La sombra de la crisálida

Te había coronado legítimo rey de las aves en el agujero oscuro que cerraba el día con una selva arropándonos en la tempestad, sintiendo el semicírculo que formaba tu pelaje. Me habías prometido las mil y una noche y la lámpara nos negó cada uno de nuestros deseos.

Me habías filtrado todas las lágrimas y yo te había echado al caldero varias veces como plato del día, nos torcimos en las enredaderas que isan los días y mañana y ayer se confundían en cada recuerdo, ensamblamos una estampita en los bordes de los sentimientos y se nos deslizó la mano al intentar no acercarnos demasiado.

Caimos y se encendieron un millar de mariposas y las dimos de comer palabras encriptadas que nacían en despertares blancos.

Me dijiste ven y amanecimos desafiando el tiempo en una alcoba inundada y una mañana esquiva que se desvanecía rápidamente. Salté a la aventura de conocerte del otro lado, me asaltaste en la frontera del sentir desarmada y me venciste sin esfuerzo. Fuimos mil y ninguno, nos transformamos en la sombra de la crisálidad que aún está por alcanzar su forma definitiva.

Con el inconformismo del felino que no coge la postura nos zambullimos en el foso denso de las cosas pendientes y mientras la marea nos azotaba en un vaso de cristal, asomaste la cabeza y nos convertimos en oportunidades mutantes que se pegan de cabezazos contra el techo al tratar de avanzar.

Nos miramos, brincó el silencio, se posó el miedo, nos invadió el fuego, avanzamos ciegos y trepó por nosotros la hiedra mielina que nos uniría.

No sé si todo esto pasó realmente,

si fue un sueño o tal vez, producto de mi imaginación.

#bdd6e4

La sombra de la crisálida: Video de Jam del Bukowski club 2012 – Madrid

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *