Correr en la dirección correcta, siempre, al mismo ritmo,
parece de naturaleza incomprensible.

Y sin embargo, corremos, despavoridos en cuanto
alguien aprieta el botón del cronómetro.

2 comentarios en “”

Anímate y deja tu comentario!

A %d blogueros les gusta esto: