Diario de una estudiante

Contenido en formato blog
Diario-de-una-estudiante

Desayunando con Miriam y Sandín

Por las mañanas, cuando no estoy acompañada, me busco compañía bicheando en redes cosas random. Esta mañana, mientras revisaba mi cuenta de Ig de la uni, he visto que la ginecóloga Dra. Miriam Al Adib Mendiri hablaba de un artículo que había escrito en el que señalaba que durante la pandemia muchas mujeres han notado como el ciclo se les alteraba. A mí, por ejemplo me ha pasado. Y me sigue, desde el año pasado alterado. De hecho empecé a seguirla por un vídeo en que hablaba brevemente también de esto mismo, un pequeño esquema de cómo el estrés afectaba al ciclo menstrual.

Y lo cierto es que me he ilusionado pensando que iba a encontrar más de lo que he encontrado, pero al leer el artículo, éste no decía mucho más de lo que adelantaba ya en el post. Que viene a ser que el estrés provocado por los acontecimientos que estamos viviendo nos afecta negativamente (justamente el tema de cómo afecta el estrés a nuestras hormonas es lo que ando viendo estos días). Así como los malos hábitos. Los cuales afectan a nuestro ciclo menstrual y nos lo alteran, de diversas formas.

Pero dentro del texto, que no profundizaba nada, cosa que me he quedado un poco chof, algo me ha llamado la atención. Y es la mención de que se pueden haber producido modificaciones en el eje hipotalámo hipofiso ovárico ( el cual ya mencionaba en el vídeo por el que la descubrí). Si la hubiera tenido delante me hubiera gustado preguntarle detenidamente sobre la naturaleza de esas modificaciones, la cronicidad de las mismas y posibles efectos secundarios, más allá de los visibles.

Así, que como buena friki, he hecho una primera búsqueda rápida por google para ver qué encontraba sobre el tema y ¡adivina! He encontrado la tesis doctoral del autor del libro sobre hormonas que me estoy leyendo, Bonifacio Sandín, sí sí, eso sobre las hormonas y el estrés. Se ve que este autor está muy interesado en investigar sobre las hormonas, tanto que su doctorado ha ido sobre eso. Así que esta mañana el té de buenos días se lo dedico a estas dos personitas.

He bicheado la introducción de su tesis. No es muy amigable el formato para leerla, pero promete los temas que va a tocar. A ver si puedo encontrarla en formato más amigable y si no a ver si puedo sacar igualmente probecho.

Igualmente ando indecisa si escribirle a la ginecóloga a ver si me puede recomendar bibliografía al respecto que me ayude a profundizar en el tema.

Control o estrés

Entre los manuales que ando bicheando este mes tengo un préstamo interbibliotecario que no puedo renovar, que trata del tema que tanto me interesa, las hormonas.

El mes pasado cogí un manual de endocrinología pero estaba demasiado orientado a biología, estaba escrito en los 70 y no era muy amigable. Así que lo mandé de vuelta porque no era lo que andaba buscando.

En cambio este mes, tengo un manual que me está encantando, se llama Estrés, hormonas y psicopatología. Y en el tema que ando se llama Hormonas, conducta y salud. Vamos, bingo. Tres de las cosas que tengo ahora mismo en mi top.

Entre las ideas que arroja, espero pronto poder estar ya desarrollando mi cuaderno de investigación para ir apuntando estas cosas, me quedo con esta idea: la emoción que desencadena lo que podríamos llamar estrés dañino es la falta de control de la situación o indefensión aprendida.

Vamos, mi otro tema top, la gestión emocional. Al final casi todo tiene que ver con cómo nos tomamos algo, más que lo que sucede  en sí. Y tiene todo el sentido, porque el mismo estímulo no tiene nada que ver con si es fortuito, buscado o algo que no deseamos. Gestión, gestión…

Esto especialmente viene bien saberlo a la hora de enfrentarse a ponerse una rutina de estudio. Lo suyo es hacer un planning realista que te de margen a tener días imprevistos y días ultraproductivos. Por ejemplo, poner una cantidad de horas de estudio al día nos puede ayudar a gestionar si un día no andamos muy inspirados, parar cuando llegue ese tope. O si andamos muy productivos, no pasa nada por recuperar lo que no has llegado días anteriores pero no marcarte este ritmo como el normal porque puede fustrar. Cada uno somos un mundo, lo importante de este tocho viene a ser que la gestión de nuestro estudio no nos estrese. Sentir que somos nosotras las que llevemos el control y no el estudio. Pero no solo estresa el tiempo…

Yo, por ejemplo, me estreso cuando el ruido externo me saca de la concentración. Cuando no puedo hacer nada, hay veces que he llegado a dejar el estudio para otro día. Pero desde que ahora decidí ponerme mis casquitos canceladores de sonido. Siento que si no me los pongo, es porque el ruido ambiente no me perjudica. Y si empieza a ser molesto, siempre puedo coger los cascos. Aunque últimamente ya me los pongo para activar mi estado biblio, mi rol de estudiante.

Ah! En relación a esto, otro pequeño apunte sobre hormonas, cuando nos estresamos segregamos más glucocorticoides y éstas, entre sus efectos, nos hacen tener más sensibilidad a los estímulos (ya sabes, por supervivencia). Lo que significa que percibimos más los ruiditos entre otras cosas…así que…

Ya sabéis, nada de estresarse antes de estudiar porque te puede arruinar la jornada de estudio. Y no estamos para eso.

Uned

Lío en la Uned

Hace año y medio que volví a apuntarme a clases de psicología para ir sacándome poco a poco asignaturas a la vez que aprovecho a devorarme todos los manuales que puedo de la carrera. Y casualmente ha coincidido con la época Covid. Lo cual ha propiciado a hacer los exámenes online, cosa que siempre me ha parecido muy mala idea porque es obvio que beneficia a los que copian o hacen trampas y perjudica a los que no lo hacemos. Y no en el tradicional, sino en la presunción de culpabilidad que se va cerniendo sobre todos los estudiantes que hace que cualquier nota sea suceptible de sospecha. Yo viendo que otro año iba a ser irregular me he matriculado de menos asignaturas y aumentado el volumen de estudio de material sobre el que no me evaluo. Esperando que el curso que viene todo vuelva un poco a la normalidad. Pues bien, por lo visto en la convocatoria de febrero de este año se crearon grupos de exámenes virtuales por alguna plataforma, una chica de instagram dice que son de télegram y a través de la plataforma, en el momento del exámen, entre todos contestaban las preguntas, y esta maravilla de acción se ha colgado en internet.

Estoy leyendo muchas entradas de compis que no entienden muy bien por qué alguien hace eso y a quién puede beneficiar. Si uno entra en esta página de youtube basta con leer la información que tiene puesta: ” Canal no oficial donde se muestra como se realizan los exámenes grupales Grado Psicología UNED durante la evaluación del primer cuatrimestre del curso 2020/2021. Estas grabaciones son la punta de un Iceberg, hay muchos más grupos de Telegram, algunos de ellos secretos, y aparte de eso, las posibilidades de hacer trampa con AvEx son tantas como uno pueda imaginar. AvEx no es una herramienta válida para evaluar los conocimientos del alumnado, mira los videos, entra en el portal estadístico de la UNED y compara los resultados académicos de AvEx con lo que había antes, y cuando termines, si te apetece ejerce tus derechos.” o ver la foto de perfil que ha puesto.

Claramente es un canal reivindicando que avex no es una forma fiable de evaluar a los alumnos y solo es una de las formas manifiestas de mostrar por qué no lo es. Pero igual que los alumnos pueden hablar y usar plataformas para hacer exámenes en grupo, pueden visualizar pdfs del libro, apuntes y preguntas de exámenes de otros años, y haciendo control f para buscar rápidamente respuestas, entre otras muchas opciones.

Por lo tanto está claro el motivo por el que se han subido estos vídeos. Yo ciertamente nunca he estado de acuerdo con el método de exámen desde casa. Y cuando hicieron las encuestas el año pasado incluso voté que se pospusieran los exámenes hasta que se pudieran realizar de una forma más segura. De hecho la incertidumbre que vivimos el año pasado, a mí me afectó en los resultados académicos. Este año, indiferentemente de lo que pasara fuera, ya lo avisaron y también me lo he tomado de otra manera porque venía ya con la experiencia del año pasado. Indiferentemente de la condición sanitaria se celebrarían los exámenes online. Actualmente los demás centros están realizando los exámenes de forma presencial, y creo que eso marca diferencias entre unas instituciones y otras. Creo que a nivel académico, nos guste o no, las decisiones oficiales deberían ser unánimes, y no que unos centros hagan unas cosas y otros otras.

En este caso, era obvio que los exámenes online iban a propiciar que más gente copiara, incluso alumnos que de normal no lo suelen hacer porque les da miedo que les pillen. De hecho, que nos obliguen a poner una cámara ya choca con el derecho a la intimidad. Y todos sabemos que lo de la cámara y declarar que no se va a copiar ni hacer cosas fraudolentas es más un método disuasorio para meter miedo que para poder ejercer un verdadero control de los alumnos, parecido a las frases que se ponen antes de los cuestionarios para asegurarse que la gente no miente al contestarlos. Pero del todo ineficaces, a no ser que seas un torpe, digo yo. Que estás apelando más a los valores y la integridad de las personas, que aunque muy bonitos, cierto es que esta sociedad en la que vivimos no se mueve por ello, y es más, premia justo a los que no se mueven por ellos.

Aparte de lo obvio, creo que también es una forma más de mostrarnos lo que todo sabemos, que tener una nota u otra en un exámen no refleja ni lo que sabes, ni cómo de estructurado está ese contenido. Pero si eso ya no lo muestra, aún menos refleja las dificultades económicas que puedan hacer que una persona pueda permitirse sacarse esos estudios, o pagar dobles matrículas, o profesores particulares, o dedicar más o menos horas por el trabajo, familia, la edad, los años y experiencias perdidas, etc

Vivimos en la sociedad de la titulitis, y es más importante el título que el conocimiento, pero también que la persona. Por tanto, en cierta medida, es hasta cierto punto normal que existiendo la posibilidad mucha gente se aproveche de la oportunidad de copiar. Al fin y al cabo, todos los alumnos seguramente acabaremos olvidando la mayoría de la mierda que nos esforzamos en aprender. Y aún así, tener el título, solo es un requisito más, al final todo se trata de dinero y una gran mayoría, a pesar de conseguir el título, quizás jamás trabaje con nada relacionado. Me hace gracia porque se habla mucho del intrusismo profesional, pero apenas se habla del embudo clasista que deja a mucha gente fuera.

Pero bueno, que me desvío. El caso es que se está liando en la Uned, y se habla de la pérdida de prestigio de esta universidad. Evidentemente si siguen haciendo exámenes online, es una caída en barrena en toda regla, ¿Os imagináis que las plazas del PIR o cualquier otra oposición se obtuvieran haciendo un examen a través de Avex? Creo que nadie se lo imagina, pues eso. Con suerte, esto servirá para que despierten y cambien el método de evaluación. Y que las notas obtenidas en estas convocatorias queden en entredicho, pero que no vaya mucho más allá.

En cualquier caso, yo ya veré si me matriculo de más o menos asignaturas según vaya viendo cómo avanza el tema. Y ciertamente me ando planteando formalizar una queja o disconformidad con el sistema, después de las malas experiencias que tuve en los ciclos formativos superiores por ejercer mis derechos, ando un poco baja forma con estas cosas. Pero creo que en este caso tengo más que ganar que perder. Al fín al cabo, una de las pocas cosas buenas de tener valores, es precisamente eso, ir al conflicto por ideales y no por interés o troleo.

Veremos en qué queda todo esto.

Encerrados Denia Montgo

Encierro a trozos

Ayer tuve el examen de Psicología Fisiólogica. Ha sido un gustazo acabar ya la evaluación. Hubiera estado guay salir a celebrarlo, pero ahora estamos sin bares, encerrados en casa por las noches, no podemos ni ver a nadie, porque no podemos juntarnos con gente no conviviente. Ahora todos somos presuntos delincuentes en este estado policial. Duele ver lo rápido que se ha normalizado la represión, la restricción sistemática de libertades y la autojustificación de las mismas por parte de muchos. Hay incluso quien pretende que además de cortarnos las libertades hasta nos sintamos culpables y responsables. Nos están encerrando a trozos. Cada semana van acercándonos más a una cuarentana y las comunidades competimos por ver cual es la que está con las restricciones más duras.

Hace unos días estábamos con un frente polar que en las tiendas volaban las estufas. Con el frío y los exámanes, lo de salir no estaba en mis prioridades. Hoy, en cambio, el verano ha venido a buscarme y no he podido negarme. Todo parece menos chungo cuando hace tan bueno y es de día. Todo parece mejor cuando no vas por la ciudad viendo infinitos carteles de se alquila. El mar y el sol están resultando mejores compañeros de enero del 2021 que el frío y el encierro.

En el fondo, días como hoy se agradece vivir cerca del mar.