Completa desconocida

“Dedicado a la chica de morado que se sentaba ese día junto a mi
en el metro”

Y pareces tan frágil y delicada
Pensara que tal vez te vas a romper.
Cuando he llegado al andén
he notado un brillo en tus ojos
andabas como perdida
como buscando abrigo en ti misma.

Y me he sentado
como siempre hago
cuando espero al metro.
Y has venido a sentarte a mi lado.

Agazapada en tus rodillas, me miras
y parece que fueras a llorar.
¿Por qué en todo este andén
lleno de gente
capto una extraña complicidad en tí,
absoluta desconocida
vestida de morado
de pelo corto
y ojos llorosos?

Evito mirarte
porque me desprendes mucha ternura
pareciera que pidieras un abrazo a gritos.

Mientras escribo estas líneas
te alejas
para buscar intimidad
para hablar por teléfono.
Y mientras lo haces
llega el tren.

Y perdida entre el tumulto
a lo lejos
acierto a adivinar
un adios.

Adios

Espero que esa llamada
te devuelva la sonrisa
esa que jamás podré contemplar
pero que me has hecho imaginar.

Adios
completa desconocida.

09.04.2010

” Hoy he recuperado este texto, me produce una sensación de insensibilización
pensar que en las grandes ciudades nos cuesta comportarnos como personas. 
Hoy pienso que por qué no hablé con esa chica, 
quizás si necesitaba ese abrazo. “

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: