Tu voz se fundía en la oscuridad mientras la melodía que intentabas entonar en susurros me embriagaba en un hechizo mágico. El alba te convirtió en persona de nuevo y volviste por tu camino de baldosas amarillas a tu mundo de oz.

Hoy sigo hechizada bajo tu embrujo.

2 comentarios en “El hechizo de tu voz”

Tu mensaje:

Scroll al inicio