Llorar
al escuchar
una canción
que lleva mi nombre

Sé cuando estoy mal
porque se llenan
fácilmente los ojos.

Por nada
por todo
por sentirme siempre
tan sola
tan perdida
tan fuera.

Malditos demonios
nunca faltan
cuando las fuerzas fallan.

Y la música,
esa música,
que es lenta
que no es mi idioma
pero  balbucea mi nombre
como un enigma.

Se acumula en el pecho
esta ansiedad creciente
que quiere debastarme.

Ahora que sentía
que creía
que ya no me afectaban
ya no
estas cosas
como antes.

Tal vez
por eso lloro
hoy al escuchar
(en una canción) mi nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *