Correr en la dirección correcta, siempre, al mismo ritmo,
parece de naturaleza incomprensible.

Y sin embargo, corremos, despavoridos en cuanto
alguien aprieta el botón del cronómetro.

2 comentarios en “”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *