Hoy estuve en aquel lugar donde rompen las olas donde una vez fingimos salvate tú, invocándolo fatalmente como sueño premonitorio. Las olas rompían una y otra vez sobre las rocas que yo saltaba difusa aquel día.

No paraba de pensar en ti y en que, tal vez, ese ir y venir de las olas es un reflejo de la forma en la que nos empeñábamos en chocar contra una historia  imposible.

En ese Distancia, fatal distancia

Tu mensaje: