Rasgueando 6 cuerdas

Contenido en formato blog
Rasgueando 6 cuerdas

Mis primeros arpegios

Por fín he decidido avanzar un pasito más en mi andadura guitarril. De normal suelo tocar las canciones que estoy escuchando y me apetece probar intentando aprender un poco el ritmo, usando los acordes para fijar el ritmo de la canción. Esto básicamente es que cuando haga el rasgueo coincida con la sílaba que corresponde, que suelen ser las sílabas que utilizan como tónicas, porque en muchas canciones se cambi la pronunciación de las palabras o de las frases para crear el ritmo.

Y hoy he decidido dar un pasito más allá que es empezar a hacer lo mismo, pero utilizando arpegios. Probablemente arpegios a la mitad o el tercio de revoluciones jejeje, tb me pasa con los acordes. Ya se sabe lo que dicen, despacito y con buena letra.

En este caso la canción que estoy utilizando es Cuando los sapos bailen flamenco que es la primera canción que intenté tocar en su día. Y que siempre he sentido un poco cacafuti mi avance en esta canción porque en realidad debería tocarla con arpegios.

Como yo me muevo por venazos. Pues hasta ahora no me había nacido darle por ahí.

Quiero ir colgando las canciones en las versiones que toco. Pero tengo un problema con la visualización de los acordes en el movil. Así que mientras lo arreglo, no estoy subiendo ninguna. Espero solucionarlo, porque me viene muy tenerlas a mano para ir dándole al tema.

Este mes practicamente todas las canciones que he probado a tocar son canciones en inglés. Quitando una de Maldita Nerea, la de El secreto de las tortugas, pero en ésta, había un acorde que no había hecho nunca A# y me da tirones en el tendón si la toco, así que aunque me gusta, no puedo ensayarla más que una o dos veces a lo sumo porque me duele. Darío dice que haga estiramientos…pero como la guitarra la cojo en plan venazo, pues no suelo hacer estas cosas, aunque quizás debería empezar a hacerlo.

acordes guitarra

Ahora, tb, en inglés

Hace tiempo que ciertas canciones habían salido de mi vida porque me costaba escucharlas porque eran muy emocionales, lentitas. Me daban bajón.

Pero ha pasado algo, un giro emocional imagino y poco a poco las ando recuperando. Siempre me ha gustado el drama y llevo tiempo sin disfrutarlo. Más bien sufriéndolo. Y esto ha vuelto gracias a la guitarra y que me ha devuelto mis canciones, a no me parecezcan bajoneras. Ahora las siento intensitas de nuevo, profundas. Me recreo en la sensación de salir de mi misma y estar en otra realidad. Como un sueño. Y esta sensación se intensifica cuando la toco con la guitarra, cada vez pierdo más la noción del tiempo tocando.

Todo esto empezó hace unas semanas, me dio un pronto escuchando una canción de Damien Rice. De golpe me entraron unas ganas irrefrenables de tocarla. Me echaba para atrás no saber inglés y no sabía por dónde comezar. Porque desde que me dio por cantar y tocar la guitarra ahora es un tandem, ya no trato de tocar sin cantar. Y desde entonces ando cantando varias cancioncillas suyas. Sí, sí, en inglés.

De hecho con esto de cantar y de hacerlo en inglés, están pasando cosas curiosas. La primera es que, al tocar la guitarra, al cantar es como si tuviera una guía, un metrónomo lo suelo llamar. Una ayuda que me ayuda a encontrar el ritmito para cantar, y en cuanto trato de hacerlo sin guitarra, como que me cuesta pillar el ritmillo si quiero cantarla a capela. Vamos, que me resulta más fácil cantar tocando que sin tocar. Una cosa muy loca. Otra es que ha sido con estas cancioncitas de Damien Rice, que he empezado a experimentar una comexión estoy emocional a otro nivel al tocar y cantar, o más bien a darme cuenta. Fluyo más, me dejo llevar más cuando canto . Y me hace gracia, porque siempre que he visto que la gente se pone a aprender canciones en inglés he dado por hecho que por un lado se le daba bien hablar inglés, y por el otro lado, que pudiendo cantar en español, cantar en inglés era seguramente para buscar un público más amplio o por moda.

Cierto es que, oyendo cantar a la gente en inglés y en español, siempre me ha dado la sensación de que en inglés debía ser más fácil porque las palabras son más cortas, más fácil jugar con las vocales. Otra musicalidad. Pero desde luego en ningún momento se me ocurrió que pudiera tener que ver con las sensaciones que pudiera producir al hacerlo. Que por otro lado tiene mucho sentido.

La primera canción con la que me pasó algo parecido en español fue con Donde solíamos gritar de Love of lesbian. Pero desde entonces, he ido probando muchas canciones, algunas que me gustan mucho, o que escucho y me dan ganas de probarlas, pero ninguna me da esa sensación al tocarlas. Aunque siempre es una satisfacción ir avanzando e ir sacándolas.

Pero ayer, andaban en mi casa cantando una canción muy conocida de Triana, Tu frialdad, (en versión aprendiz muy dummy de guitarra) y me pasó lo mismo. Me dieron unas ganas irrefrenables de tocarla. Cuando tampoco es que sea un género que yo suelo escuchar, es más música de mis padres. Pero la disfruté mucho. Y por la noche probé con Al Alba, de Aute, y también tuve la sensación de salir de mi misma.

Todo esto me ha recordado cuando me dio por empezar a recitar, con mis textos muy pobres, pero lo placentero y embriagador que me resultaba jugar con la voz al recitar. De hecho, muchas veces los textos menos profundos y elaborados, quizás más simples, más musicales son los que disfruto más recitando. O aquellos, que por algún motivo despiertan sensaciones más fuertes en mí, ya sean míos, o de otros. De hecho, leer poesía de otros o recitarla es diferente. Y eso es lo que estoy experimentando ahora con la guitarra y cantar.

Tengo curiosidad de saber qué tal será cantar con micro, porque yo siempre he disfrutado más de mi voz cuando puedo jugar con ella, sí, mi nada secreto amor al micro. Y tengo ganas de ponerme algún día a experimentar esto de cantar con el micro, estoy segura que tb me va a remover cosillas.

No sabía yo, que lo de ponerme con la guitarrita, y a cantar iba a dar para tanto.

la flaca duerme-de-día

La flaca duerme de día

No hay nada como dejar unos días de tocar la guitarra y adios memoria. Hoy cuando he vuelto a coger la guitarra después de un par de semanitas sin hacerle caso, digo ie, ¿cómo era la letra?¿y los acordes? Cierto es que mis neuronas me estaban troleando porque cuando la he repasado un par de veces he encontrado en qué lugar de mi mente se había ido a pasear.

Ahora, cada vez que pienso en memorizar cosas me viene a la cabeza el lado derecho, salvaguardando todo aquello que el lenguaje automático(o no propositivo) se le graba a fuego. Y me imagino de viejita, con Alzheimer, olvidando toda mi vida y recordando cosas como «La Flaca duerme de día dice que así el hambre engaña…». Las letras de canciones, eso que siempre me ha costado mucho aprender. Tendría gracia la cosa, la verdad.

Pero bueno, para que la profecía se cumpla, primero tengo que seguir machacando la memoria, y ahora que ya he acabado exámenes, vuelven las tardes a ser para darle a la guitarra. Y como por el momento, el grado de motivación y paradógica felicidad me tiene hiper productiva pero poco poeta, le doy a todo menos a escribir o recitar. Tampoco me preocupa, cuando tenga que ser, será. Y como, además, con la que está cayendo, pasará algún tiempo hasta que pueda subirme a un escenario, le doy mucha energía a mi nuevo vicio (¿se le puede llamar nuevo todavía?). No es el único. Pero sí, el que me quiza el monillo por no estar recitando.

🎶Cuando cae la noche sale a bailar a la tasca, y bailar y bailar y tomar y tomar…🎶

Ya que no podemos salir e ir a bares, nos desquitaremos cantando…

heridas de guerra aprendiendo guitarra

Heridas de guerra

Heridas de guerra,
muchas cosas placenteras tienen de éstas.

Últimamente nos ha dado por darle a la guitarrilla. Desde que me regalaron la electro acústica siempre he querido aprender, pero de todas las veces que lo he intentado, esta vez es la que noto que realmente estoy avanzando. Creo que la clave ha sido cuando he podido por fín cantar y tocar a la vez, eso me está motivando mucho. Y se nota, porque cuanta más motivada, más horitas le dedico, y eso se retroalimenta. De momento sigo marcando los acordes y free style. Darío me ha hablado de una aplicación guitar pro o algo así que dice que lo facilita mucho, pero na, yo sigo muy a mi rollo. Igual cuando lo pruebe me enamoro, pero también me ha dicho que no hay muchas cancioncitas. Así que.

Esta vez he vuelto a coger la guitarra porque me ha animado Nat, que también se ha puesto con el tema. Y he descubierto que no solo me divierte sino que me desestresa. Me viene genial cuando estoy con la regla. Desde que la conozco a nat, que quiero liarla para que se lance a cantar. Si yo tuviera su voz y su facilidad, ya llevaría años dando la coña por ahí. Sin tener voz ya veremos donde me lleva mi nuevo vicio, así que imagina.

Cada vez que me pongo en plan ultra viciada acabo con los deditos maltrataditos, pobrets. Pero es que se me pasan las horas volando y cuando me quiero dar cuenta se me ha hecho de noche. Una cosa guay, es que estoy aprendiendo mucho sobre eso de cantar, y sobre los ritmos. La música no es lo mío. Siempre he sido incapaz de reconocer los ritmos, me pierdo al intentar entonar y me ahogo yo sola. Muchos me han dicho que es falta de técnica y de no saber respirar. Pero a toda la gente que le he dicho que me ayude, en fín. Que mejor seguir con lo que tengo, ya que potencia no es lo mío ando pensando en probar a cantar bajito, como cuando recito. Tengo ganas también de probar con el micro, yo creo que un día de estos lo pruebo. Me da pereza montar el equipo, desde el micro abierto online que no lo saco, pero estoy segura que cuando le coja soltura y lo haga, lo voy a disfrutar mucho más. De hecho llevo tiempo pensando en dejar de participar en aquellos eventos que no tenga micro, porque al final lo sufro y no lo disfruto igual.

Otra cosa que le ando dando vueltas es a las melodías. Creo que muchas de las canciones que he escuchado desde siempre las he escuchado con tantos arreglos que me ha dificultado el proceso de identificar la melodía. Diría que son super artificiales. Siempre he considerado que la músicaes una habilidad o facilidad que unos nacen con ella y otros pues como que no la tenemos desarrollada. Como cuando desde peques se te dan bien los números o no. Pero aún así, estoy motivada porque veo que mejoro por días. Además leí que viene muy bien para el cerebro aprender cosas nuevas para prevenir el Alzheimer.

De normal, cuando me paso la tarde cantando y tocando, acabo con la voz tocada, medio afónica. Pero estos días ni lo he intentado porque estoy con laringitis así que estoy con todo el mono.

Así que hoy creo que empezaré a hacer algo que quería hacer pero que cuando cojo la guitarra, pues adios. Y es ir pasando las canciones de forma que me faciliten aprender y practicar las canciones. Cuando empecé a ver que me cuadraban algunas canciones, me puse como una niña cuando ve caramelos a buscar cancioncitas a ver cuales me parecían medio asumibles de poder aprender. Pero ahora quiero centrarme más y ponerme a saco con las canciones que voy sacando.

Ahora con la que estoy a muerte es con la flaca.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad