Día 1 parte I

Día 1 27 05 11
antes de saber que te irías, tras haber compartido contigo una noche sin dormir, precedida por otras tantas horas sin dormir, ingenua de tu inminente despedida

27 05 11
Bailando despacio

Sabes a gloria.
Bajo esos pantalones mojadosde tanto trasnochar
(tirado en las plazas donde aún duran las batallas)
se escode ese frágil muchacho que parece
que acabara de llegar.
Me miras y abres el balcón de tus ojos
y me siento agusto
eres como tierra mojada
como hierba recién cortada.

Bailas despacio bajo la madrugada
son muchas horas sin dormir
y estamos ahora aqui
tirados abarrotando mi cama
y recorres mis dedos con calma
como si fueses una hormiga
reconociendo con las antenas a otra.

Ingenua, sonrío,
estábamos mandándonos señales equivocadas
mirándonos de reojo a destiempo
bebe de mi boca esta noche
palabras y besos a igual medida nos repartimos
en tus ojos nuevos, esos recién descubiertos
me trazan una ruta para que te siga
te apartas de mi costado cuando te ausentas
creyendo que existen normas
para los encuentros no planeados
y regresas con delicadeza y ternura
cuando deshago tus armas.

Nada nos prometemos.
Las promesas son para los enamorados
Y tú y yo, estamos en otras vidas,
vaciando las manos hundidas
de este cariño de entretiempo.

En mi brazo cierro tu cuerpo de medio abrazo
deposito mis yemas en tus mejillas
en tus sienes, en tus rodillas
ramificaciones se engarzan a tu cintura
hoy no te escapas, no porque yo te retenga
sino por que hemos conectado

Curioso final , jajaja, me hace gracia cada vez que lo leo, si antes lo digo, antes me dices que te tienes que ir. En fin. Cosas que pasan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *