Están pasando muchas cosas y me resulta bastante difícil adaptarme cada día al estado de ánimo que me provoca, estoy como a destiempo en la actualización del sentimiento.
Escribo, ya lo sé, es una enfermedad para alguno de nosotros, pero me desalienta el tono triste, rabioso, aveces desesperanzado con el que caen mis palabras, igual es un reflejo de mi subcosnciente. Hoy que estoy más desmotivada que nunca quisiera retomar energías y poder hablar si cabe más fuerte, si cabe más enérgica. Espero avanzar en mis próximas vomitonas a enlazar clavos de ánimo, de positividad. De hecho creo que como en toda revolución, debería haber un himno que anime, que de fuerzas, que con su tono alegre nos enfunde en la lucha (Ando trabajando en versionar alguna cancioncilla y una que me anima bastante es la de “cuentame” del lagarto amarillo).

Hay una frase popular que dice que la violencia no da la razón, y que en los conflictos no hay que acudir a la violencia… nunca creí que tenga razón el que más grita, o el que más fuerza tiene…pero también creo, que es ingenuo pensar que quien te oprime con armas, consiga dar su brazo solo con palabras… Y el poder que tienen nuestras palabras, tienen que ver mucho, en cierta medida, en la opresión que tienen otros sobre el que nos oprime.

La violencia…

“La violencia no da la razón
pero es la razón que ellos usan
seguimos siendo esclavos
bajo el yugo del poder
nos venden que tenemos que ser buenos
pacíficos, que nos tenemos que joder

No a la violencia dicen
pero si decidimos manifestarnos
nos mandan a sus sabuesos
a molernos a palos

No a la violencia dicen
pero si no seguimos sus normas
nos secuestran y somenten
entre cuatro paredes

No a la violencia dicen
y nos echan de las casas
de las calles, de las plazas
porque si no puedes pagar
parece que estorbas en esta sociedad

No a la violencia dicen
y nos roban la vida esclavizándonos
en un trabajo en que nos explotan
y no te permite decir esta boca es mía

No a la violencia dicen
pero son ellos , y no nosotros
los que a base de violencia
nos tienen sometidos

¿Y si nosotros mandáramos
a nuestros mejores perros
a apalearlos y hacerlos sangrar
cada vez que hacen algo que no es legal?

(legal, esa palabra que inventaron ellos, para que nos puedan seguir robando, sometiendo, explotando, y ellos obviarlo, porque no va con ellos)

¿Y si nosotros secuestráramos
su vidas, sus hijos, sus madres
y los metiéramos en un zulo
porque no piensan en nuestros derechos?

¿Y si los echáramos de sus casas
y okupáramos y aboliéramos
la propiedad privada?

¿Y si los encerráramos
en su propio infierno particular?
¿Vivir cualquiera de nuestras vidas?”

Solo sé que no debemos dejar de luchar,
ahora que todo ha comenzado… no podemos rendirnos,
no debemos abandonar, ahora, cual sea el camino…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *