Elegir

Esos momentos en los que, sobre nosotros, caen las oportunidades

y antes que desaparezcan como pompas de jabón en el suelo

debemos rápidamente saber elegir con presteza

y elegir

no siempre

es fácil.

¿Quién sabe qué otras oportunidades nos hubieran llevado dónde?

Los futuribles, mejor para las fantasías y para alimentar la creatividad

las opciones que elegimos libremente

indiferentemente dónde nos lleven

que no pesen como losa

sino como recordatorio

de que aún hay trazas de vida

donde podemos saborear la libertad.

Hazte Valer

Ultimamente cada vez que pasa un giro argumental en mi vida la gente de mi alrededor viene a terminar diciendo algo como: Hazte valer. Y como todas las frases básicas y bonitas que bien podrían protagonizar un capítulo de un manual de autoayuda me hace gracia lo estandarizada que está la hipocresía. Ya que los mismos que me vienen diciendo hazte valer y lo dispensan como remedio cada dos por tres llegado el momento sólo hacen uso de ese valor cuando se encuentran con alguien en desventaja.

Tenemos todos la boca llena de buenas intencciones que vamos escupiendo aquí y allá como si los demás no supieran autogesionarse la vida, si fuera por consejos podría forrarme la casa dos veces y aún me sobraría tela, incluso si mi casa fuera más grande.

Como decía, hazte valer, qué bien suena, oye, demuestra lo que vales, que no te tomen por tonta, es que eres tan buena, es que no puedes dejar que te pasen por encima. Cuando en realidad, todos estos supuestos consejos vienen a mi cuando tengo un conflicto. Conflicto dicho sea que si “no me hiciera valer” propablemente no existiría, conflicto que más antes o después seguramente tendré con quien hasta ahora me tomaba en confianza y me dice que mire a los demás con desconfianza.

Y mira, no creo que haya que mirar con desconfianza constantemente, pero si que es cierto que a más desilusiones, más cautela, a más traiciones, más prudencia.

Y si, más sola, pero no por “no hacerte valer”, sino por lo contrario, por decir esta boca es mía, por tener opinión aunque no me convenga, porque a todos les gusta decir hazte valer y luego mirarte con reproche cuando lo haces.

Sinceramente, para mi, hacerme valer aprovechando la desventaja no me parece un mérito, y tener que tragar en el caso contrario, pues que como que tampoco.

Por suerte desde hace un mes o mes y medio ando positiva, llena de energía y con ganas de comerme el mundo, probablemente sea otro año más, pero de momento, a una noche de cambiar de año, siento el 2018 suculento, apetecible, puesto para mi, para que lo devore, para que me llene, para que me defina aún más.

Y esa energía se nota, lo invade todo, me ando reencontrando con gentecilla que se habían ido quedando atrás en mi vida, por desencuentros, porque hay momentos para desencontrarse y hay momentos para volverse a encontrar… despacito, con calma. Y me hace feliz, porque en el fondo siempre soy una moñas y aunque cambie el fondo, aunque cambien los sentimientos no hay tantas personas afines como para ir perderdiéndolas de forma definitiva. Cada vez que salgo de una de mis katarsis lo hago de forma renovada, dejando lo malo atrás, atrayendo lo bueno.

Y es en mi fin de la crisálida que siempre tengo este estado de conocer, de encontrar, de querer, de reencontrar

…siempre confío quedarme en este estado…

Así que andaremos y veremos qué pasa “mañana”

El Salvador

La primera vez que fuí a Los Diablos Azules fue a un recital multitudinario que me invitó Leo Celada con motivo del día de poesía. Por aquel entonces yo todavía no había participado aún en ningún recital maratoniano de este tipo y me tomé la invitación muy en serio.

Nada sabía yo por entonces de la libidinosa vida nocturna de los antros de poetas y además gozaba de unas bonitas esposas matrimoniales que aún me durarían algunos pares de meses más.

Como carne fresca que era y esa mirada de “soy tan nueva que no me entero de qué va esto” se me acercó tanto varón con buenas intenciones a felicitarme que creo recordar que nunca he sufrido un asedio tal de cumplidos por parte de desconocidos.

Entre la fauna varia que conocí aquel día, quiero destacar la historia de un joven que le costaba articular palabra. Y yo, que siempre he tenido un síndrome parecido al de Tyron de tener debilidad por las cosas rotas, sentí lástima pensando en lo difícil que debía ser moverse en esos eventos para un tartamudo.

Y con la típica escusa de “me gusta lo que escribes” comenzamos un intercambio virtual de impresiones y textos, así fué como conocí su blog, una suerte de anecdotario fantástico misógeno de un tipo marginado que en el fondo se sentía superior. Ciertamente no recuerdo ya las historias que en él se contaban, ni las conversaciones que pudimos llegar a mantener, pero sí recuerdo la última. Él intentaba convencerme con un delicado plan fruto de su inclinación natural a despreciar a la mujer de que me acostara con él. Argumentaba firmente que me quedaban pocos años de buen ver, 5 o 10 a los sumo. Y que tenía que aprovechar el tiempo porque después me arrepentiría de no haber follado lo suficiente.

Hoy, en el cenit de tal supuesta crisis, más que aprovechar mis últimos días de sexo y desenfreno con cualquier desesperado que me haga caso me planteo lo terriblemente cansinos que me resultan la mayoría de los tíos con sus ofertas sexuales carentes de interés y de imaginación. Yo, que siempre he presumido que seré una vieja verde pervertidora de jovencitos, no sé si es que todos me quieren salvar de mi futura vida sin sexo y pronto me arrepentiré y seré yo quien comience a perseguirlos. Por el momento, me siguen pareciendo, unos absolutos gilipollas.

Leído:

19 Diciembre 2017 micro abierto Arte no Apto en Denia, Alicante

A cuatro patas

Ella estaba en bragas encima de la cama

bragas de encaje negro,

Bragas corte culotte

bragas muy ajustadas

Yo se las había traído

se le marcaban cuando se agachaba

los cachetes se le asomaban.

Fingíamos que nos hacíamos fotos

la cámara era polaroid

los recambios eran viejos y escasos

así que solo el tonto hacíamos

medio desnudas

medio en lencería.

 

De repende se disparó una foto

la emoción lo invadió todo

aunque no sabríamos si saldría.

Emulsión abajo, emulsión arriba,

¿la foto se autorrevelaría?

emulsión arriba, emulsión abajo

zarandeando, zarandeando

la imagen que apareciera, deseando.

 

Tanto ajetreo acabó  con ella

a gatas entre el suelo y la cama

manos en suelo, rodillas en cama

una visión que desde atrás yo contemplaba.

Sólo acertaba a ver un par de piernas

y un culo, enfundado en bragas,  en pompa.

 

Mi cámara, no polaroid, y yo,

inmortalizamos la imagen,

yo, en mi memoria, ella en digital.

No pudimos, ni quisimos evitarlo.

¿Qué pensaría ella al ver la imagen?

Pronto, me lo desvelaría.

Ella, cogió mi cámara

miró la foto

y no paraba de remirarla

¿ese es mi culo,?¡ala!

Se reía, lo miraba, me miraba

Me confensó

que hasta esa foto

siempre siempre siempre

había odiado su culo

pero que ahora, al verlo

le encantaba

no creía que fuera suyo

le empezaba a gustar.

 

Desde entonces

sólo pienso

en hacer fotos de traseros

poniéndoos a todos

a cuatro patas.

Dedicado a la pelirroja del culo de la foto

Desintoxicarse

Nada como un buen baño para descontaminarse de tanta toxina de ciudad, tanto insecto infecto que se posa en la piel y no se quiere marchar de nuestro lado. El mar mágico, sana. Debería darme un baño todos los días, pero imbécil de mi, aveces me quedo pegada a la pantalla que me absorve la energía y me devuleve un fantasma cansado de mi misma. Y es que había intentado eso de bañarme, pero es que aveces el agua está tan y tan sucia, que no consigo que me sane el cuerpo. También está de vez en cuando dejarse sanar conjuntamente, o sanar a otro olvidándote de donde se encuentran los límites de lo real o lo imaginario.
Hace unos días me bañé por primera vez con unos amigos, y una de ellos decía, que hasta que no te bañas con tus amigos, no conectas. Y ciertamente ese día creo que algo se conectó entre nosotros.
El fuego también renueva. Hace un par de días fue San Juan, y estar tumbada bajo las estrellas en la playa, al lado del fuego. Sentía esa misma conexión, ese desintoxicarse.
También estuve durmiendo una noche en la playa con unos amigos, con esa sensación tan placentera de despertarse en la naturaleza ajenos a la estampa de una habitación, sea ésta cual sea. Increiblemente enrequecidor.
Desde que ha empezado el verano no paro de coleccionar momentos mágicos con diferentes personas que me andan quitando tanta toxina que tenía dentro. Espero que el verano siga siendo tan sanador y reconstituyente. Creo que lo necesito. Hay demasiado elemento nocivo por ahí suelto.
Por si acaso, tengo planeado montar en bici para poder ir corriendo a bañarme a las Rotas más a menudo.

 

Diré

Ante la insistente pregunta
de quién folla mejor
los hombres o las mujeres
diré que yo follo con personas
indiferentemente
del género que lleven puesto.

No hay dos personas
que follen igual
o al menos,
yo, no las he encontrado.

Diré

 

Diré
que folllan mejor
a los que les gusta follar
y no sólo correrse.
Diré
que follan mejor
los que se dejan llevar
que los que demasiado piensan.
Diré
que follan mejor
los que se dejan pervertir
que los que aún tienen prejuicios.
Diré
que follan mejor
los que se preocuparon de conocerme
que los que venían con todo aprendido
Diré
que follan mejor
los que no tenían prisa
que los que miden todo con el reloj
Diré
que follan mejor
los que no saben de horarios para amar
que los que siempre acuden a la cita
en el mismo sitio, hora y lugar.
Diré
que follan mejor
los que a mí me follaron mejor
diré que follan mejor / indiferentemente
del sexo / con el que hayan nacido.

Mira qué luces tan bonitas

¡Mira qué luces tan bonitas!

Sonríes grácil e inocente
se te ilumina el rostro
mirando cómo resplandecen.

Te miro y pienso
en lo innecesario
de ese gasto inútil.

En la cantidad de gente
que nos arremolinamos en las calles
buscando una solución que no encontramos.

Mientras perseguimos nuestros sueños
observamos como la marea sube
enterrándonos.

¿Cuánto vale una persona?

¿De qué sirve el progreso
mientras siga gente muriendo de hambre?
O de fustración.

Ahora la gente muere antes
no espera a morir de hambre
se matan
cuando lo pierden todo.

Puta sociedad
con forma de embudo.

Cada día tenemos más y más cosas
que no valen para nada.

No hay dinero dicen
y no paro de ver cosas inútiles
cosas que dicen que son bonitas
pero que no sirven para nada.

No hay dinero dicen
pero se protegen privilegios
se engordan despensas abarrotadas
se amontona todo en el mismo lado.

Hasta que no nos levantemos
seguiremos desayunando ruedas de molino.

¡Nadie en la calle!
¡Nadie pase hambre!
¡Nadie analfabeto!
¡Nadie Ilegal!
¡Nadie sea menos que nadie!

Mira qué luces tan bonitas…

Y tú me miras y me dices

Mira qué luces tan bonitas…mira que luces tan bonitas laura mequinenza poesia

El tiempo : proyectos que van y vienen

Me encanta embaucarme en proyectos porque me hacen sentir viva, pero si hay algo que adoro por encima de todo es la libertad, y no voy a ser yo la que me ponga límites a mi propia libertad. Por tanto me gusta hacer proyectos, aunque cuesten mientras los disfrute. Había pensado en hacer una foto diaria para mi otro perfil sobre cosas de Dénia, pero cada día estaba sufriendo más el proyecto y no lo llegaba a disfrutar, asi que decidí reinventar compromiso para con ese perfil, a un proyecto que se adapte más a mi. Al fin al cabo, mis proyectos tienen ese fin, hacerme bien.

Para este perfil, el personal, ando con el proyecto de Teleidoscope. La semana del en cielo al final no hice la foto porque no pude encontrar hueco para hacerla, pensé a última hora editar alguna de las que había hecho el día anterior con los niños para adaptarla al tema, una de las fotos de Mateo en el columpio con nubes tal vez, aunque no me entusiasmaba la idea,pero entonces se me estropeó el ordenador de forma que no pude editar nada. Así que me lo tomé como una señal, soy una persona con fuerte vinculación al exoterismo,y esta vez pensé que no “debía” hacer la foto por hacer. Por tanto, la dejé marchar.

Con la semana del tiempo, tampoco iba muy bien de “tiempo”, valga de redundancia, y andaba apurada con exámenes, entregas y la sesión que hicimos de los niños con motivo de la primavera para la revista. Pensé que aunque me pesara, esta semana tampoco haría la foto, la idea que había pensado es una foto a contraluz, con el cuerpo desnudo los brazos en alto, uno recto encima de la cabeza y el otro, también extirado, moviéndolo hasta formar un ángulo recto con el otro, simulando las agujas del reloj. Pero no, lo dejaré en mi almacen de ideas por hacer.

Una amiga del gremio de la poesía, unos días atrás, me había pedido que le escribiera unas palabras para la promoción de su próximo poemario, y al escribir, ultimamente apenas escribo por falta del mismo tiempo, me entró añoranza de mis días en Madrid, de los miércoles en el Bukowski. Así que recuperé uno de mis textos inspirados en este exilio en el que me veo obligada a permanecer. Y todo el revoltijo me hizo recuperar las ganas de retomar la elaboración  de mi poemario. Tal vez sea yo la próxima que pida palabras a amigos para el mío^^. En fin, con esta idea en la cabeza revoloteando y un día gris atenazando por mi ventana, apareció, la foto. Sin más dilación, dijo “Hazme”. Siento un placer inmenso cuanto esto sucede. Cuando se fusiona mi día, con mi mente con el momento. Y sí, en este caso sentí que la señal era volver a embaucarme en el proyecto, no  ir dejándolo porque me hace bien, me hace sentir bien.

Bien, pues esta entrada quería dedicarla a eso, a proyectos que van, que vienen. Yo siempre digo que soy de la teoría del fluir, de movernos en la dirección de las cosas que nos van haciendo bien ,sin forzar, sin obsesionarte(porque dejarán de hacerte bien) y alejarte de las cosas que te hacen mal. ya sé que de la teoría a la práctica hay un mundo, pero me gusta que aparezcan pequeños momentos que me hagan rodar hacia adelante.

H(art) tura

Ese, tu libro, que me hace desaparecer del tiempo
ahora que tendría que estar huyendo o muriendo
o ambas a la vez,
ahora te encuentro
ahora que estoy desgastada
que las ganas están manchadas
exhaustas
He querido dibujar una tregua a mis días
pero no puedo
no debo
pero acaricio las frases
me cobijo en esos, tus besos, tus besos
a ratos me arranco los ojos
a ratos me muero en la pantalla
y pasa el tiempo

Me alegro de conocerte
alguien debe hacerse cargo de encender mi risa

A altas horas de la madrugada

Me rajo cada madrugada el pecho
cuando voy por la calle bebiendandando
y aparece esa conversación
que yo no pido,
que si deberías hacer esto con tu vida,
que a qué aspiras
“lo que debes hacer es buscar un trabajo”
y no se dice ( en voz alta)
pero un susurro lo invade todo
“Y sométete, a esta sociedad
sé uno más como yo
que mira que bien estoy
y tengo dinero para todos mis caprichos
y tú no”

Maldito kapitalismo… y los hijos bastardos del consumismo!!!

Debería publicar en alguna parte
que hablar de ciertos temas
es escabroso y más a ciertas horas
acaso ninguno ha visto Los Gremlins?
A mi me pasa algo parecido
temo cualquier día
tomar forma animal
y arrancar algun miembro a mordiscos.

E idealista, o ingenua tal vez, sigo pensando que la felicidad “está ahí fuera”
y no embasada en el super.

De azules y círculos incompletos

Tranquila…

Esta noche dibujamos círculos concéntricos incompletos
que se van uniendo por sus extremos a otros círculos
formando infinitas espirales que conectan una curva con otra.

Los azules se están destiñendo,
clarean en esta paleta que recorro con mis dedos.
Me da miedo su tacto.
Mis yemas tiemblan al posarse sobre los azules.
Temen que se agote,
finalmente se agote el concepto
y nunca más pueda trazar una línea azulada
en este gastado lienzo.

Tranquila…
Te he dejado una taza de leche caliente
para que puedas dormir.
Me he inventado una trampa de sueños
para que sin darte cuenta me reveles tus misterios.
Me dejes caminar en el laberinto oscuro
para derribar las simetrías que te atormentan.
Y fabricar el cielo de las dualidades
donde diferentes “yos” no se enfrentan.

La vitrina.
La vitrina está vacía.
Las muñecas nunca deberían tener consciencia
y poder escapar de la cárcel de cristal.
Sus ojos vidriosos ya no miran buscando admiración
sus delgadas piernas apenas soportan el peso.
A menudo pierde el equilibrio
y lanza una mano a la deriva
arañándote entrañas para seguir en pie.

Tranquila…
Esta noche vamos a desordenar los mundos
vamos a mezclar realidades, a trazar un oasis
donde no tengan cabida las cadenas.
Seamos libres en nuestro oasis
donde tú me besas intensa
y yo te abrazo entera.

” A la robadora de almas… que se escapó un día por la cornisa del entendimiento y nunca más volvimos a hablar el mismo idioma, aún así, hubo un tiempo en el que nos hablábamos sin hablar, nos comunicábamos en sueños y nos protegíamos del resto del mundo, del que creíamos transcender”
laura

Furia

Furia
¿Qué no entiendes que no puedes despertar mi furia y luego querer que se aplaque sin más?

No. No debes despertar mi furia. Mi furia es como el toro desbocado que corre sin mirar y embiste a quien se le ponga por delante. Y mis palabras son dos astas afiladas que se hunden en la carne y que dejan heridas.

No despiertes mi furia.
No
No la despiertes.

De coger olas y cosas de esas

¿Has tocado alguna vez el cielo con las manos?

Ando preocupada pensado en la incertidumbre a la que nos conduce esta inestabilidad social en la que nos sume el fantasma de la crisis. Sí, ya sé, aparece en todas partes y en todas las conversaciones, está tan presente en todo que ya practicamente no nos damos cuenta ni que está.

Ayer un profesor de mi instituto nos instaba a ver la crisis como una oportunidad, “una ola que hay que saber coger”, ya que en los cambios están las oportunidades. Y digamos que en mi preocupación me gustaría pensar que puedo evadirme lo suficiente como para enfundarme en la búsqueda de una nueva inspiración que me haga resurgir.

De momento seguiremos improvisando.

Nota de aspirante a surfista fallida: Espero no ahogarme al no saber coger la ola.

Toxicposa

Te propuse un juego: “Inventemos un nuevo nombre para nosotras. desvinculemos nuestras historias de nuestros nombres actuales. Empecemos de nuevo”. Dudaste…¿serás mi mariposita? “las que siempre fuimos y las que siempre seremos” ¿serás mi inspiración? “aquella que no para de llenar de hojas en blanco con versos que reflejan nuestros desencuentros” ¿serás mi nada? “esa en la que naufragamos buscando esas islas de Cortázar…”por fín dijiste…Te llamaré Toxicposa

———————————————————————————-
¿De qué sirve reinventarnos si sigues echando el veneno en tus palabras?

Enajenada

Enajenada vienes a mi. Prometes mil paraisos, mil nuevos destinos, mil nuevos amananeceres contigo. albergas la esperanza que aún te siga esperando y chantajeas con recuerdos manipulados mi razón. Tal vez sea una mujer insensible como todos me definen pero no te dejo hacer, no te creo, no quiero volver a caer y de nuevo te aparto de mi.

Aseguras que todo ha cambiado y que ya no eres la misma y que sabes que si volvemos a intentarlo todo será distinto pero mejor. Ya no volverán tus dudas, ya no habrá huidas, ya no existirán miedos inconexos, las noches no se acabarán sin tí porque quieres no volver a separarte de mi. Corres, corres, corres con tu lengua y me dices que volvamos a empezar desde el principio porque sabes que todo esto tiene sentido.
Enajenada de nuevo te sobrevienen mil fantasmas que te inventas y huyes corriendo de nuevo. Antes de llegar me dices que me odias y que no quieres volver a verme, porque me temes antes de verme. Que mi silencio es cruel y que no puedes enfrentarte a él.

No puedes ser tu propio enemigo, aprende a convivir contigo misma y luego lucha por lo que quieres. Nunca te he odiado. Nunca te he verdaderamente apartado. Sólo he tomado las medidas que nos vienen mejor a las dos. Sé valiente y enfrentate a tus miedos y vencelos. Una vez pierdas ese lastre…igual la vida te muestra otro color.

adelante reflexiones laura mequinenza

Adelante

Nada, el otro día releyendo me he dado cuenta que escribo principalmente cosas asi en tono melodramático y parece que mi vida fuera una mierda. Por alguna razón no reflejo las cosas buenas o esas parece que al no preocuparme, no escribo sobre ellas. El otro día me día hablando con una amiga debatíamos lo importante del pensamiento positivo, cómo el pararte un momento y empezar a organizar las cosas que quieres hacer y lanzarte a ellas va inexorablemente unido a una mejora en todos los aspectos de tu vida.
Tal vez me he dejado llevar por la marea de las sensaciones y no he tomado un rumbo. Ahora trato de dibujar unas líneas que organicen mi destino. Hayá vamos en busca de un lugar mejor, un lugar en la consciencia, una paz con mi alma al saber que lucho por las cosas que me llaman.
Adelante, siempre adelante. Nunca te arrepientas nunca de lo que hagas. Quién no arriega…no gana.

Consideración

Me sorprende aún hoy lo increible que es que una persona te pueda dejar plantada. Me hacía gracia hoy leyendo el blog de un colega de “he aprendido a no esperar nada de nadie”. Bueno, es muy poético, pero en cierta medida es irreal, en el fondo todos esperamos cosas. Esperas que a final del mes de trabajo te paguen tu sueldo, que cuando llamas a x personas te cojan el tlf, y que cuando quedas con alguien…SE PRESENTE a la cita o al menos te de una excusa para no hacerlo.
Hoy no salgo de mi asombro.
Tengo que ponerme aún más corazas? Debo tal vez dejar de tratar con el ser humano? En realidad hoy estoy enfadada y no sé que pensar. Pero no puedes huir de todos tus miedos, igual el que te fallen o fallar tú mismo forma parte del ciclo humano.

Callas…

Abro los ojos y me cuesta transmitir lo que veo. Quisiera poderte contar claramente mis pensamientos…que pudieras entrar en mi lógica. En mi razón…en mi perspectiva. Te cuento que me asfixia el sentimiento de represión, el no ser libre…El darme cuenta que cada vez estamos más atados de manos. Me miras de forma incrédula. Me transmites que no me entiendes…no quieres creer que todo lo que hasta ahora conoces es un artificio para tenernos sometidos. Pertenecer a un engranaje en el del que te sea imposible escapar…Todo está estudiado para que ni tú ni yo podamos huir de esta jaula transparente. Callas, me miras…callas de nuevo. No quieres creer, no sabes creer, nos han enseñado así. Nos construyeron asi socialmente. Nuestros propios enemigos para no darnos cuenta que no somos libres, para no darnos cuenta que no tenemos opciones, para que al no saber que estamos sometidos…No nos revolucionemos. Así, sin poder tomar una pastilla que nos despierte a una nueva realidad, seguimos en el baile ficticio. No…no me asientas mecánicamente. Sé que hablo contigo pero no puedes entenderme…y por eso callas y asientes.

Nueva visión

Hoy he estado hablando con mi amiga Ana, que tiene una forma pragmática de ver el mundo y puntos de vista que me gustan. Lógicamente he estado hablando con ella de lo que tanto me preocupa estos días que desde que ha empezado esta historia todo en espiral acaba recordándome a ello.
Ella me ha hecho ver las cosas desde un nuevo punto de vista…No quiero decir con esto que estuviera yo equivocada o no. Simplemente que mi inexperiencia en ciertos temas me hace ir con mucha ligereza en ciertos aspectos que no llego a comprender. En este caso a nosotras que somos muy parecidas compartimos la tendencia de no querernos prototipar ni querer etiquetarnos. No nos preocupa en demasía definir nuestras conductas, o bueno, definir igual no es tan concreto quiero decir que no nos gusta encerrarnos en conceptos, sentirnos ahogadas por los límites de las palabras.
Pero en este caso tal vez no he sido lo suficiente empática(y digo sufiente por suavizar mi actitud)con la otra persona que en su caso sí necesita reafirmarse a si misma en los conceptos, en los prototipos. Y hemos chocado de frente en este sentido.
Pues sí, algo tan obvio se me había pasado por alto, hay que ver lo útil que es en determinados aspectos hablar con los amigos. Siempre he dicho que éstas cosas se ven más objetivas desde fuera.
Ahora sólo falta que encuentre el momento para poder hablar con ella. Si es que no es demasiado tarde.

El Destino

Si, el destino la suerte…aquellos elementos taaaaaaaaaaaaaan mágicos y estraños. ayer hablando del tema debatíamos si existe o no el destino, porque si realmente existe el destino que hagas lo que hagas tu destino está escrito y te van a ocurrir las mismas cosas…Para qué hacer nada? Ya vendrán a ti las cosas que han de pasarte. Es muy poco constructiva esa idea la verdad…Yo para no quitarle el halo mágico y misterioso que tiene el destino quiero pensar que interactuamos con él, que tenemos una especie de potencial destino y que dependiendo como lo vayamos labrando vamos desarrollando otro. Es así como una serie de opciones de cómo podría ser tu vida dependiendo lo que escojas o arriesgues elegir…Tb está muy presente en mis escritos aparte de la idea de destino lo de los hilos…es como si hubiera una especie de unión mística con algunas personas que hace que vuestras vidas se vayan entrecruzando, asi como con otras aunque sean muy importantes en tu vida, siguiendo esta ideología tal vez en algún momento se han roto esos lazos místicos y no las vuelvas a ver en la vida… a saber. Pero sí, me gusta pensar que la vida es algo más… mágica y no tan terrenal.
Y me gusta la típica frase de ¿Qué nos deparará el Destino?
Como si la vida estuviera potencialmente diseñada para ser interesante, compleja, enrevesada, ¡¡¡¡¡Divertida!!!!!!En fín, hoy no estoy muy inspirada , otro día sigo:P

Ir de frente

Por qué en ocasiones es tan difícil decir ciertas cosas? Hay un muro en nosotros que nos impide comunicarnos con los demás. Tenemos reparo en ir de frente. Hoy hablando de decir las cosas de frente la idea que me ha llegado que tememos decir las cosas de frente por miedo al rechazo, a que la otra persona se siente herida… y por este motivo dejamos que nos hiera ella a nosotros. Es una paranoia si lo sientes.

Yo siempre abogo por el principio del egoismo, que a fin de cuentas es lo que realmente funciona. Haz las cosas que te hagan sentir bien a ti mismo y siempre tú por delante de los demás. Todo es más sencillo, todo encaja y no sólo eso, sino que cuanta menos consideración tienes para con los demás, menos se espera de ti. Menos se espera en el sentido de que es más difícil defraudar con nuestros actos. Con ello mejoras las relaciones personales y entras menos en conflicto. Y siempre en caso de conflicto, tomar el camino que mejor te haga sentir a ti, ya sea haciendo algo a los demás si eso te hace sentirte mejor o dejándolo de hacer. ´

En fín, cuan equivocada está la moralidad que tanto nos enseñan. Nos empujan a un conflicto constante con lo que queremos y lo que hacemos.

Inspiración

Es curioso lo de las etapas de la vida…cuando estamos mal parece que va a ser siempre así, es dificil imaginar que eso puede cambiar. Del mismo modo que cuando estás realmente bien te cuesta acordarte lo realmente que lo pasaste ni piensas que puedas volver a estar tan mal…

Ayer hablando del tema, comentábamos lo de componer un poema en un momento dado…y cuando ya no estás en esa etapa es complicado llegar al sentimiento que los inspiró.