Bitácora blog

Contenido en formato blog
0

Buscando información LGTB

Este fin de semana me gustaría poder hacer una emisión de un nuevo Un ratito de Poesía hablando del El espejo del amor. Libro de Alan Moore y José Villarrubia. El cual hace un recorrido rápido a través de la historia poniendo el foco en aspectos relacionados con temática LGTB. Para este fin de semana, por tanto, me gustaría poder recopilar y organizar la mayor cantidad de información LGTB para contrastar fuentes y hacer una lectura comentada de este libro lo más completa posible.

En el steam de hoy hemos estado Sigo aprendiendo y trabajando en mejorar en cada nuevo stream. Pero me estoy divirtiendo mucho en el proceso, pequeños friki encuentros, y es muy agradable poder hacerlo con vuestra compañía.

Twitch obs

Un ratito de poesía, un canal de poesía en Twitch

Estoy aprendido a usar la plataforma de Twitch, me gustaría crear un canal de poesía. Sí, sí, me apetece crear un twitch de poesía. E ir metiendo poco a poco cositas de psicología, y quizás hasta de fotografía. El año pasado hice unos cuantos directos del micro abierto y un par de recitales a través de instagram. Pero tuve muchos problemas técnicos y a través de Instagram era súmamente incómodo. Me quedé con ganas de probar otras plataformas más profesionales,pero hasta que no he mejorado la conexión a internet, pues no tenía ningún sentido ni intentarlo.

Me he bajado un programa OBS, que permite personalizar más los directos. Pero aún estoy muy en bragas. He echado un vistazo a las cosas que hace la peña y estoy flipando un poco por la de cosas que se pueden hacer. Y lo cómodos que se les nota utilizando esas herramientas. Supongo que es cuestión de práctica, seguiré investigando y experimentando.

Me siento un poco abuela cuando veo cómo evoluciona la tecnología y las herramientas que se utilizan. ¿Mezclar en directo para usuario medio? Qué maravilla. Me ha recordado a mis prácticas cuando estudiaba haciendo dirección. Evidentemente me faltan varias cámaras. Pero ver que se pueden integrar elementos como imágenes, otras pantallas, música, e incluso eso, varias cámaras. Había una chica en un canal que salía la canción que estaba practicando sobre fondo transparente montado sobre su vídeo. Y me han entrado muchas ganas de aprender un poco a bichear estas herramientas, para ver qué cosas se pueden hacer.

Esta semanitas he hecho unas cuantas prácticas y me he lanzado a hacer un stream con un piloto de lo que podría ser una actividad que me apetece hacer, que es recitar un poquito cada semana.

Chocolatito Time

Dicen que hay que tomar el solecito al menos 10 min al día. He leído que ayuda a sintetizar la progesterona. Tb dicen que el chocolate es bueno para lo mismo.

Nueva rutina desbloqueada: Chocolatito Time. Sol y chocolatito para la nena

Mis primeros arpegios

Por fín he decidido avanzar un pasito más en mi andadura guitarril. De normal suelo tocar las canciones que estoy escuchando y me apetece probar intentando aprender un poco el ritmo, usando los acordes para fijar el ritmo de la canción. Esto básicamente es que cuando haga el rasgueo coincida con la sílaba que corresponde, que suelen ser las sílabas que utilizan como tónicas, porque en muchas canciones se cambi la pronunciación de las palabras o de las frases para crear el ritmo.

Y hoy he decidido dar un pasito más allá que es empezar a hacer lo mismo, pero utilizando arpegios. Probablemente arpegios a la mitad o el tercio de revoluciones jejeje, tb me pasa con los acordes. Ya se sabe lo que dicen, despacito y con buena letra.

En este caso la canción que estoy utilizando es Cuando los sapos bailen flamenco que es la primera canción que intenté tocar en su día. Y que siempre he sentido un poco cacafuti mi avance en esta canción porque en realidad debería tocarla con arpegios.

Como yo me muevo por venazos. Pues hasta ahora no me había nacido darle por ahí.

Quiero ir colgando las canciones en las versiones que toco. Pero tengo un problema con la visualización de los acordes en el movil. Así que mientras lo arreglo, no estoy subiendo ninguna. Espero solucionarlo, porque me viene muy tenerlas a mano para ir dándole al tema.

Este mes practicamente todas las canciones que he probado a tocar son canciones en inglés. Quitando una de Maldita Nerea, la de El secreto de las tortugas, pero en ésta, había un acorde que no había hecho nunca A# y me da tirones en el tendón si la toco, así que aunque me gusta, no puedo ensayarla más que una o dos veces a lo sumo porque me duele. Darío dice que haga estiramientos…pero como la guitarra la cojo en plan venazo, pues no suelo hacer estas cosas, aunque quizás debería empezar a hacerlo.

El fantesaurio

El fantesaurio

Con lo que adoro la luz, a veces olvido lo letal que es: en las miradas, en el espejo, en las fotos…

yo de mayor quiero

De mayor quiero…

Siempre digo de mayor quiero… o cuando sea viejita yo seré… pero me resisto a la idea de envejecer. Pasan los años y me siento anclada a la juventud, pero no a cualquier juventud, sino a la mía. A mi época. Quizás tenga más experiencia, esté más cansada o no pare de ampliar los prismas con los que ver el mundo.

Hay un monólogo de Goyo Jimenez que habla de estas cosas, que me encanta. En el fondo todos nos quedamos anclados en nuestra juventud. En la nuestra. Y todos nos vamos desfasando y viendo un mundo que no es el nuestro que se quiere imponer, pero no. El mundo dentro, seguirá siendo otro.

Pero el cuerpo ¡ah! es otra cosa…Ahí no hay romanticismos posibles. Es la víctima que me atestigua el inexorablemente paso del tiempo, del cambio, rehén social que trata de convencerme de que ya no me pertenece esa juventud a la que me aferro. Pero mi juventud, la mía, no me la pueden arrebatar, porque no está en la parte material. Esa sí envejece. Sino que la juventud es una parte de mí, que va unida indivisiblemente a mi existencia, al menos mientras siga recordando. Igual que la niña, esa niña que nunca he dejado de ser. Unida a todos los estados por los que he pasado y que pasaré, y que forman parte de mí les pongamos o no nombre. Porque la vida va sumando etapas, no restando.

Aún así, reconozco que siento la presión social filtrarse asfixiantemente en todos los aspectos y todos los contextos. Como una persona que cree perder el juicio debo recordarme que no, que no son las cosas así, que no debo aferrarme al autoconcepto de mi misma basada en mi parte física, caduca, mortal. Sino en todo lo que soy más allá del alcance que pueda tener. Y es ahí cuando me renacen más las ganas de escribir, de volver a dialogar conmigo, haya público hoy o no.  

Y me pregunto si los 40 albergarán tantas crisis como la década de los treinta. Recuerdo cuando mi madre me contaba que a veces parece que el tiempo se estanca, y sientes que no pasa el tiempo, pasan años y años y te sientes igual y que de repente da un giro el tiempo y cambias de golpe. Pero oírlo y vivirlo son dos cosas distintas. Cada uno tiene su rodaje y cada uno lo sufrirávivirá a su manera, imagino. Aunque todos viviremos, en el fondo, procesos parecidos. Y es hoy, recordando estas palabras en las que me inspiro porque es la parte material en la que sentimos el paso del tiempo y la que nos hace sentir que se ha parado o que ha cambiado de golpe, al percibirlo en la imagen que proyectamos. No en el verdadero paso del tiempo. Y no es baladí, porque todos sentimos la presión de sentirlo así, porque imagino que en cierta manera, también, nuestro cerebro asocia los cambios físicos al paso del tiempo y todo esto se retroalimenta diariamente de infinitas formas.

Hoy mismo vi la fotografía en redes de un chico con el que tuve un rollo, y el cambio que ha sufrido en un solo año me ha impresionado. Parece que en lugar de un año hubieran pasado diez, veinte, no sé. Y lo primero que he pensado es que quizás hubiera sufrido una enfermedad. Y  claro, me pregunto si él mismo ahora siente esa presión externa de asociar que el él del año pasado y el él de este año están separaos por una barrera psicológica que le hace abandonar esa etapa y le coloca en otra. En plan, ya no eres esa persona, eres otra.

En este sentido, pertenecer a la generación del amor líquido, sí, me ando leyendo el libro ahora, me hace tener cierta envidia a ese vínculo que comparten las parejas que llevan juntos toda la vida. Recuerdo a mi madre cuando me decía eso, de que cuando llevas muchos años con una persona, aunque cambie por fuera, para ti sigue siendo esa persona que era cuando la conociste y todos los que fue después. Y que cuando lo miras, ves eso. Y lo entiendo, perfectamente porque en realidad nos pasa con la gente de nuestro entorno con los que tienes contacto de toda la vida. Ya sean amigos o hermanos. Que, aunque físicamente lo puedas percibir de una forma determinada, para ti es todos los estados que has vivido con esa persona. Lo que me lleva a pensar que quizás parte de la pérdida de esas etapas estriba en que eso que suma en tu interior es algo íntimo, personal y que sólo lo puedes realmente compartir con un número reducido de personas. Aquellas que pueden vivir contigo experiencias, y conocer con más profundidad la persona que has llegado a ser con la suma de todas tus etapas. El resto, la parte externa, foránea, lejana, circunstancial sólo puede estimar los cambios, las escasas referencias que le llegan, en su mayor parte, por la carcasa. Todos somos desconocidos para la mayoría. Incluso circunstanciales para muchos alguienes. Somos ciegos ante la evidencia de que nosotros de alguna forma también negamos, incidimos, presionamos ante la existencia anacrónica de la juventud de los demás conviviendo con una época que ya nos les pertenece. Y por supuesto, los demás, de una u otra forma también lo harán, en su momento, con nosotros. Como dice Goyo, a todo cerdo le llega su San Martín.

Así que creo, que aunque se arrugue mi cuerpo (más), y se me vaya deteriorando (más aún), tendré esa sensación de futuro más allá de mí que me empujará a seguir diciendo Yo de mayor quiero…Porque en el fondo nunca he sentido que he dejado de ser joven, aunque ciertamente poco a poco mi cuerpo ha empezado a envejecer.

Desayunando con Miriam y Sandín

Por las mañanas, cuando no estoy acompañada, me busco compañía bicheando en redes cosas random. Esta mañana, mientras revisaba mi cuenta de Ig de la uni, he visto que la ginecóloga Dra. Miriam Al Adib Mendiri hablaba de un artículo que había escrito en el que señalaba que durante la pandemia muchas mujeres han notado como el ciclo se les alteraba. A mí, por ejemplo me ha pasado. Y me sigue, desde el año pasado alterado. De hecho empecé a seguirla por un vídeo en que hablaba brevemente también de esto mismo, un pequeño esquema de cómo el estrés afectaba al ciclo menstrual.

Y lo cierto es que me he ilusionado pensando que iba a encontrar más de lo que he encontrado, pero al leer el artículo, éste no decía mucho más de lo que adelantaba ya en el post. Que viene a ser que el estrés provocado por los acontecimientos que estamos viviendo nos afecta negativamente (justamente el tema de cómo afecta el estrés a nuestras hormonas es lo que ando viendo estos días). Así como los malos hábitos. Los cuales afectan a nuestro ciclo menstrual y nos lo alteran, de diversas formas.

Pero dentro del texto, que no profundizaba nada, cosa que me he quedado un poco chof, algo me ha llamado la atención. Y es la mención de que se pueden haber producido modificaciones en el eje hipotalámo hipofiso ovárico ( el cual ya mencionaba en el vídeo por el que la descubrí). Si la hubiera tenido delante me hubiera gustado preguntarle detenidamente sobre la naturaleza de esas modificaciones, la cronicidad de las mismas y posibles efectos secundarios, más allá de los visibles.

Así, que como buena friki, he hecho una primera búsqueda rápida por google para ver qué encontraba sobre el tema y ¡adivina! He encontrado la tesis doctoral del autor del libro sobre hormonas que me estoy leyendo, Bonifacio Sandín, sí sí, eso sobre las hormonas y el estrés. Se ve que este autor está muy interesado en investigar sobre las hormonas, tanto que su doctorado ha ido sobre eso. Así que esta mañana el té de buenos días se lo dedico a estas dos personitas.

He bicheado la introducción de su tesis. No es muy amigable el formato para leerla, pero promete los temas que va a tocar. A ver si puedo encontrarla en formato más amigable y si no a ver si puedo sacar igualmente probecho.

Igualmente ando indecisa si escribirle a la ginecóloga a ver si me puede recomendar bibliografía al respecto que me ayude a profundizar en el tema.

Control o estrés

Entre los manuales que ando bicheando este mes tengo un préstamo interbibliotecario que no puedo renovar, que trata del tema que tanto me interesa, las hormonas.

El mes pasado cogí un manual de endocrinología pero estaba demasiado orientado a biología, estaba escrito en los 70 y no era muy amigable. Así que lo mandé de vuelta porque no era lo que andaba buscando.

En cambio este mes, tengo un manual que me está encantando, se llama Estrés, hormonas y psicopatología. Y en el tema que ando se llama Hormonas, conducta y salud. Vamos, bingo. Tres de las cosas que tengo ahora mismo en mi top.

Entre las ideas que arroja, espero pronto poder estar ya desarrollando mi cuaderno de investigación para ir apuntando estas cosas, me quedo con esta idea: la emoción que desencadena lo que podríamos llamar estrés dañino es la falta de control de la situación o indefensión aprendida.

Vamos, mi otro tema top, la gestión emocional. Al final casi todo tiene que ver con cómo nos tomamos algo, más que lo que sucede  en sí. Y tiene todo el sentido, porque el mismo estímulo no tiene nada que ver con si es fortuito, buscado o algo que no deseamos. Gestión, gestión…

Esto especialmente viene bien saberlo a la hora de enfrentarse a ponerse una rutina de estudio. Lo suyo es hacer un planning realista que te de margen a tener días imprevistos y días ultraproductivos. Por ejemplo, poner una cantidad de horas de estudio al día nos puede ayudar a gestionar si un día no andamos muy inspirados, parar cuando llegue ese tope. O si andamos muy productivos, no pasa nada por recuperar lo que no has llegado días anteriores pero no marcarte este ritmo como el normal porque puede fustrar. Cada uno somos un mundo, lo importante de este tocho viene a ser que la gestión de nuestro estudio no nos estrese. Sentir que somos nosotras las que llevemos el control y no el estudio. Pero no solo estresa el tiempo…

Yo, por ejemplo, me estreso cuando el ruido externo me saca de la concentración. Cuando no puedo hacer nada, hay veces que he llegado a dejar el estudio para otro día. Pero desde que ahora decidí ponerme mis casquitos canceladores de sonido. Siento que si no me los pongo, es porque el ruido ambiente no me perjudica. Y si empieza a ser molesto, siempre puedo coger los cascos. Aunque últimamente ya me los pongo para activar mi estado biblio, mi rol de estudiante.

Ah! En relación a esto, otro pequeño apunte sobre hormonas, cuando nos estresamos segregamos más glucocorticoides y éstas, entre sus efectos, nos hacen tener más sensibilidad a los estímulos (ya sabes, por supervivencia). Lo que significa que percibimos más los ruiditos entre otras cosas…así que…

Ya sabéis, nada de estresarse antes de estudiar porque te puede arruinar la jornada de estudio. Y no estamos para eso.

Horario europeo

Desde que los días anochecen más tarde, apetece más salir a cenar fuera o a gambitear. Y más ahora que nos ha dado por cenar muy prontito. Horario Europeo.

Hoy hemos improvisado un pequeño picnik a la verita del mar. Aunque todavía la humedad nos manda echando leches para casita.

Así que ya que estábamos echando la tarde, he estado probando un truquillo que ví el otro día en un vídeo para hacer fotos con el movil con la panorámica. Y me ha gustado el resultado, aunque aún ando depurando la técnica de cómo subir entradas aquí y comprimir las fotos desde el movil. Me he bajado Lightroom, la versión gratuita, y no me termina de acabar la compresión que ha hecho. Ya investigaré más sobre el asunto.

Y bueno, casi me quedo sin movil por la gracia. Porque he apoyado mal el pié en el borde y me he resbalado y menos mal que mi otra pierna de forma instintiva ha aguantado como una mula terca. Porque por la inercia ya me he visto pegándome un hostión y al agua. Menuda gracia. Pero creo que mi instinto protector ha saltado más para salvar al movil que a mí. Si fuera por salvarme a mí, la foto que habría hoy sería de gato al agua.

Volvemos a la bici

Sí, sí, esa es mi cara de sufrimiento ayer tras volver a mi rutina de 65 minutejos pedaleando después de estar tanto flojeando todo el mes.

El otro día descubrí un podcast de psicología que se llama Entiende tu mente, en uno de los capítulos hablaba sobre lo difícil que es instaurar una nueva rutina y la de veces que lo hacemos y abandonamos por el camino y volvemos a empezar. Y que tendemos a pensar que los demás les cuesta menos o que si un día, o unos cuantos días no lo hemos hecho, que hemos fracasado.

Me pareció muy interesante porque hace poco investigando sobre las conductas adictivas, uno de los problemas con dejar el hábito es que abandonar las rutinas instauradas (justo el polo opuesto) es muy difícil una vez se ha solidificado el hábito, y a esto se le suma el síndrome de abstinencia que hace que no realizar dicha rutina sea muy molesto. Pero además, para colmo, las rutinas que están asociadas a los vicios justo son aquellas que son placenteras y cómodas, nada de estar una hora corriendo o escalando una montaña, no señor, uno agustito ahí tirado de charreta con amigos o tomando un cafecito por la mañana.

Precisamente la forma para instaurar hábitos, en este caso hacer deporte, es exactamente el mismo que el de quitárselos, y es haciendo un cambio de estilo de vida. No sólo en la conducta que queremos instaurar, sino las conductas asociadas. Es como redefinirte el rol o lo que yo llamo crear un alterego. Y ese nuevo perfil o alterego tiene motivaciones, y es a través de las motivaciones que vamos instaurando las rutinas. En mi caso, la yo sana. El deporte forma parte de un cambio de estilo de vida marcado por la preocupación por mi salud, el bienestar, la alimentación, mi forma física.

Sí, ando muy friki con todo esto desde hace poco más de un año. Además, también, ando preocupadmotivada por la parte hormonal, y añadir hábitos que estimulen mi mente intelectualmente. Lo bueno es que la pandemia, con eso de cambio de estilo de vida radical quieras o no quieras, algo me ha ayudado.

Pero instaurar todas estas rutinas es duro, y aunque no siempre se consigan. Y pasen los días y no las hagas. Hay que seguir buscando la motivación en este cambio de estilo de vida, y que unas conductas vayan arrastrando a las otras hasta que se solidifique el hábito. Hasta entonces, pues unas veces más, otras menos.

A mí este mes se me han juntado las vacaciones con Darío, que me salto todo, con el bajón hormonal, y hasta ahora no he empezado a remontar. Llevaba una semana sintiéndome culpable por no hacer nada de ejercicio en casi un mes, pero en cuanto he recuperado un poco la energía, el primer día empecé con estiramientos y abdominales. Y ya ayer volví a subirme a la bici.

Pero esto de parar un mes no es de gratis. Hoy me he levantado con un dolor de culo… Hacía mil que ya no me salían agujetas! Supongo que ese es mi castigo por no mover el culo, o una motivación para que lo mueva más.

Ya me terminé Nada

La Uned tiene un club de lectura, que el mes pasado propuso la lectura de Nada de Carmen Laforet, aprovechando que es el centerario del nacimiento de la autora. Anoche nos acostamos a las mil. Y es que cuando un libro te está gustando cada vez encuentras más ratitos para ir hacia él o él venir hacia ti. Y los finales, os acompañáis juntos hasta la hora que haga falta.

Me ha gustado el viaje de transportarme a una Barcelona de la postguerra y por la mirilla segura de las páginas ver su cotidianeidad. Pero lo que más me ha gustado ha sido el estilo fresco porque ha  supuesto también recordar mis propios 18, en esa estapa en la que la vida se muestra tan accesible, tan por estrenar. Donde la vida de tus mayores nada tiene que ver con la tuya, esa parcelación del mundo y las generaciones. Un mundo donde priman las preocupaciones banales y emocionales, los días son una montaña rusa y cualquier pequeña variación te hace subir o bajar de las nubes. Ese momento en el que las amistades lo son  todo. Y tu identidad aún no está marcada por tus logros, sino por tu potencial de alcanzarlos.

Mucho más interesantes me parecen los otros personajes, complejos, enrevesados. Con sus luces y sus sombras. Vividos. Transtornados, cada uno a su manera. Y que te transporta al cambio social que se estaba produciendo en ese momento.

La magia de esta novela, sería para mí, precisamente cómo va evolucionando en la mente de la protagonista la forma de observar y percibir a los personajes que están a su alrededor. Ese vaivén emocional que va construyendo sobre la marcha el mundo, desde los ojos de una adolescente que aún no ha vivido, que aún no sabe de la vida, pero que se cree resabida. Pero aún no sabe realmente Nada.

En el club de lectura hemos tenido que escribir una reseña, donde incido un poco más en los detalles técnicos. La subiré más adelante, cuando tenga más adelantada la sección de vengo de la biblio, que aún sigue en obras.

acordes guitarra

Ahora, tb, en inglés

Hace tiempo que ciertas canciones habían salido de mi vida porque me costaba escucharlas porque eran muy emocionales, lentitas. Me daban bajón.

Pero ha pasado algo, un giro emocional imagino y poco a poco las ando recuperando. Siempre me ha gustado el drama y llevo tiempo sin disfrutarlo. Más bien sufriéndolo. Y esto ha vuelto gracias a la guitarra y que me ha devuelto mis canciones, a no me parecezcan bajoneras. Ahora las siento intensitas de nuevo, profundas. Me recreo en la sensación de salir de mi misma y estar en otra realidad. Como un sueño. Y esta sensación se intensifica cuando la toco con la guitarra, cada vez pierdo más la noción del tiempo tocando.

Todo esto empezó hace unas semanas, me dio un pronto escuchando una canción de Damien Rice. De golpe me entraron unas ganas irrefrenables de tocarla. Me echaba para atrás no saber inglés y no sabía por dónde comezar. Porque desde que me dio por cantar y tocar la guitarra ahora es un tandem, ya no trato de tocar sin cantar. Y desde entonces ando cantando varias cancioncillas suyas. Sí, sí, en inglés.

De hecho con esto de cantar y de hacerlo en inglés, están pasando cosas curiosas. La primera es que, al tocar la guitarra, al cantar es como si tuviera una guía, un metrónomo lo suelo llamar. Una ayuda que me ayuda a encontrar el ritmito para cantar, y en cuanto trato de hacerlo sin guitarra, como que me cuesta pillar el ritmillo si quiero cantarla a capela. Vamos, que me resulta más fácil cantar tocando que sin tocar. Una cosa muy loca. Otra es que ha sido con estas cancioncitas de Damien Rice, que he empezado a experimentar una comexión estoy emocional a otro nivel al tocar y cantar, o más bien a darme cuenta. Fluyo más, me dejo llevar más cuando canto . Y me hace gracia, porque siempre que he visto que la gente se pone a aprender canciones en inglés he dado por hecho que por un lado se le daba bien hablar inglés, y por el otro lado, que pudiendo cantar en español, cantar en inglés era seguramente para buscar un público más amplio o por moda.

Cierto es que, oyendo cantar a la gente en inglés y en español, siempre me ha dado la sensación de que en inglés debía ser más fácil porque las palabras son más cortas, más fácil jugar con las vocales. Otra musicalidad. Pero desde luego en ningún momento se me ocurrió que pudiera tener que ver con las sensaciones que pudiera producir al hacerlo. Que por otro lado tiene mucho sentido.

La primera canción con la que me pasó algo parecido en español fue con Donde solíamos gritar de Love of lesbian. Pero desde entonces, he ido probando muchas canciones, algunas que me gustan mucho, o que escucho y me dan ganas de probarlas, pero ninguna me da esa sensación al tocarlas. Aunque siempre es una satisfacción ir avanzando e ir sacándolas.

Pero ayer, andaban en mi casa cantando una canción muy conocida de Triana, Tu frialdad, (en versión aprendiz muy dummy de guitarra) y me pasó lo mismo. Me dieron unas ganas irrefrenables de tocarla. Cuando tampoco es que sea un género que yo suelo escuchar, es más música de mis padres. Pero la disfruté mucho. Y por la noche probé con Al Alba, de Aute, y también tuve la sensación de salir de mi misma.

Todo esto me ha recordado cuando me dio por empezar a recitar, con mis textos muy pobres, pero lo placentero y embriagador que me resultaba jugar con la voz al recitar. De hecho, muchas veces los textos menos profundos y elaborados, quizás más simples, más musicales son los que disfruto más recitando. O aquellos, que por algún motivo despiertan sensaciones más fuertes en mí, ya sean míos, o de otros. De hecho, leer poesía de otros o recitarla es diferente. Y eso es lo que estoy experimentando ahora con la guitarra y cantar.

Tengo curiosidad de saber qué tal será cantar con micro, porque yo siempre he disfrutado más de mi voz cuando puedo jugar con ella, sí, mi nada secreto amor al micro. Y tengo ganas de ponerme algún día a experimentar esto de cantar con el micro, estoy segura que tb me va a remover cosillas.

No sabía yo, que lo de ponerme con la guitarrita, y a cantar iba a dar para tanto.

Perfil

Esos momentos…esos

Me apetecía recordar este momento. “Pocas veces te he visto tan feliz”. Quiero inmortalizarlo.

Ya sabes lo importante que es para mí la fotografía, aunque a veces parezca que carece de sentido hacer tantas fotos a cosas insignificantes, a momentos random en los que simplemente estamos, es para mí una forma de conservar parte de esos momentos, esos que le dan chispa a la vida. Aunque parezca que no pasa nada.

Y quiero pensar que conseguiré conservar algunos para el futuro. Para evitar las muertes digitales, siempre ando planificando atesorar en papel. Quizás ésta sea una de esas fotos. Quizás te la envíe.

Y así, podremos recordar siempre los dos, este momento. Montaña arriba, como nos gusta. Con extra de Juditas. Esta vez no pudo ser con Ramen para dos como manda el ritual. Pero tampoco ha estado nada mal.

Los trabajos y los estudios nos llegan a producir tan nivel de estrés y malestar que el fín de éstos pueden llegar a ser uno de los mejores días de nuestra vida. Y eso se nota. Y eso se refleja. Una nueva etapa. Cualquier excusa es buena para celebrarlo. Ahora a ver donde nos lleva esta nueva etapa.

Uned

Lío en la Uned

Hace año y medio que volví a apuntarme a clases de psicología para ir sacándome poco a poco asignaturas a la vez que aprovecho a devorarme todos los manuales que puedo de la carrera. Y casualmente ha coincidido con la época Covid. Lo cual ha propiciado a hacer los exámenes online, cosa que siempre me ha parecido muy mala idea porque es obvio que beneficia a los que copian o hacen trampas y perjudica a los que no lo hacemos. Y no en el tradicional, sino en la presunción de culpabilidad que se va cerniendo sobre todos los estudiantes que hace que cualquier nota sea suceptible de sospecha. Yo viendo que otro año iba a ser irregular me he matriculado de menos asignaturas y aumentado el volumen de estudio de material sobre el que no me evaluo. Esperando que el curso que viene todo vuelva un poco a la normalidad. Pues bien, por lo visto en la convocatoria de febrero de este año se crearon grupos de exámenes virtuales por alguna plataforma, una chica de instagram dice que son de télegram y a través de la plataforma, en el momento del exámen, entre todos contestaban las preguntas, y esta maravilla de acción se ha colgado en internet.

Estoy leyendo muchas entradas de compis que no entienden muy bien por qué alguien hace eso y a quién puede beneficiar. Si uno entra en esta página de youtube basta con leer la información que tiene puesta: ” Canal no oficial donde se muestra como se realizan los exámenes grupales Grado Psicología UNED durante la evaluación del primer cuatrimestre del curso 2020/2021. Estas grabaciones son la punta de un Iceberg, hay muchos más grupos de Telegram, algunos de ellos secretos, y aparte de eso, las posibilidades de hacer trampa con AvEx son tantas como uno pueda imaginar. AvEx no es una herramienta válida para evaluar los conocimientos del alumnado, mira los videos, entra en el portal estadístico de la UNED y compara los resultados académicos de AvEx con lo que había antes, y cuando termines, si te apetece ejerce tus derechos.” o ver la foto de perfil que ha puesto.

Claramente es un canal reivindicando que avex no es una forma fiable de evaluar a los alumnos y solo es una de las formas manifiestas de mostrar por qué no lo es. Pero igual que los alumnos pueden hablar y usar plataformas para hacer exámenes en grupo, pueden visualizar pdfs del libro, apuntes y preguntas de exámenes de otros años, y haciendo control f para buscar rápidamente respuestas, entre otras muchas opciones.

Por lo tanto está claro el motivo por el que se han subido estos vídeos. Yo ciertamente nunca he estado de acuerdo con el método de exámen desde casa. Y cuando hicieron las encuestas el año pasado incluso voté que se pospusieran los exámenes hasta que se pudieran realizar de una forma más segura. De hecho la incertidumbre que vivimos el año pasado, a mí me afectó en los resultados académicos. Este año, indiferentemente de lo que pasara fuera, ya lo avisaron y también me lo he tomado de otra manera porque venía ya con la experiencia del año pasado. Indiferentemente de la condición sanitaria se celebrarían los exámenes online. Actualmente los demás centros están realizando los exámenes de forma presencial, y creo que eso marca diferencias entre unas instituciones y otras. Creo que a nivel académico, nos guste o no, las decisiones oficiales deberían ser unánimes, y no que unos centros hagan unas cosas y otros otras.

En este caso, era obvio que los exámenes online iban a propiciar que más gente copiara, incluso alumnos que de normal no lo suelen hacer porque les da miedo que les pillen. De hecho, que nos obliguen a poner una cámara ya choca con el derecho a la intimidad. Y todos sabemos que lo de la cámara y declarar que no se va a copiar ni hacer cosas fraudolentas es más un método disuasorio para meter miedo que para poder ejercer un verdadero control de los alumnos, parecido a las frases que se ponen antes de los cuestionarios para asegurarse que la gente no miente al contestarlos. Pero del todo ineficaces, a no ser que seas un torpe, digo yo. Que estás apelando más a los valores y la integridad de las personas, que aunque muy bonitos, cierto es que esta sociedad en la que vivimos no se mueve por ello, y es más, premia justo a los que no se mueven por ellos.

Aparte de lo obvio, creo que también es una forma más de mostrarnos lo que todo sabemos, que tener una nota u otra en un exámen no refleja ni lo que sabes, ni cómo de estructurado está ese contenido. Pero si eso ya no lo muestra, aún menos refleja las dificultades económicas que puedan hacer que una persona pueda permitirse sacarse esos estudios, o pagar dobles matrículas, o profesores particulares, o dedicar más o menos horas por el trabajo, familia, la edad, los años y experiencias perdidas, etc

Vivimos en la sociedad de la titulitis, y es más importante el título que el conocimiento, pero también que la persona. Por tanto, en cierta medida, es hasta cierto punto normal que existiendo la posibilidad mucha gente se aproveche de la oportunidad de copiar. Al fin y al cabo, todos los alumnos seguramente acabaremos olvidando la mayoría de la mierda que nos esforzamos en aprender. Y aún así, tener el título, solo es un requisito más, al final todo se trata de dinero y una gran mayoría, a pesar de conseguir el título, quizás jamás trabaje con nada relacionado. Me hace gracia porque se habla mucho del intrusismo profesional, pero apenas se habla del embudo clasista que deja a mucha gente fuera.

Pero bueno, que me desvío. El caso es que se está liando en la Uned, y se habla de la pérdida de prestigio de esta universidad. Evidentemente si siguen haciendo exámenes online, es una caída en barrena en toda regla, ¿Os imagináis que las plazas del PIR o cualquier otra oposición se obtuvieran haciendo un examen a través de Avex? Creo que nadie se lo imagina, pues eso. Con suerte, esto servirá para que despierten y cambien el método de evaluación. Y que las notas obtenidas en estas convocatorias queden en entredicho, pero que no vaya mucho más allá.

En cualquier caso, yo ya veré si me matriculo de más o menos asignaturas según vaya viendo cómo avanza el tema. Y ciertamente me ando planteando formalizar una queja o disconformidad con el sistema, después de las malas experiencias que tuve en los ciclos formativos superiores por ejercer mis derechos, ando un poco baja forma con estas cosas. Pero creo que en este caso tengo más que ganar que perder. Al fín al cabo, una de las pocas cosas buenas de tener valores, es precisamente eso, ir al conflicto por ideales y no por interés o troleo.

Veremos en qué queda todo esto.

revisando-el-concepto-de-género

Revisando el concepto de Género

Hace unos meses, antes de que tomara la determinación de dejar de pelearme en facebook a través de post que no llevan a ningún lado más a que a enemistarte con los contactos que tienes allí, en tu cuenta de facebook con el sobrenombre de amistades, tuve una conversación sobre el significado de la palabra género, la cual desde hace más de 10 años que apareció con cierta relevancia en mi vida, por aquello de la diversidad sexual. En la conversación acabé descubriendo que había personas que utilizaban la palabra género como sinónimo de sexo, y que eso podría ser un conflicto a la hora de llegarse a entender en los debates dialéctivos sobre el tema. También se me juntó con una de las muchas publicaciones del muro de la misma aplicación, facebook en la que se hablaba del género de las mujeres prehistóricas desde un enfoque feminista con intención de dinamitar los conceptos prestablecidos que tenemos sobre cómo podrían ser esas sociedades.

Todo ello llevó a publicar un post reflexionando sobre ello y las consecuentes respuestas. Y entre las respuestas, me recomendaron el libro Propuesta de acuerdo sobre el lenguaje inclusivo, de Ález Grijelmo, al cual me acerqué con cierta desconfianza. Pero tras leer una degustación a través de internet me dieron muchas ganas de proseguir su lentura. Lo propuse en mi biblioteca, y es el libro que me ando leyendo ahora. Aún voy por la mitad, pero ciertamente me está pareciendo una lectura de gran interés. De hecho, he llegado a la parte que me interesaba, la del Género, y está haciéndome Ca Pum la cabeza.

Ahora mismo estoy poniendo mis ideas en orden. Pero en cuanto tenga un hueco quiero ahondar en el tema para retomarlo.

la flaca duerme-de-día

La flaca duerme de día

No hay nada como dejar unos días de tocar la guitarra y adios memoria. Hoy cuando he vuelto a coger la guitarra después de un par de semanitas sin hacerle caso, digo ie, ¿cómo era la letra?¿y los acordes? Cierto es que mis neuronas me estaban troleando porque cuando la he repasado un par de veces he encontrado en qué lugar de mi mente se había ido a pasear.

Ahora, cada vez que pienso en memorizar cosas me viene a la cabeza el lado derecho, salvaguardando todo aquello que el lenguaje automático(o no propositivo) se le graba a fuego. Y me imagino de viejita, con Alzheimer, olvidando toda mi vida y recordando cosas como “La Flaca duerme de día dice que así el hambre engaña…”. Las letras de canciones, eso que siempre me ha costado mucho aprender. Tendría gracia la cosa, la verdad.

Pero bueno, para que la profecía se cumpla, primero tengo que seguir machacando la memoria, y ahora que ya he acabado exámenes, vuelven las tardes a ser para darle a la guitarra. Y como por el momento, el grado de motivación y paradógica felicidad me tiene hiper productiva pero poco poeta, le doy a todo menos a escribir o recitar. Tampoco me preocupa, cuando tenga que ser, será. Y como, además, con la que está cayendo, pasará algún tiempo hasta que pueda subirme a un escenario, le doy mucha energía a mi nuevo vicio (¿se le puede llamar nuevo todavía?). No es el único. Pero sí, el que me quiza el monillo por no estar recitando.

🎶Cuando cae la noche sale a bailar a la tasca, y bailar y bailar y tomar y tomar…🎶

Ya que no podemos salir e ir a bares, nos desquitaremos cantando…

Encerrados Denia Montgo

Encierro a trozos

Ayer tuve el examen de Psicología Fisiólogica. Ha sido un gustazo acabar ya la evaluación. Hubiera estado guay salir a celebrarlo, pero ahora estamos sin bares, encerrados en casa por las noches, no podemos ni ver a nadie, porque no podemos juntarnos con gente no conviviente. Ahora todos somos presuntos delincuentes en este estado policial. Duele ver lo rápido que se ha normalizado la represión, la restricción sistemática de libertades y la autojustificación de las mismas por parte de muchos. Hay incluso quien pretende que además de cortarnos las libertades hasta nos sintamos culpables y responsables. Nos están encerrando a trozos. Cada semana van acercándonos más a una cuarentana y las comunidades competimos por ver cual es la que está con las restricciones más duras.

Hace unos días estábamos con un frente polar que en las tiendas volaban las estufas. Con el frío y los exámanes, lo de salir no estaba en mis prioridades. Hoy, en cambio, el verano ha venido a buscarme y no he podido negarme. Todo parece menos chungo cuando hace tan bueno y es de día. Todo parece mejor cuando no vas por la ciudad viendo infinitos carteles de se alquila. El mar y el sol están resultando mejores compañeros de enero del 2021 que el frío y el encierro.

En el fondo, días como hoy se agradece vivir cerca del mar.

heridas de guerra aprendiendo guitarra

Heridas de guerra

Heridas de guerra,
muchas cosas placenteras tienen de éstas.

Últimamente nos ha dado por darle a la guitarrilla. Desde que me regalaron la electro acústica siempre he querido aprender, pero de todas las veces que lo he intentado, esta vez es la que noto que realmente estoy avanzando. Creo que la clave ha sido cuando he podido por fín cantar y tocar a la vez, eso me está motivando mucho. Y se nota, porque cuanta más motivada, más horitas le dedico, y eso se retroalimenta. De momento sigo marcando los acordes y free style. Darío me ha hablado de una aplicación guitar pro o algo así que dice que lo facilita mucho, pero na, yo sigo muy a mi rollo. Igual cuando lo pruebe me enamoro, pero también me ha dicho que no hay muchas cancioncitas. Así que.

Esta vez he vuelto a coger la guitarra porque me ha animado Nat, que también se ha puesto con el tema. Y he descubierto que no solo me divierte sino que me desestresa. Me viene genial cuando estoy con la regla. Desde que la conozco a nat, que quiero liarla para que se lance a cantar. Si yo tuviera su voz y su facilidad, ya llevaría años dando la coña por ahí. Sin tener voz ya veremos donde me lleva mi nuevo vicio, así que imagina.

Cada vez que me pongo en plan ultra viciada acabo con los deditos maltrataditos, pobrets. Pero es que se me pasan las horas volando y cuando me quiero dar cuenta se me ha hecho de noche. Una cosa guay, es que estoy aprendiendo mucho sobre eso de cantar, y sobre los ritmos. La música no es lo mío. Siempre he sido incapaz de reconocer los ritmos, me pierdo al intentar entonar y me ahogo yo sola. Muchos me han dicho que es falta de técnica y de no saber respirar. Pero a toda la gente que le he dicho que me ayude, en fín. Que mejor seguir con lo que tengo, ya que potencia no es lo mío ando pensando en probar a cantar bajito, como cuando recito. Tengo ganas también de probar con el micro, yo creo que un día de estos lo pruebo. Me da pereza montar el equipo, desde el micro abierto online que no lo saco, pero estoy segura que cuando le coja soltura y lo haga, lo voy a disfrutar mucho más. De hecho llevo tiempo pensando en dejar de participar en aquellos eventos que no tenga micro, porque al final lo sufro y no lo disfruto igual.

Otra cosa que le ando dando vueltas es a las melodías. Creo que muchas de las canciones que he escuchado desde siempre las he escuchado con tantos arreglos que me ha dificultado el proceso de identificar la melodía. Diría que son super artificiales. Siempre he considerado que la músicaes una habilidad o facilidad que unos nacen con ella y otros pues como que no la tenemos desarrollada. Como cuando desde peques se te dan bien los números o no. Pero aún así, estoy motivada porque veo que mejoro por días. Además leí que viene muy bien para el cerebro aprender cosas nuevas para prevenir el Alzheimer.

De normal, cuando me paso la tarde cantando y tocando, acabo con la voz tocada, medio afónica. Pero estos días ni lo he intentado porque estoy con laringitis así que estoy con todo el mono.

Así que hoy creo que empezaré a hacer algo que quería hacer pero que cuando cojo la guitarra, pues adios. Y es ir pasando las canciones de forma que me faciliten aprender y practicar las canciones. Cuando empecé a ver que me cuadraban algunas canciones, me puse como una niña cuando ve caramelos a buscar cancioncitas a ver cuales me parecían medio asumibles de poder aprender. Pero ahora quiero centrarme más y ponerme a saco con las canciones que voy sacando.

Ahora con la que estoy a muerte es con la flaca.

Foto-bitácora

Recuperar el control del contenido

Hola, hoy os quiero hablar de una nueva idea que quiero implementar en mi página. Se trata de incorporar unos modos de visualización del contenido similares a las redes sociales y a los blogs. También quiero ir derivando el contenido que vierto en las redes sociales a mi página.

Entre mis ambiciones está crear un entorno en mi página que sea entretenido en sí mismo y a la vez que sea placentero para mí crearlo. Desde que me mudé a mi página web desde numerosos blogs, no he conseguido encontrar un formato que me haya hecho disfrutar de la experiencia como usuario. De ahí seguramente que siempre ande buscando la fórmula perfecta. Y siga dejándome seducir por publicar directamente en redes sociales, en lugar de usarlo como plataforma de difusión.

No es un secreto, y muchos también lo compartís, esa sensación de desencanto con las redes. Mi animadversión es amor-odio. Porque no puedo dejar de ver sus cualidades, las cuales han hecho que se conviertan en icono de esta generación, como ya lo fuera la televisión de la nuestra. Pero también veo cómo progresivamente vamos perdiendo el control del contenido que publicamos.

Toda esta locura vino a mi cabeza porque se han ido sumando experiencias y reflexiones que me han ido empujando a este momento.

Por un lado, en plataformas como facebook, progresivamente expresar mi opinión se estaba convirtiendo en guerras campales mezclando gente de mi entorno cercana con contactos que tenía por intereses comunes. Dos conjuntos de población que están en mis redes sociales, pero que quizás están ahí o los tengo ahí por otros motivos, no precisamente para discutir con ellos de forma vaga e imprecisa en un maremagnum de información random.

Por otro lado, estaba yo en una de mis mil cuentas de Instagram, y como escribo siempre con prisas, algún que otro gazapo se me coló. Y al ir a modificar el texto, la plataforma no me dejaba hacerlo porque habían decidido bloquearme esa opción. Cerca de esa fecha, una colega poeta había escrito un texto y al publicarlo, la aplicación consideró apropiado borrar la publicación por una denuncia de posible desnudo. Perdiendo el texto. Otra, me explicó la forma que tenían de banear el contenido según las palabras que utilizaras para que no pueda verse. Entre tanto, empecé a saber de los algoritmos y la forma de estimular que se publiquen unas cosas u otras, los cambios orientados a crear adicción, fomentar cada vez más contenido comercial o ajeno a tus contactos (gente con más visibilidad) y cada vez menos de la gente que sigues, aparte documentales que te enseñan la parte visible del iceberg que hacen con nuestros datos.

Y no. No dejé las redes. Aún así seguí usándolas. Tampoco tengo intención de dejarlas porque, al fin al cabo, es una red de contactos, ya sean amigos, conocidos o gente con intereses afines. Pero sí que quiero trabajar en recuperar el control de mi contenido.

Y como tengo muchas cuentas diferentes, lo que iba a ser un modesto perfil interno ha ido mutando hasta convertirse en una especie de red social cerrada con mis diferentes perfiles. Así que he ido probando infinidad de opciones hasta que, ahora que he empezado a darle esta vuelta de tuerca, me he motivado. Y esta motivación hace que me den cada vez más ganas de publicar mi propio contenido en mi página.

Cierto, cierto, la visibilidad y la interacción no es tan inmediata como en redes. Pero paso a paso. Mi objetivo ahora es recuperar el contenido. Lo de a quien llega, casi me gusta la idea romántica de estar pero no para quien no me busca. Ya veré como lo voy enfocando. Tampoco tengo pensado dejar las redes de golpe, al menos de momento.

Y bueno. Como decía arriba, ya os reclutaré a unos cuantos para que hagáis de conejillos de indias cuando termine de implementarla. Algún voluntario?

Distopia

Distopía

No podemos salir de noche
pero aún podemos ir a ver amanecer.

No me gustan la represión. Ni el sensacionalismo. Me gustaría pensar qué todo el humo que se está levantando es producto de la incertidumbre. No soy tan optimista, pero quiero aprender a serlo. Por salud. Por salud centrarnos en lo malo para luchar o reivindicar. Pero el resto del tiempo enfocar la energía en las cosas que nos aportan. Solo tengo un cuerpo. Y una mente. Y ambos, necesitan que alguien les recuerde las cosas que les hacen bien.

No voy a dejar de ser reivindicativa y decir lo que pienso. Pero no quiero ser la receptora de toda la mierda que aparezca por ahí. Ayer leí el origen de la palabra popurrí, que viene de pot pourri, que viene a ser olla podrida, y me dio por pensar que quizás sí, que quizás deberíamos consumir menos popurrí y elegir más lo que tipo de información queremos consumir.

No-estábamos-mejor

Estoy recuperando textos antiguos

En este caso recuerdo haber haber escrito este texto discutiendo con el que en ese momento era mi pareja, en esos momentos en los que vives como en la inopia pensando que estás fabulosamente bien, pero algo falla y se te va metiendo dentro dentro y cuando quieres abrir los ojos te das cuenta que hace mucho tiempo que estáis mal y que solo os hacéis daño. Que ambos remáis en direcciones diferentes y que es cuestión de tiempo que consigáis asumir que estáis mejor separados.

Creo que no exagero, si digo que mi mayor fuente de inspiración son los conflictos de pareja. Hace poco ví un vídeo en el que una chica con asperger explicaba lo sumamente inadaptada que se sentía al intentar entender las relaciones y conseguir la extrategia perfecta para conseguir que todo funcionara bien. Supongo que ese mal lo hemos tenido muchas personas, quizás por eso me tira tanto la psicología. De un tiempo a esta parte, mirando para atrás, me he dado cuenta que mucho de mis textos eran terapéuticos, tratando de darme explicaciones o soluciones a los conflictos que tenía o he podido tener a lo largo de mi vida afectiva.

Dicen que una relación feliz mata la inspiración. Yo siempre digo, que lo bueno que tenemos los autores es que podemos sacar cosas buenas de momentos muy chungos. Me gustaría pensar que no somos adictos al drama, me gustaría… Yo, en cualquier caso, estoy intentando quitarme el vicio.

Micro abierto arte no apto carnavales Laura Mequinenza

Micro abierto temático

Este martes, con motivo de carnavales, hicimos un micro abierto temático, en el que el texto tenía que estar relacionado con tu personaje. Circunscrito en este requisito, escribí un texto, pensando en que mi personaje, la mujer del extraño rostro.

Este texto que he escrito a este respecto lo he hecho pensando en todas aquellas personas que tienen que emigrar, por diferentes razones. En los que alguna vez han sido el extraño, el que causa curiosidad, y quizás miedo cuanto más acuciadas sean sus diferencias o costumbres. Puede que en el fondo todos seamos ese ser extraño para alguien.

Para la ocasión elegí un género, la ucropía al estilo Julio Verne mezclado con una de mis pasiones: otras dimensiones. Por falta de recursos y de tiempo, sobretodo de tiempo, mi disfraz deja mucho que desear, pero eso para mí nunca es un impedimento para pasármelo bien y echarme unas risas. Así que al final me quedó un modelito difícil de clasificar entre cortesana cutre, máquina, moustruo. El cual  espero volver a rescatar, con más tiempo y darle algún que otro giro, porque otra cosa no, pero me encanta disfrazarme y hacer el ganso, y cualquier excusa es buena para hacerlo.

De esta experiencia, en la que tuve un contratiempo al ir a imprimir el texto, he aprendido que leer un texto en Word desde el movil a través de una máscara, no es lo más recomendable. Por otro lado, me ha gustado descubrir, lo tenebroso que puede ser ver un rostro oscuro, que recita sin mover los labios. Interesante, interesante, me lo apunto para mi baúl de los miles de posibles ideas o recursos para futuros proyectos.

postre

El postre

¿Por qué será que todo lo dulce, me recuerda a ti?

gonzalo kataria laura mequinenza migraña

mañana migrañosa

Hay personas o momentos que no se merecen,
por lo mal que se portan con nosotros, que les prestemos tanta atención,
pero ahí están, motivando textos y azuzando a la inspiración como mi migraña,
o tú , que hace tiempo que no sé de ti.

mi piel sangro y duele

Sangro y duele

06 de la mañana. Estoy sangrando mucho.

Hace poco leí “Teníamos que decir más Tengo la regla”, hoy mientras estaba presentando el micro abierto pensaba en ello, tras haber saludado a Teresa que me ha dicho que tenía mala carilla, que si me pasaba algo. He estado apunto de decir en el micro, ey chicos “No preocuparse, estoy más asocial de lo normal, es que hoy estoy reglosa. Pero ha sido tomarme dos cervezas y quitárseme todos los dolores.

Y es que al final es eso, dolor, mal estar, ganitas de morir entre las mantas.

Sangro. Y duele.

Pero no siempre fué así. De hecho tengo asociada la regla a días muy señalados, porque como bien decía el anuncio no se pierde ni una. Y no me dolía, y no me impedía hacer planes. Desde competir en gimnasia rítmica, pasar un día entero en aqualandia o en portaventura o tener esa primera cita que suele acabar en polvo, si, la regla ayuda a que acabe en polvo.

Ahora cada vez más, me veo anulando planes precisamente por la regla, que graciosamente me dicen eso es que te está mandado señales de que “Coño eres fértil y parece que se te ha olvidado para qué sirve” (que ese es otro tema). Y no creo que sea eso, pero sea como fuere cada vez me cuesta hacer más cosas en estos días.

“Querida regla, no te lo tomes a mal, a pesar de los buenos polvos ratos que hemos pasado juntas, cada vez te echo más de más, y menos de menos, sería un detalle que esta noche dejarás de sangrar y me dejaras dormir tranquila”