Perdido el norte – Octubre 2018

El último año se está volviendo bastante extraño a nivel momento histórico, es como una mala broma en las que causas por las que se lleva luchando años, ahora están interpretadas por personajes excentricos que quieren llamar la atención y fanáticos que los siguen en plan manada ante el beneplácito gubernamental que está haciendo el agosto mientras minan nuestros derechos a causa de concesiones absordas que pisotean valores fundamentales. Ahora la igualdad es de mofa, la igualdad siginifica algo así como, para ser iguales, los que nos hemos sentido oprimidos tenemos carta ancha para decir y hacer lo que queramos, y cualquiera que diga esta boca es mía es un opresor. Así mismo, la igualdad se basa en dar privilegios, voz y cobertura mediática, y parece ser que encima se ha puesto de moda. Y por miedo a sentirse opresores, toda la gente que se identifica con valores de izquierda está cayendo en un servilismo pueril en post de los ofendidos y dejando de lado totalmente cualquier lucha de clases. Así que ahora, ser reivindicativo parece ser todo lo contrario de lo que era hace años. Una puede llegar a una crisis existencial en la que valores que siempre me han parecido importantes, caen en manos de manipuladores oportunistas y están desprestigiádolos tando que aveces llegan a dar asco.

Tanto es así, que los que siempre han sido del sol que más calienta están migrando despavoridos hacia la extrema derecha o hacia el liberalismo, dos opciones que dicen estar encontradas pero que básicamente buscan perpetuar y acrecentar la diferencia de clases.

Pero es que ahora está de moda ser clasista. Se es clasista hasta moviéndose en círculos de personas que dicen ser de izquierdas. Y no te cuento aparte de clasistas hay una discriminación atroz a las personas que “no se consideran jóvenes”. Así que tenemos un caldo de cultivo joven y clasista que se cree todos los buenismos que les meten en vena. Mientras desprestigian y marginan abiertamente todos los días, van repartiendo peroratas de lo que es discriminación, de lo que es el opresor, de quienes están marginados.

Flipo, mucho, pero lo peor no es eso, es que me da miedo.

 

22/09/2018 – Soltar lastre

Después de hacer un viaje siempre vengo renovada. Este año lo necesitaba, necesitaba enfocar.  Demasiados proyectos a mitad esperado una oportunidad. Demasiada gente robando energía , restando en lugar de sumando. Sentirte en una espiral que te atrapa y aunque quieras escapar, no hay forma. Así que tomar distancia, es mágico. Coges el coche, y cuántos más kilómetros haces esa fuerza que te empujaba a la espiral desaparece, sin más. Mientras estábamos en un loco viaje sin destino, improvisando ruta, sin planificar mi vida aquí, en Dénia, había dejado de existir.

Siempre me ha sorprendido esa capacidad del ser humano para sentir el presente, para una vez cambia de escenario este nuevo momento es ahora. Las ciudades, las personas, cuando te alejas, cuando cambias de lugar, dejan de ser ahora. Sin embargo cuando no te mueves, tu ahora se prolonga tanto el tiempo, que pasan años y sigues en ese ahora atemporal que te atrapa. Y quizás por eso es difícil proyectar hacia el futuro, o mirar con perspectiva.

Así que siempre que la ciudad me atrapa y me asfixia necesito escapar, con verde, con baños milagrosos en agua dulce o salada. O alejándome lo más posible. Y el norte tiene todo eso, es verde, lleno de pozas, ríos y está lejos. Y me cura. Me hace sentir esa energía que tanto me caracteriza, me carga las pilas, para comerme el mundo. Y todo se relativiza, vienen a mi tantas ideas, tantas cosas que puedo hacer, un torbellino de oportunidades que sembrar y entonces todo es posible.

Estaba mirando el verde, una pradera enorme y mientras mi hermano dormía yo no tenía prisa. Estaba allí. Agusto. Como en una postal. Mirando como las flores se balanceaban a un lado y a otro, como los bichitos iban de una a otra flor. Y yo simplemente sentada inclinando la cabeza a un lado y a otro para que los rayos de sol incidieram de una forma concreta. Me quería quedar en ese momento, en ese lugar.

Y pensaba, porque eso no puedo evitarlo, de cómo alejarme de ese ahora atemporal me acercaba a mi vida, mi vida de la cual hace tiempo me sentia tan lejos que en cierta medida había condenado a mi pasado a tantas personas…y en ese momento todas eran presente, o posible presente y quería ver a todo el mundo, ir a todas partes.

En cierta medida llevo un tiempo paralizada, tanto que he estado una larga temporada sin apenas relacionarme afectivamente con las personas. Y aunque estaba tranquila, este año básicamente ha sido un año de tranquilidad, me faltaba emoción. Y yo que siempre he sido más de quemarme, me faltaba esa llama que te precipita a seguir adelante para seguir ardiendo. Estoy saliendo de ese estado de quietud, alejamiendo, de asexualidad y el viaje ha sido un buen catalizador para poner todo en su sitio.

Al volver del viaje, lo que más claro tenía es que no quería volver a caer en la espiral, así que es momento de dejar atrás las cosas que no sólo no me aportan, sino me hacen caer en una apatía, en un presente atemporal infinito que no me deja avanzar. Y soltar, sienta mucho mejor de lo que una se cree.

Otoño es para cogerlo con ganas, lo difícil es cuando llegue el frío y me coloque en diciembre sin motivación. Ahora hay que coger carrerilla, avanzar con fuerza para que luego nos lleve la inercia. Cada año es así, que la inercia me haga llegar lejos, sin desmotivarme.

Mirando al año nuevo

Mañana se acaba el año, otro año más,

como diría un amigo mío, tranquila Laura, que luego viene otro, así que sin año no nos vamos a quedar.

Siempre digo que para mi el año comienza dos veces, una en septiembre y otra en enero. Son como dos oportunidades de motivarte para empezar de nuevo. Para los que nos hemos pasado media vida estudiando el año nos empieza más en septiembre, y según se va acabando el verano tienes que decidir si estudiar o no estudiar, cómo enfocar tu rutina para cundir y ser productivo,

productivo… qué palabra más extraña, productivo para mi?, para otro?

y diciembre es la segunda oportunidad para tomar decisiones, sobretodo cuando no estás estudiando,

o cuando por lo que sea has dejado de hacerlo.

Haces balance, propósitos de año nuevo,

ya sabéis: mañana todos dejáis de fumar y os apuntáis al gimnasio

laura mequinenza micro abierto denia

y yo…y yo sigo queriendo cada vez con más fuerza avanzar en mis proyectos. Unos más grandes, otros más pequeños. Este va a ser el segundo año con el Micro abierto en denia, que siempre que empieza a hacer frío temo que desaparezca del todo, que deje de venir nadie, pero ahí estáis, los que veniís cada semana, aveces más, aveces menos, pero seguimos, me propuse que lo haríamos todas las semanas y está siendo una gran maratón, todos los martes, con viento, con marea, y en cierta medida estoy algo triste, porque el 26 pensé que nadie vendría, y presuponiendo que el 25 dejaría a todos hechos polvo acordamos que nadie vendría, pero el 26 me llamó Nuredín, y sé ve que si, que fue gente, no llegaron a saber que no hacíamos micro. No me gusta faltar al micro y saberlo me refuerza la idea de continuar yendo todos los martes, aunque parezca un día malo, seguir estando ahí martes tras martes. Cuando hablamos de hacerlo o no hacerlo el día 2, pensaba que sería un día para no hacerlo, y groso error, Pablo y Aarón me dijeron que querían venir el 2 de enero, ellos que no suelen venir. Ya ves, nunca se sabe, los días raros, quizás vienen los que no suelen poder venir, nunca se sabe. Así que contenta de que sigamos adelante, contenta de darle vida al proyecto y ahora…mirando con incertidumbre qué pasará en el Soho, un lugar nuevo,

¿conseguiré que se enteren todos del cambio de lugar?

Y el 2018 he decidido que es el año en el que ya toca hacerle sacar la cabeza a Denia Erotic Art, mi proyecto de fotografía erótica que aún está tímido y tomando fuerza, y creo que 2018 va a ser su año, porque además quiero darle cobertura a la colección Sin Oxígeno y algún proyecto más de fotografía erótica que tengo en mente.

Debido a varios encargos que me andan haciendo en los últimos días también estoy replanteándome buscar un lugar nuevo, más grande, que me permita más posibilidades y flexibilidad para poder diversificarme mejor en diferentes campos  y profundizar más tanto en proyectos personales como profesionales. Expos,

me he prometido a mi misma como regalo de reyes que el 2018 es año de expos,

este año, mientras montábamos la expo en el Volander me venía a la cabeza la frase “la primera vez”, de hecho tengo pendiente escribir sobre ello, de la cantidad de primeras veces que hay en la vida y la de ellas que aún nos quedan, la primera vez que expones, la primera vez que imprimes una foto que vas a exponer, la primera vez que haces una sesión, la primera vez que te pagan por una sesión, etc y basicamente creo que entre las primeras veces y la repetición de las cosas que te hacen feliz son dos variables imprescindibles en la ecuación de mi motivación que no quiero dejar de tener en este año que entra.

de otras primeras veces también estaría bien llenar el año, ejem, ejem, pero eso es otra historia

intimus laura mequinenza fotografia

¿Qué me deparará el 2018? Tengo en mi habitación una pizarra de éstas magnéticas donde voy apuntando todas las tareas y proyectos que quiero hacer y las tareas pendientes que tengo. Espero que en mi 2018 no pare de escribir y borrar cosas de mi pizarra… detesto hacer listas de propósitos que aparecen por sorpresa con los años y descubrir que siguen pendientes. Por eso, seguir, continuar, despacito pero con buena letra

¿Y lo de adelgazar? Eso mejor lo dejamos para el año que viene 🙂

¡Que este año nos comemos el 2018!

 

 

Hazte Valer

Ultimamente cada vez que pasa un giro argumental en mi vida la gente de mi alrededor viene a terminar diciendo algo como: Hazte valer. Y como todas las frases básicas y bonitas que bien podrían protagonizar un capítulo de un manual de autoayuda me hace gracia lo estandarizada que está la hipocresía. Ya que los mismos que me vienen diciendo hazte valer y lo dispensan como remedio cada dos por tres llegado el momento sólo hacen uso de ese valor cuando se encuentran con alguien en desventaja.

Tenemos todos la boca llena de buenas intencciones que vamos escupiendo aquí y allá como si los demás no supieran autogesionarse la vida, si fuera por consejos podría forrarme la casa dos veces y aún me sobraría tela, incluso si mi casa fuera más grande.

Como decía, hazte valer, qué bien suena, oye, demuestra lo que vales, que no te tomen por tonta, es que eres tan buena, es que no puedes dejar que te pasen por encima. Cuando en realidad, todos estos supuestos consejos vienen a mi cuando tengo un conflicto. Conflicto dicho sea que si “no me hiciera valer” propablemente no existiría, conflicto que más antes o después seguramente tendré con quien hasta ahora me tomaba en confianza y me dice que mire a los demás con desconfianza.

Y mira, no creo que haya que mirar con desconfianza constantemente, pero si que es cierto que a más desilusiones, más cautela, a más traiciones, más prudencia.

Y si, más sola, pero no por “no hacerte valer”, sino por lo contrario, por decir esta boca es mía, por tener opinión aunque no me convenga, porque a todos les gusta decir hazte valer y luego mirarte con reproche cuando lo haces.

Sinceramente, para mi, hacerme valer aprovechando la desventaja no me parece un mérito, y tener que tragar en el caso contrario, pues que como que tampoco.

Por suerte desde hace un mes o mes y medio ando positiva, llena de energía y con ganas de comerme el mundo, probablemente sea otro año más, pero de momento, a una noche de cambiar de año, siento el 2018 suculento, apetecible, puesto para mi, para que lo devore, para que me llene, para que me defina aún más.

Y esa energía se nota, lo invade todo, me ando reencontrando con gentecilla que se habían ido quedando atrás en mi vida, por desencuentros, porque hay momentos para desencontrarse y hay momentos para volverse a encontrar… despacito, con calma. Y me hace feliz, porque en el fondo siempre soy una moñas y aunque cambie el fondo, aunque cambien los sentimientos no hay tantas personas afines como para ir perderdiéndolas de forma definitiva. Cada vez que salgo de una de mis katarsis lo hago de forma renovada, dejando lo malo atrás, atrayendo lo bueno.

Y es en mi fin de la crisálida que siempre tengo este estado de conocer, de encontrar, de querer, de reencontrar

…siempre confío quedarme en este estado…

Así que andaremos y veremos qué pasa “mañana”

El Salvador

La primera vez que fuí a Los Diablos Azules fue a un recital multitudinario que me invitó Leo Celada con motivo del día de poesía. Por aquel entonces yo todavía no había participado aún en ningún recital maratoniano de este tipo y me tomé la invitación muy en serio.

Nada sabía yo por entonces de la libidinosa vida nocturna de los antros de poetas y además gozaba de unas bonitas esposas matrimoniales que aún me durarían algunos pares de meses más.

Como carne fresca que era y esa mirada de “soy tan nueva que no me entero de qué va esto” se me acercó tanto varón con buenas intenciones a felicitarme que creo recordar que nunca he sufrido un asedio tal de cumplidos por parte de desconocidos.

Entre la fauna varia que conocí aquel día, quiero destacar la historia de un joven que le costaba articular palabra. Y yo, que siempre he tenido un síndrome parecido al de Tyron de tener debilidad por las cosas rotas, sentí lástima pensando en lo difícil que debía ser moverse en esos eventos para un tartamudo.

Y con la típica escusa de “me gusta lo que escribes” comenzamos un intercambio virtual de impresiones y textos, así fué como conocí su blog, una suerte de anecdotario fantástico misógeno de un tipo marginado que en el fondo se sentía superior. Ciertamente no recuerdo ya las historias que en él se contaban, ni las conversaciones que pudimos llegar a mantener, pero sí recuerdo la última. Él intentaba convencerme con un delicado plan fruto de su inclinación natural a despreciar a la mujer de que me acostara con él. Argumentaba firmente que me quedaban pocos años de buen ver, 5 o 10 a los sumo. Y que tenía que aprovechar el tiempo porque después me arrepentiría de no haber follado lo suficiente.

Hoy, en el cenit de tal supuesta crisis, más que aprovechar mis últimos días de sexo y desenfreno con cualquier desesperado que me haga caso me planteo lo terriblemente cansinos que me resultan la mayoría de los tíos con sus ofertas sexuales carentes de interés y de imaginación. Yo, que siempre he presumido que seré una vieja verde pervertidora de jovencitos, no sé si es que todos me quieren salvar de mi futura vida sin sexo y pronto me arrepentiré y seré yo quien comience a perseguirlos. Por el momento, me siguen pareciendo, unos absolutos gilipollas.

Leído:

19 Diciembre 2017 micro abierto Arte no Apto en Denia, Alicante

Volver otra vez

Recuerdo cuando era adolescente y me declaraba abiertamente asexual. Lo poco o nada que me interesaban los amoríos y desamoríos de nadie. La pasividad con la que acontecían los encuentros sociales. La atracción fatal hacia sumergirme en mi mundo y no tener prisa por salir de él.

Como un niño. Eternamente niños.

Ahora que estoy empezando a aborrecer todo contacto social que no sienta demandado con entusiasmo, que me he cansado de conocer nuevos túes, no me apetece aprenderme a alguien de nuevo y encontrar en qué falla esta vez. Me ando reconciliando con mi mundo interior y cada vez paso más tiempo en él. 

Me estoy volviendo otra vez asexual, y no por moda, en todo caso por escuchar.

Lo bueno es que me deja mucho tiempo libre para darle tregua a mis proyectos

 


 

 

Sangro y duele

06 de la mañana. Estoy sangrando mucho.

Hace poco leí “Teníamos que decir más Tengo la regla”, hoy mientras estaba presentando el micro abierto pensaba en ello, tras haber saludado a Teresa que me ha dicho que tenía mala carilla, que si me pasaba algo. 

He estado apunto de decir en el micro, ey chicos “No preocuparse, estoy más asocial de lo normal, es que hoy estoy reglosa. Pero ha sido tomarme dos cervezas y quitárseme todos los dolores.

Y es que al final es eso, dolor, mal estar, ganitas de morir entre las mantas.

Sangro. Y duele.

Pero no siempre fué así. De hecho tengo asociada la regla a días muy señalados, porque como bien decía el anuncio no se pierde ni una. Y no me dolía, y no me impedía hacer planes. Desde competir en gimnasia rítmica, pasar un día entero en aqualandia o en portaventura o tener esa primera cita que suele acabar en polvo, si, la regla ayuda a que acabe en polvo.

Ahora cada vez más, me veo anulando planes precisamente por la regla, que graciosamente me dicen eso es que te está mandado señales de que “Coño eres fértil y parece que se te ha olvidado para qué sirve” (que ese es otro tema). Y no creo que sea eso, pero sea como fuere cada vez me cuesta hacer más cosas en estos días.

“Querida regla, no te lo tomes a mal, a pesar de los buenos polvos ratos que hemos pasado juntas, cada vez te echo más de más, y menos de menos, sería un detalle que esta noche dejarás de sangrar y me dejaras dormir tranquila”

View More

Sobrevivir

Sobrevivir
otro año
a esta fiesta

Cada vez
se me hace más largo
llegar a las 00:00

No tengo miedo a morir
pero temo, vehementemente
envejecer. 

Estar en las nubes

Septiembre

Y empezamos de nuevo
yo que estaba todo el día de parranda
durmiendo, comiendo, fo…forrándome de experiencias
al calorcito, con la tranquilidad del verano
sin extreses, sin agobios,
viviendo, 
viviendo en las nubes
Y llega septiembre
con sus nubarrones negras
y nos avisa que despertemos
con unas cuantas inundaciones
no te duermas en los laureles, laura
que te toca hacer papeles
y allí, que estaba como reina de sava
ahora corre corre que te corre
que no se nos peguen las sábanas.

Y las clases, eso de llegar
y no acordarte de nada,
que el verano que malo es,
que te borra la memoria

Desintoxicarse

Nada como un buen baño para descontaminarse de tanta toxina de ciudad, tanto insecto infecto que se posa en la piel y no se quiere marchar de nuestro lado. El mar mágico, sana. Debería darme un baño todos los días, pero imbécil de mi, aveces me quedo pegada a la pantalla que me absorve la energía y me devuleve un fantasma cansado de mi misma. Y es que había intentado eso de bañarme, pero es que aveces el agua está tan y tan sucia, que no consigo que me sane el cuerpo. También está de vez en cuando dejarse sanar conjuntamente, o sanar a otro olvidándote de donde se encuentran los límites de lo real o lo imaginario.
Hace unos días me bañé por primera vez con unos amigos, y una de ellos decía, que hasta que no te bañas con tus amigos, no conectas. Y ciertamente ese día creo que algo se conectó entre nosotros.
El fuego también renueva. Hace un par de días fue San Juan, y estar tumbada bajo las estrellas en la playa, al lado del fuego. Sentía esa misma conexión, ese desintoxicarse.
También estuve durmiendo una noche en la playa con unos amigos, con esa sensación tan placentera de despertarse en la naturaleza ajenos a la estampa de una habitación, sea ésta cual sea. Increiblemente enrequecidor.
Desde que ha empezado el verano no paro de coleccionar momentos mágicos con diferentes personas que me andan quitando tanta toxina que tenía dentro. Espero que el verano siga siendo tan sanador y reconstituyente. Creo que lo necesito. Hay demasiado elemento nocivo por ahí suelto.
Por si acaso, tengo planeado montar en bici para poder ir corriendo a bañarme a las Rotas más a menudo.

 

Daños y otras dolencias menores

Tiene gracia porque en mi caso, me paso la vida redefiniéndome,

ya se sabe, en un ciclo sin fin de metamorfosis, y aún así, reivindico el

estatus de ser yo mismo, aunque sea una variable dinámica.

Todos sabemos eso de no puede hacerte daño quien quiere, sino quien puede. Y que ese poder lo concedes tú sin querer. Aveces ni te das cuenta que lo estás concediendo. Siempre hay un debate interno entre acercarse a las personas y volverte vulnerable o huir de ellas y enfrentarte a la soledad del ermitaño.

Me gusta la gente, pero cada vez me gusta menos la forma en la que quieren formar parte de tu vida. Te quiero, sí, pero si dejas de ser tú mismo. Te quiero, sí, pero si entras a nuestra comunidad y comulgas con nuestras normas. No vale con ser íntegro con uno mismo y sincero con los demás. No. Hay que formar parte de un baile protocolario.

Hace poco leí de Batania, algo así que para poder ser honrado es mejor no tener amigos. No sé si será cierto, pero para ser uno mismo, hay que dejar que se queden, los que no desean cambiarte. Si es que existen. Y no darle el poder de hacerte daño, a aquellos que quieren cambiarte.

Adoro las personas, que quieren que sigas siendo tú mismo, y me hacen pensar que no todo está perdido. Daños colaterales. No vas a gustar a todo el mundo, así que lo mejor es gustarte a ti mismo.

Diciembre del 2014 – Los 3 fantasmas de Dickens

El último fin de semana del año me han venido a visitar mis tres fantasmas, no los de las navidades, sino los de la poesía en mi vida, aunque no deja de tener gracia que hayan aparecido por estas fiestas, dotándoles aún más de ese aire de cuento de Dickens.

El primero, vino de madrugada, a la hora bruja, con unas cervezas entre las manos. Me habló de la suerte de ser una persona desarraigada, la libertad y fortaleza que me viene heredada de mi experiencia. De lo innecesario de los amigos con mayúsculas. Hay quién dice que de media cada persona recorre/conoce 12 ciudades en su vida, los hay quién no paramos de dejar ese número atrás. Hablamos de mi pasado, de cómo Madrid me ha marcado y recordamos juntos muchas historias de ese pasado que forma parte de mi fuerte vínculo a la poesía. Antes de que me apadrinaran y empezara a recitar, yo sólo escribía para mi. Hace tiempo que ya no sé si escribo para mi o para una voz que igual algun día me escucha. Me preguntó por las metáforas, por qué la gente ya no usa metáforas. Y me acordé de cuando yo escribía con metáforas que nadie entendía, en qué momento las metáforas dejaron de abundar en mis escritos. Recientemente me desperté con una imagen en la cabeza y posé algunas letras sobre lo que me hizo sentir. Y varias ideas que pululan por mi mente, que tras echar una vista al pasado, parece que empiezan a asentarse y tomar forma. Me dijo que debo creer más en lo que hago, aprender de lo que hago, tomarme en serio lo que hago… ¿Por qué no pruebas a memorizar tus textos y mirar a la gente y apagar fuegos incendiarios? Mientras me titubeaba la voz, me di cuenta que mis mismos miedos y errores en la fotografía, se materializan en cualquier campo de mi vida. Lo correcto, lo que esperan, lo que siento y lo que quiero hacer. Las tres dimensiones que pelean en mi cabeza, hasta que no rompa con mis miedos, seguiré atada con un pie en cada pata y nunca conseguiré avanzar en ninguna dirección.  Además, admitámoslo, las normas no comulgan mucho conmigo, basta saber que es una regla formal y me sentiré fuertemente tentada a no intentar cumplirla. No obstante mi Pepito Grillo cada vez tiene una voz más adulta, y me cuesta no escucharle. No me preocupa tener dilemas, pero a menudo me veo volviendo a la casilla de salida, y empiezo a sospechar que es un mal hábito que he cogido en algún momento. Llevo dos años para hacer un poemario en una editorial que probablemente cierre antes de que decida a mandarles nunca ningún borrador. Mi primer fantasma sonreía cómplice, le divertían mis 32 años de cabriolas desordenadas, para él el éxito no era el papel, tanto daba el medio, lo importante es llegar al público, ya sea virtualmente, por escrito, recitando en un bar o escribiéndolo por las calles. Como a un cachorro, me miró con ternura y se despidió alzándome varios metros sobre el suelo. Desde arriba me pesaban muchas estupideces que no sabía que pesaban tanto hasta que no me vi cargando con ellas.

fantasma de la cerveza

El segundo fantasma asomó la cabeza de madrugada, pero no habló conmigo hasta que me vio despertarme por la mañana. Me ofreció un desayuno de esos que tanto me gustan con pan tomaca y mientras me desperezaba me habló  firmemente. Mientras, un árbol salió para saludarme desde un libro. Me reafirmó la importancia de las palabras, de los viejos autores, de saber, de leer. Ahora todo el mundo escribe sin metáforas. Las metáforas otra vez. Un poeta debe dejar reposar su escrito, revisarlo pasados unos días. Utilizar también un lenguaje que no lo dé todo dado, que lo insinúe, pero que el lector pueda llegar a él. La forma y el contenido, mi nuevo fantasma era riguroso y huía del “todo vale”. El talento hay que estudiarlo y trabajarlo. No sólo hay que ser bueno, hay que intentar serlo más. Un texto bueno trabajado, diferenciará al aficionado a escribir del que podrías llamar poeta. Me observaba serio, con el ceño fruncido. Sentía que tenía que demostrarle algo. Me miró a los ojos, y me preguntó si había publicado algo, pensé en mi poemario inacabado. Para mi segundo fantasma, el éxito está en lo selecto, no en lo que gusta a la mayoría. Sé bueno, no hace falta publicarlo en un libro o en internet. Haz algo que merezca la pena y que tenga sentido que lo muestres al mundo. A medida que hablábamos me sentí pequeña, muy pequeña, y vi el mundo enorme y hostil. Como un pequeño insecto me alejé mientras él me animaba a seguir creciendo y luchando. Desde mi condición minuenda me pesaban mis palabras, mis ideas, mis creencias.

 

Apenas llegué a mi casa y terminé de comer, a la hora que me llamaba la siesta, apareció el último de mis fantasmas. Que decidió aunar mi futuro y mi pasado en un decorado retro que se me antojaba el escenario ideal para mis recitales o mis sesiones. Mientras tomábamos un té, tras analizar sintomáticamente las desventuras de la dependencia, recorrimos los pasos que vendrán tras de mi. La línea que atravesaremos esta noche para empezar la cuenta atrás de lo que llaman el porvenir. Le hablé de mis planes de escapar a un Barcelona idílico donde aspiro a desarrollar un vuelo raso que me haga saltar una y otra vez en las nubes. Pienso mucho en eso y me hace sentir bien pensar en una nueva etapa, cuando Barcelona me acoja, cuando la descubra, cuando me pierda en sus calles y me sienta llena de vida.  Me miraba cómplice pero desconfiaba de mi y me invitó a acostarme cada noche con un poeta muerto nuevo. Él también me habló de las metáforas, del uso del lenguaje, hablamos de ciervos azules que copulan. Definitivamente las metaforas tenían que volver a mi vida. El carpediem se sentó con nosotros y mi tercer fantasma lo miraba a partes iguales con admiración y con recelo. Dialogábamos sobre la prioridad de satisfacer necesidades prevaleciendo sobre la ambición, vivir la vida mientras pueda, disfrutar de la poesía. Disfrutar, al fin al cabo se trata de eso, de vivir las cosas de la forma que te hagan disfrutarlo. Probablemente grandes genios disfrutaban componiendo poemas con la misma locura con la que hago yo mis fotografías. Justo, la semana anterior, había estado trasteando con mis poemas y eso me acercó más a ellos, y menos al momento que los escribí.  (Uno de mis problemas con los poemas es que siempre había tenido una superstición en la que no debía alterarlos, los sentía adulterados. A raíz de hacer poemas inventados, al estilo el árbol, esa superstición se me fue disipando, sin embargo me costaba mucho alterar los textos.  En el último año cada vez he profanado más textos míos, y cada vez me gusta más hacerlo. Pero cierto remordimiento me evita haberlo tanto o tan intensamente como debería. Algunos de mis textos andan inacabados esperados que un golpe de cordura venga a rearmarlos y finalmente darles el toque de gracia que les haga salir a la luz) Mi tercer fantasma, con esa mezcla entre erudito y friki costroso, me hizo comprender que,  mi personaje lo voy creando yo, y que simplemente debo asumirlo.

No tengo que llegar a ser ningún consenso con nadie para explicarle por qué debo hacer o no hacer las cosas. No tengo que convencer a nadie que mis textos tienen o no la calidad que sea pertinente. Mis textos son parte de mi, y deben ser una prolongación de mi, como mis fotos, como mis ideas.

Y alterarlos y reconstruirlos tantas veces como crea conveniente, como hago conmigo.Últimamente me siento inspirada, constantemente me vienen frases a la cabeza, aunque la mayor parte del tiempo no puedo pararme a escribirlas. Me gusta esta sensación, espero que me dure. Mi tercer fantasma salió corriendo en la noche mientras se despedía de mi con un abrazo, volveremos a vernos, o no, pero mientras volaba sobre el asfalto sentía, que una vez más, estaba renaciendo y que empezaba un capítulo nuevo.

Cara de asco

Cada día me debato
en si seguir o no contigo
No quiero odiarte
pero estoy cogiendo asco
de las cosas, que creo,
que nos separan.

Puede que simplemente sea yo
que necesite estar sin ti
aprender a no sentirte alguien en concreto
y a “estar” o “no estar”.

Peleamos,
antes de llegar a esta repisa
otra vez discutiendo.
Tú me pedías un abrazo
y yo no conseguía dártelo,
porque no me sale
me sale cuando me sale
y ahora no podía abrazarte.

No reclamaré a nadie esta tarde
prefiero esperar
mientras escribo
mientras observo cómo inunda todo los colores.
Esa manía del verano de iluminarlo todo
De llenar de vida
por ejemplo
a cualquiera de esas parejas
con las gafas de moda
tan psicodélicas
y con esas caras de asco.

¿Será siempre así?
¿Acabaremos todos cogiéndonos asco?
No puedo parar de mirar a esa pareja
caminan abrazados
pero se miran con cara de asco.

¿Seremos nosotros también así?

Hoy me siento…

Me siento, me siento, me siento
qué decir,
cómo expresar,
palabras vanas,
estúpido entendimiento,
qué sabes, ni qué sabras
me apetece rebozarme
en todas las locuras
que hace tiempo que no me rebozo
me tienta
la línea
oscura
que me dice que no, que no
y me acerco
al borde
traviesa
y juego a no hacer caso
a no saber, a no oir
hoy me siento tan …

Energía

Días como hoy
en los que me siento triste sin motivo
(aunque a quién diría
que cumplir años
es motivo de sobra)
me pregunto
cómo volver esta energía negativa, en positiva.

Necesito eliminar
esta toxicidad
que me pesa
que me envuelve
que me afecta.

Necesito
que cada cosa
que cada estímulo
no se pose encima
como una carga.

Quiero
sentir la ilusión
cual adolescente
de vivir el momento
y no pensar
qué significa
a dónde lleva
o qué pasará.

Necesito
urgentemente
un mataneuronas
que aveces
las puñeteras
se vuelven muy pesadas. 

Qué puta manía tenemos los humanos
de cumplir años
con lo fácil que sería
no contar los días(o los años)
que tenemos 
y sólamente vivir
como si no hubiera mañana.

Laura

Llorar
al escuchar
una canción
que lleva mi nombre

Sé cuando estoy mal
porque se llenan
fácilmente los ojos.

Por nada
por todo
por sentirme siempre
tan sola
tan perdida
tan fuera.

Malditos demonios
nunca faltan
cuando las fuerzas fallan.

Y la música,
esa música,
que es lenta
que no es mi idioma
pero  balbucea mi nombre
como un enigma.

Se acumula en el pecho
esta ansiedad creciente
que quiere debastarme.

Ahora que sentía
que creía
que ya no me afectaban
ya no
estas cosas
como antes.

Tal vez
por eso lloro
hoy al escuchar
(en una canción) mi nombre.

Lejos de Dios

Es maravilloso cuando conoces gente que te dan ganas de llevar a cabo proyectos. Considero que tengo suerte cuando tengo este tipo de experiencias y estoy muy contenta porque ultimamente no paro de conocer personas que me están ayudando mucho y que me hacen emprender proyectos con más ganas.
Ayer pasamos todo el día para realizar una de las sesiones de la serie Lejos de Dios, esta vez les tocó a mi cristo particular y su correspondiente María Magdalena. Las fotos de la serie lejos de Dios tienen el nexo de usar personajes bíblicos para retratar estados de aquellos que se atreven a romper las normas marcadas. A modo de resumen de la serie tengo este literal: ” Allá donde se extienda la mano del que domina y oprime, siempre habrá rebeldes que se subleven en la búsqueda de Utopía. El locus amoenus que ningun Dios, aún, nos ha ofrecido.”
En la primera sesión quise retratar un ángel negro, la oveja negra que no comulga con el orden establecido pero que se encuentra en ese estado en el que empieza a replantearse todas sus creencias para darse cuenta que no cree en ellas, pero aún asi le cuesta desprenderse de ellas. La eterna metáfora del ángel que se corta las alas y renuncia a su pasado, no sin gran sufrimiento y confusión. Es el rebelde, que consigue salirse del orden establecido y huye del opresor, que en este caso es Dios, que representa el estado que nos govierna.
En la segunda sesión, que es la que hice ayer, como ya adelantaba, son Jesucristo y Maria Magdalena mis protagonistas, en esta ocasión mi punto de interés versa en el conflicto interno de sertirse culpable por algo que en teoría está mal, las cosas prohibidas, aquello que deseamos pero que representan el lado prohibido. Maria Magdalena es la tentación, el pecado, lo prohibido, Jesús es el personaje que tras su acto de rebeldía se siente culpable.
Lo cierto es que quedamos bastante pronto pero se nos echó el tiempo encima. Sólo en colocar todo el escenario y tal, más de media mañana. Y eso que eran cuatro cosas. Para la próxima sesión hemos hablado de prepararlo unos días antes para que cuando lleguemos sea ponernos directamente a hacer fotos.
Que entre colocar las cosas, la charreta de ponerse al día, comer, en fin, se va el tiempo volando.
Por otro lado, ha muerto mi tablet 🙁 asi que la mayoría de cosas que tenía de ideas que quería probar no las he podido llevar. Asi que como deberes me he propuesto escribir más en papel, aunque el soporte grafico tb está bien.
Por otro lado, mi asignatura pendiente con creces es mandar con más arrojo, que siempre me vengo abajo y no me impongo con la determinación que debiera. Debería hacer trabajo personal acuciante en este aspecto. Por el bien de todos, y creo que las sesiones irían más rodadas.
A la hora de hacer fotos, creo que, en caso de que la escenografía sea pobre únicamente debería hacer planos cortos y lanzarme a hacer planos más generales cuando haya algo reseñable que enseñar. Lo cierto es que en este sentido la idea la tenía bastante en la cabeza, lo que a la hora de cerrar el encuadre y meter a dos personas se me hacía más difícil. Sobretodo porque quería meter demasiados elementos en muy poco espacio.
Lo cierto es que me hubiera gustado centrarme más en la sesión, pero la verdad es que esta semana estaba bastante de bajón por mis problemas en clase y no conseguí centrarme lo que hubiera debido. Aún asi, me gusta tirar mucho de encuadres extraños, quiero seguir experimentando con ellos. Estoy muy contenta con las fotos que hicimos, y me ha entrado gusanillo de seguir haciendo más cosillas.

 

Tengo otro personaje desde hace tiempo en mente, a ver si algun día tengo la ocasión y puedo hacer esa sesión. Aunque ayer, según hacíamos esta sesión surgió la posibilidad de llevar a cabo otro proyecto que tengo en mente desde hace muchos años. Cosa que me pone muy contenta.
 Sobre las fotillos de Teleidoscope las quiero ir retomando, pero es que ciertamente no me encontraba con tiempo o fuerzas o ambas para hacerlas, asi que cuando respire un poco quiero ir retomando hacer o las nuevas o alguna vieja, ya veremos, segun vaya viendo. Pero quiero volver. Pero no sé cuando.
Hace una semanitas estuve en Madrid y aprovechamos la ocasión para hacer con Carolina Villafruela y Aroma una sesión. Me gusta trastear con estas señoritas, esta vez me personifiqué en la Santa Muerte Mexicana.
Como siempre que hacemos alguna de las nuestras Carol y yo disfruto mucho en las sesiones. Es un poco duro pero lo que digo siempre, me sirve como entrenamiento para cuando luego hago yo las fotos. Es cierto, que aveces cuando nos obcecamos en una fotografía,es probablem que tener a una persona en una posición forzada le vaya cansando aumentando las posibilidades de que ya si que no salga. Por eso es mejor descansar y ya luego si eso volver más tarde.

Ando muy liada con los exámenes pero espero tener mucho movimiento pronto. Ya os iré contando 🙂

Save

Motivación

 Por fin he conseguido terminar el segundo trimestre y sigo entera, aunque no lo crea. No sé si es volver a estudiar superando la treintena o lo desubicada que me veo en un entorno tan diferente de mi que me está costando un triunfo llegar a cada fin de semana.
No obstante ahora estoy disfrutando del fin de evaluación y su sabor a libertad y vacaciones. ^^
Con ello espero disfrutar desalir un poco de casa y experiementar un poco más allá de los confines de mi cuarto, que se ha convertido en mi centro de operaciones.
Por un lado ando muy contenta porque a pesar de que estoy experiementando y estoy recibiendo muchas críticas negativas eso no me está derrumbando. Normalmente cuando hacía una foto que no me convencía a mi, cuando no le gustaba al resto me replanteaba muchas veces dejar la fotografía. Probablemente el origen de mis crisis existenciales.
Ahora, cuando me dicen cosas negativas, que me las dicen en mucha mayor proporción y con más dureza, no me siento mal, siento que si a pesar lo que me dicen, me sigue gustando a mi, y pasados los días cada vez me convence más lo que hago, es que estoy cada vez más cerca de encontrarme conmigo misma.
Intimus me está redescubriendo muchas cosas, y me está enfretando a otras. Pero me gusta lo que me hace sentir. Teleidoscope está conviertiéndose en la plataforma de que obligue a sacar ideas de la chistera cada semana. Como he estado de exámenes y entrega de trabajos, apenas le he podido dar mucho tiempo a la parte ejecutiva, pero si al coco. Me queda mucho que mejorar y por liberarme. Ultimamente me dedico mucho a buscar autores que tengan un discurso en su fotografía y/o utilicen el cuerpo como método de expresión y no tanto con una función estética. Quiero nutrirme de influencias que me hagan crecer. Por eso ando idenado meterme en proyectos me motiven este tipo de influencias.
He contactado con una chica de Oliva que ahora vive en Valencia que me gusta bastante el nervio que tiene. También he contactado con gente de más lejos. Pero me apetece empezar a moverme por aquí, más allá de la soledad de mi cuarto.
También fuí a la sesión del circo, en el que hice de modelo, aunque me hubiera encantado llevarme la cámara , sólo me llevé la compacta e hice making hasta que se acabó la batería :C. Pero lo mejor es que conocí un grupo de gente muy nutrido que se prestan para las locuras y me sentí muy agusto. Me trataron muy bien. Pasé más frío que un tonto y me sentí un poco vergonzosa porque hace 10000 años que no hago nada de gimnasia y estoy oxidadísima, asi que al hacer las poses pensaba, esto no debe quedar muy contorsionista. Pero bueno, yo dentro de mis posibilidades me presto para lo que sea. Aquí os dejo unas fotillos.

Aquí os dejo el enlace de las fotos de la sesión. Y la foto en la que aparezco yo. Lo cierto es que es muy diferente el estar a un lado que al otro lado de la cámara. 
Me gusta de vez en cuando posar para que me sirva para cuando tengo que dar directrices a los modelos. Pero lo que más me ha llamado la atención  es el submundo que hay detrás de una sesión(sobretodo cuando no se trata de un bis to bis) y lo diferente que se vive desde el punto de vista del fotógrafo y del modelo. Desde mi punto de vista, es mucho más extresante ser fotógrafo y menos social. Estás como en otro mundo y con mil cosas en la cabeza. El otro día, en esta sesión, podía como el pobre Fornés apenas estuvo un ratito libre para comer, el resto del día se pasó un intensivo fotografiando a todo el mundo sin descanso y con el extres de que se acababa el día y aún faltaban muchas fotos por hacer. Él mismo me confesó que se hubiera tirado todo el día haciendo fotos ya sólo con los 3 payasos. Personalmente, cuando más gente y menos fotografos en proporción, acaba siendo un extress. Creo que o bien se trata como las macrosesiones, que van bastantes fotografos para poder cubir a todo el personal. O prefiero sesiones con menos personas. Eso a nivel fotógrafo. Se disfrutan más. Aunque luego es muy agradecido tener diversidad en las fotos. Una cosa por la otra. Ahora, a nivel modelo, es una especie de fiesta estar tanta gente, cada uno con los disfraces, con el maquillaje y la verdad es otro mundo. Se disfruta de una forma más relajada y social, aunque eso sí, el frío y las agujetas al día siguiente no me las quita nadie 🙂
Espero poder repetir pronto experiencias parecidas, ya os iré contando 🙂


Miedos

Llega un momento en el que debes enfrentarte a tus miedos. Estas semanas están siendo muy intentas a nivel de extres, las clases van a acabar conmigo, y como todo nivel de extress y obligación más ganas tienes de hacer cosas creativas, ya sabéis, la válvula de escape.
Esta semana el tema de Telidoscope ha sido Mounstruo y el tema lleva rondándome desde que Carlos me dijo que esta semana el tema iba a ser de eso. Digamos que la idea la tenía claro pero soy una persona vergonzosa y aún me cuesta mucho vencer esos miedos que aveces tenemos dentro. Por tanto, poco a poco me voy metiendo en el universo que fluye en mi cabeza y que quiere salir.
El tema que quiero reflejar viene de largo y es algo que me toca mucho la moral. Se trata de lo ajeno que nos quieren hacer creer que es el vello corporal. Es algo indeseable, mal visto e incluso asociado con la suciedad. La presión social te invita a depilarte constantemente o bien ocultartar esas zonas que se considera indecoroso tener vello. Y el hacer caso omiso de dicha norma te puede convertir en objeto de burlas y chismorreos.
No sé cuándo la gente empezó a ver algo natural como si fuera antinatural, de tal manera que pareciera que la gente realmente no tuviera vello y quien lo tiene es el raro. Cuando debería ser al revés. He de decir que no estoy en contra de la depilación, creo que igual que un día te cortas el cabello y otras veces te lo dejas largo. O cuando los hombres se dejan barba o deciden afeitarse, aunque en esto también hay protocolos al respecto.
Hace tiempo que ando debatiéndome con mis demonios que me comen cuando ese peso de la sociedad cae sobre mi, sobre los cánones de belleza, sobre lo estereotipado, sobre lo “estético”. Hoy mi mounstruo no es tal, no considero que sea un mounstruo, consideo que te quieren hacer ver que “eso es ser un mounstruo”. Los mounstruos son otros, hay muchos, y hacen daño, de muchas formas, en muchos sentidos. Pero para esos mounstruos ya hago otras fotos. Hoy mi foto va para los no mounstruos, esos que no somos, cuando nos hacen creer que si.
Cuando le he enseñado a Gonzalo la foto me ha dicho: <Es horrible. Con lo buena que estás y sales muy rara> Creo que refleja un poco la idea del mounstruo que quería reflejar, sin caer en el erotismo, ni en la ridiculización he querido hacer algo muy íntimo. Precisamente de eso va la serie Intimus, de ir buscando cada vez más dentro de mi y enfrentarme a ello.
Al principio pensé en hacer un palo más general y la idea era cruzar las piernas  uniendo los tobillos haciendo uso de la imagen de la sirena, por eso tb las sábanas arrugadas. Pero no me convencía el resultado, no conseguía encontrar el encuadre que me mostrar una imagen poco sexualizada y que ofreciera a la vez temor y ternura.
Entonces pensé en hacer un primer plano de los pies, que siempre me han gustado las extremidades en angular y me gusta esa mezcla que dan los pies y el cuerpo de fondo.  Elegí esta precisamente porque me gustaba lo que me transmitían los pies.
Después también estuve locurando fingiendo ser un mounstruo de pies grandes y cabeza y brazos pequeños. Pero ciertamente más por diversión que por otra cosa. Aquí os dejo una de mis locurillas.
Tengo ganas de terminar la temporada de exámenes y relajarme. Pero de momento esta foto se añade a mi colección de fotos en mi habitación en modo express. Lo cierto es que esto me está sirviendo mucho para reconciliarme con mis miedos y mis complejos.
La semana que viene, en principio estará aquí Violeta, asi que imagino que haremos fotillos. Ya escribiré una entrada de nuestras locurillas, porque la idea es hacer algunos proyectillos. Y mañana me junto con gentecilla de por aquí para hacer de contorsionista en una sesión de fotos, puede que me lleve la cámara,e igual cuento tb un poco qué tal fue la experiencia.

Empujones

En ocasiones te encuentras perdido hacia donde quieres ir porque hay demasiadas cosas que tiran de uno. Y muchos límites, claro, pero sobretodo, los internos, que son los más pesados y los que primero debes vencer para avanzar.

En esos momentos es fundamental apoyarte de la gente que cree en ti de una u otra manera. Aveces una conversación te ayuda a ver las cosas con mayor perspectiva.

Este año me lo estoy tomando como un la conciliación de mi yo actual conmigo misma. Es un duro viaje porque a menudo me encuentro perdida y siento que doy palos de ciego. Pero tras organizar mis ideas, cada vez veo más claro hacia donde quiero ir. Y en absoluto estoy cerca, pero al menos me siento que a medida que voy enfrentándome a mis propias limitaciones, cada vez el camino es más claro.

No sólo en la fotografía. En todos los aspectos nos dejamos arrastrar y acabamos en terrenos en los que hacemos aguas. No sé cómo me he alejado tanto de mi forma de pensar y de mi forma de sentir las cosas, y cómo soltarme para dejarme llevar.

Normalmente la corriente te arrastra hacia un lado, y con cuanta más gente tratas y más avanzas, más te lleva la corriente. Sin embargo, tengo la suerte de poder contar con personas (contadas con los dedos de una mano) a las que puedo recurrir cuando empiezas a sentirte demasiado perdido en los lugares que no querías llegar. El resto de la gente, simplement te mira con extrañeza y te sigue apuntando al lado contrario.

Siempre hablo de la teoría del fluir y del dejarse llevar, pero me refiero por uno mismo, no por la corriente de lo que los demás esperan de ti. Ayer me decían <Complacer a los demás.>. No sé exactamente en qué medida, pero sí, al final acabas por complacer al resto. O ni eso, porque en la lucha interna ni te complaces a ti mismo, ni al resto.

Por tanto, en mi continua búsqueda de mi misma, ando encauzada en nuevos proyectos de los que espero daros nuevas noticias pronto. Como avanzadilla os diré que ando con la intención de experiementar con otras personas en las próximas semanas para ver si consigo quitarme los cánones de belleza y estética imperativos que no tienen que ver conmigo.

Interlocutores habituales.
Hoy os dejo con ella. Selina.
Esta foto es antigua, pero hace poco la estuve editando y me gusta lo que me trasmite, es el lazo-puente entre el libro de Rayuela y la realidad.
Aveces nos vamos demasiado lejos de nosotros  mismos a buscarnos 
y luego no sabemos regresar. Siempre tiene que haber personas,
 que hagan de faro para ayudarte a encontrar el camino.

Trabajo, exámenes, evaluación…

Lo cierto es que volver a estudiar te lleva a unas temporadas de mucho tiempo muerto pero ocupado y otras de extres de entregas, además con eso de la tecnología, ahora las entregas se hacer virtuales y ya no es, para el próximo día de clase. Ahora las entregas pueden ser un viernes por la noche o un domingo. En fin, mi finde sucedió así: Entregas el viernes una y el domingo otra.

Aún así tenía ganas de hacer la foto de esta semana: Mascarada.

Tenía pensado acercarme a la playa, ahora que hace bueno, mientras cae el sol al atardecer y ahora aún no han llegado los turistas. Medio enterrar la careta en la playa y ponerme a hacer el loco por la playa. Un poco el concepto de ser uno mismo. Básicamente es un poco el conecpto automático que sale cuando piensas en careta o máscara.

Pero el finde se complicó y me veía sumergida en apuntes y más apuntes. No pacería que nunca fuera a terminar. Así que dije, no voy a bajar a la playa, que me conozco y digo voy un ratito, y se me pasa el tiempo volando. Y mientras seguí haciendo el trabajo y se hacía la hora de entrega, más pensaba en ya lo haré otra semana, cuando llegue semana santa intentaré recuperar las semanas perdidas, pero no me llenaba la idea. Me gusta la idea de participar en Teleidoscope. Mi hermano me comentó también lo mismo, que era mejor hacerla en el mismo día. Cuando ya me había convencido que no la haría, veía cómo el resto subía fotillos y más mono me entraba de hacer yo también una. Así que me dije a mi misma, que si lo terminaba antes de las 22:30 podía improvisar alguna cosa en mi cuarto. Mientras hacía el trabajo, pensaba en que me apetecía hacer la foto pero que no podía por mis obligaciones, entonces lo vi claro. Dije <Esa va a ser mi foto> La máscara como símbolo de los sueños, las ilusiones, las cosas que quieres hacer, y mis apuntes, los que este finde me han retenido, como símbolo de las obligaciones.

Aún me quedan años luz para controlar el autorretrato, veo lo que hace la gente por ahí y flipo. Lo de fijar un encuadre y salir más o menos dentro de él en cuando le metes algo de dinamismo, parece misión imposible, incluso cuando estás estática, aveces te sales por todos lados. Al principio pensé hacer una idea en la que estaba enterrada y asomaba la mano con la careta en plan, socorro, pero no era exactamente lo que andaba buscando. También pensé algo rollo matriz en el que saltaban los folios por todos lados, pero no con tan poco espacio y sin querer que saliera la pared, pues digamos que decidí buscar posiciones más estáticas. Probé con un plano de mi nuca y la mano vencida hacia un lado con la careta. Pero los que me conozcan sabrán de mi paranoias con las fotos y veía cosas raras al ponerme de rodillas, mis pies ahí comidos por un torso gigante, al estilo lo que llaman el hombre gusano. De ahí a que finalmente optara por posiciones, además de estáticas, un poco más conveccionales.

Estudio improvisado en mi cuarto

No obstante fue todo muy rápido: preparar el set, hacer unas cuantas tomas, pasar las fotos al ordenador y la editarla en modo flash para entregarla, aunque tarde, lo más pronto posible. Normalmente yo le dedico mucho más tiempo a todos los procesos, pero está bien hacer también las cosas con menos nivel de rayadura, jajaja, si eso es posible en mi . Lo cierto es que estoy muy contenta de al final haberme animado a hacer la foto, porque eso me da energía para tomar la dura semana con más ganas.

Histeria

Impotencia. Me da impotencia no poder ser yo.
No tener lugar al que escapar. Tener que aguantarte,
a ti,a ti y a ti.

¿Queréis domarme?¿Queréis matar mi personalidad?
Queréis que no sea yo, que no me queje cuando me hacéis daño,
que no ponga mala cara cuando me hacéis sentir mal,
queréis que me conforme, que diga que todo está bien cuando NO está bien.

Cada día más cansada, más harta, más desanimada.
Cada día tengo menos ganas de arrimarme al mundo.
Quiero saltar fuera de él, olvidarme de todo y de todos.
No quiero que queráis al personaje que finge, porque esa NO SOY YO.

Reclamación

Posiblemente algun día me llegue la hora
y demande por daños y perjuicios
reclamaré indemnización de las horas no vividas
y del tiempo no amortizado.

 

porque hasta en la fantasía
me vienen términos 
de esta sociedad extraña 
que todo el mundo ve normal

El tiempo : proyectos que van y vienen

Me encanta embaucarme en proyectos porque me hacen sentir viva, pero si hay algo que adoro por encima de todo es la libertad, y no voy a ser yo la que me ponga límites a mi propia libertad. Por tanto me gusta hacer proyectos, aunque cuesten mientras los disfrute. Había pensado en hacer una foto diaria para mi otro perfil sobre cosas de Dénia, pero cada día estaba sufriendo más el proyecto y no lo llegaba a disfrutar, asi que decidí reinventar compromiso para con ese perfil, a un proyecto que se adapte más a mi. Al fin al cabo, mis proyectos tienen ese fin, hacerme bien.

Para este perfil, el personal, ando con el proyecto de Teleidoscope. La semana del en cielo al final no hice la foto porque no pude encontrar hueco para hacerla, pensé a última hora editar alguna de las que había hecho el día anterior con los niños para adaptarla al tema, una de las fotos de Mateo en el columpio con nubes tal vez, aunque no me entusiasmaba la idea,pero entonces se me estropeó el ordenador de forma que no pude editar nada. Así que me lo tomé como una señal, soy una persona con fuerte vinculación al exoterismo,y esta vez pensé que no “debía” hacer la foto por hacer. Por tanto, la dejé marchar.

Con la semana del tiempo, tampoco iba muy bien de “tiempo”, valga de redundancia, y andaba apurada con exámenes, entregas y la sesión que hicimos de los niños con motivo de la primavera para la revista. Pensé que aunque me pesara, esta semana tampoco haría la foto, la idea que había pensado es una foto a contraluz, con el cuerpo desnudo los brazos en alto, uno recto encima de la cabeza y el otro, también extirado, moviéndolo hasta formar un ángulo recto con el otro, simulando las agujas del reloj. Pero no, lo dejaré en mi almacen de ideas por hacer.

Una amiga del gremio de la poesía, unos días atrás, me había pedido que le escribiera unas palabras para la promoción de su próximo poemario, y al escribir, ultimamente apenas escribo por falta del mismo tiempo, me entró añoranza de mis días en Madrid, de los miércoles en el Bukowski. Así que recuperé uno de mis textos inspirados en este exilio en el que me veo obligada a permanecer. Y todo el revoltijo me hizo recuperar las ganas de retomar la elaboración  de mi poemario. Tal vez sea yo la próxima que pida palabras a amigos para el mío^^. En fin, con esta idea en la cabeza revoloteando y un día gris atenazando por mi ventana, apareció, la foto. Sin más dilación, dijo “Hazme”. Siento un placer inmenso cuanto esto sucede. Cuando se fusiona mi día, con mi mente con el momento. Y sí, en este caso sentí que la señal era volver a embaucarme en el proyecto, no  ir dejándolo porque me hace bien, me hace sentir bien.

Bien, pues esta entrada quería dedicarla a eso, a proyectos que van, que vienen. Yo siempre digo que soy de la teoría del fluir, de movernos en la dirección de las cosas que nos van haciendo bien ,sin forzar, sin obsesionarte(porque dejarán de hacerte bien) y alejarte de las cosas que te hacen mal. ya sé que de la teoría a la práctica hay un mundo, pero me gusta que aparezcan pequeños momentos que me hagan rodar hacia adelante.

Smelly cat

Hoy quería escribir una entrada dedicada a Mayo, al que cariñosamente llamo Smelly cat. Me recuerda a eso que dicen en juego de tronos de “Siento debilidad por los tullidos, los bastardos y las cosas rotas”. Mayo es un gatito que bien podría protagonizar una película de miedo y que, sin embargo, es un pedazo de pan, más parece un perrito que un gato. Y te sigue a todas partes y si bien te agachas enseguida se te sube encima. Es un gatito que se hace querer.

Parece un personaje salido de la ficción, me recuerda a esas películas rollo Frankestein en las que de primeras la apariencia física asusta a quienes lo conocen pero que luego les gana con su forma de ser. Hace poco vi un video que llamaban algo asi como la mujer más fea del mundo, para darle más sensacionalismo al tema, en el que justamente tiene un poco ese rollo, de que una mujer que tiene todo el rechazo de la sociedad se vale de esa arma para usarla como estandarte. Debe ser muy duro hacerse tan fuerte, pero cuando observas esa fortaleza, se pone la piel de gallina.

Bien, hoy quería presentaros a Mayo:

Justo, cuando estás harto de todo lo malo que nos rodea, te escapas un día al campo a hacer unas fotillos con los niños, y vuelves renovada, agotada, pero renovada.  Adoro la vitalidad y naturalidad de los críos.  Cómo te redescubren las cosas una y otra vez, cuando creo que voy a dejar descansar la cámara un rato, me sorprenden con nuevos estímulos. Nunca paran ^^.

Pues bien, este finde nos fuimos a hacer fotillos al campo para dar la bienvenida a la primavera, ahora que empieza a florecer, mira que me gusta hacer fotos al aire libre. Me sienta bien salir con la cámara y hacer fotillos. Siempre ando dándole vueltas a lo que debo o no debo hacer y cada vez estoy más convencida de que lo que realmente disfruto es haciendo fotos por el puro placer de hacer fotos.

Hoy he visto una foto de una niña que me ha llamado la atención, como siempre hago en estos casos, cuando me llama la atención, me he metido en el perfil del fotógrafo y veo más fotografías del mismo. Y según veía las fotografías, que dan la sensación de ser de una madre encontrado en su hija una fuente inagotable de inspiración( la verdad es que la chiquilla tiene una sonrisa adorable) me llamó la atención que en una de ellas parecía que a la niña no tenía una manita.Según he seguido viendo fotos, efectivamente es así. Os dejo un enlace por si os apetece ver las fotos de esta autora: Holly Spring.

Desde hace tiempo que me viene comiendo la cabeza que encuentro fascinación por aquellas realidades que la sociedad se encarga de taparnos. Como si tuvieramos que huir de toda referencia no estereotipada como normal. Me encanta encontrar autores que me remuevan por dentro y me creen más inquietudes de las que ya tengo. Sé que moriré buscándome, pero adoro esa sensación de ir acercándome poco a poco.

Pronto colgaré por algun lado las fotos de la sesión que hicimos, pero hasta encontes os dejo con algunas instantáneas tiernas de este fin de semana en las que aparece nuestro pequeño compañero. 

¿Quienes son los locos y quién los cuerdos?

Hay  una frase que me encanta y que si no la hubiera escrito otra persona hubiera querido haberla inventado yo. Son de esas frases que siento tan mías que tengo la sensación que de alguna forma me pertenece: “No es síntoma de salud el estar perfectamente adaptado a una sociedad enferma” J. Krishnamurti.  De hecho muchas ideas me dan vueltas alrededor de esta idea, o al revés, muchas ideas me recuerdan a esta frase. El caso es que para esta semana, teníamos el tema de la luz. Durante la semana he estado madurando la idea para ponerme manos a la obra.

Bien, con el tema de la luz me ha venido la idea de su antónimo: La oscuridad. Aquello de que existe la luz porque hay oscuridad. Entonces imaginé un personaje, un profeta que ve la luz cuando el resto sólo ve oscuridad. Y este es el motivo que justifica la locura. Siempre me inquieta lo estereotipada que está la normalidad y lo socialmente justificado que está calificar de locura o anomalia todo patrón que no siga la norma.
En este sentido mi personaje es considerado loca porque puede ver la luz ( que es una metáfora de la realidad) mientras que los demás no la ven. Un estilo matrix.

En el estado de locura que andaba metiéndome en el personaje, contruyéndolo. Ideé que este personaje se toma una taza de piedras como alegoría que lo que no te mata te hace más fuerte y a la vez, eso es algo que sólo haría un loco, es decir algo que podría matarte, pero que en realidad le está haciendo más fuerte.

Como veis esta semana mi estado mental está volviendo a la normalidad. La verdad que lo que más me gusta de Teleidoscope es que poco a poco siento que estoy volviendo , a mi normalidad, si se puede llamar asi. Otra cosa que ando luchando es intentando dejar de pensar en el impresión que pueden causar mis fotos en otras personas, por ejemplo, si encajará o no encajará en lo que piensen ellos que es adecuado para el tema. Es algo que cuesta, pero me quiero desvincular de esa necesidad de que la foto se explique a si misma de forma unívoca, como si fuera un texto, porque no lo es, ni lo será. Y ciertamente cuando uno ve una foto monta su propia historia que puede o no coincidir con el original. Por tanto quiero que mis personajes fluyan y que se conviertan o no en lo que son: personajes.

Bien, os dejo aquí con la foto de esta semana:

Soy como un pájaro, vamos, como el ave fénix

La semana pasada no escribí ninguna entrada porque vino Gonzalo a verme, y cuando viene, intento en la medida de lo posible no estar mucho al ordenador. El tema de la semana pasada era pájaros, y mi idea la tenía bastante clara, quería hacer una foto con movimiento, en la que mis brazos dieran la sensación que se convirtieran en alas y por otro lado simulando la forma del pico, utilizando la máscara veneciana. Para hacerla le pedí a Gonzalo que me ayudara. 
Aparte, aprovechando que nos hizo muy buen tiempo, estuve fotografiando gaviotas por el puerto, siguiendo su trayectoria según volaban. 
Finalmente subí una foto de las gaviotas porque iba apurada de tiempo y quería terminar de editarla tranquilamente. Así que aunque mi foto de Teleidoscope es esta, una de las que más me gustó de las que había hecho ese fin de semana.

En realidad siento que ésta se identifica más conmigo. De las diferentes versiones de la misma, me gustó ésta especialmente por cómo se dibujan las manos en la punta. 
La idea me surgió por una canción de Nelly Furtado que se llama I like a Bird, que claramente se relaciona con el tema, la canción, aunque habla del alma y cosas de esas que me pierden un poco, en cierta medida me gusta porque la siento cercana a mi forma de pensar. Da a entender que tiene una forma rara de entender el amor y que no puede asegurar que estará ahí siempre, las famosas promesas del amor. Y pensé, que el amor en cierta medida es una forma de morir y nacer, es como le pasa al Ave Fénix, que muere y resurge de sus propias cenizas para renacer con más fuerza. 

Atardecer vs Amanecer

Para la foto de esta semana el tema propuesto de Teleidoscope era Movimiento. Como siempre barajaba varias ideas en mi cabeza, algunas sobre el baile que me apasiona, y pensé en hacer algo en la playa. También pensé en una escena romántica con unos amigos míos con un movimiendo de zoom que le diera dinamismo. Pero al final me decanté por una idea que llevo tiempo barruntando y que me terminó de decidir una imagen que me gustó de Laura Makabresku.Una autora que me gusta mucho.La idea trata de la venda que llevamos puesta, siempre, todos los días, que no nos deja ver las cosas obvias. Lo cierto es que en mi idea original lo iba a hacer con fondo negro y desnuda. Pero esta semana encontré una foto que hice hace poco en una localización de “pajitas” (como le llamo yo a estos sitios) y me apetecía hacerlo en este lugar. Como soy una cabezota y estoy enamorada de los atardeceres y amaneceres, a pesar de mis anteriores problemáticas. Volvimos a la carga con esta dificultad. 

Yo quería un día con viento y no corría ni una mota de aire, eso sí, el cielo nublado y cargado de agua amenazaba tormenta, asi que nos llovió un poco. Fuimos al atardecer, con el sol poniéndose delante de mi cara y volvimos al día siguiente de madrugada, cuando aún no estaban puestas las calles, y nos salió el sol por detrás mía. Eso sí, si gota de viento pero una humedad que calaba hasta los huesos y un frío que poco más y no lo cuento. 

La localización está en un terraplén hacia abajo, por lo que nos metimos allí todo encharcado y lleno de barro. Y por eso también la humedad se concentra que da gusto. Lo que le viene que ni de perlas a mi pelo que se estufa con mirarlo y no hay forma de domarlo. Aún así, cada vez estoy más contenta con mis avances en la fotografía de autorretrato. Aunque me veo aún a años luz de hacer las cosas qu quiero hacer, pero dicen que caminando se hace camino al andar, ¿no? Pues allá vamos. 

Para hacer el efecto que quería de las pajitas moviéndose probamos a moverlas mientras hacíamos la fotografía. Aunque no me terminó de convencer mucho el resultado, ya que algunas pajitas se movían mucho y otras ni se inmutaban. 

Estas fotos son del atardecer:

 Y estas del amanecer:

Ésta antes de que saliera el sol:)

 Y ésta después, qué diferencia de luz.  Adoro los amaneceres.

Lo cierto es que me gustan muchas de las fotos de los dos días. Lo que, hasta que no llegué a casa, no caí en haber usado el reflector en las fotos de amanecer, porque ciertamente el ambiente nocturno me despistó. Y eso que me lo llevé aposta. Pero los nervios del directo y a quedarme sin luz sin haber realizado fotografías, me pudieron, por lo que se me han quedado un poco oscuras, para mi gusto. No obstante me gustaba ver el contraste de los dos tipos de fotografías y creo que voy a editar varias fotos sin pensar tanto en la temática del movimiento y respetanto más la idea original.





De momento la foto de esta semana es ésta:




Llenemos Dénia de nieve

Bien, pues nuestras amigas de Teleidoscope nos pusieron el reto bien alto en tan solo la segunda semana del proyecto, apuntito estuve de no hacer una foto porque no se me ocurría de que forma representar la nieve. No obstante los retos están para superarlos y puesto que me estoy tomando este proyecto para experimentar y divertirme dije, vamos allá, veremos lo que surge.
En primer lugar pensé en la leyenda japonesa de la mujer de las nieves, para lo cual tenía las opciones de ir con un kimono blanco o desnuda sobre la nieve. Me tentó mucho esta idea, pero la falta de tiempo no me dejaba mucho margen para prepararla y otra cosa, entre las limitaciones que dije el otro día, se me olvidó añadir la falta de vestuario. Asi que es otra idea que dejo en el tintero y que en cualquier momento me gustaría retomar. Sí, creo que este blog se va a convertir en un recordatorio de ideas que tengo pendientes por realizar. 
No obstante, después de una semana haciendo un tiempo espantoso y nublado, lo cual me parecía que podría venir bien para la ambientación, el domingo nos salió un sol precioso  para llevar la contraria. Para mi nueva idea me centré en una imagen sacada del libro “Nieve” de Maxence Fermine. El personaje ama los haikus y la nieve y cree que la nieve es como una pintura que conserva la naturaleza. Por tanto, al estilo Mary Poppins volando con su paraguas, se me ocurrió un personaje que fuera pintando la nieve sobre la naturaleza. Lo cierto es que mi idea era ir con gorro y guantes, pero me daba la sensación de que parecía una mendiga y bueno, aún no tengo claro si me gustaba más con o sin gorro y guantes. No obstante finalmente decidí hacerlo sin ellos. Probamos diferentes encuadres:

Esta vez nuestros conflictos con la cámara han sido menores porque he decidido para poder trabajar mejor el autorretrato utilizar, además de trípode, diafragmas muy cerrados. Ello me ha dado una comodidad muy grande a la hora de trabajar. Además, para estar más tranquila la sesión la hemos hecho por la mañana para no quedarnos sin horas de luz y en una zona predominantemente de sombras. También hemos utilizado flash de mano a modo ventana. Lo cierto es que esta semana estoy más conforme con el resultado de la sesión, aunque aún me queda mucho por andar. Me recuerda a los trabajos a entregar cuando estaba estudiando, solo que sin la presión de que te tiene que poner nota el profesor.

Finalmente me enamoré de la sombra al saltar desde este ángulo(la de abajo) y el bonito contra que la provocaba. Abrí un poco más el encuadre para incruir a mi amigo árbol de la derecha. Es que no lo he dicho pero hay varias cosas que me pierden y una de ellas son los árboles que me parecen de cuento y éste merecía su sitio.
Una de las dificultades que tenía esta foto es que quería que se viera el movimiento en mis piernas al saltar, pero no muy exagerado y que la parte de la cara y del brazo diera sensación de que estaba flotando, no saltando. Por tanto opté por hacer un montaje con dos fotografías, una en la que estuviera estática y otra en movimiento. Acabada la sesión en exteriores, me tocó la segunda parte, la de editar la foto. Para ello hice varias pruebas y las que más me convencieron eran en las que los ajustes los hacía en el camara raw direntamente, pintando de azul claro, desaturando y dándole efecto de claridad. 
Un poco exagerado pero la primera foto de arriba con el efecto vendría a quedar algo así:

Uno de los problemas que me surge siempre al elegir una foto de la que se he hecho varias tomas es que me gustan varias, y cada una, por cosas diferentes.

Bueno, y apurada de tiempo para entregarla, pero contenta por haberlo hecho, he aquí la foto 2/52:

Bien, la semana que viene toca el tema del movimiento, ya ando tramando ideas para la sesión. Mi objetivo es también ponerme un ejercicio para practicar diferentes cosas, veremos que tal sale. Ya os contaré.

la paz maldita laura mequinenza circulo crisalido

La Paz Maldita

La paz maldita es aquella paz en la que dormita el polvo sobre los muebles,
el silencio de las paredes, el rechinar de las puertas, pero que guarda la incertidumbre,
saberse en la inquietud de no saber cuánto durará esta frágil tregua.

Amanecer calzando una cabeza más pesada, podría caerse en cualquier momento,
podría estallar. Sabría a poco decir que es dolor, sabría poco decir que es cansancio.
Es dolor, es cansancio, es incertidumbre, es la paz maldita, que vive dentro de mi,
no hay sangre hirviendo, no hay rechinar de dientes, no hay adrenalina en las manos,
pero lo habrá.

Y no suceden, amenazas, y no suceden, mentiras, y no sucede NADA.
El tiempo inmóbil me recuerda que temblaré, cuando pueda moverme, que gritaré,
cuando empiece a despegarme de la melaza envenada.
Me asusta volver a la vida cuando ya no quede nada,
cuando ya no tenga alas, cuando…
cuando los créditos me recuerden que no vi la película.

Y ahora, saborear, la paz maldita, mientras avanzo por los pasillos,
saborearla fingiendo no probarla, cerrando candados,
fingiendo avanzar, cosiendo remiendos,
probando su amargor, quemando salidas,
atrangantarme y querer beber, beber, beber, olvidar, fingir, escapar, no volver.

Quiero acabar ya, de una puta vez, de llamar PAZ a esta maldita GUERRA FRÍA.

Experimentando con el autorretrato

Hoy me había propuesto hacer una nueva sesión del Viaje Comienza de Teleidoscope pero al final no he podido ir. Hoy es de esos día que te levantas con muy buen humor pensando que nadie te lo va estropear y que vas comerte el mundo pero que los demás se empeñan en chafártelo. Pues bien, he decidido que debía tomar energías para retomar ese estado de bajón para experimentar con el retrato. 
He decidido hacer unas fotos para mostrar el estado de sumisión-fustración-ganas de acabar con todo que aveces experimentamos, sobretodo cuando contra lo que luchamos no tenemos opciones. Esa sensación de sumisón que te produce la indefensión aprendida. Es saber que hagas lo que hagas no puedes librarte de un perjuicio.Esta vez he realizado las fotos en la intimidad de mi cuarto en un estado destructivo, pero que poco a poco al ir realizando las fotografías me he ido relajando. Normalmente en este tipo de estados suelo desahogarme escribiendo, pero ha sido bastante liberador hacerlo con las fotografías. 
De paso, según colocaba uno de mis focos he decidido probar el disparador remoto que me venía con los flashes montado en mi yongnuo y ha funcionado. Nunca lo había probado pero hoy me ha dado por ahí, asi que he descubierto que funciona cosa que no sabía.
Y éste es el resultado de la primera foto. Hice varias tomas de este tipo en las que me agarraba el cuello con las dos manos. Hay que decir que en ésta en concreto no se aprecian bien las manos pero es la que más me gusta la mirada.
Lo cierto es que me he sentido muy cómoda sola con la cámara, me parece que es el principio de una bonita amistad. Creo que mis problemas en este campo se debían a que no he intimado primeramente yo con la cámara y sus posibilidades fotografiándome a mi misma y por eso me cuesta planificar los encuadres y las ideas para utilizar el métido el trípode humano. Así que creo que en los próximos días empezaré a darle más vueltas al tema.

Teleidoscope 2014 – Autorretrato

He pensado unirme a la iniciativa de Teleidoscope 2014. Lo cierto es que quería investigar sobre la fotografía de autorretrato y andaba pensando cómo enfocarlo. Justo antes de empezar el año vi que lanzaban el reto de una foto cada semana con tema cerrado y lo más importante que no era obligatorio entregar todas las semanas. Así que he pensado que es una buena forma de entrenamiento. Siempre me han gustado los nuevos proyectos y me gusta colaborar en todo ámbito creativo y eso que apenas tengo tiempo para nada.
Lo cierto es que cuando inicias en un nuevo campo que no conocías te das cuenta lo complicadísimo que es todo y empiezas a ver con otros ojos a la gente que ya lleva camino recorrido en ese campo. Así que me inicio ciegamente en los confines del mundo de la fotografía de autorretrato, asi que he decidido ir incorporando mis andanzas por aquí, sino lo dejo tirado por fustrarme sobremanera.
Tengo dos referentes en este tipo de fotografía: Carolina Villafruela y a Leila Amat (de hecho la idea de abrir un blog en mi página y tal me surgió tras descubrir el blog fotográfico de Leila). Ambas saben sacarle un sentido más allá de lo puramente estético, es una fotografía que habla. Es por ello que llevo tiempo barruntando la idea, para experimentar esa nueva forma de expresar ,  pero lo cierto es que me cuesta definir la idea de una forma tan exacta sin poder estar detrás del objetivo en cada instante. Es una sensación angustiosa que no me deja relajarme en la sesión. De momento mis dos días de aventuras han sido catastróficos porque no consigo relajarme en la toma, ni consigo encontrar la forma de poder planificar el plano y dejarlo para darle sólo al botón sin poder ver exáctamente cómo queda la figura. A esto se le suma, el que haya elegido para mi primera foto momentos de atardecer que la luz cambia a cada momento, sin contar las maravillosas nubes puñeteras.
Bien pues la primera fotografía del proyecto se llama “El viaje comienza”. Para ello pensé en primer lugar en la historia de pulgarcito y su extrategia de ir dejando un rastro para volver. Esta imagen me gusta porque se identifica mucho conmigo porque carezco el sentido de la orientación y me pierdo en todos lados, entonces me gusta la imagen de ir dejando un rastro en mi viaje para luego poder regresar. Me imagino yendo a un lugar que no conozco, lejano, misterioso. Para dejar el rastro pensé en legumbres, supongo que de pulgarcito a garbancito me vino la idea. Así que nos aprovisionamos de garbanzos y judias blancas y pintas. Mi idea era colocar una judía en primer término y que se me viera algo desenfocada en el fondo, pero lo cierto es que no me terminó de convencer la idea, tb probamos a ponerme a mi tb en primer término con las judias pero no era la idea que andaba buscando. Siempre me ha gustado mucho jugar con la profundidad de campo. Lo malo fué que se nos acabó demasiado pronto la luz y apenas nos dio mucho tiempo a probar cosas.

Después de estar un poco desanimada con mi primera intentona, decidí probar otra idea que me se me había ocurrido para la misma temática que está inspirada en la creencia japonesa de que las personas que estamos destinadas a estar juntas estamos unidas por un hilo rojo que por muy lejos que esté no puede romperse. Por lo que me armé de valor para hacer mi segunda sesión. Esta vez nos fuimos mucho más pronto para que no nos pasara lo mismo de la otra vez. Iba con un montón de ideas, de encuandres, pero básicamente se ha pasado el día volando. Una de las tomas quería que fuera con la mano en primer término y el hilo perdiéndose en el horizonte, para ello atamos el hilo a un palo y a modo caña de pescar, pero quedaba demasiado tenso y no llegaba a hacer el efecto de que se perdía en la carretera.

Probamos también a sujetar el extremo de la cuerda, el que no estaba atado en el meñique, con un palo y tenerlo en vilo medio tenso medio caido para que hiciera el efecto de que se perdía en el horizonte, pero no daba demasiado tiro. Eso sí, unas agujetas…de aguantar en vilo el palo para que quedara lo más lejos posible, pero apenas se separaba de mi cuerpo, era una idea pero ciertamente no quedaba ni mucho menos como me hubiera gustado.

Dado a que los encuadres cambiaban mucho dependiendo cómo se colocara la cuerda y era algo muy sutil, intentamos enganchar en las ramas de los árboles, pero no hacían la caida que yo quería, necesitaba sujetarla con la mano. Y cuando creía que ya tenía la foto ideal, las nubes y los coches que no paraban de pasar, no me dejaron hacerla 🙁

Por tanto, antes de que se fuera el sol del todo, decidimos poner una cuerda que atravesara de árbol a árbol rápido antes de que pasara otro coche y atar la cuerda a ella en medio y de ahí a mi mano. De forma que la caida llegara visualmente hasta el final y quedara de forma menos tensa y no asfixiara mi dedo meñique. Mucho más cómodo para controlar la caida de la cuerda y planificar el encuadre. Aunque tuve muchas dificultades para enfocar debido a la pequeña profundidad de campo que estaba utilizando. (Resultado es la foto que finalmente elegí)

Tuve una sensación bastante de desazón, tras haber realizado varias pruebas,  ya que cuando teníamos el encuadre preparado con todos los abalorios teníamos que quitarlo todo para que pasara el coche. Ha sido bastante duro porque hemos estado muchas horas y lo cierto es que no he podido hacer la cantidad de cosas que quería hacer. En último momento he sacado el flash para hacer un par de tomas de posado general cuando ya se había ido la luz para no irme a casa con la sensación de que me faltaba algo. Ahora dudo en si volver a intentarlo mañana o esperar unos días para el siguiente reto y proponerme algo de momento más controlado para ir depurando la técnica y poder ir complicando poco a poco sobre la marcha.

Pero no todo es ha sido malo, el que tenga muchas ideas y tenga ganas de experimentar cosas nuevas, a pesar de no conseguir los resultados esperados, me hacen pensar que ando en buen camino para ir dejando poco a poco atrás la crisis de inspiración que me viene atacando desde hace tiempo. Veremos cómo avanza la cosa.

05/01/2014

Finalmente he decidido partipar con esta foto:
Ya que estaba viendo que se me echaba el tiempo encima y me hacía ilusión, dentro de la medida de lo posible, hacer un esfuerzo e ir participando cuando tenga ocasión. Pero no descarto retomar estas ideas en un futuro.

Save

Save

Nuevo año

Una de las cosas que más me gusta de que midamos el tiempo es cerrar ciclos y comenzar nuevas etapas. Empezar años o terminarlos es una forma de cerrar un ciclo, es como empezar de nuevo, una forma de cargar las pilas. El nuevo año lo percibo de forma muy optimista y tengo la sensación de que va a ser un buen año, por eso tengo ganas de empezar el año con muchas energías para emprender diferentes proyectos, más o menos ambiciosos.
De momento ando con la mirada en diferentes frentes y abierta a más. Adelante.

Mi pequeña imprenta

Bonitos principios, haciendo vales de promociones y tarjetas de forma artesanal. Si no fuera por el tiempo que lleva, me plantearía en hacer más veces cosas de éstas.

Motivación

A menudo me debato entre el seguir o dejar de luchar contra el mounstruo gigante que va minando las oportunidades. A medida que las complicaciones me hacen tener menos opciones de poder hacer fotografías ya sea por dinero, por tiempo, por localización o disponibilidad y ahora por un combinado revuleto de todas flaquean mis fuerzas y pienso en abandonar. Aveces pienso que no sirve de nada todo el esfuerzo que le dedico a las cosas que hago, pero luego, en la soledad repiquean mis miedos y saco fuerzas de flaqueza y me embullo en nuevos proyectos para continuar, para seguir adelante.
Ahora, por circunstancias de la vida me encuentro en una situación que me dificulta muchísimo poder desarrollarme. A su vez, la presión por conseguir monetizar los esfuerzos hacen que te vayas perdiendo y acabes totalmente desorientada. Frecuentemente veo que la inspiración se diluye al tratar de compartir una idea con el espectador. Desde hace tiempo, esta presión me crea una crisis existencial y me siento lejos de mi misma como si tratara de encajar en un molde y me quedo a medio camino, ni entro en el molde ni termino de estar fuera.
Así es como cada vez más, siento la necesidad de buscar un sitio para mi. Con este nuevo proyecto quiero empezar un viaje retrospectivo hacia mi misma. No es el mejor momento para hacerlo, porque no dispongo practicamente de recursos para poderme expresar libremente, pero igualmente lo necesito. Creo que hace tiempo que lo necesito y por fin, este año, aprovechando que ando con ganas de que el 2014 se convierta en un buen año, me he decidido.

Comenzar…

Entonces todo comienza.

Debido a mis interminables problemas con la informática y la instalación de programas he decidido comenzar con la versión escrita mientras afilo mis uñas audiovisuales.

 

Todo proyecto empieza con una idea en la cabeza y muchas veces allí es donde se queda. Para alcanzar cualquier objetivo, por poco ambicioso que sea, siempre tiene que haber un comienzo. Lo ideal,  una vez que surge la idea es analizarla. Antes de darle forma o tomar posesión de ella es ver cuan sólida es esta idea y por dónde cojea. Escribir los pros y los contras puede ser muy útil. Conversar sobre ella con personas más o menos entendidas puede facilitarte un poco el trabajo. También es recomendable consultar fuentes de inspiración como de información varias.
Dicen que el movimiento se demuestra andando. Y aprender se aprende haciendo. Por tanto lo mejor para ir logrando tu objetivo es hacer precisamente eso que te gusta. Empieza con pequeñas cosas y según vayas mejorando ve complicando y añadiendo complejidad al mismo.
Por ejemplo, si quieres hacer un corto y nunca has hecho ninguno. Empieza por familiarizarte primero con las herramientas que vas a utilizar.
¿Has grabado alguna vez?  ¿Has montado alguna vez? ¿Has dirigido actores algunas vez? ¿No? Pues empieza por ahí, aunque luego sea otra persona quien haga los planos y monte el video, es recomendable que veas primero los problemas de montaje y de grabación para adelantarte a los problemas.
¿Has escrito alguna vez? Las ideas, cuanto más complejas más cuidadas tienen que ser. Si tu idea es muy muy sencilla no olvides encajarla en tu cabeza, al menos debe tener sentido en tu cabeza, luego veremos cómo conseguimos que lo entiendan los demás, pero si para tí no encaja, algo estamos fallando. Toda historia tiene un principio un nudo y un desenlace. Pero recuerda, si en la historia no hay un malo, un problema o traba, la historia carecerá de interés y muy probablemente aburra al espectador.
Te recomiendo escribir la historia de forma sencilla y básica y luego ir añadiendo los detalles una vez tienes la trama más o menos clara. Evita que los acontecimientos o sentimientos se muestren al espectador porque lo digan los personajes, intenta transmitir sin revelar, es mucho más intenso y vincula más al espectador.
Pero ante todo: COMIENZA.
Nada se va a hacer sólo por si mismo. ¡Aprende haciendo!
—————————————————————————————————————–
He comenzado este blog con mi alter Ego Nébeda, de Nebedades, mi otra realidad. Para complementar mis vacios existenciales en youtube por mis problemillas técnicos. Quiero volver, si me lo permite la tecnología, pero hasta entonces seguiremos por aquí.
Un saludo a tod@s y comenzamos!!!!

Nébeda

Fotografía: El Cable Azul

Y si no quiero seguir?

Qué pasará cuando mis sueños se descuelguen y caigan por el suelo?

Siempre remendando con celo, siempre agachandome a por los pedazos, siempre sustituyendo, ilusión por des. Siempre viendo que arriba y abajo son insostenibelemente dispares en un desequilibrio letal, cayendo desde lo alto, la pesa. Peregrinaje de oportunidades ficticias se posan en la ventana. Paladearé el final del verso y de puntillas me asomaré para ver cuánto queda para el final, tal vez mañana, tal vez nunca. Las plumas se escaparán y alguien anunciará que otro poema está inconcluso, descartado y rechazado. Generación perdida. Un, dos tres, otro vals, otra vez la misma canción, alante y atrás, un dos tres y ya.

Injusticias

Cada día hay injusticia nueva en mi consciencia.
Y no hablo de mi.
Cómo creer en el ser humano. Cómo pensar en que algo va a cambiar.
Seguiremos,
agarrándonos a cualquier tablón,
y si a flote, conseguimos un bote o un barco,
pensaremos que todo va bien.  ¿Y los demás?
Dicen que me convierto en una cascarrabias. Es posible.
Envejecer, supongo que es eso, volverte un cascarrabias.
Porque sabes, porque ves, porque ya lo has vivido.
Y cada conversación es un ver que todo es fango,
las ilusiones chupipirulas de amor y fantasía cada vez me enferman más
yo tb soy soñadora, pero por desgracia no estúpida.
Y al final soy un perro, ladrando a todas horas.
Rabia,que rabia, más rabia, el mundo es una mierda
y cuánto más lo conoces, más mierda es.
Si tienes suerte estás en el lado de menos mierda,
con mala, con el lodo hasta las trancas y dos metros sobre ti.
Y todo sigue, y seguirá, con o sin nosotros.
No tiene sentido,  ni hace falta,
al fin y al cabo, no somos más que humanos adiestrados
como los cerdos, o los pollos, o las vacas,
ahí, para servir, hasta que no sirvamos.
Habrá más, y tb acabarán con ellos,
al menos, me conformaría con la unión
el arropo del nosotros, frente a ellos,
me hastía sabernos vencidos desde dentro
y no poder hacer nada.

 

Otro día más in poder dormir,
sin querer dormir,
resitiendo, a ceder
a que se consuma mi vida
sin haber decido
cómo hacerlo.

 

v 3.1

Ya he pasado la barrera de los 30 años, antes de ayer cumplí 31 años. Y paradógicamente me han sentado mejor que el año pasado y eso que ha sido con creces el peor cumpleaños de la historia, eso si, el que más entradas de fb ha tenido :). Creo que estoy empezando a superar la crisis de los 30, y más ahora que parece que he vuelto a unos extraños 16. Demasiado mayor y pequeña para todo.

Estoy motivada, me he llenado las arcas de proyectos para el verano. El buen tiempo me sienta bien y más si hay perspectiva de ir haciendo cosillas. Sigo en locurolandia, pero eso parece irremediable, aveces pienso que “me volveré loca y diré que el gobierno es mi enemigo(el gobierno es tu enemigo)”*, pero como a todo gran cataclismo te acabas acostumbrando.

Sigo intentando cambiarme a mi misma, el trabajo personal, creo que me moriré y seguiré perfeccionando los matices de mis limitaciones. No obstante, creo que siempre voy por buen camino porque cada día me quiero más y más y me veo una versión madurita mejorada. Se diría que Laura 3.0 pasa a 3.1 con mejoras previstas a lo largo del 2013. ¡Esperando las actualizaciones!

Me voy a dormir

*Aquellos maravillosos 70.

Vuelvo

He vuelto, por lo visto para quedarme.(Y así dejar de contaminar mis otras realidades)

Aunque huya, hacia el final del tablero, ahí estará, quien sea, para bloquearte la salida. Lo estúpido y sin sentido es saber, que seas tú, quien me la bloquea. Cada día, cortándome las alas, y presumes de dármelas, negandome la palabra, cuando dices de admirarme.

Ahora el infierno se hace presente, obligada a estar atada a ti, sin salida, sin opción. Levantarme cada día sabiendo que no hay forma de despegar de mi nuevo techo, cada día más bajo, cada día más mugriento. Vienes a mi, diciendo que quieres paz, y me pones unas esposas pesadas mientras vendas mi boca. Al menos, arráncame los ojos y estirpame la esperanza. No es paz lo que me ofreces, sino esclavitud. No la quiero, prefiero seguir en una guerra fría, soñando con escapar de ti, de todo, con escapar.

Aveces pienso en la autodestrucción, demasiado a menudo. Sería perder en esta lucha. Tb pienso en rebotar contra las paredes, autolastimarme, como una forma de protesta, estúpida. Ingenua sigo pensando que te importo, pero sigo aquí por las apariencias, y cualquier día, ni siquiera eso importará.

Lo triste, lo angustioso es tener mi enemigo dentro, sino ni en eso puedo confiar,  dónde voy a ir?

Desapareciendo como persona, como artista y como soñadora, 
dentro de poco sólo quedará de mi 
un par de huesos y el pellejo.

Rodar

Sucede, que estoy aquí, como siempre
y algo me pesa, no me deja avanzar,
sé que debo, pero no puedo,
entonces sucede, que noto un empujón
y ruedo, y voy cayendo sin darme cuenta

Y no es, hasta que noto la inercia
que me doy cuenta, que estoy rodando.

¿Qué sería de mí, sin esas personas 
que me empujan y me hacen rodar?

Sin sentido

Sin querer y queriendo,
muriendo siempre por dentro
intentando evitar a los fantasmas
que no quieren desaparecer.
Si no entiendo cómo matar esta ansiedad,
este mal estar, estas ganas de romper con todo.
Asustada y herida, encogida por el dolor,
por la incertidumbre, con esa soledad apuntándome
y acorralándome contra la pared.
Esquivo las palabras, huyo de todos,
pero me estrello cotra mi, se acaban los caminos
y no puedo seguir corriendo,
caigo por el desfiladero
que me lleva a una cama
desarraigada que no me consuela,
que me hunde y me seca.
Los días se hacen iguales,
fotocopiados,
pasan por delante de puntillas
y se van sin apuntar sonrisas al diario.
Me trago el miedo, las escusas, la desidia
y me atraganto, vomito serpientes venenosas
que pican y duelen.
Arranco las páginas de mis sueños
a mordiscos del calendario,
rompiendo las esquinas,
marcando siles y noles
en la lista de tropezar de nuevo,
el fracaso de definirse una y mil veces
y seguir con apéndices incomprendidos
que no sabes dónde meterlos.
Sin ser, sin pensar, sin analizar,
sólo noches eternas.
Y todo, para nada,
para seguir igual,
porque lo que no tiene sentido,
sigue sin tenerlo.

Estrellarse

Comer tierra
otra vez
mierda de inspiración
bloqueada
incapaz
como atada.

Quiero fluir
de nuevo
quiero fluir.

Malditos vuelos
sin control
ascender
estrellarse

Loca kamikace
estúpida
siempre arriba-abajo
inconstante
fugaz

Necesito dosis
de mis drogas primarias.

 

Hacia adentro

Me refugio en las letras de nuevo

soy cíclica, como las mareas,

como las fases del sueño,

y otra vez me retuerzo

tiendo hacia mi centro

me busco

como si hubiera un sitio

donde realmente me encontrara

y tuviera sentido decir

ey aquí estoy

me he encontrado

aunque me siento otra vez perdida

sino seguramente

no me buscaría

no tiraría de mi hacia el centro

escurriendome del mundo

tirando de las puntas

para no ver a nadie

para que no me vean

esquivando el silencio

que me hace tirarme en picado

como un kamikace

sin paracaidas

y de nuevo a las páginas

a la sonrisa cómplice

que me hace quedarme dormida

pensando que es algo pasajero

por algo soy cíclica,

como las mareas,

como las fases del sueño,

y saldré hacia afuera

como un pollo

que picotea la cáscara que lo envuelve

y buscaré esa energía

que me hace seguir hacia adelante.

 

Redes sociales

“Una de las cosas curiosas de ser habitual en las redes sociales es darte cuenta la de cosas en común que tienes con personas que en la vida real no tenéis afinidad, y viceversa, cómo no tienes nada en común con personas que son importantes en tu vida y que tenéis gran afinidad. 

También te das cuenta qué poco conoces de la gente de tu alrededor. Las redes sociales son de fácil cumplido, de fácil tener detalles de acordarte de las personas, pero el mundo que nos mueve a cada uno, es tan distinto. A mi me gusta compartir cosas particulares con la gente que creo que la van a disfrutar en concreto, y luego comparto en general, algo que me gusta a mi, no tiene por qué gustar al resto. Pero me doy cuenta, que hay demasiadas cosas que me gustan que no se me ocurren a quién le pueden interesar, e igual hay cosas que le interesan a gente a mi alrededor y no tengo ni la más remota idea. 

En eso siento que, aunque las redes sociales te tienen en contacto con gente, hay con otra que te hace sentirla más lejos. Y gente que no conoces, sin embargo, cerca. Es curioso. Los seres humanos cada vez complejizamos más la forma de relacionarnos. Ahora, en algunas redes de contactos filtramos a la gente que queremos conocer de la que no, cual curriculum o carta de presentación. Dentro de poco, este trabajo lo harán por nosotros…si es que no lo hacen ya.”

Archivándote

Otra vez un cuarto perecedero
ya se distinguen sus comisuras
su sabor a fuera de temporada.
miro los rayos de luz que filtra la ventana
y te recuerdo, entre mis cosas, recostado,
iluminado entre naranjas y ocres,
pintado con partículas en el reflejo de mi espejo.

Archivándote.

Racaneando el momento de envolver, de guardar,
de rendirse, de empezar de nuevo,
el descoserse de las paredes,
dejando hilos sueltos en tantas esquinas.
Tiro de mi sonrisa que se atasca
en muecas estereotipadas
y me detengo en la doble ración que dispongo por las mañanas
aveces, incluso, cuando no estás.
Se me encharcan las palabras
al buscar ventajas de no despertar a tu lado.

Archivándote.

Me agarro los tobillos
para que no se me partan al caminar
entre los quicios de las puertas que me llevan
a amaneceres sin guión.
Levanto la vista y encuentro una galleta,
un pájaro gordinflón, unas cuantas letras garabateadas
y AMOR,
amor en grandes dósis,
creo que tengo desordenado por el suelo
y temo no saberlo rescatar todo a tiempo.
¿Y si me lo dejo aquí? Sin querer, perdido en un cajón
o bajo las baldosas o filtrado por las paredes
como esas humedades verdes
que se me meten en los ojos
y florecen azules, o transparentes
marcando miedos en mis costillas.

Archivándote.

Ropa, más ropa que se amontona,
mezclada con la tuya, esa que te quito,
esa que me quitas y pienso en la de sitios
que nos faltan por enjuagar de besos y deseo.
Un paraiso sin gastos pagados
que los pobres hasta tenemos
que subir andando al cielo
y nos cuesta caro.
Y te veo a través del objetivo, del derecho o del revés
estiro mi mano y no puedo sentir el roce de tu piel en tu imagen.
Araño y rasco como un animal encerrado
y veo la sangre brotar de mis yemas.
Temo verte finalmente en llavero
en imagen mutable y muda que puebla mi pantalla.

Archivándote.

Me abrazo a mi colcha que se desvanece
y se hace invisible y pesada. Siento su aspereza,
latigazos fríos en mi espalda que reclama dolorida
la pomada de tu abrazo, el bálsamo de tus caricias,
las sábanas se tiñen de marea
en la que me pierdo en la noche.

Varada en la cima de mis reflexiones
de un reloj que acelera el ritmo
segun se me acaban las fuerzas.
Afeitándome la desidia que me crece en piernas,
brazos, en la tripa, en el pecho, en la risa.

Me siento en cada oportunidad de verte
para almidonar en mi retina
todo el catálogo de tus estados de ánimo,
de las formas de darme un beso,
de las maneras en que me tocas,
me abrazas, me mimas, me miras,
de todas y cada una de tus sonrisas
o tus gestos.

Archivándote
Archivándote
Archivándote

Con la ansiedad de un corredor de fondo
que se va quedando atrás
pero no ha perdido la esperanza
aún de ganar.

¿Qué será de nosotros cuando abandonemos el barco?
Siento miedo de que nos dejemos alguna fórmula milagrosa
en la habitación en la que a menudo siento que vivo contigo.

Odios los días como hoy

Odio los días en los que me atrapa mi casa y no soy capaz de salir, aunque haga sol, aunque odie estar entre estas cuatro paredes. Ni siquiera me apetece ver o hablar con nadie, pero a la vez sé que es la única forma de salir de esta espiral concéntrica que no me lleva a nada bueno, a ningun estado al que quisiera llegar.

Y me convierto en una pantalla plana que va absorviendo todo pensamiento, toda sensación, me convierte en un ser inerte que aún respira, y las horas de luz poco a poco van menguando hasta quedarme casi a oscuras. Y de vez en cuando me dejo vencer por el placer de escribir, de sentirme embriagada por sentimientos de otros días. Y hay una canción que me atemoriza estos días… una moñada de las que yo escucho, que ahora evito, que me hace pensar que las personas a las que más nos entregamos acaban desapareciendo de nuestras vidas “como si fuera un instinto”, algo que está escrito en el código genético, y me invade una sensación de escalofrío, un miedo sordo que me enfosa nuevamente más, en esta desidia que se agranda más allá de lo razonable, más allá de lo recomendable.

Odio los días como hoy, en los que todo me parece escesivamente difícil, incluso hablarte, incluso avanzar, incluso respirar. Me pasaría el día durmiendo, me refugiaría eternamente en el mundo de los sueños donde todo parece más fácil y fluye con mayor naturalidad. En el fondo todo se reduce a eso, al constante fluir del que siempre hablo, necesito fluir y creo que esta casa me seca, me hace rozar contra el movimiento normal de mis aconteceres, me encalla en las orillas de las horas que pasan sin pausa ni retraso. Ahí está siempre el tiempo, incansable, imperecedero. Marcando las estrias de mis días…

Y sólo me faltaba esta música “onde stas onde estas” con esa voz agonizante de Nelly Furtado para sentirme aún más extraña en mi tristeza, como buscando algo, que no busco, como queriendo algo que no quiero.

Sólo me consuela saber, que ya he pasado más veces por este estado que me acongoja el pecho y apenas me deja respirar, y tal como me viene, de tal forma se va, y luego vuelve… Dicen que la luna está creciente… será que las mareas internas que me dominan están haciendo remolinos.

Violencia

Están pasando muchas cosas y me resulta bastante difícil adaptarme cada día al estado de ánimo que me provoca, estoy como a destiempo en la actualización del sentimiento.
Escribo, ya lo sé, es una enfermedad para alguno de nosotros, pero me desalienta el tono triste, rabioso, aveces desesperanzado con el que caen mis palabras, igual es un reflejo de mi subcosnciente. Hoy que estoy más desmotivada que nunca quisiera retomar energías y poder hablar si cabe más fuerte, si cabe más enérgica. Espero avanzar en mis próximas vomitonas a enlazar clavos de ánimo, de positividad. De hecho creo que como en toda revolución, debería haber un himno que anime, que de fuerzas, que con su tono alegre nos enfunde en la lucha (Ando trabajando en versionar alguna cancioncilla y una que me anima bastante es la de “cuentame” del lagarto amarillo).

Hay una frase popular que dice que la violencia no da la razón, y que en los conflictos no hay que acudir a la violencia… nunca creí que tenga razón el que más grita, o el que más fuerza tiene…pero también creo, que es ingenuo pensar que quien te oprime con armas, consiga dar su brazo solo con palabras… Y el poder que tienen nuestras palabras, tienen que ver mucho, en cierta medida, en la opresión que tienen otros sobre el que nos oprime.

La violencia…

“La violencia no da la razón
pero es la razón que ellos usan
seguimos siendo esclavos
bajo el yugo del poder
nos venden que tenemos que ser buenos
pacíficos, que nos tenemos que joder

No a la violencia dicen
pero si decidimos manifestarnos
nos mandan a sus sabuesos
a molernos a palos

No a la violencia dicen
pero si no seguimos sus normas
nos secuestran y somenten
entre cuatro paredes

No a la violencia dicen
y nos echan de las casas
de las calles, de las plazas
porque si no puedes pagar
parece que estorbas en esta sociedad

No a la violencia dicen
y nos roban la vida esclavizándonos
en un trabajo en que nos explotan
y no te permite decir esta boca es mía

No a la violencia dicen
pero son ellos , y no nosotros
los que a base de violencia
nos tienen sometidos

¿Y si nosotros mandáramos
a nuestros mejores perros
a apalearlos y hacerlos sangrar
cada vez que hacen algo que no es legal?

(legal, esa palabra que inventaron ellos, para que nos puedan seguir robando, sometiendo, explotando, y ellos obviarlo, porque no va con ellos)

¿Y si nosotros secuestráramos
su vidas, sus hijos, sus madres
y los metiéramos en un zulo
porque no piensan en nuestros derechos?

¿Y si los echáramos de sus casas
y okupáramos y aboliéramos
la propiedad privada?

¿Y si los encerráramos
en su propio infierno particular?
¿Vivir cualquiera de nuestras vidas?”

Solo sé que no debemos dejar de luchar,
ahora que todo ha comenzado… no podemos rendirnos,
no debemos abandonar, ahora, cual sea el camino…

15-M

Has visto alguna vez pasar un sueño?

Aveces sucede
entonces
todo se convierte
en mágico 

Contrabando de votos

Odio el contrabando de votos utilizando las debilidades de la gente. Estoy indignada con la nueva moneda de cambio, los derechos del colectivo LGTB. Soy la primera que creo que la lucha nunca debe de acabar, y que no debemos ceder y conseguir que todos seamos iguales, pero hace tiempo que el paro, la vivienda, la explotación disfrazada de crisis, el eminente torrente de nuevas absudas leyes para recaudar impuestos, la precariedad en la que vivimos han dejado de ser el centro ¿Por qué? Porque parece que a nadie le importa, y no hay movimiento, el futbol, y eso que no a todos nos gusta, mueve masas, los derechos de la gente mueve a 4 gatos que se pueden quedar afónicos y a los que nadie hace caso.

Sin embargo la comunidad LGTB nunca descansa, ni decae, siempre está en la lucha y por ello, se han convertido en una moneda de cambio para los partidos políticos, que se pelean por sus votos y por los que están en contra del colectivo. Sin embargo, creo que las políticas que ambos sustentan distan del interés de la gente. Nos alternamos con la derecha y el centro derecha. A este pais le hace falta un cambio radikal. El voto útil, qué gran extratagema para perder poder la izquierda, en fin, hoy ando bastante indignada.

No deberiamos descansar, mas ya se encargan que estemos agotados y alienados para no poder luchar, dejo una cancioncilla

 

Empecemos por nosotros mismos,
y luego seguiremos arreglando el mundo.


Y si te dijera que tal vez nos vamos consumiendo como el fósforo de la vendedora del cuento?

Y por mucho que brilles, el fuego acaba por quemarte y en última instancia reducirte a cenizas.

 

Hay días en los que pienso…
en que ya no puedo más.

De días ocupados y esas cosas

Bueno, hace tiempo que no escribo una entrada, paso por el blog, veo las actualizaciones que vais haciendo, comento y eso pero al final nunca abro una entrada. Y como diría Pao, cuando uno tiene que estudiar algo que no le apetece (es decir: FOL) pues hace todo aquello que normalmente no tiene tiempo de hacer. Y así que hoy me he decidido a abrir una entrada para contar un poco de lo que me mantiene ocupada.

Primero las clases, de las cuales al final en la que más interesada estoy es en Imagen Fotográfica. Y ando muy ilusionada con eso de hacer sesiones fotográficas, retocar fotos y tal. De hecho la semana pasada mi madre me regaló una cámara con la cual estoy super contenta 😀

De momento las fotos que tengo colgadas corresponden a dos monográficos. Uno de ellos se llama “La sombra del vampiro” y el otro “Esclavos por la patria”

Y nada, descubrí que la página de flickr está genial para conocer lo que hacen muchos fotógrafos y ando un poco enganchada en eso tb. Nada, he pensado en ir subiendo las fotos  en mi galería de flickr, por si queréis dejar algún comentario o animaros a crear vuestra propia página ( jajaja, siempre parece que cobro comisión porque no paro de hacer publicidad). Y nada, he adoptado este nuevo nombre artístico: Laura Mequinenza 🙂

Por otro lado he estado investigando en cómo hacer alguna página web más sencilla de la que tenía, y he encontrado una página donde se pueden hacer páginas muy chulas sin casi esfuerzo, así que me he mudado de página. Aunque sigo teniendo los mismos problemas que antes, hay en muchos sitios que no me dejan linkear la página. Así que seguiré buscando, es un poco putada porque no paro de mudarme y así en un lío para los sitios donde dejo links. Pero bueno, siempre me quedará myspace ^^ No sé si aparecerá el link de mi nueva página, pero intentaré hacer un enlace aquí. Nueva página

Qué más… ah sí, la asociación, que ando metida en un proyecto de crear una asociación cultural.

De mentir y cosas de esas

Liar, liar liar…

Es curioso el poco valor que le damos a la verdad. Las mentiras… a diario se justifican todo tipo de mentiras. Que si son mentiras para no hacer daño, para esto, para lo otro.

En qué momento, si aveces mentimos, y aveces decimos la verdad… una persona que nos conoce y que sabe que no es 100% fiable lo que decimos puede asegurar que es verdad y que no es una de esas mentirijillas para no hacer daño? Es decir, con peñas fisuras al muro que conforma la confianza, la confianza de que lo que te digo es cierto, se va resquebrajando, y ya no tiene esa solidez de poder afirmar: Yo no miento.

Dijéramos que para mí la verdad, decir la verdad es como un mérito propio, y mentir… viene a ser como hacer trampas, trampas pequeñitas o grandes… pero que si no te pillan te ayuda a tener mejor resultado, pero en el momento que se descubra que haces trampas… quita todo el mérito que hayas alcanzado realmente, porque ya todo es difuso y no sabes si es realmente mérito tuyo o realizado con trampas que no se llegaron a captar. Para esto suelo usar mucho el ejemplo de hacer un exámen. Si haces un exámen y sacas, por ejemplo un 10, digamos que tu profesor se hará una idea de tí, si haces varios exámenes y sacas en todos un 10. Irá reforzando esa idea que tiene de tí. Si por alguna razón, en el último exámen no has estudiado suficiente y sacas mala nota puede pensar que has tenido un bajón, sin embargo si en este último exámen, debido a que no has podido estudiar decides hacerte una chuleta y te pilla tu profesor. Éste perderá la confianza de toda tu trayectoria, y ya dudará de que todas tus buenas notas anteriores sean mérito tuyo. Una vez que te pillen, y todo el esfuerzo anterior tirado por la borda. Y para recuperar la imagen que tenían de tí, si es que puedes volver a recuperarla te costará muchísimo esfuerzo.

Con ésto no quiero contradecirme con eso de hacer las cosas por lo que piensen los demás. Sino cómo veo yo algunas conductas, o lo importantes que son para mí. Porque con el tiempo, algo que me parecía tan importante, como ser sincero, he visto que tiene poco valor. Cada día menos. Es cierto que no soy chica de valores clichés, y que muchas cosas me dan igual. Aveces me planteo si no debería revisar algunos de mis valores pasados de moda incluso para mí misma?

Realmente no, realmente sí que los voy revisando, pero digamos que me guío por la máxima de hacer las cosas que me hagan sentir mejor a mi misma.

maldito dolor de cabeza

Y un maldito dolor de cabeza se apodera de mí desde el miércoles. Es intermitente, a momentos se atenúa y parece que va a remitir para luego volver con más intensidad. No consigo concentrarme lo suficiente en nada.

Y qué pasa con los dolores de cabeza, que son como un misterio. Con razón reniego de la psicología que me quieren vender como ciencia, porque se escapa por todos los lados cuando la quieres poner límites, es como un torrente de agua que quieres transportar en las manos.

Así pasa con la explicación de mi maldito dolor de cabeza… en realidad no se sabe ni por qué si ni por qué no. Lo llamamos migrañas porque no se nos ocurre nada mejor, pero no sabemos como tratarlo ni como remitirlo. Da igual las pruebas que me hagan que sigue ahí, y tan pronto aparece o como de repente se va.

Sé que hay cosas que lo incrementan, y trato de evitar esas situaciones, pero me siento super impotente en el sentido que no sé donde viene, ni por qué.

Hoy seguiremos aguantando el incipiente dolor que a medida que se alarga el día se incrementa más y más.

De coger olas y cosas de esas

¿Has tocado alguna vez el cielo con las manos?

Ando preocupada pensado en la incertidumbre a la que nos conduce esta inestabilidad social en la que nos sume el fantasma de la crisis. Sí, ya sé, aparece en todas partes y en todas las conversaciones, está tan presente en todo que ya practicamente no nos damos cuenta ni que está.

Ayer un profesor de mi instituto nos instaba a ver la crisis como una oportunidad, “una ola que hay que saber coger”, ya que en los cambios están las oportunidades. Y digamos que en mi preocupación me gustaría pensar que puedo evadirme lo suficiente como para enfundarme en la búsqueda de una nueva inspiración que me haga resurgir.

De momento seguiremos improvisando.

Nota de aspirante a surfista fallida: Espero no ahogarme al no saber coger la ola.
adelante reflexiones laura mequinenza

Adelante

Nada, el otro día releyendo me he dado cuenta que escribo principalmente cosas asi en tono melodramático y parece que mi vida fuera una mierda. Por alguna razón no reflejo las cosas buenas o esas parece que al no preocuparme, no escribo sobre ellas. El otro día me día hablando con una amiga debatíamos lo importante del pensamiento positivo, cómo el pararte un momento y empezar a organizar las cosas que quieres hacer y lanzarte a ellas va inexorablemente unido a una mejora en todos los aspectos de tu vida.
Tal vez me he dejado llevar por la marea de las sensaciones y no he tomado un rumbo. Ahora trato de dibujar unas líneas que organicen mi destino. Hayá vamos en busca de un lugar mejor, un lugar en la consciencia, una paz con mi alma al saber que lucho por las cosas que me llaman.
Adelante, siempre adelante. Nunca te arrepientas nunca de lo que hagas. Quién no arriega…no gana.

Consideración

Me sorprende aún hoy lo increible que es que una persona te pueda dejar plantada. Me hacía gracia hoy leyendo el blog de un colega de “he aprendido a no esperar nada de nadie”. Bueno, es muy poético, pero en cierta medida es irreal, en el fondo todos esperamos cosas. Esperas que a final del mes de trabajo te paguen tu sueldo, que cuando llamas a x personas te cojan el tlf, y que cuando quedas con alguien…SE PRESENTE a la cita o al menos te de una excusa para no hacerlo.
Hoy no salgo de mi asombro.
Tengo que ponerme aún más corazas? Debo tal vez dejar de tratar con el ser humano? En realidad hoy estoy enfadada y no sé que pensar. Pero no puedes huir de todos tus miedos, igual el que te fallen o fallar tú mismo forma parte del ciclo humano.

24 enero ’09 -Quisiera poder olvidar tantas cosas…

Aveces me gustaría poder elegir las cosas que quisiera recordar y las que no. Así como en la película “Olvídate de mí” poder olvidar ciertos recuerdos, ciertas sensaciones. En realidad no me gustaría olvidar a nadie, porque pieso que todas las personas a las que has querido es importante tenerlas siempre presentes. Pero tal vez sí estaría bien olvidar esas cosas que te han hecho sentir mal, tan mal que tal vez hayan dañado tu autoestima, tu confianza, la confianza en los demás, en el género humano.

07:21 de un sábado cualquiera todo pedo

Tal vez es que huyo de las cosas que me hacen sentir mal? O es que no sé retener ese sentimiento en mi interior por mucho tiempo? Sé que los acontecimientos han ido precipitándose y ahora mismo no sé en qué punto me encuentro. Pero sé que las cosas que me hacen sentir mal sólo me hacen aprender de mis errores y reiterar las ideas que siempre he tenido claras. La filosofía que voy desarrollando( “sigo tejiendo mi tela de araña” como dice Chaouen) me apunta siempre en la misma dirección y todo paso en falso me devuelve al mismo camino.
No quiero sufrir. No quiero estar mal. Por tanto en mi camino voy deshechando las opciones dolorosas. Siempre me recriminan que soy muy insensible. En realidad pienso que el implicarnos más o menos en los sentimientos hace que parezcamos más o menos sensibles, y que a su vez seamos más sucepcibles de sufrir. Significa eso que para no sufrir debo implicarme menos? Puede ser. Sólo sé que cuando me desvinculo del sentimiento desaparecen mis tormmentos. Hoy mi mente se va por otros mundos y disfruto de miles de momentos. Estoy viva y quiero seguir estándolo. Huyo, tal vez, pero vuelo en post de mis sueños.

Parece que ya ok

Parece que todos los males que vinieron conmigo de Portugal se van yendo poco a poco. Al final conseguí que los ojos se medio recuperarán con una pomada que tenía por ahí por casa. Porque definitivamente no fuí al médico.
Ya sólo quedan 2 días para el día X. Tengo un poco la garganta tocada pero hoy no he salido…Por que esto de vivir en el paro parece que es como declarar veda libre para salir los 7 días de la semana, asi que imagino que entre mañana y pasado ya estaré mejor.Viva la desidia y el postponer las cosas!!!!!!!!!

Postponer las cosas

En fín, normalmente no me gusta postponer las cosas, sobretodo los planes que me hacen ilusión. De hecho que me cambien una fecha sobretodo próxima de una escapada me repatea…pero tb hay que decir que mi alma de ocupada sin hacer nada concreto hace que restrase cosas que tengo y sé que tengo que hacer para “otro momento” que nunca llega a definirse. Y asi va pasando el tiempo y nunca termino de hacerlo.
Ahora mismo me pasa eso con ir al médico…es que no sé cómo he entrado en el círculo vicioso pero no encuentro un momento para ir y siempre digo, bueno iré mañana, pero mañana resulta que tampoco me vino bien, y asi llevo casi dos semanas que tengo los ojos jodidos que no paran de llorarme, que me escuecen…y aún no tengo ni idea de cuándo iré finalmente al médico, empiezo a pensar que se me caerán antes de la cara.
Hoy al menos fuí a la farmacia, para preguntar por un colirio o algo, pero la farmacéutica me dijo que fuera al médico. Así que mi gozo en un pozo, yo que por fín hacía algo productivo…^^

Desidia

Me invade un profundo sentimiento de desidia que no me deja levantarme a hacer nada productivo. Entonces pienso…productivo? A que llamamos hacer algo productivo? Me dejo llevar por las horas sin comer, sin dormir, sin quedar con nadie, sin limpiar, sin cocinar… sin hacer nada. Las horas pasan y cuanto más se acerca, la hora de hacer algo, menos me apetece.
Me recuerdo a un cuento de Quim Monzó, en el que todo su afán era mirar por la ventana.

El Destino

Si, el destino la suerte…aquellos elementos taaaaaaaaaaaaaan mágicos y estraños. ayer hablando del tema debatíamos si existe o no el destino, porque si realmente existe el destino que hagas lo que hagas tu destino está escrito y te van a ocurrir las mismas cosas…Para qué hacer nada? Ya vendrán a ti las cosas que han de pasarte. Es muy poco constructiva esa idea la verdad…Yo para no quitarle el halo mágico y misterioso que tiene el destino quiero pensar que interactuamos con él, que tenemos una especie de potencial destino y que dependiendo como lo vayamos labrando vamos desarrollando otro. Es así como una serie de opciones de cómo podría ser tu vida dependiendo lo que escojas o arriesgues elegir…Tb está muy presente en mis escritos aparte de la idea de destino lo de los hilos…es como si hubiera una especie de unión mística con algunas personas que hace que vuestras vidas se vayan entrecruzando, asi como con otras aunque sean muy importantes en tu vida, siguiendo esta ideología tal vez en algún momento se han roto esos lazos místicos y no las vuelvas a ver en la vida… a saber. Pero sí, me gusta pensar que la vida es algo más… mágica y no tan terrenal.
Y me gusta la típica frase de ¿Qué nos deparará el Destino?
Como si la vida estuviera potencialmente diseñada para ser interesante, compleja, enrevesada, ¡¡¡¡¡Divertida!!!!!!En fín, hoy no estoy muy inspirada , otro día sigo:P

Por qué hacer todo tan complicado?

Mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm no puedo, me agobia cuando se hacen las cosas fáciles tan complicadas…en fín. Qué afán de buscarle 3 pies al gato. Me ralla. Digo yo, no es más fácil no complicarse la vida inventando opciones extrañas, creando falsass expectativas? Piensa en las opciones reales y no desvaríes con tantas movidas.
En fín, hoy ando un tanto quemada, por más que la gente hace movidas que me sientan mal, soy tan gilipollas que sigo creyendo en la gente. En fín, lo de siempre. Es mejor pensar en un mismo, debería aplicarme el cuento y no ser tan considerada, tan paciente… tan gilipollas.
Bueno, que tengáis un buen día lluvioso en los madriles. Muaks

Prototipos

Insisto…me repatea la manía de tener que prototipar todo. La conducta, la forma de ser, de pensar de sentir… lo que está bien o mal. lo correcto y lo incorrecto y por supuesto el fatídico “lo normal”.
En fín, ODIO los prototipos, la ideas prefijadas, las arqueotipoas que nos ponemos a nosotros mismos. El querer pertenecer tanto a una identidad que perdemos la nuestra propia.
El hacernos continuamente daño por habernos dibujado un ideal de pareja, de amigos, de familia. Una forma de amar y de ser amado, de sentir, de actuar…
Podremos algún día realmente dejarnos llevar?????

Ir de frente

Por qué en ocasiones es tan difícil decir ciertas cosas? Hay un muro en nosotros que nos impide comunicarnos con los demás. Tenemos reparo en ir de frente. Hoy hablando de decir las cosas de frente la idea que me ha llegado que tememos decir las cosas de frente por miedo al rechazo, a que la otra persona se siente herida… y por este motivo dejamos que nos hiera ella a nosotros. Es una paranoia si lo sientes.

Yo siempre abogo por el principio del egoismo, que a fin de cuentas es lo que realmente funciona. Haz las cosas que te hagan sentir bien a ti mismo y siempre tú por delante de los demás. Todo es más sencillo, todo encaja y no sólo eso, sino que cuanta menos consideración tienes para con los demás, menos se espera de ti. Menos se espera en el sentido de que es más difícil defraudar con nuestros actos. Con ello mejoras las relaciones personales y entras menos en conflicto. Y siempre en caso de conflicto, tomar el camino que mejor te haga sentir a ti, ya sea haciendo algo a los demás si eso te hace sentirte mejor o dejándolo de hacer. ´

En fín, cuan equivocada está la moralidad que tanto nos enseñan. Nos empujan a un conflicto constante con lo que queremos y lo que hacemos.

Inspiración

Es curioso lo de las etapas de la vida…cuando estamos mal parece que va a ser siempre así, es dificil imaginar que eso puede cambiar. Del mismo modo que cuando estás realmente bien te cuesta acordarte lo realmente que lo pasaste ni piensas que puedas volver a estar tan mal…

Ayer hablando del tema, comentábamos lo de componer un poema en un momento dado…y cuando ya no estás en esa etapa es complicado llegar al sentimiento que los inspiró.

Tiempo

Hace tiempo que tengo ganas de hacer un blog con mis desvaríos. O en el que poder poner las cosas que se me pasan por la cabeza…por que sí, o por que no, pero normalmente no disponía de mucho tiempo.

Devido a los azares de la vida que se muestra caprichosa ahora mismo dispongo de un tiempo que cuando no se enturbia con el alcohol puedo dejarme caer por aquí. Por lo que espero actualizar las entradas más a menudo^^