Droga para gatos

La Nébeda es droga si la consumen felinos.

Este delirio llegó para salvarme en un momento de mi vida en forma droga. Mi realidad felina fue víctima de la adicción con su lado mágico y su lado oscuro. Esta es la historia de una adicción afectiva y su posterior síndrome de abstinencia provocada por la distancia y la ausencia.

A día de hoy, aún siguen apareciendo textos que fueron fruto del delirio y pasión de aquellos días. Cuando reaparezcan todos, quizás sea una excusa para volver a tejer la manera de contar esta historia.

Últimas entradas relacionadas

Abrazo perfecto

Hay tantas razones transparentes dibujando los límites de los tiempos no marcados Ese olor a playa maldito Ese peso negro de la pobreza. Se me escama la piel al escuchar vacíos en nuestros renglones. Distancia fría La sombra del pánico, Masticar cada día tu ausencia. Momentos esdrújulos confundiendo oblicuo con agudo. Volver a los dieciséis Atornillarme en el descansillo El termómetro afilado enfría mi entrepierna. La peonza gira caprichosa ardiz de destinos futuribles que se marchitan. Ráfagas de fantasmas estornudando la falta de lógica. Decadencia Letanía, sabor agrio entre dientes. La loca de los gatos que rebota en nuestras consciencias. Versando nuestras distancias y saciando nuestras ansias a la hora justa. A contrarreloj. Adios entre cristales. Teñirnos, de otro color, …

Sobre mi – Hematofilia

Marzo 2012 Siento cómo el agua baña mi cuerpo apenas cierro los ojos el agua se hace pesada y espesa la acaricio resbalando por mi cuerpo. Mis yemas aún saben a ti entre hierro y dulce te saboreo. Deslizándote entre mis dientes juegas con mi lengua eres adictivo, quiero más. Quiero morderte, arrancar un quejido de tu boca notar la sangre fluyendo, el charco de tu cuello. Beberte. Embriagarme. Sentir el líquido viscoso tiñendo mis labios calentándolos. Lamer la herida, degustar gota a gota las pinceladas que se derraman en el lienzo de tu cuerpo. Agotar mi sed. Saciarme. El agua sigue cayendo sobre mi. Esparciéndose sobre mi. Mojándome entera. Cae sobre mi. Recorriéndome sin prisa pasando por mis ojos, mi boca, mi cuello, …

La bestia

Devórame Devórame antes de que la bestia que vive en mi, nos consuma. No hay destierro posible, no hay dolor inconcebible. Me he arrancado las uñas me he emparedado bajo la lluvia he vencido al miedo pisándole la sombra he vestido las noches con las dobleces de tu voz. Pero la bestia arde, gime dibuja coces en mi costado estigmatiza mi lengua, mis labios me estrangula en cada espejo en cada palabra cursiva en cada caricia abandonada. Pero tú...devórame Devórame entera, hasta hacerme cicatrices por dentro. Sin miedos Sin leyes Sin Norte No hay cadenas que me detengan ni cima lo suficientemente elevada no hay forma de limpiarse la marca no hay lugar donde esconder mis armas no hay manera de escapar ni de evitar …

Al misino