Desajustes

Marzo 2020 – Día 13

Tras mes y medio, la idea no dejaba de fraguarse en la cabeza.
De repente, en redes alguien lanzó la pregunta:
– ¿A alguien más se le ha alterado la regla?
– A mí no me baja.
– A mí me ha bajado rara, y está durando más de lo normal.
– A mí se me cortó de golpe.
– A mí me vino con 10 días de retraso.
– A mí con 23.
Hoy mismo se haría la prueba.

Invisiblemente humano

Quiero un lugar real, tangible
donde mano, mano,
boca, boca,
seamos otra vez seres de carne y hueso

Donde piel y piel
y oler la risa
y morder el miedo
y otra vez.

Me gusta pensar
que es tu voz
la temeraria viajera
que te trae
invisiblemente humano
a mi oído
pedacito
a pedacito

Invisiblemente humano Laura Mequinenza
Reproducir vídeo

Corrupta, poema de Adriana Bañares, recita Laura Mequinenza

Hoy hemos estrenado Corrupta de Adriana Bañares recita Laura Mequinenza, un video en el que salgo recitando un texto suyo que me encanta, pertenece al poemario Engaño Progresivo (Fundación Jorge Guillen 2012), que de los tres poemarios que he leída de ella, es el que más me gusta. Aunque aún no le he echado el ojo a su último retoño, Recaya, pero intuyo que por la temática y lo poco que escuchado es muy probable que me guste bastante también.

Tu poema desde mi casa

Este video, recitando el poema de Adriana Bañares, es una colaboración para la propuesta Tu poema desde mi casa organizado por Mariano J Sánchez, de El micro es vuestro. Una iniciativa para ponerse en contacto con amigos y autores que te gusten y recitar sus textos con motivo de la cuarentena.

Tenía pensado haber participado con alguno más, pero apenas me ha dado tiempo. Pero en compensación, Mariano ha realizado una despedida muy graciosa publicando los 3 últimos vídeos en modo estreno y ha sido algo diferente juntarnos para visualizarlo juntos mientras comentábamos por el chat. Tengo que darle vueltas a eso que seguro que muchas cosas chulas se pueden hacer con eso.

Corrupta, poema de Adriana Bañares

Cofrecito Mequiversia

Seguramente haga volver Cofrecito Mequiversia. Llevo un tiempo queriendo trabajar la voz más y aprovechar para grabar vídeos para retomarlo, ya que lo abandoné por problemas técnicos. Pero colaborar en este bonito proyecto creo que ha sido el empujoncito que me faltaba para ponerme las pilas y hacer de las mías. Se vienen colaboraciones, uajajajaja.

¿Os ha gustado cómo ha quedado el vídeo? Mi madre dice que salgo muy mal , pero que le ha gustado mucho como ha quedado. Que “le pega” para el texto. Con lo corrupta que soy yo, ¿cómo no le va a pegar?

Fase 1

Abril 2020 – Día 58

Solo me interesaba un lugar y ese era en el que estuviéramos los dos. Sin poder verte, me era igual qué libertad volvía a tener presente.

La nueva normalidad

Mayo 2020 – Día 51

La incertidumbre era la nueva ave de rapiña sobrevolando las calles. Cada día avanzábamos a la llamada nueva normalidad, algunos hacia lo desconocido, cabizbajos, como animal al matadero; otros, arremangándose las pantorrillas y los antebrazos como cuando baja la marea; la mayoría, dando vueltas en círculo, desorientados como una polilla hacia la luz.

El riesgo

Abril 2020 – Día 52

Mayo se había disfrazado de verano para recibir a los miles de valientes que, tras más de un mes, otra vez se les permitía salir a pasear. Nosotros decidimos celebrar la temeridad comprando pescado fresco para el día de la madre.

Fase cero

Abril 2020 – Día 49

En la fase cero, dicen las noticias, que de 6 a 10 y de 20 a 23 ahora se puede salir, hacer deporte, pasear. Según sigo leyendo, no encuentro las palabras que me hagan pensar que es menos peligrosa ahora la salida que hace mes y medio cuando en este pueblo sólo había un caso declarado.

Grandes perjudicados

Abril 2020 – Día 47

Los diarios marcaban como grandes tragedias el cese de actividad de un mes de especuladores, explotadores y otros tantos cómplices de la precariedad general. De los perjudicados por éstos, seguían sin hacer eco. De los muertos, menos.

Lista de la compra

Abril 2020 – Día 15

¿Cúanto tardarán en ponerse malos 6 kilos de plátanos? ¿Y 10 de naranjas?
Mientras me ponía la mascarilla pensaba ¿Y si pido 10 y 16?

Nuevos horizontes

Abril 2020 – Día 38

En el chat sólo él y yo. Esperábamos. Una incómoda complicidad le obligaba a interesarse por mi estado. Antes de responder, entraron el resto de los alumnos y, con el mensaje a medio escribir, el profesor empezó la clase.

Sin mascarillas

Marzo 2020 – 14 días antes

Cuando entré a la clase de Yoga, comentaban que qué exagerada era esa gente que no saludaba a sus vecinos con dos besos porque hubieran estado en Milán de compras. Pero cuando la profesora comentó que antes de agotarse, había conseguido mascarillas, todas se la echaron encima queriendo conseguir la suya.

Tiene un mensaje nuevo

Marzo 2020 – Día 2

De repente todo el mundo se puso a llamar con el ansia de los enamorados. Amigos que llevaban años sin hablarse, familiares enfadados, conocidos que estaban solos…El virus le trajo de vuelta en forma de mensaje, a pesar de 3 años de silencios respectivos, él seguía llamándome gatita.

El omnipresente

Abril 2020 – Día 41

¿Y si abrimos un grupo de whatsapp familiar? Uno a uno fueron apareciendo familiares Traslados, muertes, crisis, divorcios nos habían convertido en extraños. El omnipresente virus lo desbancamos por iconos alineados en forma de juego, riendo todos juntos como cuando éramos niños, sin apenas ya conocernos.  

El mundo se ha vuelto loco

El mundo se ha vuelto loco
y las casas ahora son cárceles
jaulas llenas de locos aprendices
queriendo disimular que no saben estar locos
que no saben vivir en una jaula
que no saben nada.
Desde la ventana cada uno berrea en su idioma
hacia los vecinos camisas con pijama
hacia dentro bipolaridad esquizofrénica.
Por las noches el mundo vuelve a dormir
anclándonos a ese pasado remoto
donde las noches todas noches
y los días eran lunes y eran martes
y eran miércoles y eran jueves
y eran viernes y eran sábado
y eran domingo
y otra vez eran lunes
ahora todo es día
todo es casa
todo es jaula.

Podría ser peor.
Podrían negarnos a ser los locos enjaulados
y ser parte de la infantería de esclavos
y ser parte de los que acumulan el hambre
de los que abren ventana
de los que morirán primero
incluso cuando se abran las puertas
y el mundo olvide que encerrados
todos nos convertimos en locos.

Poesía pertenenciente a El lobo azul

Cumpleaños

Abril 2020 – Día 39

 

El calendario ,en rojo, me gritaba que era su cumpleaños. Habíamos planificado vernos, hubiera sido el primero que celebrábamos juntos, pero ya íbamos por la segunda reserva cancelada del año.  130 km ahora eran  infinitamente lejos. ¿Cuánto podríamos durar si la cuarentena se prolongaba? Sobre mi cabeza el calendario en pedazos no acalló sus gritos, yo cuidadosamente seguía buscando una sonrisa para desearle Feliz cumpleaños.

Mandarina

Estaba pelando una mandarina
quitando una a una las fibras blancas
que se adhieren a los gajos
degustando despacio su sabor
al ritmo que mi dedo
desliza la pantalla hacia abajo
mostrándome eslóganes baratos

“Tóxico, quejarse es tóxico,
sonreír demasiado también”

Una vez me gritaron
políticamente correcto
que me deberían haber enseñado a mentir
que cuando uno come fuera
hay que decir siempre
que todo está muy bueno.

Micro abierto online mientras dure la cuarentena

Durante la cuarentena, el micro abierto sigue, pero online. No paramos!

Nos conectamos en directo el mismo día y a la misma hora: los martes a la 21.00. Aunque ciertamente empezamos con más puntualidad. Los que queráis participar podéis eniar solicitud de enviar vídeo una vez conectados al directo e ir compartiendo uno a uno vuestros textos, como si estuviéramos en el micro, hasta monto el escenario en mi casa para poder dejaros el micro a vuestra disposición.

Todo esto, lo estamos haciendo a través de la cuenta de Instagram @microabiertodenia

La Utopía de volver a tocarte (Cambia fecha por el apagón)

El próximo sábado 18 de abril estaré en el directo del @microabiertodenia en una colaboración de Arte no Apto con El Refugio que lleva el bonito nombre La utopía de volver a tocarte. Pensando en todos, en cuando volvamos a vernos y tocarnos.

Iba a ser el día 11 pero por el apagón cultural de este finde lo hemos aplazado al fin de semana siguiente. Aquí os dejo el cartelito del nuevo evento:

La Utopia de volver a tocarte

Para tal ocasión he escrito un poema, Invisiblemente humano, inspirado en el título de este ciclo: La utopía de volver a tocarte, especialmente dedicado a todas las parejas que les nos ha tocado vivir este confinamiento separadas y que no sabemos cuándo será el momento en podamos volver a tocarnos, vernos, estar juntos.

Y he aprovechado para grabar este vídeo de forma promocial para anunciaros a todos el directo de este sábado en el que espero encontrarme con todos vosotros. Estaré allí con poemas nuevos y por supuesto con algunos poemas de La coleccionista de azules. No sé cuántos directos haré durante el confinamiento porque internet no me va especialmente bien, pero disfruto muchísimo haciéndolos y compartiendo con vosotros esos momentos.

Nos vemos el sábado.

Tal que Aquiles

Mi perro siempre había sido un pequeño monito
le gustaba copiar sin excepción todo lo que yo hacía
tal era su vicio
que acumulamos miles de vídeos
con este peculiar juntos hacer
primero fueron vídeos haciendo yoga,
luego nos dió por cocinar tartas locas
finalmente en un arrebato de locura colgamos todo internet.

Llegó un momento
que nos atrevimos a dibujar a todos mis vecinos
con sus caritas y sus trajecitos
al principio no iba del todo mal
pero luego empezaron a quejarse las esposas
porque mi perro les sacaba favorecidos
porque salían más guapos
los pantalones no tan roídos
más limpios más majos más bonicos
hasta les traían rosas
insistían que querían esos maridos
y nos lleváramos a los feos y sosainas
que compartían con ellas el sofá.

Gustaron tanto nuestros vídeos
que nos llamaron de televisión
nos íbamos a hacer tan famosos
ricos, adorados, llenos de oro
que Adonis encurtidos con pieles de nivea
agarrarían nuestras carnes prietas con deseo y fervor
nuestro sueño por fín veríamos cumplido
acosados por miles de mozos
no podíamos de la emoción.

Pero aún quedaba un largo día,
que nadie, ni en sus pesadillas, podía esperar
mientras me preparaba acicalándome cual princesa
para tal merecido y esperado evento
descubrí con gran desagrado
el peor de los horrores esperando en mi talón izquierdo
un mechón de pelo largo y feo
del todo descompensado que enturbiaba
mi bonita piel de amelocotonada fresa.

Primero lo intenté rapar

Muere, muere
desaparece ingrato, malnacido
qué haces tú perturbando mi sueño.
Pero rebelde y cruel creció el doble de largo
luego traté de cortarlo,
más duro, más grueso, más negro
esto no me podía estar realmente pasando

Por dios por dios, cómo te he podido ofender tanto
qué clase demoníaca de trastada puede conllevar tal castigo
cómo he de hacer para salir de este maldito entuerto.

No paraba de invadirme el miedo
pero no me importaba el dolor
ese mal llamado vello
de alguna manera iba a desaparecer hoy.
No puede ser tan difícil,
tranquila que lo vamos a conseguir
ese matojo engreído endiablado de satán
tiraremos con ahínco y arracaremos de raíz.

No sé en qué estaba pensando
con mi perro inseparable
una cuerda al mechón atamos
y el otro extremo a la puerta amarramos
dispuestos con él a acabar
-Vamos, no pares, tira fuerte
mi perro fiel amigo, si de esta no salimos
no olvidaré que aquí estabas
dispuesto a con el invasor acabar.

Las lágrimas me salían a borbotones
pero a mí no me iba una mierda de pelo ingrato a vencer
cuando más lloraba mi perro más me traía tequila
y si sangraba como una cerda
él con su lengua eliminaba todo rastro del crimen
para ayudarme a que la escabechina
no me hiciera desfallecer.

Al sonido de los gritos
como alocadas gallinas
vinieron millones de vecinas con remedios varios
y ungüentos de perversa aplicación
me hicieron mil sorquilegios,
me pidieron flujos varios y
en mi delirio, creo que oí hasta algún encantamiento
pero mi nueva no deseada crin
seguía pegada a mi pellejo
como un maldito mejillón.

Era ya tan larga y aparatosa
que me la pisaba cuando tiraba andar
No quería ni a la calle salir
la sentía sobre mi pierna como cucarachas asquerosas
intentando mi pantorrilla subir.

Tenía hasta alma la melena
y volaba y volaba
con su propia personalidad
yo ya no pensaba en nada más
que en cómo podría volver a la normalidad
cómo hacer desaparecer el mechón maldito
para poder ir con orgullo al programa de televisión
había ya renunciado a lucir palmito llevando falda
ni siquiera pensaba en llevar ropa ajustada
pero daba igual la cantidad de capas
que no encontraba solución.
Por más que lo tapara
entre la ropa asomaba vilmente
mordaz, estaba él, asegurándose mi desdicha
ahí burlándose de mi suerte

Lo até a la pierna fuertemente,
le eché como medio bote de gel,
ya no sabía ni que inventar
fíjate que hasta lo planché,
pero era tan hijjjj… ta que imposible ocultarlo bajo el pantalón,
inútil mis esfuerzos ya
el fútil mechón no hacía más que crecer
por más que lo quisiera esconder
no había forma de ocultarlo, no.
Y si me arrancaba la piel?

Al final
ambos fuimos a la televisión
conjuntados y heridos tal que Aquiles
como alma que lleva el diablo
pero la releche de contentos.

Mi perro, una vez más,
había conseguido superarme
Cuando me desperté, lo encontré en mi regazo
lleno de sangre y un bote vacío de crecepelo.

Delirio

Lo que brilla, no tiene por qué ser bueno

No había lugar al que volver
no había una razón para hacerlo
pero aquella espina se había metido demasiado
y empezaba a echar de menos alguna cosa
había mentido más de lo necesario
y ahora me costaba diferenciar
qué era verdad
y qué era mentira.

A escasos metros
volvería a preguntarme
si era el momento de volver.
Como una lluvia intermitente
no paraba de golpear
la idea en la cabeza.

Al mirar alrededor
todas las opciones
me parecían la misma
igual de desconocidas
igual de conocidas.

 

Estoy recuperando textos antiguos, es lo que tiene la cuarentena, que puedes reencontrarte con tus cosas de otra forma. Quizás más restrospectiva.

En este caso recuerdo haber haber escrito este texto en algo parecido a una discusión de pareja, en esos momentos en los que vives como en la inopia pensando que estás fabulosamente bien, pero algo falla y se te va metiendo dentro dentro y cuando quieres abrir los ojos te das cuenta que hace mucho tiempo que estáis mal y que solo os hacéis daño. Que ambos remáis en direcciones diferentes y que es cuestión de tiempo que consigáis asumir que estáis mejor separados.

Creo que no exagero, si digo que mi mayor fuente de inspiración son los conflictos de pareja. Hace poco ví un vídeo en el que una chica con asperger explicaba lo sumamente inadaptada que se sentía al intentar entender las relaciones y conseguir la extrategia perfecta para conseguir que todo funcionara bien. Supongo que ese mal lo hemos tenido muchas personas, quizás por eso me tira tanto la psicología. De un tiempo a esta parte, mirando para atrás, me he dado cuenta que mucho de mis textos eran terapéuticos, tratando de darme explicaciones o soluciones a los conflictos que tenía o he podido tener a lo largo de mi vida afectiva.

Dicen que una relación feliz mata la inspiración. Yo siempre digo, que lo bueno que tenemos los autores es que podemos sacar cosas buenas de momentos muy chungos. Me gustaría pensar que no somos adictos al drama, me gustaría… Yo, en cualquier caso, estoy intentando quitarme el vicio.

La tara

Al buscador de taras

 

– ¿Sabes? En realidad es fantástica. Desde que la conozco he quedado todos los días con ella. Me encanta.
Es dulce, y taaaaan cariñosa. Tiene un cuerpo pequeño, frágil, pero bonito, suave y con las tetitas chititas. Uf, me encanta.
Y una sonrisa, así como de niña, pero con la mirada alegre, vivaracha. Entre alocada, risueña, con una gracia. Me encanta.
Y estuve tan agusto, hacia tiempo que no estaba así con nadie, como si nos conociéramos de toda la vida, esa química, ya sabes. Me encanta.

– ¿Y entonces?

– Estoy pensando, que voy a distanciarme de ella, a ver si consigo encontrarle la tara.

Hace tiempo, unos años, que escribí este pequeño texto. Inpirado en la conversación con un amigo, casi literal, diría yo. Pero está dedicado a tanta gente con miedo a enamorarse que, lamentablemente, es mucha.

Quédate en casa

Son ellos los que destrozan las vidas recortando derechos,
privatizando recursos y desviando el dinero público pero quieren separarnos,
responsabilizarnos y castigarnos a nosotros.

Quédate en casa, no debería ser sólo si eres clase burguesa, estudiante o empresario
quédate en casa, no debería ser sólo si el jefe te despide o de vacaciones te manda,
quédate en casa, no debería obligarte a abandonar a tus hijos, tus abuelos, a tus seres queridos,
quédate en casa, no es suficiente para los que no tienen casa,
porque todos deberíamos tener casa donde poder ir a protegernos
y comida, y agua,
y la seguridad del que manda, no miedo.

Quédate en casa no debería ser un arresto domiciliario
no debería ser una gincana clasista
no debería ser una subasta capitalista
no debería
no debería.

Y hoy los que nos quedamos en casa
no debemos ser verdugos de nuestros vecinos
ni oportunistas
no debemos olvidar protestar por nuestros derechos y libertades,
no por nuestra opresión,
no debemos normalizar la opresión,
ni dejar de buscar la igualdad,
la igualdad
de que nos podamos quedar todos en casa
si realmente da tanto miedo
al que dicen que viene.

La mujer del extraño rostro

Este martes, con motivo de carnavales, hicimos un micro abierto temático, en el que el texto tenía que estar relacionado con tu personaje. Circunscrito en este requisito, escribí este texto, pensando en que mi personaje, la mujer del extraño rostro.

Texto especial carnavales

Algunos me preguntan a qué se debe mi rostro, si forma parte de mí, o solo es una máscara. Si vivo como cualquier mortal, o la ciencia ha inundado parte de mis carnes: un metal, una válvula, una tuerca, un engranaje mecánico o incluso cibernético, que me permita sentir menos alguna falla. alguna ausencia, quién sabe, hasta seguir vivo.

Aveces me siento un mono de feria en un continuo carnaval, ante esos seres que creen que debo explicarles quién soy o por qué soy así. Y reconozco que la curiosidad es un mal endémico que  comparto con ellos. A menudo me fusiono en largas peroratas explicando mis historias y curioseo las ajenas. Pero es aquí, en la ajena curiosidad de satisfacer los enigmas de lo que esconde o no mis rostro donde he encontrado la paradoja, donde mi ánimo se ha truncado y visto las dobleces de la curiosidad, de que quien mucho quiere saber,y nada quiere contar. O la obsesiva obligación de que el extraño debe y tiene que contestar, por educación, pero por la misma educación no debe jamás preguntar al que ellos presuponen no extraño, sin quizás analizar, que todo al que soy extraño, puede parecerme a su vez extraño o inquietarme a mí y también querer saciar alguna curiosidad.

Y sin más preámbulo, os contaré, que allá de donde vengo, lo que quieres, has de ofrecer. Y lo que no entiendas, mejor preguntar. Así que os contaré de donde vengo, y aquello que tanto os causa curiosidad.

Soy un ser venido de otro tiempo, de un lugar semejante a éste, con las mismas normas terrenales, donde el suelo atrae las cosas hacia sí, pero los hombres y las aves desafían tal naturaleza. Donde hay mares, y  lagos, pantanos y  ríos, mundos paralelos, al que con alguna peripecia, nos atrevemos a explorar. Donde también hay seres que pertenecen a los dos mundos, y quizás sean los vasos comunicantes que los mantienen unidos.

Pero mi tiempo es otro, no atrás del vuestro, ni delante, sino paralelo. Una senda alternativa que no se podría ubicar en vuestra cronología. Quizás, yo también sea un vaso comunicante entre los dos tiempos, y haya conseguido ser como esos seres, que transitan de uno a otro.

Todo es distinto, estéticamente distinto, formalmente distinto, lógicamente distinto, pero al hablar con las gentes. Las distancias desaparecen. Mi cara que tanto inquieta, empieza a serles conocida, mis ropas, simplemente extravagancia, mis costumbres, con el uso, se van fusionando, el lenguaje mezclando. Ambos tenemos esa inquietud enfermiza por descubrir cosas más allá de una ética inquebrantable, con tal de ir a los lugares más desconocidos, desafiar las leyes físicas o desentramar los misterios de la mente y el cuerpo.

Quién pudiera fusionar el cuerpo y la máquina, computabilizar las operaciones mentales, registrar los recuerdos, proyectar los sueños, mejorar la carne caduca por una estructura perenne, con piezas intercambiables, alcanzar la inmortalidad, no envejecer. Mi rostro, ese que tanta curiosidad os produce, fue tan solo un pequeño sacrificio en tal empeño, ese rostro que ya no tengo,es una cicatriz más por la lucha por mi sueño.

Este texto lo escribí pensando en todas aquellas personas que tienen que emigrar, por diferentes razones. En los que alguna vez han sido el extraño, el que causa curiosidad, y quizás miedo cuanto más acuciadas sean sus diferencias o costumbres. Puede que en el fondo todos seamos ese ser extraño para alguien.

Para la ocasión elegí un género, la ucropía al estilo Julio Verne mezclado con una de mis pasiones: otras dimensiones. Por falta de recursos y de tiempo, sobretodo de tiempo, mi disfraz deja mucho que desear, pero eso para mí nunca es un impedimento para pasármelo bien y echarme unas risas. Así que al final me quedó un modelito difícil de clasificar entre cortesana cutre, máquina, moustruo. El cual  espero volver a rescatar, con más tiempo y darle algún que otro giro, porque otra cosa no, pero me encanta disfrazarme y hacer el ganso, y cualquier excusa es buena para hacerlo.

De esta experiencia, en la que tuve un contratiempo al ir a imprimir el texto, he aprendido que leer un texto en Word desde el movil a través de una máscara, no es lo más recomendable. Por otro lado, me ha gustado descubrir, lo tenebroso que puede ser ver un rostro oscuro, que recita sin mover los labios. Interesante, interesante, me lo apunto para mi baúl de los miles de posibles ideas o recursos para futuros proyectos.

Puede que esté demorando la acción…

Si fueran puntos grises mis rarezas…

No sabemos cuánto tiempo durará el cometa volando sobre nosotros. ¿Para qué embargarse más allá de su estela? Mejor no alzar losas que puedan pesar demasiado, si aún no sabemos donde están plantadas . Mejor no detenernos en las rarezas de tiempos futuros ahora que el cielo aún sigue brillando ajeno de su destino efímero.

Sobre un taburete, tus piernas decidieron abrazarme con esta canción sonando, para apretarme los demonios y sacarlos fuera. Y ahora rebota esta canción en mi cabeza sin parar. Supongo que se ha convertido en un mantra para ahuyentarlos cuando no estás.

No me gusta tener demonios. Pero en el fondo siempre están al acecho y se aprovechan los días fríos, los días que estoy flojita. Se ve que los crío o alimento sin remedio.

Pero tú has decidido venir y desafiar toda la lógica , la mía, forjada a base de moldes que acabaron quebrándose una y otra vez al chocar irremediablemente contra ellos. A recordarme que el futuro no existe, no se puede cazar, no se puede arrojar una flecha incendiaria buscando iluminar sus sendas. Que el amor siempre está aquí, en el ahora, en un hoy que se propaga por la efemeridad de nuestro paso por la eternidad. 

No eres la primera, ni la segunda relación a distancia que tengo. Y quizás por eso temo las consecuencias. Quizás por eso nunca pensé que esto seguiría su curso. No sé si pereza, la edad, la experiencia, pero siempre digo que no tendré otra relación a distancia. Y al final, mira, vuelvo a tragarme las palabras. 

Pero esta vez, la distancia se me antoja distinta como un apéndice de tu ritmo. Desde el principio tu ritmo, tu forma de manejar los tiempos ha sido distinta, desconcertante. Tu forma de vivir el tiempo, tan asincrónico con esta época frenética, tan dispar con el ansia incompartible, tan extraña y exótica, desconocida ha ido tejiendo entre nosotros una nueva forma de danzar tal que me siento como una exploradora con cincel que da forma y descubre un nuevo planeta, un satélite, un cometa…

Te siento efímero, imposible, intangible… Pero ahí estás, pero ahí estamos…

Y mientras suena este mantra, vuelvo a sentir de nuevo tus piernas, tus brazos, tus besos, volviendo a expulsar a mis demonios, no sé cómo lo haces, pero de de nuevo vuelves a conseguirlo.

Mierda en mi cabeza

Cuanta mierda acumulada, no solo en las calles,
no solo en las casas, no solo en los mares,
tb en nuestras putas cabezas
.

Tengo el labio posado en la televisión
el argumento resbalando entre la escuela,
las canciones, los libros, los dichos
frases que sabe dios de donde salieron
senderos prejuiciosos que reconozco haber transitado
alguna vez,
en mis enfados
el cerebro pequeño me recuerda
lo cruel que puedo llegar a ser
dentro suena todo tan mío, tan mío, tan mío
Y yo, ser yo, donde queda seguir siendo, sin serlo, ser yo.

Mientras vomito pienso
cómo es posible tener
tanta mierda en la cabeza.

 

Aveces me despierto, con frases en la cabeza. Y necesito escribirlas. Hacía mucho que no me pasaba. Últimamente hilvano muchas ideas y fragmentos y trato de construir algo con ello pero al final todo me sabe un poco manufacturado. Pensado para ser escuchado desde fuera.

Últimamente estoy escribiendo menos. Me ando dando tiempo para volver a escucharme a mí misma. Mi voz. Si es que sigue en algún sitio. Fuera están los estímulos, el mundo, los oídos. Pero me apetece escucharme más profundamente. Pero hoy me he despertado con un texto en la cabeza, pidiéndome ser. Y no he podido negarme. Qué caprichosa es la inspiración.

Me podría doler más

Me podría doler más, un poema inspirado en la cuantización de Landau

El mundo me podría doler más, es cierto
más seguido,
más intenso,
más fuerte,
más insoportable,
pero aún así, creo que ya me duele suficiente.

Hay dolores que se heredan,
otros que se adoptan
tradiciones dolorosas
dotes que se clavan en las manos.

Hay dolores puntiagudos, nocivos
que se posan en la lengua
cuando la piel nos muda.

Hay también una selva hiriente
Que crece hambrienta alrededor de nuestra semilla
Plaga de seres nutriéndose de nuestra savia
Hincan un dolor desgarrador, resentido, inexorable.

Duele.
Duele.
Duele.
Todo duele.

Incluso esos dolores chiquitos, intermitentes,
que vienen a doler de sorpresa,
que vienen a doler en tus siestas.

A veces revoloteando en la cabeza
otras, metiéndose en el pecho
y llenando de espuma la boca.

¿Y qué me dices de esos dolores clandestinos?
Innombrables.
Que aunque duelan mucho y bien
no puedes quejarte. Son secretos.
Eso hace que puedan llegar a ser insoportables.

Y luego estás tú
que, aunque ya me dueles a tu manera,
aún quieres dolerme más.
Y lo llamar Amor, amor…
Y no entiendes que yo no quiera ese dolor tuyo
que me traes envuelto como presente.
símbolo inequívoco de lo que tú llamas Amor.
Yo lo repudio. Yo lo rechazo. Yo lo aborrezco.

No entiendes, tú que me ves sufrir
tomando ajenos dolores
que no quiera tu dolor

Tu dolor hace germinar en mí
otro dolor
uno pequeño y austero
voraz
Que arranca de mí el amor
y lo mata
y tú, no lo entiendes.

Pertenece a Amor Cuántico

Los malditos intermediarios

La vida es de los valientes
de los que arriesgan
así que yo hoy
voy a conquistarte
voy a ir a por ti
a invertir todos mis suspiros
para poder permitirme alquilar
un corazón entero
y cada latido
te lo dedicaré
por whatsapp,
por insta,
por telegram.

Cada sentimiento que aflore nuevo
lo embargaré al gigante celestino
para poder gritarte al viento,
inmortalizarlo en vinilo
y te lo enviaré por mensajería express.

A pecho descubierto
clavaré en vena
un intermediario
que me asegure te haga llegar
mi pasión descontrolada,
mi fiereza indomable,
mi sexo más salvaje.

Sin reservas seré tuya
para que me consumas
me devores, me desnudes,
me perviertas, con todo,
a todo gas.

Y a final de mes, te espero
en la factura
tras quitar un 21%
de tu gallardía picante
y un 8% del extra pasional
que provocaron mis malas artes.

Si olvidar descontar
un 50% de amor, sexo,
complicidad y empatía
y un 20% de tardes soleadas,
chistes sin refinar, duchas acaloradas
y despeines varios.

¿Quién no podría flotar en una inmensa felicidad
al encontrar ese maravilloso 10% de besos restante,
después de todo lo invertido,
sabiendo cómo te están disfrutando por mí
los malditos intermediarios?

Perteneciente a El cristal de mi pecera

Bulling docente

No sé cuando empecé a ver que el pelo se me ponía blanco,
blanco,
la canas multiplicándose
y yo ingénua
seguía pensando que si llenaba bien el formulario
que si hablaba con la persona adecuada
que si seguía el protocolo
si me conseguía hacerme entender
y conseguía demostrarlo todo.

Todo acabaría bien
todo acabaría bien, me repetía
pero quién coño nos enseña esa sandez
de que todo acaba bien
de que saldremos airosos
del acoso, del abuso de poder,
del maltrato de un profesor a su alumno.

Y mientras mi cabellera iba mutando de color,
mis fuerzas iban cayendo
Comprobar indefensa que mi lucha a contrarreloj con la verdad
sólo sumaba a mi causa más enemigos.
Ahora los demás docentes, sintiéndose aludidos
ahora los demás compañeros, temerosos a las represalias
ahora un director escéptico que no quiere problemas.

Quién me iba a decir a mí que
a los 30 años
uno puede sufrir más bulling
que a los 15.
pero a los 15, uno aún está aprendiendo a decir
esta boca es mía.

Y no sé qué duele más
si la injusticia
secundada por todos con ese maldito silencio cómplice
que les hace mirar a todos hacia otro lado, felices mientras no les salpique
o la impotencia
de que jueguen con tu futuro.
Que uno no se pone a estudiar a los 30
porque su madre le obligue
o para pasar el rato.

Yo que no tenía miedo
yo que tenía boca
yo que no me callaba
me vi convertida en David
pensando que mi voz era una honda
y cuanto más lanzamientos hacía,
más veía crecer el barro sobre mis zapatos.

E impotente comprobar la impunidad
con la que un mal llamado profesor
podía atemorizar en el aula.
No sólo era machismo, no sólo era prepotencia,
no sólo era desprecio, no sólo acoso
era pura maldad.
Observar cómo jugaba a ser dios
a resarcirse de un posible pasado marginado
y elaborar un plan mezquino
para tener a todos sumisamente bebiendo de su mano.

Lo fácil hubiera sido huir, no huí
a cambio,
años de vida perdidos
mi corazón demasiado acelerado y
mi cabello más blanco.
Un título sí, pero los gigantes airosos
siguen cobrándose sus vidas.
La mía ya no.
No todos los jóvenes son tan cabezones
no todos desprecian el camino fácil.

Yo no huí,
pero siento una derrota
al no haber conseguido hacerme escuchar
ahora estudiar me despierta ansiedad
no puedo evitar sentir malestar al evocar
los días en que nada pude hacer contra aquel hombre
el claustro puede dormir tranquilo
hoy por ti, mañana por mí.

Nadie nos protege de los que sustentan el poder,
ni de los profesores, ni de los empresarios, ni de los políticos.

Pero perder
perder no es sólo que el pelo se ponga blanco.

Perteneciente a Desfragmentando

Como chinches

El gran huésped dormido
alimentaba al enjambre humano
que tanto al sol y al no sol
extraían de él el sustento,
sus costras, heridas y erupciones
aún no lo habían despertado
y la plaga, se multiplicaba
se multiplicaba
confiando que el huésped
siempre estaría ahí
dormido.

Pertenece a El Cristal de la Pecera

Presentación libro en Dénia

Ya tenemos fecha para la presentación de mi poemario en Dénia, será el mes que viene, el sábado 20 de Julio, una vez baje el solecito a las 21:00 horas en nuestro queriod Hotel Chamarel.


Qué atrevido ser poeta

Qué atrevido ser poeta
y degustar con los sentidos
y transformar en palabras
el sabor, que las letras no saben
el amor, que las letras no aman
la lucha, que las letras no luchan
y confiar, que al otro lado,
alguien toma las letras
y sabe, ama y lucha.

Qué atrevida la boca apresurosa
que viene a perder el juicio
en su te entiendo, yo también,
se equivoca.

Y también yo que propago el viento en versos
con mis pensamientos, reflexiones y recuerdos
a quien no los tuvieron,
a quien mi mente no roza,
a quien mi cuerpo no goza.

Y enjuagado, cada uno en su propio embeleso
entienda las palabras que escucha
en sus propias noches y no en la mías.

Qué atrevido ser poeta
y pensar que se puede capturar lo efímero
sin ser impreciso
compartirlo
sin ser incompleto
alzarlo sin dañarlo
conservarlo
sin profanarlo.

Que mis tercas metáforas
sean depositarias de alguna remota verdad
y no sólo meras catalizadoras
emitiendo frecuencias
que nos hacen creer que todos
sentimos con el mismo latido.


Pertenece a Desfragmentando

Las palomas locas

Dedicado a tantas víctimas sin nombre.

El ala, el ala, el ala
recompensa
el ala, el ala, el ala, el ala, el ala,
recompensa
si sigo moviendo el ala, habrá nuevas recompensas
el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala,
el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala…
y así la paloma se volvió loca
moviendo frenéticamente el ala.

Botón, adrenalina, botón, adrenalina, botón, adrenalina

Skinner la hubiera colocado en una caja
si ella fuera una paloma
pero ella no era una paloma
era una persona
y su forma de mover el ala
era apretar un botón
su recompensa
también aleatoria
un ardid para el juego perdedor.

Cuando no puedes controlar
el ala, el ala, el botón, el botón,
el una y otra, y otra, y otra, y otra
y otra, y otra, y otra, y otra vez
repetir compulsivamente la misma rutina
es cuestión de tiempo
convertirte en una de esas palomas.

Los locos que aprietan botones
no nacieron solos
ellos, también, son fruto de un experimento
uno rentable.

La búsqueda patológica de la recompensa
no debería ser el negocio de ninguna empresa.
La enfermedad crónica, tampoco.

Despertar al monstruo latente
estimulando la reiteración de la conducta
de apretar el botón, apretar el botón, apretar el botón,
el botón, el botón, el botón, el botón, el botón, el botón…

No culpes a la ludopatía
si la has metido en una caja
no digas adicción
si has llenado de experimentos nuestros barrios
sois asesinos en serie, asesinos
y vuestras víctimas no tienen nombre
caen en nuestro bando, en nuestras calles, en nuestras manos.

Las muertes sin nombre
son ahogadas vidas que se lleva el dinero
y llevan la mancha de vuestras casas.


Pertenece a El Cristal de la Pecera

Feria del Libro en Fuenlabrada – 01 Junio

Sábado 01 de Junio

12:00 -13.00: Firma de libros en la Caseta nº26, de la editorial Canalla Ediciones.

13:00-14:00: Concierto – Presentación en la Feria del libro en Fuenlabrada en el Pabellón de adultos. Laura Mequinenza presentando La coleccionista de azules y Antonio Sarmiento Abengoza y Yeska El libro disco Veneno+ El incendio.

Laura Mequinenza en Madrid – 2019

Presentación del poemario La coleccionista de azules en Madrid

30 DE MAYO, 20:00 horas, presentación del libro en el bar Mongo en el barrio de Malasaña en la C/ del Tesoro nº5, Madrid

01 DE JUNIO, 13:00 horas, presentando junto con Yeska, en la feria del libro de Fuenlabrada, Pabellón de adultos. Y firma de libros en la caseta 26.

05 DE JUNIO, 21:30 horas, participará como poeta invitada en el Poetry Slam de Madrid, en la sala Intruso C/ augusto Figueroa nº3, Madrid

 

Madrid  Mayo-Junio 2019

Presentación La coleccionista de Azules en Valladolid

Este jueves, día 09 de mayo, estaremos presentando en Valldolid La coleccionista de Azules, con los amigos de perversos en su micro abierto perveso en el Desierto Rojo. Y Francisco Soto me ha hecho este bonito cartel para la ocasión.

En la presentación del libro hablaré un poco del libro y también haré un recital en los que declamaré algunos de los poemas del libro.

Primera presentación del poemario

Reserva de libros

Aunque llevaré algún ejemplar para la venta, podéis reservar el libro si queréis que os lo entregue firmado en el evento para aseguraros que no me quede sin unidades. Tanto en este evento, como en los siguientes.

Cómo llegar al Desierto Rojo:

El Desierto Rojo

Calle de las Doncellas nº5 CP:47002 Valladolid

Jueves 09 Mayo
20:30 horas

El amor te hace presente

A Son y su hija.

Dice Pizarnik que las palabras son ausencia
y yo digo que en verdad no es así,
que las palabras son presencia
traer al aquí y ahora lo que no está
no está cerca,
no está presente,
no está accesible.

Que es nombrar , amar, sentir,
lo que nos mantiene vivos
más allá del tiempo, de la distancia
más allá de lo material, del mundo conocido.

Así que sé que estás aquí presente
porque te nombro,
porque te siento,
porque te amo.

Mas pensarte o nombrarte sería en vano
si no lo hiciera fielmente
a tu esencia, a tu imagen
a lo que realmente eres
si no fueran palabras enjuagadas en alegría
en la sonrisa que son tus labios
en el brillo que son tus ojos
en la ternura que son tus manos
en la bondad que son tus gestos.

Y es que son éstas
y no otras
las formas en las que he de nombrarte
y son éstas
y no otras
las palabras
que han de evocar tu retrato.

Seamos leales
mientras el amor no se escape de nuestros corazones
seamos fieles
mientras siga tu esencia entre nosotros.

Hacemos presente tu persona, querida,
a través de las palabras
a través de los recuerdos
a través del amor
a través de las imágenes que sí son tú.

No, no eres ausencia, no eres dolor,
no eres desgracia, no eres todo eso
que ahora puedo sentir.

Eres madre, y eres hija,
eres amiga, y eres familia,
eres amor, eres alegría, eres calidez y hogar.

Eres fiesta, y eres risa,
eres curiosidad, y eres sorpresa,
eres sueños, eres ilusiones, eres magia y fantasía.

Eres causa, y eres lucha,
eres fuerza, y eres fragilidad,
eres valor, eres locura, eres sensatez y tacto.

Eres amor, eres amor,
amor, amor, amor, amor,
eres amor,
eres amor y no me olvido nunca de hacerlo presente,
porque eso eres tú, amor.

Y es en el amor,
a pesar de lo inexorable,
que te reconozco.

Y así te evoco balbuceando, boca llena,
traviesa, contagiosa risa,
cuando el canto, cuando tus pies bosque,
la cocina llena de flores,
el primero, la deseada, ese,
tú ya sabes
tú sabes el que
tú sabes donde
cómo, por qué
y cuando…
ahora, sí estás
ahora sí eres tú
ahora sí te siento.

Pertenece a Yuanfen

Mi primer poemario: La coleccionista de azules

Y hoy, 25 de abril, ya por fín, ¡Ha nacido La coleccionista de azules! ¡Mi primer poemario!

He creado una página web, a propósito, para poco a poco contaros el proyecto. De momento apenas tenéis información, sólo podéis comprar el libro para entrega en mano, envío online y poco más. Pero poco a poco iré agregando más contenido. No sabéis la ilusión que me hace poder ir degustando este proyecto en todas sus fases. Pronto os informaré de más cositas.

cartel libro la coleccionista de azules

Empatía

Me puedo equivocar y eso no hace más débiles mis argumentos

Encontrar explicaciones verosímiles

Mantener un punto de vista crítico

Ponerse en la posición del otro

Ahondar en variables

Tener prudencia al emitir juicios

Instar a la relatividad

Aplicar ética y la lógica


VII Poetry Slam en Alicante

El pasado 27 de Abril estuve en la última convocatoria de Poetry Slam Alicante de esta temporada. Allí tuve el placer de conocer a poetas como Salva Soler, poeta ivitado, Lucía Ros, ganadora de este certamen, Alfonso Paso, Ignasi Poveda, Héctor Poveda, etc y todo de la mano de la organizadora Ágora Reix que cada vez le va cogiendo más la medida y nos ofrece una sesión de poetry muy amena, divertida y de calidad.

Estuve muy agusto y si el tiempo acompaña, estaremos de nuevo participando la próxima temporada.

Datos del Evento

Poetry Slam

27 de abril 2019
Sábado – 20 horas

Sala Clan Cabaret

Calle del Capitán Segarra 03004 Alicante

Recuerdo del evento:

Fotografía de Juan Darío Marhuenda Ruiz

Micro abierto en la muestra del libro Anarquista en Valencia

Ayer domingo, el amigo David Trasumante, nos reclutaba para que participáramos en un micro abierto que desde Alzavoz habían instalado en la plaza del Carmen en Valencia. Y ciertamente me apetecía ver el ambientillo anarquista y escuchar poemas comprometidos, propuestas mentales que me agitaran el cerebro. Siempre es agradable poder ver en poco espacio a tantas personas con ganas de un mundo mejor, más libre, más justo, menos cruel. O al menos eso quiero pensar yo.

Los sueños flaquean cuando te planteas, para qué. En mundo tan consumista y oportunista, de qué sirven los ideales, los sueños, querer hacerse entender para mejorar las cosas, cuando las voces solo quieren tener razón, solo quieren que se las oigan más y mejor. Y eso, necesito pensar que hay oasis. Necesito saber que no todo el mundo te mide por el poder adquisitivo, por tu capacidad de ganar dinero y/o fama, ya sea profesionalmente o artísticamente.

Recuerdo cuando descubrí la canción Amo de Silvia Penide, que no pude evitar hacer un vídeo, cuando aún no sabía apenas montar con los cuatro vídeos que tenía en mi ordenador. Necesitaba que esa canción llegara a mucha gente, porque no se oían esas consignas por aquel entonces. La propia Silvia no cantaba la canción entera en los conciertos a los que yo fuí. Ahora todo está de moda, y quizás suena a floja, los tiempos cambian. Pero eso, descubrir gente que me devuelva la fé en el ser humano, es una de las cosas que me empuja a seguir yendo a algunos sitios.

muestra del libro anarquista

Y bueno, aunque me lo pasé bien,  me he vuelto un poco pensativa. Con una sensación conformista… De quien calla por temer la represalia, podemos corear mientras no moleste y pienso ¿Hace cuánto que no hay palabras que me sorprendan? ¿Que me hagan sentir el placer de salir de la zona de corfort a un lugar peligroso pero mejor? Supongo que a medida que se van consiguiendo visibilizar realidades, nos hacemos cómodos y ya no merece la pena.

Pensamiento anarquista

 

El pensamiento crítico no debería volverse débil en casa, debería radicalizarse. Ser mucho más crítico con lo cercano que con la oposición. Pero la tranquilidad, el confort, la dictatura de las formas.  Demasiados ojos. Demasiada sensibilidad. Y el ostracismo y el apaleamiento público como advertencia para los osados. Mientras la osadía se mida en likes, estamos equivocando el público. No deberíamos encontrar aplausos en las plazas. No deberíamos buscar aplausos desde el escenario. Sino aliados o enemigos. Sino cómplices o gente sorprendida. Sino conversaciones o discusiones.

Pero todos callamos. Aplaudimos. Nos guste o no nos guste. Y nos vamos a casa.

 

 

Presentación de Ayer ya será tarde

Hoy viene Hiedra a presentar su poemario Ayer ya será tarde a Dénia, y me ha invitado a participar en el evento. Así que allí estaremos recitando algún texto, también participará el músico Esteban Buigues.

Hiedra presentando Ayer ya será tarde en Códigos del arte

Para los que no la conozcáis os dejo aquí  un vídeo en el que sale recitando uno de sus textos y una entrevista  que le hicimos hace poco desde Arte no apto:

https://artenoapto.com/hiedra-para-perfeccionarse-hay-que-equivocarse-y-mucho/

Datos del Evento

Presentación Ayer ya será tarde

13 de Abril 2019
Sábado – 20 horas

Códigos del arte

Carrerón de Morant nº8  Denia, Alicante

Foto recuerdo evento:

Desacostumbrarme

Lejos de acostumbrarme hoy estoy
aprendiendo la palabra desacostumbrarme

Desacostumbrarme ,a la pasividad indolente,
la espera
el gesto inconsciente y aprendido
que hacen de servir mi orgullo en bandeja de plata
trocear las ganas de
y combinarlas con desidia
espera, espera, espera
que tu tiempo no tiene valor

El olor a ventanilla cerrada
que hoy quiero perfumar.

Desacostumbrarme a las leyes pretenciosas,
rameras,
que flirtean con la moralidad y el sentido
esnifando vidas como droga psicotrópica
infinita fuente de limitaciones y excusas
legal, como herramienta comodín
para detenernos
quieta, quieta, quieta

La pared invisible
que hoy quiero derrumbar.

Desacostumbrarme a la estación marchita
que marca la edad que tengo que tener
colocándome en una u otra parte del tablero
el cuadrilátero perfecto
para el combate de los complejos
mayor,
mayor, mayor, mayor

Hoy decidido
que no hay ganador
y me planto en dejar de contar primaveras

Desacostumbrarme al cálido roce del halago fácil
los vocablos hedonistas
que inquieren un intercambio de falsos sentimientos
mentira,
mentira, mentira, mentira

El edulcorante cancerígeno
que quiero erradicar de mi dieta

Desacostumbrarme a la sumisión
el sabor agrio
del hilo que sellan mis labios
la longitud exacta
para seguir limpiando
sus botas, con saliva.

Silencio,
silencio, silencio,silencio

El látigo que quiere acariciar mi estómago
pero que hoy no quiero alimentar.

Desacostumbrarme a la lucha pacífica,
incorrecta, insuficiente, inerte
inaugurando la revolución
con respuestas del guión
de los que dialogan con palos.

Indignada
estoy indignada
de no saberme enfrentar de verdad
y no sólo con palabras.

Recuperando textos del 2011
Pertenece a El Cristal de la Pecera

Día de la Poesía – Alicante

Hiedra, que no para de llenar la agenda con recitales, está organizando un evento para el próximo jueves para celebrar el día de la poesía. 

Imagino que el día estará petado de eventos de este tipo por todo lo largo y ancho del país, pero si andáis por Alicante, os animo a pasaros un rato, y si además sóis poetas, pues dejarnos unos cuantos versos, que al final habrá micro abierto.

Celebrando el día de la Poesía en Alicante

Aquí tenéis toda la información del evento con motivo del día de la poesía.El evento es prontito para que podáis venir incluso los que trabajáis al día siguiente por la mañana. 

Datos del Evento

Día de la Poesía

21 de marzo 2019
Jueves – 19 horas

Pynchon & Co

Calle Poeta Quintana, 37 Alicante

El evento será en una librería que apoya mucho el movimiento poético, y como véis en Cartel ,contaremos con la participación de varios poetas y músicos. Así que pinta muy bien la cosa, deseandoto ya que llegue el jueves, espero veros por allí.

Si no puedes venir, no te preocupes, que pronto haremos más cosillas.

Foto recuerdo:

Foto cortesía de Juan Darío Marhuenda Ruiz

Confiar en la mayéutica

Es insuficiente la lógica, la ética, la moral,
como dicurso, como argumento
si aún en términos de buenismo y justicia
en términos de igualdad y equidad
es imposible ponerse deacuerdo
y seguimos tirando cada uno por un lado
o construyendo la casa sin planos.

Es innecesaria la entelequia
del pensamiento único y espontáneo
la propagación mental de la táctica a seguir
congruente y desinteresada
sin guía ni forma ni mapa
la enciclopedia del bien hacer
escrita en el subconsciente sin faltas
la mnemotecnia perfecta, lógica y sin cabos
que ha de venir a modo de mesias
a salvar el mundo
sin líderes ni sabios
y podemos soterrarnos en “y si”s, destinos y fábulas
sin haber conseguir escribir ni una sola página

Es insuficiente confiar en la mayéutica,
en la retórica
en el lenguaje y su significado,
las palabras formando frases,
si aún con buena fé,
buena amistad, buenas intenciones
y aparentemente hablando de lo mismo
se extingue la comunicación,
se malinterpretan mensajes,
se habla y no se entiende,
se oye pero no se escucha,
se dejan muchas cosas entredichas
se da prioridad a la voz más alta
a la risa, a lo fácil, a lo sensacionalista,
a lo hegemónico, a las modas
y podemos llegar a romper el cristal
acariciando sólo la superficie.

Es agotador el desasosiego,
el desconsuelo, la ansiedad continua
que producen las bombas mediáticas
ataques constantes al juicio
menos escandalosos
que la sangre empapando paredes
pero igual de efectivos
para minar nuestros objetivos,
apagar la sed de trincheras
desarrollar miedos
responsabilizarnos del fracaso
enfocando la excepción,
el caso único y raro
como ejemplo a seguir,
como norma
inocularnos la culpa
implantarnos pasividad, indiferencia,
competividad
demonizando el orgullo, la defensa propia,
la opinión crítica
y podemos llegar a matarnos entre nosotros
sin haber pisado aún la línea de salida.

Es insuficiente
es innecesario,
es insuficiente
es agotador

Pero no por eso,
vamos a dejar de intentarlo.

Pertenece a El Cristal de la Pecera

Incertidumbre

Poema inspirado en el principio de incertidumbre de W. Heisenberg

Exacto era un mal
las matemáticas nos contagiaron
aproximado, de vagos
cerca, carente de interés,
intuir sólo para lo efímero, lo circunstancial

Y tú y yo
nos hacíamos una idea aproximada
las palabras no nos alumbraban aún
¿en qué punto andábamos?
y exacto empezó a ser una obsesión
un objetivo, una necesidad.
Era preciso preciar.

Entonces llegaron las palabras
con su luz
su mutadora luz
que todo lo cambiaba

La infinidad se alzaba como un muro
y finito era un lugar al que no queríamos llegar
un río de letras, axiomatizar
nos obligamos
anhelando rigor
encajamos las piezas a la fuerza
de cualquier forma

La incertidumbre nos hacía sentir inexactos
pero no podíamos ver sin cambiar
y cuanto más exactos
más sabíamos
más pares
más unidos
pero menos nosotros.

 

Poesía perteneciente a Amor Cuántico

Discontinuos

Discontinuos, un poema inspirado en el postulado de Max Planck en su Teoría de los Cuantos

 

Así es estar contigo
dis-con-ti-nuo
como un quantum
el afecto, el amor
no son ondas constantes
llenan in -ter-mi-tente-men-te
con sus breves, imperceptibles, descansos.

Nos dibujaron amores analógicos
continuos
que nos llenaban sin descanso
pero somos digitales
discontinuos
unos y ceros
activados o no
emitiendo pequeñas radiaciones afectivas
que percibimos de forma continua
como una una onda

Hasta que el amor
comenzó a parpadear
como un estrobo
entonces empezamos a percibir
sus ceros, sus largos ceros
y comprendimos que amar
que amarnos
era discontinuo.

Poesía pertenenciente a Amor Cuántico

Hacerse la tonta

Hacerse la tonta

Qué útil

qué fácil

el truco

hubiera sido

en su día, aprender.

El secreto

estaba en realidad

en hacerse la tonta.

Y no

ir de frente

enfrentarse

lanzarse a la vida

salvaje

como una animal.

Pertenece a Poesías

 

Estoy gorda

Estoy gorda

Esto de estoy gorda viene a que ayer leí un chiste que me hizo mucha gracia. Me hizo gracia porque precisamente hay verdades que son graciosas de lo irónicas que son. El chiste decía:


– Estoy tan gorda
– Pero si eres preciosa
– He dicho gorda, no fea

La palabra gorda parece tabú. Y más, decir estoy gorda. Parece tabú por su connotación psicológica, por sus implicaciones traumáticas, por el rechazo que produce. Y por su asociación con la pérdida de atractivo.

Eufemismos

“Gordas están las demás” te dicen, “Gorda es otra cosa”, gorda no estás:

– Tú, tú no estás gorda…tú lo que estás… es rellenita

Y así es como comenzamos a usar eufemismos para no ofender, para disfrazar la realidad de otra cosa. Corpulenta, grandota, fuerte, voluminosa, vigorosa etc. Pero todos entendemos la palabra gordo/a y lo que queremos decir con ella. Todos la usamos en un momento u otro. Incluso identificamos a ciertas personas con ese calificativo. Pero no. La palabra gorda no se puede usar, a no ser que hables de la polla, claro.

Invisibilizando el término y no la realidad

Sin embargo lo que está mal visto es decir estoy gorda. Porque el problema se quiere evitar mintiéndonos. Aveces mintiéndonos a nosotros mismos y aveces mintiendo a los demás. No asumimos la realidad de que estar gorda supone una desventaja social. Estar gorda supone formar parte de una de esas cajas sociales extereotipadas. Clasificaciones con una etiqueta en la cabeza. Dichas etiquetas son, a menudo, símbolo o estandarte de exclusión o discriminación. Esas etiquetas llevan tantos matices adheridos, significados adyacentes y mierdas encima, que convierten el calificativo gordo en algo despreciable. Precisamente por eso se intenta ocultar.

El problema no es estar gorda. El problema no es tener más volumen en un determinado momento. El problema no es engordar.  El problema es que se pueda colar en la identidad y manifestar todo ese ideario social. Pasar de estar gorda a ser una gorda.

estoy gorda

Tan sólo han pasado cuatro años de esta foto de arriba. Pero parecen más. Sólo nos separan 20 kilos de peso. Pero aveces, envejece más la gordura que la edad. A pesar de no ser una obsesión, ni una prioridad, ni un trauma sí es una realidad, al menos en esta sociedad en la que hemos estipulado un ideal de belleza muy estricto y una riqueza léxica a todo lo que se aleja de ella.

Alguien puede venir a decirme

– Estás igual de guapa.

– Pero no de delgada.

Y tampoco es verdad del todo. Porque el más que variable estandar de belleza muchas veces va unido al estereotipo y éste a lo que se considera “tener buen cuerpo”. Siempre están los gustos, y si algo me ha enseñado la experiencia, es que el gusto para mirar no se suele corresponder con el de tocar. Pero eso es otra historia.

No quiero dejar de remarcar que, así como el verbo ser es casi innevitable o es parte de nuestra identidad, el estar es circunstancial. Quizás, esa sensación de control de poder modificar la realidad lo haga un término especialmente cruel.

Modelos plus size

Cada vez que veo modelos plus size o campañas que éstas protagonizan, veo literales en los que se hace referencia a las diferentes bellezas, reivindicación de cuerpos diversos. Parece que necesitan decirlo para poder justificar por qué aparece una modelo que de otra forma llamarían gorda. Y es que parece que la visibilidad de la palabra gorda fuera una suerte de apología de la obesidad o de la insalubridad. Olvidando que hay multitud de ejemplos sociales en los que una persona se va a sentir gorda aunque no se lo diga nadie con palabras. Por poner algún ejemplo, podríamos hablar de los transportes públicos donde te puedes ver ocupando el espacio del asiento del viajero contiguo porque los asientos son muy estrechos o teniendo que acudir a tiendas especiales “de tallas grandes” porque  en las tiendas “normales” no hay nada de tu talla.

Hoy viendo esta foto, me he acordado lo difícil que se está poniendo poder hablar con naturalidad en el lenguaje que compartimos. Porque está tan cargado de significado e ideología. Más que poder hablar, parece que hay que hacer una declaración de intenciones, un posicionamiento ideológico y una buena defensa de los expuesto. Parece que ha perdido importancia la intención y ha ganado la interpretación, la subjetiva y multiforme interpretación.

Pertenenciente a Bitácora

Poetry Slam en Valencia

Así que si andas por Valencia ya sabes, jueves micro abierto y el sábado poetry slam. Doble plan para no perder las buenas costumbres. Me apetece veros, así que si vas a ir a alguno de los eventos avisadme e intentamos quedar antes y vamos juntos.

La herida crónica

Son las lunas que no se ven
las que de forma regular
me desconectan de este razonar
me hacen caer en las redes de todo mal.
Vierten sobre mi vientre gritos
que irán tejiendo una nueva cueva
en la que guarecerme.

Mientras la herida sigue abierta,
Pandora acariciará cada uno de mis pensamientos
le dará de beber agua salada.
Las cuencas desbordarán
en un alud contínuo de roer el llano.

Como parte de la rueda que se pisa a si misma,
la herida que se abre y se cierra,
cada vez dolerá más y se sentirá menos.

Anestesiada la preocupación
dejaremos que las voces agudas
rasguen el tejido conectivo
que separa una vida con otra.
Cada porción de tela
colgando a un extremo
para contar un paréntesis
que se cierra sobre si mismo
para dejar de existir.

La guerra está en otro lado

Me llaman a filas, me llaman
pero el enemigo se ha filtrado
escalado hasta el mando

Y yo no quiero ir, no quiero
y yo no voy a ir.
La guerra está en otro lado
avanzando

Mueren hermanos todos los días
y en las noticias no se oye nada
no quieren que sepamos cuántas
no quieren que sepamos las bajas

Me llaman a filas, me llaman
para crear guerra entre hermanos
para entre nosotros enfrentarnos

Y yo no quiero ir, no quiero
y yo no voy a ir.
La guerra está en otro lado
y nos están ganando.

Mi nuevo superpoder

No hace falta esconderme demasiado,
la invisibilidad forma ya parte de mí,
puedo ocultarme entre la nieve blanca
posarme como una armiño que ya ha mutado completamente.

Invierno, frío. Que ingenuidad pensar
que érais en sí
la dimensión del olvido,
de la lejanía.

Silencio, oscuridad.
Qué reservado os tenías
los misterios que os transitan.

No. No hace falta esconderme
Tengo poderes nuevos.

Prohibido pensar

Cuidado.
Está prohibido pensar por uno mismo.
Nadie quiere nuestra opinión.
Nadie quiere que tengamos una opinión particular.
Nadie quiere que tengamos un complejo sistema de ideas propio. No.
Sólo nos está permitido elegir una opinión estándar.

Una opinión ya dada. Pensada y empaquetada para consumir.
Radiada a los cuatro vientos. Emitida, escrita, pulida, contruida, maniqueada y depurada.
Un maravilloso pack de instrucciones para compartir y difundir.
Con la que afiliarnos a un bando. Mimetizarnos con el yo. El yo que fundó o inventó el bando.

No nos esforcemos. Seamos buenos, elijamos nuestro bando , nuestro pack.
Elige tu pack indivisible y llévate un amigo de regalo.
Uniformemos el pensamiento en astronómicas comunidades, seamos gigantes al unísono que repitan yo, yo, yo
Elijamos quién representa a mi yo
Y huyamos de todo aquel que no tenga nuestro mismo yo yo yo

Coreemos.
Coreemos unidos frasecillas hechas a medida. Pegadizas. Comerciales. Que sirvan para todo.
Coreemos con fuerza lo que nos toca decir.
Coreemos sin pausa para no pensar.
Coreemos palmeros para no cofundirnos.
Coreemos sin juicio lo que digan los nuestros

Nutrámonos todos de la misma opinión y coreemosla todos a un tiempo.
Yo yo yo yo yo yo
En las redes.
Yo yo yo yo yo yo
En las reuniones de amigos. Con la pareja. En familia.

Muerte al pensamiento crítico.
Muerte a la divergencia.
Muerte a la lógica.
Muerte a la empatía.
Muerte al sentido común.

Sólo es importante recordar que está prohibido pensar.
Pensar por uno mismo.

Cuidado.
No se olviden de elegir
qué bando decidirá qué es lo que tenemos que opinar.

II Poetry Slam en Alicante

Ando con el culito inquieto y ganitas de conocer propuestas, gente, eventos.

Me voy para Alicante, ¡Otra vez ! Aún no me he recuperado de las gatitas, pero esta vez vamos a ver que anda haciendo Agora Reix que ha montado un slam en Alicante y me apetece conocerlo. 

¿Alguien se apunta?

La entrada es gratuita, pero la gentecilla que organiza el evento, se ve que ha habilitado un sistema para reservar sitio para no quedarte sin él antes de ir al evento.

Reserva sitio

Datos del Evento

Poetry Slam

30 Noviembre 2018
Viernes – 20 horas

Sip and Wonder coffe house

Calle Poeta Campos Vasallo nº8 Alicante

Participantes y poeta invitada:

Éramos libres

Éramos libres
la madeja enredada
miles de hilos
tus hilos mis hilos
éramos libres
los nudos estorbaban
hacían daño
la lana hendiendo en la piel
éramos libres
tu cuerpo
mi cuerpo
las ganas
el silencio
la habitación llena de fibras rojas que se cruzan
la fusión temporal
la piel compartida
la boca llena de otros
el vello apuntando a la puerta
ritmos asincrónicos
insistiendo en las mismas zonas
gastadas
dedos sembrando en los mismos senderos
compartiendo la forma de curvar el tiempo
de flexionar la lógica
de rasgar las normas

Éramos libres
no había nudos
que nos trajeran de vuelta
y ambas nos perdimos
enredadas
en otros mundos.

 

 

Fantasma

Ahora no estás
no estás ni aquí,
ni en ningún lugar
has decidido desaparecer
hacerte transparente
para que no te pueda tocar
ni buscarte,
ni oirte, ni olerte, ni besarte, ni saberte.
Transparente,
imperceptible, etérea.

Tu fantasma se me presenta en las calles
para recordarme que no vas a venir
que no te espere
que no te busque
que has desaparecido.

Y las horas pasan,
tu ausencia no es ausencia
es distancia
azul distancia
hilos que nos alejan
que susurran tu oscuridad
tu pared esquiva
tus dominios de hielo
la noche que pretendes reinar
lejos
sin mí,
por miedo
por ego
por juego
ausencia que de ti
me aleja
maltita fría
princesa.

 

Danza

Sirena
silencioso entremés
escúrrete entre mis manos
que tus curvas naden entre mis yemas
escúrrete
mientras forcejeas aleteando

tatúame tus escamas
tatúame tu ansia
por salir airosa de mis trampas

sirena
aléjate con descaro
provócame en tu huída
vibra entre mis fauces
escúrrete
que mi colmillo te abra en canal
para que te sirvas, sola, en mi plato
abierta, desnuda, húmeda, fría,
pececillo suicida
escurriéndote siempre
de mis labios

 

Bufidos

Guerrera trepadora
tus uñas en la cortina
saltas en la noche
de balcón en balcón

Me bufas
me gusta cuando bufas salvaje
cuando bufas rabiosa

Vuelves de tus reyertas
a buscarme
con los ojos inyectados en sangre
el juego de sortear tus afiladas intenciones

Eres la niña que ríe nerviosa
que ríe maliciosa
que ríe fantasiosa
atacas sin medida
buscas hacer heridas
marcarcarme sin marcas
sin ataduras, atarme
atraparme

Pequeña bola de pelo
te azuzo en la hoguera
carita de porcelana
cuerpo de principesa
ojos de bruja
sonrisa diablillesa

Tus dientes de leche
agujas en mi cuello
muerde gatita
succiona mi sangre
aprieta tus dientes
mientras puedas
mientras este juego de vívoras
no nos consuma
trepa, trepa, escala, no te detengas
busca la cima
que las caídas no te frenen
ni te asuste el riesgo de entrar en mis sueños
la fantasía hecha carne
la carne tentación
la tentación vuelta deseo
el deseo,
una manzana
una cascada
tirar de una cuerda
tambores
empieza la danza
el juego
acaba de comenzar.

 

 

Verfrútame

Verfrútame

déjame cerezarte

llenarte de fresos

aguacazarte fuerte

mientras nos emborranamoramos

con cerveza.

 

 

 

 

Damisela

Con la lluvia se cae tu disfraz
se caen tus miedos
tus distancias
con la lluvia eres otra.

Primero fue en la noche
en tu casa
sola
con vino
llovía
después fue de día
en la iglesia
juntas
con cerveza
llovía
ambas veces , me buscabas
ambas veces, mi brazo, tu abrigo
venías damisela
ronroneando
sabiendo a princesa salvada
tras el naufragio

La lluvia te sienta tan bien
mojada
pegada a mi cuerpo
ya no huyes
no hay distancias
Ven, que yo te cubro
que no te llueva
mi damisela.

No querías ser princesa

 

Animalito, frágil, duro, frío
golpes, más golpes,
no te frena mi silencio
abres tus alas
te colaste en un descuido
te has posado en mis palabras
vienes a hechizarme con fruta
a emboracharme
a tentarme
a buscar en mi lujuria
unas riendas para refrenarla
controlarme

ay

animalito frágil
mariposa felina
te vas haciendo grande en el hueco de mi cama
tus labios se niegan a besarme
pero tus ojos me desnudan
me desvisten
me arañan
me desean
me aprietan
te pones brava
te enfadas si no caigo en el juego de seguir tus faldas
te inquieta que no me deje atrapar
me buscas y me desbuscas
ahí estoy
esperando que desbarates la baraja
que dejes de jugar las cartas
y morderte
que se revuelvan tus piernas
mientras hinco los dientes
deja de hacerte la fuerte
que todo te tiemble
mariposilla
gata traviesa
sigue huyendo cual cenicienta
aunque tú
nunca
quisiste ser princesa.

Pelea de Gatas – Alicante

Este fín de semana que viene,  viene Lilith Tremens a Alicante, hace tiempito que no nos vemos y aprovechando que está dando una friki conferencia por la zona no hemos podido resistir la tentación de montar una de las nuestras. Así que el próximo sábado estaremos maullando y echando unos versos, unas risas, unas cervezas y lo que se nos ocurra.

Así que si andáis por Alicante y os apetece pasaros, seguro lo pasaremos bien. O bueno, si andáis muy loquillos, también podéis venir de cualquier rincón del planeta que ya sabéis que seréis bienvenidos.

Épico: Lilith Tremens y Laura Mequinenza en Alicante.

Datos del Evento

Pelea de Gatas

Recital – Performance poesía erótica

24 Noviembre
Sáb – 22 horas

El Refugio Café Art Nature

Calle del Cid nº20 Alicante

Recuerdo del evento:

Lilith y yo preradas para el evento

Golpes en la ventana

A menudo golpean en mi ventana pequeños seres

a menudo arañan con sus patitas esperando ver mi respuesta

deseando colarse en mi habitación

y que mis besos sean su trampolín de seda hasta mis bragas

golpes, arañazos

incluso susurros

intentando llamar mi atención

a través de mi ventana

al otro lado del cristal

miro, a la calle, atravesándolos

y no veo más que el viento

no veo a los seres

los pequeños insectos

que mueren sin que mis ojos

sean su salvación.

Soy mujer

Soy una mujer. Una mujer. Una mujer. Una mujer.

¿Qué coño significa ser / una / mujer? Sé por qué pienso que soy una mujer. Aunque realmente me da bastante igual la palabra aunque no tanto la partecilla esa de ser. Pienso en los órganos sexuales. No en el sexo, aunque todo esté íntimamente ligado. Sino en los órganos que utilizamos para ejecutarlo, organos sexuales,

¿Acaso cuando afirmo sin pestañear que soy una mujer, estoy diciendo algo diferente a que biológicamente estoy dotada con los genitales que corresponde a la hembra de nuestra especie, es decir, la persona encargada de gestar un feto en su interior en el caso de culminar con éxito la operación de ser fecunda en el proceso de la reproducción? ¿Algo así como que el hombre es el macho de dicha especie?

Y si estamos hablando de reproducción ¿Es porque estoy pensando que estoy destinada a ser madre?¿Mi identidad está formada en base al recipiente en el que poner la semillita? ¿O es otra cosa?Mujer… ¿Cuántos matices entrañarían entonces el concepto de “ser mujer”? ¿Qué me definiría como tal y qué me haría dejar de serlo?

Desde pequeños, se nos enseña que el ser humano, cuando nace, puede ser niño, cachorro de la especie humana destinado a ser hombre, o niña, cachorro de la misma especie destinado a ser mujer. Macho y hembra respectivamente. Se encasillará en una de las dos categorías antagónicas según la forma los genitales. Las demás varibles de genitales que no se ajustan a los estereotipos marcados se contemplan como anomalías, se invisibilizan o convierten en mitos. Forzando a que los cachorros deban ser reasignados socialmente a las categorías excluyentes anteriores con el fín de ser integrados en la sociedad dicotómica, aunque no les representen. Nos dicotomizan en estas dos únicas variables consideradas los prototipos de infante correcto, ejemplar, válido.

Válidos para procrear, digo yo. Válidos. O presumiblemente válidos. Destinados a la procreación.

Aunque, un momento, si no procreo ¿dejo de ser válida? Si me parezco al prototipo, pero no puedo procrear ¿no soy válida? Si mis genitales no se pueden identificar con ninguno de los dos prototipos de forma excluyente ¿no soy válida? Si mis genitales han sufrido alguna mutilación, modificación, extirpación, enfermedad, mutación ¿no soy válida?

Instinto femenino. Siéntete mujer. Sé una mujer completa. Me siento muy mujer. Me gusta ser mujer. ¿Qué mierda es esto? ¿hasta qué punto “ser mujer” afecta a mi personalidad? Hasta qué punto el sexo genético me identifica, me define, dice algo más de mi de mi condición de hembra? ¿dónde empieza la identificación como hembra más allá del instinto de procrear?

¿Por qué cuando digo soy una mujer internamente siento rechazo?.¿Por qué no me siento para nada identificada con el estereotipo de mujer? No me siento una mujer, aunque sé que lo soy, no tengo duda. Lo que no siento es que esto me haga diferente a si fuera un hombre o alguna categoría no estereotipada. Sin embargo, las connotaciones son diferentes. Bien diferentes. Pero no lo somos. Siento que toda diferencia, los prototivos, los estereotipos son externos a uno.  En este punto creo que sí nos diferenciamos de los animales al completo. Una parte, a la que llaman racional, nos excluye, nos hace creer que somos diferentes y una vez que lo creemos, ya no somos los mismos. Nos convertimos en diferentes.

La Alacena

Yo no tengo alacena, pero me gusta la palabra,
me gusta tanto que decidí inventarme una, una ficticia,
donde almaceno todo aquello que no puedo guardar en otro sitio.

Y cuando voy, más que alacena,
tengo un auténtico trastero.
Y me reencuentro con las cosas
que siento que ya no tenemos,
y sin querer piso las que creo que compartimos.
Andan por ahí perdidas, sueltas
y tan sucias que es fácil no reparar en ellas.

Alguna vez, he pensado en ir a la alacena y limpiarlo todo
y quedarme sólo con lo que realmente vale la pena,
pero tengo miedo a que el impulso me haga deshacerme de cosas que están ahí,
pero que no sé que aún necesito.
No quiero deshacerme de ellas.

¿Y si rompo o pierdo algo? Algo de esa magia
¿Y si desaparece la telaraña que la sujeta?
¿y si me equivoco y al barrer, la hago desparecer ?

Así que aveces, voy a la alacena, doy una vuelta por allí.
Y curioseo, pero no toco nada,lo dejo todo en su sitio
y confio en que todo está bien y que cuando llegue el momento
sabré rearmar el puzzle de nosotros que aún guardo en la alacena.

https://lauramequinenza.com/videos/la-alacena-micro-abierto-2018/

Tranquilidad

Cada vez me voy acostumbrando más a estos bailes en los que nos movemos, me siento como cuando aveces he bailado salsa con los ojos cerrados con alguien que baila muy bien. Cuanto más me dejo llevar mejor muevo los pies y cuando trato de pensar para seguir el ritmo, lo pierdo por completo, y los nervios me hacen cada vez bailar peor, chocarme, pegar pisotones. Y tengo que parar, respirar ondo y relajarme. Y volver a dejarme llevar, despacio y poco a poco fusionarme con la música, con el ritmo y disfrutar. Así me siento. Creo que he conseguido, tras varios traspiés, empezar a coger el ritmo, acostumbrarme a la música y dejarme llevar.

Cada vez se me hace más fácil sentirte, estoy empezando acostumbrarme a esa manera tuya de darte a sorbitos. De retenerte para entregarte luego entero. Como esa frase que me sueles decir, lo de que eres complaciente. Complaciente, ¿Quién diría que alguien que se define complaciente pudiera ser tan difícil? Y a la vez tan fácil. Esta semana nos vemos de nuevo. Te tengo ganas, al menos esta vez no te temo como la vez anterior, en la que la incertidumbre me hacía esperarte inquieta. En esa casa de la mujer loca, la del bisel de tul que nos cargamos el último día. Miraba el bisel y te imaginaba frío y esquivo. Qué difícil es la distancia aveces.

Perdido el norte

El último año se está volviendo bastante extraño a nivel momento histórico, es como una mala broma en las que causas por las que se lleva luchando años, ahora están interpretadas por personajes excentricos que quieren llamar la atención y fanáticos que los siguen en plan manada ante el beneplácito gubernamental que está haciendo el agosto mientras minan nuestros derechos a causa de concesiones absordas que pisotean valores fundamentales. Ahora la igualdad es de mofa, la igualdad siginifica algo así como, para ser iguales, los que nos hemos sentido oprimidos tenemos carta ancha para decir y hacer lo que queramos, y cualquiera que diga esta boca es mía es un opresor. Así mismo, la igualdad se basa en dar privilegios, voz y cobertura mediática, y parece ser que encima se ha puesto de moda. Y por miedo a sentirse opresores, toda la gente que se identifica con valores de izquierda está cayendo en un servilismo pueril en post de los ofendidos y dejando de lado totalmente cualquier lucha de clases. Así que ahora, ser reivindicativo parece ser todo lo contrario de lo que era hace años. Una puede llegar a una crisis existencial en la que valores que siempre me han parecido importantes, caen en manos de manipuladores oportunistas y están desprestigiádolos tando que aveces llegan a dar asco.

Tanto es así, que los que siempre han sido del sol que más calienta están migrando despavoridos hacia la extrema derecha o hacia el liberalismo, dos opciones que dicen estar encontradas pero que básicamente buscan perpetuar y acrecentar la diferencia de clases.

Pero es que ahora está de moda ser clasista. Se es clasista hasta moviéndose en círculos de personas que dicen ser de izquierdas. Y no te cuento aparte de clasistas hay una discriminación atroz a las personas que “no se consideran jóvenes”. Así que tenemos un caldo de cultivo joven y clasista que se cree todos los buenismos que les meten en vena. Mientras desprestigian y marginan abiertamente todos los días, van repartiendo peroratas de lo que es discriminación, de lo que es el opresor, de quienes están marginados.

Flipo, mucho, pero lo peor no es eso, es que me da miedo.

 

Vivir en Verso – Valencia

Atención: El próximo día 07 de NOVIEMBRE subiré a VALENCIA al ciclo mensual de Vivir en Verso que lleva Nieves Ponce en el Hotel California en la Av de las Germanías nº27 en Valencia. 

Nos vemos en Valencia

Hace mucho que no participo en un ciclo poético, así que me hace mucho ilusión, a ver si puedo ir subiendo cada mes un poquito e ir conociendo lo que se cuece en Valencia que no es poco. Si andáis por Valencia, molaría mucho encontrarnos por allí.  Seré la cuarta invitada.

Espero veros, si no puede ser en este evento, espero que sea prontito.

Datos del Evento

Vivir en Verso

07 Noviembre
Sáb – 20 horas

Hotel California

Av de las Germanías nº27 Valencia

Recuerdo del evento:

Fotografía cortesía de Alicia

Confusión

Tanto me confunden los ritmos en los que nos movemos, cómo me haces girar a tu alrededor como una quinceañera, hablándome con la dulzura de quien te quiere para sí. Y me hipnotizas con tus frases, en las que me sumerjo y me dejo llevar. Los días contigo son breves e intensos, pareciera que nunca nos vamos a volver a separar y entonces otra vez, el adios…la distancia. Otra vez acostumbrarme a sentirte lejos, muy lejos, en esa lejanía mental, en la que ninguno de los dos nos queremos dejar caer, pero que este mundo virtual nos empuja como una paradoja.

¿Cómo fue aquello cuando sólo éramos seres virtuales que nos podíamos comunicar con profundidad, con locura, con complicidad? Y ahora, que la desvirtualización nos hace sentirnos aún más afines, más cercanos, más parecidos, la virtualización se yergue sobre nosotros como un muro frío e inexpugnable, que me hace percibirte extraño, desconocido.

Y pensar que mi voz, mis palabras, también te amenzan en la distancia. Tocada y hundida, al escucharte relatar los desencuentros conmigo, quizás mi llanto no sea único, quizás todos lloramos en silencio los desencuentros con las musas, en un delirio que nos hace ver moustruos en la oscuridad, en el frío, en la soledad. Y ambos, alejados, sintiendo un frío que nos hiela, y que amenza con herir al otro de frío sin decidimos tocarlo con nuestras palabras, nuestras palabras enllantadas.

KAMIKAZEMENTE

– Nunca me he enamorado.- Y la volvió a besar.

Ella pensó que le estaba desafiando y terminó estrellándose contra él, como tantas lo habían hecho antes, kamikazemente.

– Lo siento. Nunca me he enamorado. No puedo corresponderte – Y mientras se despedía de ella, intentaba comprender qué era lo que las hacía estrellar contra él, inevitablemente.

Microrrelato inspirado en la canción Irrepetible

Polillas

Tengo una yaga en la mano,

una herida que traspasa

de lado a lado, pero no duele.

La piel de mi mano

se ha vuelto fluorescente

y brilla en la oscuridad.

Aveces, se posan polillas

y me lamen los contornos,

se meten dentro

y succionan con fuerza.

Entonces empiezo a sentir un dolor,

un dolor neutro,

que se atrinchera en el estómago

y que me devuelve esa tos asmática y nerviosa

que me hace estornudar todo el polvo.

A menudo les cojo cariño,

aunque duelan

de esa forma escasa, insuficiente.

Pronto llegarán las lluvias

y desaparecerán todos mis parásitos,

con suerte,

habrán dejado huevos

que eclosionen otra primavera.

Hasta entonces,

miraré a través de mi mano,

mi otra mano completa.

Desnudez

-Me gustaría verte desnuda

Y la ropa cayó al suelo en un abrir y cerrar de ojos.

No. No me refiero a que te quites la ropa y verte la piel.

Quiero verte desnuda,

desnuda de verdad.

Quiero ver lo que te inunda por dentro,

quiero saber qué mueve tus gestos,

quiero perderme en tus historias,

quiero fundirme en las costuras que disimulas con pliegues…

Quiero…

Y la piel se empezó a abrir

a caer del cuerpo por capas

y cada capa era un río de abundancia y sangre

el ansia de conocer más

hacía inevitable devorar cada una de ellas

y cada vez quería más y más.

-No temas. Quiero conocerte realmente.

Es fácil ver a una mujer desnuda,

lo difícil es que se desnude realmente,

que te deje ver lo que tiene dentro.

Y así se volvía a cuartear el tejido

y manaba un torrente infecto,

una cascada de agua estancada

o miles y miles de canicas encapsuladas

que se rompían al tocar el suelo.

-Yo quiero cuidarte. Déjame cuidarte,

déjame mimarte, quiero conocerte toda tú,

destrozar tus demonios,

descubrirte nuevas formas de hacerte sonreír,

no temas, no voy a huir, me interesa todo,

todo lo que venga de ti,

saberte tanto me acerca más a ti.

Me hace quererte más.

Déjame entrar… déjame entrar.

Y en las grietas empezaron a salir los vientos, los ciclones y torbellinos

que tan pronto volaban a los labios

como creaban tormentas.

La carne se tornaba fría y húmeda al tocarla

por muy roja que manara la sangre.

Los ecos que resonaban dentro

tenían voces graves y tenebrosas.

-¿Aún quieres entrar?

En las manos empezaron a caer pedazos mientras abría con cuidado,

quería ver, quería observar, pero no veía nada.

Así que cada vez iba adentrándose más y más,

pero sólo encontró una nada inmensa, un agujero profundo

que no se acababa.

Ya no quería conocer más.

Echaba de menos,

cuando sólo se quitaba la ropa.

https://lauramequinenza.com/videos/desnudez/

Melissandre

¿Y qué tal si empiezo a escribirte bruja roja para poder hablar sinceramente contigo?

Hablarte de la lejanía que empiezo a percibir en nuestras conversaciones, en la sutil manera que tienes de esquivar cuando te adulo. Eres una pared, eres herméticamente infranqueable, cierto que me confesaste que nunca te habías enamorado, que eres de ritmo lento. Cuando tenemos nuestros encuentros eres cercano, adolescentemente cercano. Con esa dulzura del que no teme que le amen ni ser amado. Fogoso, incansablemente fogoso. De trato fácil, de mirada tierna…y me confundes. Me confundes porque una podría enamorarse fácilmente de ti pero pones un muro y siento que no quieres que entre, que no entre más allá de lo que crees prudente. Y me siento bailando sola en mi dejarme llevar. Porque yo siempre me quiero dejar llevar, pero no me llevas, no me llevas.

A momentos pienso que es bueno ir lento, porque me marcas una distancia que aleje mis mil demonios que no dudan en aparecer cuando las cosas van bien. Me marcas una distancia que evita que adquiera sensación de propiedad. Recuerdo cuando me dijiste que era “tu peorcito”, o cuando nos fuimos de casa de tu amigo que me dijiste que estaba muy guapa pero que te daba vergüenza decirmelo allí, y me haces pensar que realmente sí que tienes otro ritmo, que quizás no me doy cuenta que necesitas ir demasiado despacio. Nuestros encuentros me despistas, te veo tan natural, tan cómodo, tan fluido, que me cuesta creer que realmente sea así, que tus tiempos sean tan pausados, en el fondo me gusta pensar que si, que eres una damisela que se hace de rogar para que la conquisten, pero a momentos me inquieta que te asfixie mi intensidad, que halla otras que te tienen mejor que yo y pienso en dejarte escapar.

Me dices que vas por rachas y que cada uno es como es…Mientras no haya extremismos ni necesidades insatisfechas… ¿Qué me quieren decir estas palabras Melissandre? ¿Podré bailar a este ritmo que me marcas sin desesperarme?

Me gustas pero siento que eres un capricho, un capricho que no sé cuánto durará.

El libro que no supe odiar

Abrí mil veces un libro para leerlo de principio a fin, sabiendo que en algún momento el libro dejaría de ser tan frecuentado por mis manos. Las páginas, un día sin más, dejaron de rozar mis yemas pero en mí quedaban los recuerdos. ¿Cómo odiar el libro? ¿Por qué hacerlo? De nada serviría obligarme a transitar sus páginas sin interés. Y qué bueno sería reencontrarse en un futuro y echar unos recuerdos juntos.

¿Quién puede odiar al libro, que tanto le gustó, cuando éste se acaba?

 

Personas invisibles

No se ven

son invisibles

podría ser un hombre o podría ser una mujer

podría ser una máquina,

o una pegatina

o un holograma

apenas habría diferencia.

No tienen corazón,

no tienen sentimientos

se les puede insultar y mirar mal

solo están ahí

para servirnos.

 

Solo están para servirnos

no hay que mirarles a los ojos

no hay que preguntarles cómo están

no hay que tratarles como personas.

Una operación más

limpia

insignificante.

 

Todos los días los seres invisibles

conviven entre nosotros.

No importan

no les mires

no les saludes

no los tengas en cuenta

Siempre ha sido así

¿Por qué debería ser especial hoy?

 

Priorizar la vida

El infinito azul
en un epicentro transversal
el ombligo conectado con el interior
y el exterior.

Morirse una vez al mes
con las gotas cayendo hacia atrás
una sinalefa de dedos posándose en mi yo desnudo
la memoria de los que no nos quieren hoy.

Saltando genocidios en nuestras manos
para exterminar todo el mal
que la lluvia no ha dejado marchar.


El autoostracismo defensivo
la avalancha de excusas no pronunciadas
colmando las paredes de una cabeza espandiéndose
tras el pequeño bang.

Vertedero dando de mamar sangre de la herida abierta
labios plegados balbuceando entresijos
partes todas excretables que me nacen muertas
gritando por todos los hijos no natos que he deshechado


Enfermar de luna, en la lluvia.
Agrandarse mi vientre
enlazado a las olas
la danza oscura de las que nos llaman brujas
el romperse sin dejar la piel que hemos cambiado.

La mutación oscilante que vertebra la continuidad
aletargados pisando la viscosidad que precede a la extinción.

Lobotomía social sembrando playas de plata
que nos hagan arrojarnos a perder la cabeza.

Una plaga inerte que nos asolará,
intermitentemente, en el juego de los contrarios
la partida binaria del tú, contra yo.

Fármacos, esbirros perennes
laureando en vena
la espiral giratoria que coloca la aguja
siempre en el mismo lugar.

La tempestad cautiva,
aguijón de cristal,
frágil y letal
vulnerabilidad estigmatizada
del león enjaulado.

El hilo que escribe la eternidad
nos lanza acertijos experienciales
clamando priorizar la vida
aullan las entrañas clamando
priorizar la existencia
conquistar.

Soltar lastre

Después de hacer un viaje siempre vengo renovada. Este año lo necesitaba, necesitaba enfocar.  Demasiados proyectos a mitad esperado una oportunidad. Demasiada gente robando energía , restando en lugar de sumando. Sentirte en una espiral que te atrapa y aunque quieras escapar, no hay forma. Así que tomar distancia, es mágico. Coges el coche, y cuántos más kilómetros haces esa fuerza que te empujaba a la espiral desaparece, sin más. Mientras estábamos en un loco viaje sin destino, improvisando ruta, sin planificar mi vida aquí, en Dénia, había dejado de existir.

Siempre me ha sorprendido esa capacidad del ser humano para sentir el presente, para una vez cambia de escenario este nuevo momento es ahora. Las ciudades, las personas, cuando te alejas, cuando cambias de lugar, dejan de ser ahora. Sin embargo cuando no te mueves, tu ahora se prolonga tanto el tiempo, que pasan años y sigues en ese ahora atemporal que te atrapa. Y quizás por eso es difícil proyectar hacia el futuro, o mirar con perspectiva.

Así que siempre que la ciudad me atrapa y me asfixia necesito escapar, con verde, con baños milagrosos en agua dulce o salada. O alejándome lo más posible. Y el norte tiene todo eso, es verde, lleno de pozas, ríos y está lejos. Y me cura. Me hace sentir esa energía que tanto me caracteriza, me carga las pilas, para comerme el mundo. Y todo se relativiza, vienen a mi tantas ideas, tantas cosas que puedo hacer, un torbellino de oportunidades que sembrar y entonces todo es posible.

Estaba mirando el verde, una pradera enorme y mientras mi hermano dormía yo no tenía prisa. Estaba allí. Agusto. Como en una postal. Mirando como las flores se balanceaban a un lado y a otro, como los bichitos iban de una a otra flor. Y yo simplemente sentada inclinando la cabeza a un lado y a otro para que los rayos de sol incidieram de una forma concreta. Me quería quedar en ese momento, en ese lugar.

Y pensaba, porque eso no puedo evitarlo, de cómo alejarme de ese ahora atemporal me acercaba a mi vida, mi vida de la cual hace tiempo me sentia tan lejos que en cierta medida había condenado a mi pasado a tantas personas…y en ese momento todas eran presente, o posible presente y quería ver a todo el mundo, ir a todas partes.

En cierta medida llevo un tiempo paralizada, tanto que he estado una larga temporada sin apenas relacionarme afectivamente con las personas. Y aunque estaba tranquila, este año básicamente ha sido un año de tranquilidad, me faltaba emoción. Y yo que siempre he sido más de quemarme, me faltaba esa llama que te precipita a seguir adelante para seguir ardiendo. Estoy saliendo de ese estado de quietud, alejamiendo, de asexualidad y el viaje ha sido un buen catalizador para poner todo en su sitio.

Al volver del viaje, lo que más claro tenía es que no quería volver a caer en la espiral, así que es momento de dejar atrás las cosas que no sólo no me aportan, sino me hacen caer en una apatía, en un presente atemporal infinito que no me deja avanzar. Y soltar, sienta mucho mejor de lo que una se cree.

Otoño es para cogerlo con ganas, lo difícil es cuando llegue el frío y me coloque en diciembre sin motivación. Ahora hay que coger carrerilla, avanzar con fuerza para que luego nos lleve la inercia. Cada año es así, que la inercia me haga llegar lejos, sin desmotivarme.

Amnesia selectiva

Recordar con la fuerza de los elefantes contruye muros de hormigón en los que guarecerse cuando la sirenas canten, cuando los sunamis bailen, cuando Tokio empiece a temblar.

Abremos oído miles de consejos de cómo aprender a dejar de ser inocentes, a que construyamos la casa perfecta que ningún lobo pueda derruir, a consta de nuestro limitado tiempo. El tiempo que algunos miden en longanizas, creyéndolo eterno, creyendo que las oportunidades estarán esperando pacientes a que terminemos la casa correcta, segura, ideal, donde ningún mal vendrá a estropear la  vida perfecta que los oráculos baticinaron como destino estándar.

Desajustar las manecillas para que no vayan al coro uniforme dirán es síntoma de enfermedad cardiaca de asincronía social. Transtorno inadaptativo crónico de difícil curación a evitar, forjando a fuego una instrucción ejemplar. Instrucción que algunos valoran en libros, creyéndolo libertad, creyendo que abriendo escuelas la nemotecnia los mantendrá a salvo, con el vaso lleno, donde nadie podrá iluminarnos más allá de lo que dictan los textos ya escritos.

La línea curva que junta la inexperiencia inocente con el saber de la vida, me invita a rechazar el fruto de la sabiduría y a desarrollar amnesia selectiva que me haga olvidar el riesgo, la seguridad, la certeza, lo correcto.

Porque ¿quién quiere estar escondido cuando lleguen los girasoles, el amarillo infinito que llene el horizonte?

Nunca

Decía que nunca se había enamorado

nunca

pero tras los cristales

el azul

y nunca, nunca era una razón

para dejar escapar un azul.

 

El par 23

Era el momento perfecto

para darse cuenta que no somos tan diferentes

aunque nos separen años

aunque nos separen números

aunque nos separe sólo

un cromosoma del par 23

 

 

 

Formas de trazar un mapa

He capturado un recuerdo olvidado que viene de mi pasado

un fragmento de silencios y pausas en los que detenerse

cuando, conoces la belleza de la espera y la incertidumbre

por primera vez

cuando no todo se compra o se obtiene fácilmente

aunque sea fácil, aunque sea placentero, aunque todo fluya.

He recuperado una porción de la ilusión que nace al degustar la magia

reaprender a sentir sin prisa, a sentir sin expectativas, a sentir sin comodidad consumista

elaborando una distancia segura donde poder desarrollar nuestro yo mismo

para descubrirnos, para que nos descubran.

He vuelto a tocar el tiempo con las manos

y notar esa caricia efímera que no te deja atraparlo

aunque aveces, lo retengas con fuerza

sabes que se acabará escapando.

 

La cascada no tiene que llegar hoy

podemos remar en todas las demás direcciones

hay tantas formas de trazar un mapa

y nadie nos obliga a llegar a ningun sitio

improvisemos una ruta aleatoria

adentrémonos a la senda sin brújula

la fantasía de desvirtualizarnos en todos los sentidos

y dejemos la ficción para cuando se cierna el bosque entre nosotros

en la frenética jungla que nos devora.

 

 

 

 

 

Abrazo perfecto

Hay tantas razones transparentes dibujando los límites de los tiempos no marcados

Ese olor a playa maldito

Ese peso negro de la pobreza.

Se me escama la piel al escuchar vacíos en nuestros renglones.

Distancia fría

La sombra del pánico,

Masticar cada día tu ausencia.

Momentos esdrújulos confundiendo oblicuo con agudo.

Volver a los dieciséis

Atornillarme en el descansillo

El termómetro afilado enfría mi entrepierna.

La peonza gira caprichosa

ardiz de destinos futuribles que se marchitan.

Ráfagas de fantasmas estornudando la falta de lógica.

Decadencia

Letanía, sabor agrio entre dientes.

La loca de los gatos que rebota en nuestras consciencias.

Versando nuestras distancias y saciando nuestras ansias a la hora justa.

A contrarreloj.

Adios entre cristales.

Teñirnos, de otro color, de otro nosotros

Convertinos en la caricatura de nuestros demonios.

Lencería quemada

resina en las comisuras de los labios

Sabes a gastado

y yo a cerilla consumida.

 

Mas cuando más me azota la desesperanza

dibujas un abrazo perfecto

recordándome

la perfección on que encajamos

y te disfrazas de sonrisa

bálsamo instantáneo

transformando todas mis grietas

en meros efectos de la luz

Sombras que parecen cráteres

Elevaciones que semejan montañas

Y entonces comprendo los mecanismos para volverse loco

para perder el juicio

cuando no hay quien sepa tenderte la mano

desde el otro lado.

 

Febrero 2013

 

 

No tienes que entenderlo

No tienes que entenderlo

pero hay lugares donde encontrarse

apagando el cristal que evita que entre de nuevo el invierno

aunque también nos privará de primavra

y en la parte de abajo del contrato

escribiremos que no hay contrato.

Así podremos aplicar una pomada

que cubra toda la superficie de la piel

hasta hacernos fluir, resbalar

y chocar sin hacernos daño,

blanditos.

Tocarnos con todas las manos,

todas las lenguas, todos los ojos,

todas las palabras y descorchar también los tabúes.

Quiero que me quites los bloqueos sin prisa

abriendo el corsé con las uñas

y estirando de las cintas hasta que caiga al suelo

que degustes la piel escondida que se halla debajo

con uñas y dientes, con besos y caricias, con lengua y sin prisa.

 

No tienes que entenderlo

pero me puedes buscar entrehoras

las horas en las que no hace falta

que tengamos que construirnos

o dejar de ser nosotros mismos.

Abriendo la boca sin cepos

que atrapen la lengua,

sin bridas que nos obliguen a estar erguidos.

Hazme cosquillas con tus palabras

ven a desnudarme con tus frases

a recorrerme entera, acariciándome

con la forma en la que dices que me deseas.

Empótrame con tu lógica,

desgárrame con tu filosofía,

hazme el amor con tu mundo interior.

 

Déjame sin aliento, pero sin prisa.

 

No tenemos por qué entederlo.

Elegir

Esos momentos en los que, sobre nosotros, caen las oportunidades

y antes que desaparezcan como pompas de jabón en el suelo

debemos rápidamente saber elegir con presteza

y elegir

no siempre

es fácil.

¿Quién sabe qué otras oportunidades nos hubieran llevado dónde?

Los futuribles, mejor para las fantasías y para alimentar la creatividad

las opciones que elegimos libremente

indiferentemente dónde nos lleven

que no pesen como losa

sino como recordatorio

de que aún hay trazas de vida

donde podemos saborear la libertad.

Óbice epicúreo – Entendernos

He visto pasar el tiempo y temor a que todo se marchite. He visto como se marchitan los seres vivos. Lo floreciente comido por los insectos. La selva devastada por los humanos. Los humanos contra los humanos. Los mismos humanos que se marchitan inevitablemente, como el resto de seres vivos. Y otra vez, el renacer de los floreciente.

He visto los ojos del caos en cada decisión del destino llevándose todo a su paso. He visto temblar hasta el más fuerte, el más poderoso y más preparado en manos de Fortuna. El guión desaforado que no pretende complacer a ningún público. El exterminio y la supervivencia como alteregos de una historia sin protagonistas en la que todos son prescindibles. Y he visto en el caos los ojos de la felicidad, ajena a todo lo demás, incluso a su naturaleza efímera aniquilando cualquier discurso pesimista.

Sí. El viento aveces se mueve en dirección contraria, el agua se estanca, los árboles que volverán a florecer parecen secos, la humedad se hace fuerte , el polvo se acumula, los insectos dejan larvas que nacerán cuando ellos hayan muerto, el fuego quema y el frío hiela.

Sí. Lo sé. Hay brazos que no saben curvarse para dar un abrazo, flores que no pueden crecer porque han nacido en una maceta, niños que no han conocido a sus madres que no están muertas, crías de seres vivos expuestos en vitrinas castrados para ser aceptados como posible objeto a comprar, lluvia que devasta y calor que deshidrata.

Sí. Lo sé. Aveces nos alejamos de quien más queremos y mantenemos a los enemigos cerca. El afecto se está capitalizando. La palabra imponiendo sobre el sentimiento. Las descripción sobre la acción. Sensacionalismo sobreexplicativo. Cómplices convertidos en verdugos. Transacción mecánica de afectividad.

Tu voz no se apaga mientras forme un agujero para seguir diciendo lo obvio pero ese no es el problema, sino conseguir entendernos.

No. No hablo del verde amapola que se hace azul cuando las náyades están frías de tanto aterciopelar la hégira de las hespérides que vinieron a prevenir el bamboleo platónico de la precesión de los equinoccios. La masculinidad líquida que va evaporándose en su álgido punto vernal.

No. No hablo tampoco de la telaraña telúrica del phi en una continuidad retiniana que nos haga ver un círculo perfecto allá donde sólo se acumulan pequeños puntos. El isomorfismo que nos convencerá de que vemos lo que realmente no existe y nos hará discutir y matarnos por la refracción azarosa que trapacea trocando el cielo de azul.

El Óbice epicúreo es no hablar el mismo idioma.

 

 

 

 

La hegemonia del tiempo

La hegemonía dice que el tiempo
va hacia adelante en forma lineal
y que es posible medirlo.

Consensuemos un ciclo,
una medida estándar,
dividámoslo en porciones,
cada vez más pequeñas,
y apliquemos dicha medida
a la durabilidad de las cosas,
y, también, de las personas.

Ahora, de verdad,
estamos definiendo el tiempo.
Y como animal, ser humano, o mero ser productivo,
en la estructura jerárquica que establece los estereotipos,
seremos encasillados
catalogados en definiciones
delimitadas por espacios de tiempo.

La mutación de nuestra identidad,
y no estado transitorio,
podrá ser consultada y revisada
a través de signos gráficos, cifras,
que se acumulan unidad a unidad
cual manzanas en un cesto.

Y ahí, en el cesto,
la cantidad, siempre creciente de tiempo,
será una nueva excusa para dividir,
etiquetar, reprimir, discriminar y controlar.

Taxonomicemos
la equidistancia perfecta del ser ideal
organicemos al conjunto de la población
en torno a este parámetro,
observemos la desviación típica
que nos dirá el grado que nos aleja del ideal,
como objetivo a alcanzar
o privilegio perdido.

Antagónico y versátil,
el trampa-disfraz
será el nuevo ardid del imperio
inventando ungüentos y estrategias milagrosas
para desafiar las leyes que dicta
la hegemonía del tiempo.
El hedonismo,la nueva tierra prometida
la inercia,
destinar el fruto de nuestras plusvalías
a alimentarlo
la costumbre,
convertir en descartes
toda muestra visible de lo contrario.

Rindamos culto
todos unidos
a la efímera porción de tiempo.

Poesía perteneciente a Poeshopia


Tranquilidad

Texto perteneciente a Poeshopia

Quizás,
un estado de sosiego y tranquilidad
sería ahora lo más deseable
saber con exactitud
cómo será el final de la jornada
sin sobresaltos,
sin conflictos,
sin discusiones
t r a n q u i l i d a d.
Un silencio mudo que solo tú puedas alterar.

Una estancia completa.
Llegar, cada tarde soleada, a presenciar
la cinematográfica escena perfecta
de un rayo de luz posándose en las cosas,
las cosas que permanecen exactamente en su lugar
revelando cuantos días hace que no se retira el polvo.

Dormir,
en el lado exacto de la cama,
con la absoluta certeza de que la manta será nuestra.

Abastecer nuestras aficiones
dejarse volcar en la marejada de nuestra inspiración
sin reservas,
atravesar el umbral del tiempo
transgredir sin pudor lo decentemente aceptado.

También, cultivar un jardín en nuestra agenda
a fuego lento,
sin consenso,
sin acuerdo,
sin límites
sin sexos
o aprender el noble arte
de estar
solo.
T r a n q u i l i d a d.

Disfrutar de la tranquilidad
siendo
uno
mismo sin reservas
sin quejas,
sin problemas.

Sin embargo,
el estado inherente al que me empuja mi querencia
es volverme a enamorar
pero no a enamorarme apaciblemente, no
sino a caer en la locura

despersonalizar hasta la obsesión
las mariposas tejiendo vacíos
no recuperar el aliento
la abrasadora inercia de caer al vacío
sin red, sin freno, sin control
abandonar la lógica, la razón
la droga venenosa que nos haga morir de amor,
un deleite suicida, masoca, indecente
buscar la agonía
chocar contra el muro
abrasarme
inmolarme
el dulce infierno

sabiendo que,
                       inevitablemente,
                                                 enamorarme
                                                                     alterará toda
                                                                                          t r a n q u i l i d a d.

Incluído en el poemario La coleccionista de Azules

 

La piel que me define

I

Los ojos, nariz, orejas, boca

esta máscara que delimita

este final de mi

me define

La piel que me encierra

me pone límites

me dice hasta aquí

me define

No conozco cómo soy de verdad

la parte que en si, sí soy

que existe.

Torrente introspecto

ecomundo bacterial y conectivo

pulsiones migratorias

trazando rutas infinitas

el musico-ritmo interior

que mi yo automático, no consciente

domina

y yo olvido.

Pero más allá de la máscara

lejos de mi finita presencia

extendidos en mi no ocupación

receptáculos y elementos

toman mi identidad

la vierten sobre si

y al igual que yo no soy ellos

pero son yo,

ellos dejan de ser ellos

y me definen

y son más yo, que yo misma.

 

II

 

Tú. Máscara que te posas en mi exterior

que envuelves mi rostro y aprietas contra si

verduga omnipresente

que plegándote orquestas los días de mi calendario

eres tú, pero no eres tú

cadencia irremediable abrasiva

predominancia ciega

de las grandes esferas danzantes.

 

III

 

Arrojar al suelo el espejo

no le hace falta hablar

ya sé la respuesta.

Mil pedazos la repetiran

y seguirá siendo mentira

y no será hasta mañana

que me daré cuenta

mientras mastico

otras afirmaciones falsas.

 

Explorarme externamente

ardiz con el que perder el tiempo

neblina visual informándome

qué límites nos definen

mirarnos

mi cobertura externa

colisionando con la tuya

ahora entiendo los límites

las máscaras, los disfraces

pero mi contorno

brevemente es invadido por los poros

la electricidad vital que se transmite

de un cuerpo conductor a otro

viaja de tu mano a mi mano

y yo que no entiendo, ni veo

ni sé diferenciar qué soy yo,

más allá de esta cubierta

ahora que entra, algo en mi

que es tuyo o viene de ti

Un vibrante rayo eléctrico

que no le detiene mis limites

que no le detiene los tuyos

¿Somos parte de la misma energía

en dos recipientes compartimentados

distintos o simplemente meros conductores

de algo que no es tuyo y no es mío

pero que a ambos nos conoce por dentro

mejor que nosotros mismos?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bajo el agua

No sabría decirte

cómo antes de todo

las cosas se toman sin reservas

las manos en la nieve

el placer perecedero

que se convertirá en tortura

ardiendo

latiendo fuertemente

arterias como cuchillas

arruinando la experiencia futura

de jugar, ingenuo

con el fuego blanco.

O las rodillas peladas

acariciadas por ásperas aceras

 

La alquimia del conocimiento

nos proveerá de poderes mentales y

mágicamente nos anticiparemos al peligro

Cada vez más a salvo

alejados de la realidad

decoraremos enciclopedias

con milagrosas recetas.

Nuestros hijos serán almidón y plástico

para que puedan rebotar indemnes

por los bosques alquitranados.

 

Análisis de sangre, será nuestro cupido

el currículum, nuestra identidad

el capital,  el ángel de la guarda

la probabilidad, la experimentación, el azar

romanticismo quebrado

papel de periódico mojado

anticipando la lluvia ácida.

 

Pero los pantalones y los guantes

harán sorda nuestra piel

no sabrá,

no conocerá

no tocará la hierba

y si me sacas el paraguas

por miedo a que te pueda mojar

quizás evites que el ácido borre tu cara

o puede que nunca descubras

que se puede respirar bajo el agua.

 

 

Sobre mi – Hematofilia

Marzo 2012

Siento cómo el agua baña mi cuerpo

apenas cierro los ojos

el agua se hace pesada y espesa

la acaricio resbalando por mi cuerpo.

Mis yemas aún saben a ti

entre hierro y dulce

te saboreo.

Deslizándote entre mis dientes

juegas con mi lengua

eres adictivo, quiero más.

Quiero morderte, arrancar un quejido de tu boca

notar la sangre fluyendo, el charco de tu cuello.

Beberte.

Embriagarme.

Sentir el líquido viscoso tiñendo mis labios

calentándolos.

Lamer la herida, degustar gota a gota

las pinceladas que se derraman en el lienzo de tu cuerpo.

Agotar mi sed.

Saciarme.

El agua sigue cayendo sobre mi.

Esparciéndose sobre mi. Mojándome entera.

Cae sobre mi. Recorriéndome sin prisa

pasando por mis ojos, mi boca, mi cuello, mi pecho, mi ombligo

sentirla sobre mi. Recreándome despacio

pensando en tus manos,

tu tacto acuoso reptando por mi piel hasta detenerse en mi boca

queriendo que te pruebe, dándome un poco de ti

para que cierre los ojos y te pida más.

Te gusta jugar.

Tus manos arden, llenas de sangre caliente

sobre mi.