómo se colocara la cuerda y era algo muy sutil, intentamos enganchar en las ramas de los árboles, pero no hacían la caida que yo quería, necesitaba sujetarla con la mano. Y cuando creía que ya tenía la foto ideal, las nubes y los coches que no paraban de pasar, no me dejaron hacerla 🙁

Por tanto, antes de que se fuera el sol del todo, decidimos poner una cuerda que atravesara de árbol a árbol rápido antes de que pasara otro coche y atar la cuerda a ella en medio y de ahí a mi mano. De forma que la caida llegara visualmente hasta el final y quedara de forma menos tensa y no asfixiara mi dedo meñique. Mucho más cómodo para controlar la caida de la cuerda y planificar el encuadre. Aunque tuve muchas dificultades para enfocar debido a la pequeña profundidad de campo que estaba utilizando. (Resultado es la foto que finalmente elegí)

Tuve una sensación bastante de desazón, tras haber realizado varias pruebas,  ya que cuando teníamos el encuadre preparado con todos los abalorios teníamos que quitarlo todo para que pasara el coche. Ha sido bastante duro porque hemos estado muchas horas y lo cierto es que no he podido hacer la cantidad de cosas que quería hacer. En último momento he sacado el flash para hacer un par de tomas de posado general cuando ya se había ido la luz para no irme a casa con la sensación de que me faltaba algo. Ahora dudo en si volver a intentarlo mañana o esperar unos días para el siguiente reto y proponerme algo de momento más controlado para ir depurando la técnica y poder ir complicando poco a poco sobre la marcha.

Pero no todo es ha sido malo, el que tenga muchas ideas y tenga ganas de experimentar cosas nuevas, a pesar de no conseguir los resultados esperados, me hacen pensar que ando en buen camino para ir dejando poco a poco atrás la crisis de inspiración que me viene atacando desde hace tiempo. Veremos cómo avanza la cosa.

05/01/2014

Finalmente he decidido partipar con esta foto:
Ya que estaba viendo que se me echaba el tiempo encima y me hacía ilusión, dentro de la medida de lo posible, hacer un esfuerzo e ir participando cuando tenga ocasión. Pero no descarto retomar estas ideas en un futuro.

Save

Save

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *