Amnesia selectiva

Recordar con la fuerza de los elefantes contruye muros de hormigón en los que guarecerse cuando la sirenas canten, cuando los sunamis bailen, cuando Tokio empiece a temblar.

Abremos oído miles de consejos de cómo aprender a dejar de ser inocentes, a que construyamos la casa perfecta que ningún lobo pueda derruir, a consta de nuestro limitado tiempo. El tiempo que algunos miden en longanizas, creyéndolo eterno, creyendo que las oportunidades estarán esperando pacientes a que terminemos la casa correcta, segura, ideal, donde ningún mal vendrá a estropear la  vida perfecta que los oráculos baticinaron como destino estándar.

Desajustar las manecillas para que no vayan al coro uniforme dirán es síntoma de enfermedad cardiaca de asincronía social. Transtorno inadaptativo crónico de difícil curación a evitar, forjando a fuego una instrucción ejemplar. Instrucción que algunos valoran en libros, creyéndolo libertad, creyendo que abriendo escuelas la nemotecnia los mantendrá a salvo, con el vaso lleno, donde nadie podrá iluminarnos más allá de lo que dictan los textos ya escritos.

La línea curva que junta la inexperiencia inocente con el saber de la vida, me invita a rechazar el fruto de la sabiduría y a desarrollar amnesia selectiva que me haga olvidar el riesgo, la seguridad, la certeza, lo correcto.

Porque ¿quién quiere estar escondido cuando lleguen los girasoles, el amarillo infinito que llene el horizonte?

El par 23

Era el momento perfecto

para darse cuenta que no somos tan diferentes

aunque nos separen años

aunque nos separen números

aunque nos separe sólo

un cromosoma del par 23

 

 

 

Twitter

Veo esas voces digitalizadas en código cifrado

unos cuantos pixeles que se organizan en letras

bajando en procesión por mi pantalla

al sonido sordo de un pájaro azul

que pretende parecer libre

pero que ni está vivo ni nunca supo lo que es volar

y esas voces

que fingen tener dueño

tararean un coro orquestado.

 

Ahora toca apedrear con esta piedra

no

hoy no apedrearemos a una infiel

y por supuesto

nadie pensará quién está libre de pecar

porque

sólo hay que esperar a que se abra la veda

la veda de lanzar este tipo de piedras

la purga consentida,

el escarnio público

siempre ha sido

uno de los placeres

que más ha disfrutado el hombre.

Recitada 27 de Marzo en el micro abierto Arte no Apto, Denia.

 

Lo que no se ve, no existe

Antes de la electricidad, se iluminaba con velas y o directamente con fuego.  Había sótanos, donde no llegaba la luz del día, que sólo habían sido iluminado con velas y los rincones acumulaban inmundicia que nadie veía, y como no se veía, no existía.

Cuando llegó la electricidad, las bombillas iluminaban lugares que antes nunca habían sido iluminados. Si bien, no se podía comparar con la luz del sol, aún así la mugre, objetos perdidos, grietas, humedades y todo lo que hasta entonces estaba oculto empezó a hacerse presente y por tanto importante.

Lo que antes no se arreglaba o tenía en cuenta, ahora ya era relevante y se podía arreglar, asear y solucionar. Seamos la luz, que alumbra nuestro entorno.

 

Lo que no se vé, no existe

lo que no existe, deja de ser importante

lo que no importa, no se tiene en cuenta.

 

En la sombra yace todo lo que dejó de importar

lo que dejó de contar, lo que dicen que no existe

y en torno a la luz escasa

se toman decisiones

alrededor de la vela que a pocos calienta

gira el mundo.

 

Las esquinas, las paredes, los techos, y gran parte del suelo

están sumisos en una sombra, una gran sombra

que nadie mira

que nadie ve

lo que se acumula en ella, ahí está, invisible, para la luz, para el exterior, para el mundo.

Mas existe, y no solo existe, sino que importa,

aunque con ello, no se quiera contar.

 

Quizás, es demasiado ambicioso querer alumbrar con una sola bombilla

todos los lugares que se hayan en las sombras,

ya sea con una vela que los eclipse,

ya sea con una oscuridad profunda.

¿Qué tal si cada uno alumbra lo que de de si su bombilla

y conseguimos que empiece a contar

aquello que ya existe,

aquello que no debería nunca dejar de importar?

laura mequinenza poesia verger
Laura Mequinenza recitando Lo que no se ve, no existe – 02 de Febrero en la exposición de la Figuera en la torre del antiguo Palacio de los duques de Medinaceli, en Verger, Alicante

Mala

Dedicada a todas esas personas que en su ir y devenir de la vida

me definen como una persona fría y sin sentimientos,

específicamente alegando que soy…”

Mala. Soy mala.

Por obtusa. No confusa. Digamos mas bien

clara, sincera pero rara. Tal vez extraña.

Ambigua en los conceptos que en un si y un no, no encajan.

Concreta en las ideas, en lo que verdaderamente entrañan.

Mas prefiero no opinar.

Mala. Soy mala.

Porque hago lo que me da la gana.

Porque te miro cuando me hablas.

Porque además te escucho y a mi no me engañas.

Por que te digo lo que pienso sin trabas.

Porque divago con las verdades y les saco faltas.

Porque no soy como esperas, los tópicos me resbalan.

Mas prefiero no opinar.

Mala. Soy mala.

Atea, considerablemente imperfecta. Soñadora,

pesimista, no cegada por la intangible belleza.

Apasionada y fría. Descubridora, inconformista,

Vividora, vaga, simpatizante de la pereza.

Mas prefiero no opinar.

Encerrada en morales que no entiende mi cabeza.

La razón trepa a los árboles de mi conciencia.

Mas en mi mundo no impera Dios sino la ciencia.

Camino sola en un mundo en el que soy ciega.

Mala. Soy Mala

 

Recitada: : 09 de Enero en el micro abierto arte no apto, Soho club bar en Denia (Alicante)

29 de Enero en sessió de micro obert en Ca Revolta, Valencia

Seamos civilizados

Seamos civilizados, ordenados, comportémonos con exactitud, sin alterar el tono, sin agresividad, pidiendo el turno, rellenando todos los formularios que haga falta y esperando una y otra vez en colas donde al final probablemente nunca encontremos a quien pueda tomar una solución para nuestra queja, procrastinemos, procrastinemos el momento de solucionar todas nuestras insatisfacciones,

como debidamente nos han educado, porque lo importante es la educación

Veamos cómo han de ser nuestras vidas retransmitidas en películas, series, canciones, libros,  seamos dulces señoritas fácilmente impresionables de raya impecable en el ojo y peinado a prueba de huracanes o los caballeros que las conquistan con mueca en la cara y extra de abdominales a base de concesiones y talonario. Tomemos nota de los pasos a seguir, estandaricemos consignas para sincronizar los pensamientos, seamos una población de monógamos en serie, celosos románticos en busca de un igual con el que hipotecarnos solos o con hijos, enarbolemos el término mío, la propiedad, el trabajo como dignidad de los no privilegiados, el dinero como identidad, practiquemos culto al cuerpo, luzcamos como bonitos requetemaravillosos objetos hacia los demás, procrastinemos la naturalidad

como debidamente nos han educado, porque lo importante es la educación

Seamos dependientes, abandonemos los campos, la artesanía, el trabajo hecho a mano, la profesionalidad, las cosas duraderas. Vivamos para y por el consumo, dejémonos seducir por la tecnología, sustituyamos todo nuestro entorno por pantallas táctiles que nos sumerjan en la virtualidad. Confiemos nuestra vida y nuestros ingresos a extraños. Vivamos y derrochemos como si los recursos fueran infinitos, sin control, tirando y desechando porque nos lo podemos permitir. Utilicemos los animales, las plantas y los entornos naturales como propiedades, sin derechos, consumámolos y explotémolos y procrastinemos, procrastinemos el consumo sostenible

como debidamente nos han educado, porque lo importante es la educación

Acostumbrémonos a que lo correcto y bien visto es lo que está permitido por ley, sustituyamos la moralidad por la legalidad, abandonemos el significado de justicia, paz, igualdad, libertad, democracia y abracemos con devoción las institucciones, los cargos públicos, políticos, honoríficos, nobiliarios, abracémonos también a las grandes empresas, las gigantes empresas, las multisupermegachachiempresas y genuflexionémonos jurándoles fidelidad eterna a sus intereses, inflemos una burbuja de humo compuesta por obligaciones, impuestos, castigos, negligencias, prohibiciones, restricciones que alimente el miedo, que perpetúe infinitamente una estratégica jerarquía en la que los opresores dictadores fingen y se disfrazan de líderes, fíngen dirigir a una gran masa de personas que dependen de ellos, fíngen escuchar las necesidades generales, fíngen tomar decisiones para el bien común, fíngen que la gran burbuja de humo sirve para organizar y gestionar con justicia, igualdad y democracia, fíngen que vivimos un periodo de paz y bienestar mientras aplastan vilmente y con alevosía el concepto de soberanía del pueblo, apropiándose del control y sometiéndonos a una dictadura camuflada donde merman nuestras oportunidades, limitan, asfixian y mercadean con el acceso a las necesidades básicas, frivolizan con la gestión y alardean con medidas milagrosas: volemos con las orejas como dumbo atraidos a la miel de la fantasía que todos podemos pasar a la vez por el agujero de embudo y entrar en el maravilloso mundo de la clase media, enmarquemos en grande los pequeños favores que sólo ayudarán a una mínima parte de la población,miremos hipnotizados la piruleta roja que capte toda la atención en medio de una fotografía en blanco y negro y repitamos sus eslóganes sensacionalistas hasta creernos que son verdades inescrutables: Sin cuestionar, sin juzgar, sin analizar

Procrastinemos

Procrastinemos reclamar, procrastinemos la queja, procrastinemos la lucha para otra generación, que la hagan nuestros hijos, no mejor,  los hijos de nuestros hijos, los tataranietos de nuestros hijos, mientras qué tal si seguimos dejando que nos quiten, que nos exploten, que abusen de nosotros sin ser molestos, sin que les duela, sin problemas.

 

Seamos civilizados, porque es lo que quieren, para eso nos han educado, porque lo importante es tener una buena educación

Recitada:

09 de Enero en el micro abierto arte no apto, Soho club bar en Denia (Alicante)

El Salvador

La primera vez que fuí a Los Diablos Azules fue a un recital multitudinario que me invitó Leo Celada con motivo del día de poesía. Por aquel entonces yo todavía no había participado aún en ningún recital maratoniano de este tipo y me tomé la invitación muy en serio.

Nada sabía yo por entonces de la libidinosa vida nocturna de los antros de poetas y además gozaba de unas bonitas esposas matrimoniales que aún me durarían algunos pares de meses más.

Como carne fresca que era y esa mirada de “soy tan nueva que no me entero de qué va esto” se me acercó tanto varón con buenas intenciones a felicitarme que creo recordar que nunca he sufrido un asedio tal de cumplidos por parte de desconocidos.

Entre la fauna varia que conocí aquel día, quiero destacar la historia de un joven que le costaba articular palabra. Y yo, que siempre he tenido un síndrome parecido al de Tyron de tener debilidad por las cosas rotas, sentí lástima pensando en lo difícil que debía ser moverse en esos eventos para un tartamudo.

Y con la típica escusa de “me gusta lo que escribes” comenzamos un intercambio virtual de impresiones y textos, así fué como conocí su blog, una suerte de anecdotario fantástico misógeno de un tipo marginado que en el fondo se sentía superior. Ciertamente no recuerdo ya las historias que en él se contaban, ni las conversaciones que pudimos llegar a mantener, pero sí recuerdo la última. Él intentaba convencerme con un delicado plan fruto de su inclinación natural a despreciar a la mujer de que me acostara con él. Argumentaba firmente que me quedaban pocos años de buen ver, 5 o 10 a los sumo. Y que tenía que aprovechar el tiempo porque después me arrepentiría de no haber follado lo suficiente.

Hoy, en el cenit de tal supuesta crisis, más que aprovechar mis últimos días de sexo y desenfreno con cualquier desesperado que me haga caso me planteo lo terriblemente cansinos que me resultan la mayoría de los tíos con sus ofertas sexuales carentes de interés y de imaginación. Yo, que siempre he presumido que seré una vieja verde pervertidora de jovencitos, no sé si es que todos me quieren salvar de mi futura vida sin sexo y pronto me arrepentiré y seré yo quien comience a perseguirlos. Por el momento, me siguen pareciendo, unos absolutos gilipollas.

Leído:

19 Diciembre 2017 micro abierto Arte no Apto en Denia, Alicante

Y ellos también quieren probar

De qué sirve decostruir la imagen de hombre y mujer

si sigues teniendo que demostrar que eres un hombre

cuando llegas a la intimidad.

Si a escondidas, cuando a ella no lo sepa, fantasearás

fantasearás con todo aquello que no te atreverás a contarle jamás.

 

Porque eres un hombre, por los hombres no hacen cosas

y si las hacen son menos hombres.

Y luchas, y compartes y hablas de la educación,

de la publicidad sesgada, del maldito estigma del color rosa o azul,

de la igualdad, de los derechos,

incluso  te tiras al cuello ante cualquier atisbo de machismo,

de abuso, de maltrato.

 

Pero seguirás teniendo que hacer el papel de hombre,

ahora que ya te dejan depilarte, ahora que ya te dejan llorar, ahora que ya puedes ser sensible

navidades en familia, amigos y conocidos,

qué modernos somos todos, cómo nos queremos, qué de confidencias,

pero jamás comentes ciertos anhelos, a no ser que seas bi u homosexual (declarado)

qué libertad, qué valientes, qué comprensivos, cuanta fraternidad y amor

vivan los tríos, vivan las orgías, intercambios de pareja, seamos swingers

pero recuerda que está en juego tu masculinidad,

dale, dile, haz, deshaz, comparte, rie, juega

pero jamás reveles la verdad.

 

No sé que nos ha pasado, si todo iba fenomenal, nos contábamos todo

y todo lo hemos llegado a experimentar.

Puede que muchas infidelidades o apresurados finales

sean, porque en el fondo, los hombres tienen que seguir siendo hombres

cuando ellas son valientes y pueden romper todos sus tabúes en la intimidad,

muchos se soprenderían de la comprensión de sus parejas

la mayoría no se atreve a arriesgar.

Parece que con un nuevo armario

hemos ido a topar.

 

Y on muchísimos más casos

de los que nos atrevemos a imaginar

 

 

 

NINI

“Si no estáis prevenidos ante los medios de comunicación,

os harán amar al opresor y odiar al oprimido”.

Malcolm X

Los que establecemos las reglas del juego

hemos decidido

que para poder mutilar las ya precarias condiciones de lo que viene siendo la clase baja

vamos a sacrificar varias generaciones y condenarlas a que no tengan

NI una sola oportunidad de estabilidad

NI organismo regulador que se preocupe lo más mínimo en arreglarlo.

 

Crearemos una ilusión óptica en las que las condiciones actuales

harán creerse a la población en una aparente burguesía

y se llamarán así mismos clase media

diferenciándose de las generaciones que vamos a sacrificar.

 

Echaremos las culpas y responsabilidades sobre los condenados

forzándoles a estar constantemente en formación

o en trabajos no remunerados

a las espaldas de los que puedan apostar por ellos

y quizás así consigan eximir su maldición.

 

Al resto

NI estabilidad, NI oportunidades

NI perspectivas, NI opciones

Condenados,

la maldición de suplicar que sean bendecidos

con un trabajo miserable

que sea pan para hoy

y hambre para mañana

NI casa, NI familia

NI ocio, NI futuro

Sólo les quedará rogar para poder producir

y mientras no produzcan

inventaremos términos despectivos

para que interioricen la culpa,

para que el resto,

los que viven la ilusión óptica o los mantenidos por ésta

les responsabilicen de su maldición.

 

Nosotros, los que inventamos las reglas del juego,

al enfrentarlos,

habremos vuelto a hacer un trabajo perfecto.

Y no, no acepto, ni quiero,

vuestros términos,

son veneno

por muy de moda

que queráis ponerlos

 

Lo malo

 Nunca te advierten, cuando eres pequeño, de lo nocivo que es el petroleo. Ni ponen mala cara cuando lo masticas de colores entre los dientes. Lo malo, lo malo siempre fué el azúcar, la caries, engordar …

El verdadero enemigo disfrazado, tan dulce y nocivo, que aún cuando nos hacemos mayores, y las cajetillas de cigarros forradas de fotos alarmantes se convierten en la rutina indispensable del que evita la ansiedad a consta de perforar sus pulmones, oirás que lo realmente es malo es echar azúcar al café, que no pueden dejar de fumar, porque entonces, entonces no pararán de engordar.

listas negras, semillas, laura mequinenza, poesia, poesia intimista, brujas, herejes, fluir

Listas Negras

“Una Semilla Nunca Se Pregunta Si Va A Ser Tal O Cual Árbol… Simplemente Crece”

Alejandro Jodorowsky


No pierdas el tiempo,

elige meterme en alguna de tus listas negras

y no intentes conocerme, acercarte, descubrirme, amarme.

 

Soy la antítesis de todo lo que puedes buscar o querer en alguien de forma teótica.

Soy la heredera de todas las que alguna vez apedrearon,

la reencarnación de aquellas que quemaron por brujas, poe herejes.

Soy la pieza defectuosa que decidió no preocuparse por encajar.

 

El quemazón de una existencia inverosimil que se empeña en seguir viva,

a pesar del incontable número de listas negras en las que hayan metido.


No intentes entenderlo. Fluye.

 

La naturaleza es una fuerza incontrolable

regida por el kaos que no necesita entrar en ningún teorema aúreo y lógico,

fluye, desordenadamente,

fluye, esperpénticamente,

fluye, sin dar cuentas a nadie,

fluye, fluye, fluye,

fluye de forma taaaaan bella,

tan / natural

que se me antoja perfecta.

 

Y en ese baile grotesco del fluir descontroladamente

me siento en paz

me siento libre

me siento en casa.


Viajo por las líneas de los muertos en vida

que me dejaron señales en cada uno de mis estigmas

cada uno de los cuales los baña una capa escarlata.

Soy la visionaria de los cuerpos que no me tocaron,

soy la cobaya que no teme al destino,

soy la suicida que aprieta la vida como si fuera eterna,

soy como el cáncer que se propaga

desafiando a su cura.

 

Recitada:

14 de Noviembre 2017 en el micro abierto Arte no Apto en Dénia

Una tras otra

“Mientras sigamos olvidando
al verdadero enemigo
seguirán creciendo  los motivos
para separarnos”

 

Una mujer muere a manos de su pareja

¿Una?

Una, tras otra, tras otra, tras otras.

 

Una patera llena de inmigrantes personas

tiene un trágico final en el fondo del mar

¿Una?

Una, tras otra, tras otra, tras otra.

 

Un atentado acaba con vidas de inocentes

¿Uno?

Uno, tras otro, tras otro, tras otro.

¿Sigo?

 

Una familia se queda sin casa

mientras otros las acumulan

Una tras otra, tras otra,tras otra.

Una persona se suicida

porque le han arrebatado todo.

Una, tras otra, tras otra, tras otra.

Una persona sufre  bulling/moving

discriminación y abusos por su raza,

género, orientación sexual, clase social

una, tras otra, tras otra, tras otra

Un político roba a manos llenas

causando pobreza a quien govierna

Uno, tras otro, tras otro, tras otro

Una ley beneficia a los que más tienen

y perjudica a los que menos tienen.

Una, tras otra, tras otra, tras otra.

Una guerra mata a miles de personas

por intereses económicos

Una, tras otra, tras otra, tras otra

Una religión oprime a los suyos

y desprecia o mata a los de las otras

una, tras otra, tras otra, tras otra,

Un trozo de tela llamado bandera

convierte a las personas en enemigos

Una, tras otra, tras otra, tras otra.

Una mentira se trata como verdad

una, tras otra, tras otra, tras otra

Una verdad se trata como mentira

una, tras otra, tras otra, tras otra

¿Y todavía crees que todo es culpa del azar?

¿Del machismo?¿De la homofobia?¿la xenofobia?

¿De la religión?¿De las creencias?¿De las costumbres?

¿de la educación? De, de, de,de

Piensa un momento y dime,

en todas partes, en todos los casos

¿Quienes salen siempre beneficiados?

 

Recitada:

14 de Noviembre 2017 en el micro abierto de Arte no Apto en Denia, Alicante

 

 

tercera guerra mundial

La 3ª Guerra Mundial

“No se como será la tercera guerra mundial, sólo se que la cuarta será con piedras y lanzas.”

Albert Einstein

 

En la 3ª guerra mundial

las armas serán las palabras

las formas y las mentiras.

 

La 3ª guerra mundial comenzará

con tan exquisito decoro

que los muertos serán sus propios asesinos,

que los perdedores no sabrán que están en guerra

(ni siquiera sabrán quién es su enemigo),

que los perdedores se comerán unos a otros

(pensando que son parte de los vencedores),

que los perdedores morirán cada vez más jóvenes:

sin batallas, sin medallas,

y cada vez

con menos hijos.

Nadie vengará, ni llorará a estos perdedores

cuando la guerra acabe.

 

La 3ª guerra mundial

será un duelo constante de palabras.

Los vencedores arrasarán de tal forma a sus enemigos

que los perdedores creerán calificativos inventados por los vencedores

y se condenarán con ellos.

que los perdedores olvidarán las historia que los precede

y temerán a sus héroes,

juzgarán a sus héroes,

odiarán a sus propios héroes.

Nadie llorará cuando acabe la guerra

a los héroes que fueron heridos y vencidos por las palabras.

 

La 3ª guerra mundial

será tan organizada y correcta

que los enemigos inventarán un protocolo de buenas maneras

y orquestarán cómo han de atacar y defenderse los perdedores.

que los vencedores prohibirán todas las palabras que les puedan atacar

o las formas que tengan poder de arma.

que el protocolo dictará también a los perdedores

cual es el horario, los límites

y les exigirá también que avisen por adelantado

cuando quieran atacar.

Nadie defenderá a los héroes que cuestionen el protocolo

que los convierte en perdedores.

 

La 3ª guerra mundial

será tan cómica

que los enemigos podrán matarse

siempre que lo hagan con una sonrisa en la cara,

con un currículo impecable y sin alterar el tono de voz.

que los vencedores podrán lanzar armas masivas

que destruirán y acabarán progresivamente con los perdedores

y éstos iran cayendo ilusos,

pensando que ellos no son perdedores

y que sus enemigos, los vencedores, son en realidad aliados.

que los perdedores gritarán indignados

pensando que alguien los escuchará.

que los enemigos podrán inventarse infinitas versiones

para que nadie vuelva a poder diferenciar

una verdad de una mentira.

Y nadie,

nadie querrá ser un héroe,

ni pertenecer al bando de los perdedores,

ni enfrentarse a las palabras cuando éstas lo dominen todo

y confundan quienes son los verdaderos enemigos.

La 3ª guerra mundial

acabará con los héroes

con los mártires

y volverá las causas

en contra de los luchadores.

 

Recitada:

07 de Noviembre 2017 en el micro abierto Arte no Apto en Denia, Alicante

08 de Noviembre 2017 en Anverso en Valencia

 

 

Exorcismo

La sangre le resbalaba por la barbilla
y se le secaba en la barba
junto con ese olor tan inconfundible
como la marihuana,
que más tarde compartiría besándome.

Sabía que la niña poseída
se escapaba de mi cuerpo
cuando de rodillas
se abrazaba a mi cadera
y sumergía los labios,
entre labios
y todo era
un mar de labios.

 

me ponen las mentes sapiosexual laura mequinenza atthis bond poesia erotica eivindicativa

Me ponen las mentes

Dante: “Me seducen las mentes, la inteligencia. Me seduce una cara y un cuerpo
 cuando veo a una mente que los mueve y que vale la pena conocer. 
Yo hago el amor con las mentes. ¡Hay que follarse a las mentes!
— Martín Hache.
                                             – I –

Está de moda decir “A mi, lo que me ponen son las mentes”.
Y escribir una reseña de cuan maravilloso es uno
por follarse a una mente,
como si la frase se les hubiera ocurrido
y despreciando todo lo físico, todo lo carnal.
Está de moda sentirse ES/PE/CIAL
porque ahora todos somos el ser más inteligente e incomprendido
porque ahora, todos tenemos desórdenes afectivos
de los que mola presumir.
Yo soy especial, y busco a alguien especial,
tan especial como yo…
inteligente y atractivo ( no me refiero al físico)
porque yo me follo las mentes,
pero no con desórdenes afectivos como los míos,
porque sino, dejaría de sentirme tan especial e incomprendido.

Y no, ahora, nadie se fija en nada físico,
no, que va, eso, ya es cosa del pasado.

Nadie mira, por ejemplo,
un escote generoso
que brota de una camisa ceñida
y muestra una convexidad afrutada de dos senos
suaves, firmes, tersos, jugosos…

Ni por asomo repararemos si el tejido
nos deja vislumbrar el relieve travieso
de ese pezón erizado
que nos quiere saludar,
nadie fantasea con él,
con su forma, su color,
su aureola rugosa de color tostado…
ni su sabor.

Ahora están de moda las mentes.
Nadie observa con deseo
como se contornean
unos glúteos bien formados,
como realzan una prenda en la que están embutidos,
nadie sigue con la mirada su movimiento
ni mucho menos
se queda embobado observándolos.

Esas nalgas turgentes y respigonas
que desafían la ley de la gravedad,
esa carne musculosa y jugosa
que cabe perfectamente
en las concavidades de las manos
y se hunde grácilmente entre los dedos…

Nadie, nadie se excita
con la sola perspectiva de estrujar,
palpar, tocar, acariciar, morder…

¿Pues… os digo un secreto?
A mi, lo que realmente me pone
es la mente,
si, la mente
pero la mía.

Recitada:

30 de Noviembre del 2017 en Tertulias en el Volander, en Valencia

El armario

Ya verás, ese, algún día, saldrá del armario, te lo digo yo.

El armario,
como si sólo existiera un armario.
Uno sólo.
Y cuando se saliera
ya no se pudiera volver atrás, nunca.

Uno saliera, y la primavera
le azotara en la cara y le dijera:
– Muy bien muchacho, no tienes nada que temer,
aquí estábamos todos esperando que salieras del armario.
Y qué feliz él, de salir de ese lugar
y que nunca más fuera un problema.

Pero el armario es otra cosa,
son colecciones de muñecas rusas
que no acaban.
Un armario (los padres) dentro de otro(La familia),
un armario(los amigos) dentro de otro(gente cercana), dentro de otro(conocidos)
dentro de otro, dentro de otro, dentro de otro…

Y allí metido, solo, el alma de un niño
que no tiene todas las respuestas.
Un día, tal vez,
se empiece a dar cuenta
que siente amor y afecto
como no manda la norma.
Y entonces
es cuando se dará cuenta
que vive dentro de un armario,
antes, antes de sentirse diferente
las paredes no se habían hecho presentes.

Y por debajo de la puerta
empezará a entrar la brisa.
Ninguno sabe con certeza qué le espera
al abrir por primera vez
ni si estará preparado para ello.

Aveces, la brisa es cálida, agradable,
e invita a abrir la puerta.
El corazón palpita con fuerza
ante la emoción de poder sentirse liberado,
ser uno mismo, no tener que esconderse,
poder compartir, poder ser sin miedos.
Pero siempre existe el miedo,
el miedo a lo real
a no soportar estar fuera del armario.
Dentro, se está solo, pero también protegido.
Fuera, quizás la brisa cambie
y no sea, tan cálida como parece.
Aún así, ese niño asustado
decide temeroso ir abriendo la puerta poco a poco
para darse cuenta,
que ahora ya no está tan sólo,
pero sigue estando en un armario
que le separa del mundo.

Otras veces, en cambio,
se cuela un viento gélido
que aporrea la puerta
que hace apretar la puerta con fuerza
para que no se abra.
El corazón palpita,
pero no de emoción
sino de miedo.
Sentirse uno mismo,
liberado, compartir
pierden prioridad y lo importante
es esconderse,
esconderse para que nadie le encuentre
esconderse temeroso de que alguien
pueda abrir la puerta desde fuera.
Se apuntala con clavos y maderas
y se tapa cualquier orificio.
Y comienza la asfixia
el vivir casi sin aire
dentro del armario.

La primera vez que se sale del armario
marca la siguiente,
aveces la calidez breve del verano
no hace prever el invierno. 
Porque no todos los armarios
que se habitan, son iguales.

Pero cuando uno sale de un armario
es porque antes alguien
inventó unas cajas cuadradas
con las que observar el mundo.

Yo espero que algún día
se ponga de moda salir de las cajas
así nadie tendrá que salir
de ningún armario.

No maltratada

No soy una mujer maltratada.
No tengo miedo.
No / tengo / miedo.

Sobre mi cabeza
se alzan infinitas voces
cada boca quiere pronunciar su discurso perfecto,
políticamente correcto
para no faltar, para respetar, para proteger

Y en cada declamación brillante
se demonizan a los otros,
los culpables invisibles
que reventarán la caja de cartón
donde siempre mandamos a los indeseables
aquellos que no fueron moldeados a cincel.

Abriremos el diccionario
para subrayar la letra disonante
pondremos la mano sobre sus tapas
y juraremos nunca pronunciarla
sin preguntarnos por qué es disonante
y cómo suena entonada.

No soy una mujer maltratada.
No soy una victima.
No / soy / una victima.

En mi pecho galopan sin descanso
mil caballos pura sangre.
En mi mirada, la tormenta;
en mis manos, un enjambre,
en mi cabeza, un ejército
de kamikaces devotos por la libertad
y en mi sexo, una serpiente
que siempre me tienta a seguir probando
cada una de las frutas prohibidas
del Edén de los pecados.

Y aunque no reconozco
dueño que me gobierne
me dejo ceder a mis instintos
y si te digo Pégame
no es porque me sienta inferior.

Te digo pégame
desafiando a que dejes atrás
aquellas represiones adquiridas
en el seno de la infancia
la seguidilla de seamos iguales,
todos iguales,
niños y niñas, iguales.
Cuando en realidad
somos todos distintos, niños y niños distintos
y niñas y niñas distintas
apeándose de su imaginación
para quedarse una farragosa fantasía edulcorada
de primogénitos consentidos de vida fácil.

No. Yo no te quiero príncipe.
No. Yo no te quiero caballero.

Yo te quiero libre, sin prospecto
atreviéndote a ser el hombre malvado
que puebla mis fantasías
y juegues con mis sueños.

No soy una mujer maltratada
no lo soy
aunque a alguien
se lo pueda parecer
cuando jugamos.

veneno atthis bond laura mequinenza cable azul

Veneno

– I –

Qué podría decir yo del veneno
del veneno, del veneno

de ese sabor ácido, tan espeso
que aniquila generaciones y generaciones
enfundando un sable
que se debilita tras la batalla,

que vigila el coseno y arcocoseno
para que sigan encajando matemáticamente
que mengua y crece y se multiplica
y cuando creemos que dejamos de tomarlo en cucharillas
vendrá el retorno del embudo
que nos hará tragarlo, tragarlo, tragarlo

Qué podría yo decirte del veneno
que se escurre por la boca
y continua húmedo hasta el pecho, la cintura, las piernas.

Y no se detiene
ni con miles, ni con millones de personas
colmando las calles
ni incendiando universidades
ni arrancando el arquetipo
que nos hace ser tan civilizados.

Continua más allá de banderas
que cubren los cuerpos pudorosos
y de himnos y consignas
que brotan de gargantas
que olvidaron sonidos guturales.

Absurdamente escandalizados
al observar la propia naturaleza
al desnudo
salvo cuando el veneno
fluye llamando a la sangre.

Absurdamente escandalizados
cuando no se cubren las diferencias
y se muestran con orgullo.
Absurdamente escandalizados
como si no fuéramos
un animal que se avergüenza de si mismo
si no lleva disfraz.

Qué podría yo decirte del veneno,
qué podría yo decirte del veneno.

– II –

No vendrán a rescatarme
si me enveneno.
No querrá nadie rescatarme
si me enveneno.

No podrán las lágrimas evitar
que me envenene.
No, no esta noche.

Hoy tomo el veneno
y me dejo envenenar,
olvidando todo.
Hoy soy una suicida
a la que no le importa nada.

Envenenándose,
envenenándose,
dejándose envenenar.

– III –

Y no podía dejar de sentir
la aspereza de la piel enrojecida
y no podía dejar de sentir
el sabor ácido
aglutinándose en mi garganta.

Y no podía dejar de balbucear
palabras sin sentido
que me llevaran
a mi condición más primitiva.

En las aceras
se ahorcarían al escucharme
mil mujeres con voz chirriante
y traumas sin resolver.


-A quién le has robado esa imagen tan chula:

veneno atthis bond laura mequinenza cable azul
Dibujo de El Cable Azul

 

nadie le importa laura mequinenza flexio verbal

A nadie le importa

“Nos enseñan a olvidarnos de los que caen

a reclamarles cuando están intentando levantarse

a cuestionarles cuando consiguen ponerse en pie

y a admiralos cuando del suelo despegan los pies”

 

Va a ser en uno de esos silencios tuyos,pausados,
en los que se detuvo la luna a descansar
y no volvió nadie a reclamar que las mareas vinieran con retraso,
que tu cólera se encendiera a destiempo
o que el viento peinara los campos equivocados.

Nadie vino a quejarse.

Luego sucedió eso, lo de los renglones
que primero leíamos de dos en dos
y al final daba igual el órden
o si leíamos o llorábamos.

Y nadie, otra vez,
vino arreglar las sílabas
ni a ordenar las frases
ni a devolverte las oraciones.

Nadie vino a arreglarlo.

Recuerdo que la lluvia se enamoró de tus cabellos
y llovía tan a menudo por aquí,
que tu piel empezó a oler a tierra mojada.

Y sé que nadie vino a cambiar los ríos
que hacían mares de tus ojos
ni el rocío que brillaba en tus flores,
ni las eternas primaveras
que llenaban nuestras paredes
de humedades y enredaderas.

Nadie vino a cambiarlo.

Después llegó el invierno cansado
abrazando la puerta
y se quedó allí descansando.
Y tú que si de rosas alegrías,
madreselvas dónde están
y noches de San Juan,
intentabas seducirlo con sonrisas
àra que se marchara,
para que pudiéramos abrir tranquilas la puerta
sin llenarnos los pies de nieve,
y no sólo se quedó
sino que nos entró dentro.

Y nadie.
Nadie vino a quejarse del final de tus sonrisas,
de la tiritera del enjambre de tu temperamento.
Nadie.

Nadie vino a cambiar la escarcha de tu pecho,
el frío de tu aliento, la duda de tu mirada.
Nadie.

Nadie vino a arreglar los silencios,
tus silencios pausados,
las canicas en el techo,
el gorgoteo de las cañerías,
la charca en el estómago,
las aceras de periódico,
los castillos de cartón,
las telarañas en los bolsillos,
el hormigueo en las manos.
Nadie.

Y ahora, ahora vienen a buscarte
y dicen y redicen
y que si azul, que si violeta.

Y les hablamos de la luna, y la lluvia,
esa que trajo el invierno
y que no se nos olviden los renglones,
qué pasó con los renglones.

Pero a nadie le importaba
cómo se te erizaba el rictus,
ni si se nos acabaron los girasoles
y sólo nos quedaban giralunas.

A nadie le importaba
de dónde salían los negros del vestido
pero sí los remiendos.

A nadie le importa
el color de tus mejillas
el tacto de tus yemas
pero sí
cómo dejarlas
sin agua.

Nadie vino a cambiarlo laura mequinenza flexio verbal poesia denia
Fotografía de Txin – Flexió Verbal 2015 – Dénia Performance poética junto a Sergi, Joaquín y Sandra

 

Niña no pájaro

Tanto que había sido pájaro
y la de veces que volando lo había repetido:
– ¡Soy un pájaro, soy un pájaro!
Para darme cuenta que volaba, pero no tenía alas
que volaba, pero no tenía ni cola, ni pico, ni plumas.
Pero yo seguía:
– ¡Soy un pájaro, soy un pájaro!
Cada vez menos convencida. 
Uno tropieza consigo mismo, pero sigue disimulando hacia los demás.
Primero todos me animaban:
– Eres un pájaro, lo eres, puedes volar.
Luego cuando decidí que no quería ser pájaro, porque yo no era un pájaro, 
ni me sentía pájaro, me dejaron de animar, recelosos no querían que volara:
–  Los pajaros son los únicos que deben volar, y si no eres un pájaro, 
porque no lo eres un pájaro. No vueles. No debes volar.
Pero yo quería volar, aunque no fuera un pájaro. 
Y tanto que había dicho que yo no era un pájaro,
empecé a dudar:
¿Y si realmente era un pájaro?
¿O si realmente lo que debía hacer 
es dejar de volar?
Pero ya era tarde para volver a ser un pájaro. 
Ahora ya sabía que no lo era. Y dejé de volar.
Y tanto que me gustaba volar dejé de hacerlo
sólo por que no tenía alas 
y creía que sólo debían volar
los que sí las tenían.
Dejé de volar porque los demás decían
que no debía volar sino decía que era algo
que yo no creía ser, 
sino les decía que era
lo que ellos creían que yo era. 
Dejé de volar porque ya era tarde para creer
que era algo que realmente no era.
Y en ningún caso me pregunté por qué volaba,
si me gustaba hacerlo o qué sentía cuando lo hacía.
Pero empecé a preguntármelo
y me di cuenta 
que yo no necesitaba ser 
lo que los demás querían que fuese
para poder alzar el vuelo
y así fué 
como empecé a volar de nuevo. 
A volar.
A volar.

Yo pido…

Al camarero, una cerveza;
al día, sol,
a la luna, que esté llena;
a las manos, caricias;
a los labios besos;
a la suerte, que sea buena;
al mar, que se deje;
a los amigos,
que compartan mi locura;
a la música, que me hipnotice;
a los sueños, que me guíen;
al amor, libertad;
a la voz, sinceridad;
a las personas, buen corazón;
a la poesía, que no me abandone.

A tí,
que me hechices
y me lleves a descubrir tu mundo

La niña que vivía en una botella

A tantas historias sin finales
que escuchamos todos los días”
Ella cayó al mar
iba dentro de una botella
las alas la mecían lejos
y nadie se acordaba de ella.
A lo alto miraba las aves
mas no podía asomar la cabeza
a través del vidrio transparente
un abismo mortal de gran belleza.
Ella iba sola en su viaje
y acariciaba suave el cristal
soñaba con romperlo y nadar
soñaba desde fuera el mundo mirar
A veces veía barcos en el camino
y alguno posó sus yemas en la botella
mas todos pasaban de largo
y ella seguía sola a su manera.
Ella se enamoró del viento
y de la voz que éste entonaba
lloraba los días cálidos
cuando todo lo dominaba la calma.
Pasaba el tiempo despacio
y crecían sus brazos y sus piernas
cada vez sentía más ahogo
al sentir su prisión más pequeña.
Un día avistó a lo lejos tierra
y el oleaje la llevó a las rocas
sólo sabemos que rompieron la botella
mas nada de qué pasó finalmente con ella.

Diré

Ante la insistente pregunta
de quién folla mejor
los hombres o las mujeres
diré que yo follo con personas
indiferentemente
del género que lleven puesto.

No hay dos personas
que follen igual
o al menos,
yo, no las he encontrado.

Diré

 

Diré
que folllan mejor
a los que les gusta follar
y no sólo correrse.
Diré
que follan mejor
los que se dejan llevar
que los que demasiado piensan.
Diré
que follan mejor
los que se dejan pervertir
que los que aún tienen prejuicios.
Diré
que follan mejor
los que se preocuparon de conocerme
que los que venían con todo aprendido
Diré
que follan mejor
los que no tenían prisa
que los que miden todo con el reloj
Diré
que follan mejor
los que no saben de horarios para amar
que los que siempre acuden a la cita
en el mismo sitio, hora y lugar.
Diré
que follan mejor
los que a mí me follaron mejor
diré que follan mejor / indiferentemente
del sexo / con el que hayan nacido.

Mira qué luces tan bonitas

¡Mira qué luces tan bonitas!

Sonríes grácil e inocente
se te ilumina el rostro
mirando cómo resplandecen.

Te miro y pienso
en lo innecesario
de ese gasto inútil.

En la cantidad de gente
que nos arremolinamos en las calles
buscando una solución que no encontramos.

Mientras perseguimos nuestros sueños
observamos como la marea sube
enterrándonos.

¿Cuánto vale una persona?

¿De qué sirve el progreso
mientras siga gente muriendo de hambre?
O de fustración.

Ahora la gente muere antes
no espera a morir de hambre
se matan
cuando lo pierden todo.

Puta sociedad
con forma de embudo.

Cada día tenemos más y más cosas
que no valen para nada.

No hay dinero dicen
y no paro de ver cosas inútiles
cosas que dicen que son bonitas
pero que no sirven para nada.

No hay dinero dicen
pero se protegen privilegios
se engordan despensas abarrotadas
se amontona todo en el mismo lado.

Hasta que no nos levantemos
seguiremos desayunando ruedas de molino.

¡Nadie en la calle!
¡Nadie pase hambre!
¡Nadie analfabeto!
¡Nadie Ilegal!
¡Nadie sea menos que nadie!

Mira qué luces tan bonitas…

Y tú me miras y me dices

Mira qué luces tan bonitas…mira que luces tan bonitas laura mequinenza poesia

Completa desconocida

“Dedicado a la chica de morado que se sentaba ese día junto a mi
en el metro”

Y pareces tan frágil y delicada
Pensara que tal vez te vas a romper.
Cuando he llegado al andén
he notado un brillo en tus ojos
andabas como perdida
como buscando abrigo en ti misma.

Y me he sentado
como siempre hago
cuando espero al metro.
Y has venido a sentarte a mi lado.

Agazapada en tus rodillas, me miras
y parece que fueras a llorar.
¿Por qué en todo este andén
lleno de gente
capto una extraña complicidad en tí,
absoluta desconocida
vestida de morado
de pelo corto
y ojos llorosos?

Evito mirarte
porque me desprendes mucha ternura
pareciera que pidieras un abrazo a gritos.

Mientras escribo estas líneas
te alejas
para buscar intimidad
para hablar por teléfono.
Y mientras lo haces
llega el tren.

Y perdida entre el tumulto
a lo lejos
acierto a adivinar
un adios.

Adios

Espero que esa llamada
te devuelva la sonrisa
esa que jamás podré contemplar
pero que me has hecho imaginar.

Adios
completa desconocida.

09.04.2010

” Hoy he recuperado este texto, me produce una sensación de insensibilización
pensar que en las grandes ciudades nos cuesta comportarnos como personas. 
Hoy pienso que por qué no hablé con esa chica, 
quizás si necesitaba ese abrazo. “

 

Gigantes

Tendremos que ser muchos
tendríamos que serlos.

A los gigantes
les es fácil matar pequeños insectos,
nosotros mismos lo hacemos.
Nadie habla de justicia
cuando en la noche muere
otro mosquito más muerto de hambre.

Somos molestos, incluso, aveces,
ni eso somos.

Pero los gigantes
también desgranan pequeños seres
cuando son víctimas del aburrimiento.

Tendremos que ser muchos,
y despiadados, unidos, seguros
y sordos, muy sordos
cuando los gigantes griten
clamando justicia.

Este poema estaba entre mis apuntes de clase
hoy soñé que la p.ol.ici.a me confiscaba  mis apuntes
y nunca más volvía a verlo.
Creo que es una señal para que publique mis textos en el blog.

Reclamación

Posiblemente algun día me llegue la hora
y demande por daños y perjuicios
reclamaré indemnización de las horas no vividas
y del tiempo no amortizado.

 

porque hasta en la fantasía
me vienen términos 
de esta sociedad extraña 
que todo el mundo ve normal

Traductor básico y portable de noticias

Ante la duda, traduce
sustituyendo por persona.
(inmigrante, por persona,
gay, por persona,
radical, por persona,
etc…)
¿Sigues dudando?
sigue sustituyendo
(policia por persona,
politico por persona,
empresario por persona,
etc…)

¿A que todo resulta más claro?

 
Incluso en sus propias noticias
que están ya de por si manipuladas

 

 

Injusticias

Cada día hay injusticia nueva en mi consciencia.
Y no hablo de mi.
Cómo creer en el ser humano. Cómo pensar en que algo va a cambiar.
Seguiremos,
agarrándonos a cualquier tablón,
y si a flote, conseguimos un bote o un barco,
pensaremos que todo va bien.  ¿Y los demás?
Dicen que me convierto en una cascarrabias. Es posible.
Envejecer, supongo que es eso, volverte un cascarrabias.
Porque sabes, porque ves, porque ya lo has vivido.
Y cada conversación es un ver que todo es fango,
las ilusiones chupipirulas de amor y fantasía cada vez me enferman más
yo tb soy soñadora, pero por desgracia no estúpida.
Y al final soy un perro, ladrando a todas horas.
Rabia,que rabia, más rabia, el mundo es una mierda
y cuánto más lo conoces, más mierda es.
Si tienes suerte estás en el lado de menos mierda,
con mala, con el lodo hasta las trancas y dos metros sobre ti.
Y todo sigue, y seguirá, con o sin nosotros.
No tiene sentido,  ni hace falta,
al fin y al cabo, no somos más que humanos adiestrados
como los cerdos, o los pollos, o las vacas,
ahí, para servir, hasta que no sirvamos.
Habrá más, y tb acabarán con ellos,
al menos, me conformaría con la unión
el arropo del nosotros, frente a ellos,
me hastía sabernos vencidos desde dentro
y no poder hacer nada.

 

Otro día más in poder dormir,
sin querer dormir,
resitiendo, a ceder
a que se consuma mi vida
sin haber decido
cómo hacerlo.

 

A salvo

He bailado en una sala
todos con los mismos zapatos.
Mirando formularios,
en caras ajenas
las mismas preocupaciones.

Nerviosas sonrisas
que dibujan complicidades abstractas.
Somos un ejército novel
invadiendo a pasos desconfiados
la tranquilidad que propicia
alejarse del mal general.

Sin saber que el mal se cierne sobre todos
y no sobre unos cuantos.
A salvo, firmando
A salvo, sin leer contratos
declaraciones, hojas y más hojas.
Sólo garabatos sobre una cruz a ritmo constante
para no perder su tiempo.

Ejércitos que esperan, sin embargo, en masa
en grandes salas
escuchando teléfonos y bolígrafos al aire.
Perpetuando la tradición
de medir con diferente rasero
de saberse prescindible
en una inmnesa masa
de posibles sustitutos.

Como si hubiera alguna forma de encontrarse a salvo…

Recitada 03 de abril en el micro abierto Arte no Apto,Hotel Chamarel, Dénia.