Miedos

Llega un momento en el que debes enfrentarte a tus miedos. Estas semanas están siendo muy intentas a nivel de extres, las clases van a acabar conmigo, y como todo nivel de extress y obligación más ganas tienes de hacer cosas creativas, ya sabéis, la válvula de escape.
Esta semana el tema de Telidoscope ha sido Mounstruo y el tema lleva rondándome desde que Carlos me dijo que esta semana el tema iba a ser de eso. Digamos que la idea la tenía claro pero soy una persona vergonzosa y aún me cuesta mucho vencer esos miedos que aveces tenemos dentro. Por tanto, poco a poco me voy metiendo en el universo que fluye en mi cabeza y que quiere salir.
El tema que quiero reflejar viene de largo y es algo que me toca mucho la moral. Se trata de lo ajeno que nos quieren hacer creer que es el vello corporal. Es algo indeseable, mal visto e incluso asociado con la suciedad. La presión social te invita a depilarte constantemente o bien ocultartar esas zonas que se considera indecoroso tener vello. Y el hacer caso omiso de dicha norma te puede convertir en objeto de burlas y chismorreos.
No sé cuándo la gente empezó a ver algo natural como si fuera antinatural, de tal manera que pareciera que la gente realmente no tuviera vello y quien lo tiene es el raro. Cuando debería ser al revés. He de decir que no estoy en contra de la depilación, creo que igual que un día te cortas el cabello y otras veces te lo dejas largo. O cuando los hombres se dejan barba o deciden afeitarse, aunque en esto también hay protocolos al respecto.
Hace tiempo que ando debatiéndome con mis demonios que me comen cuando ese peso de la sociedad cae sobre mi, sobre los cánones de belleza, sobre lo estereotipado, sobre lo “estético”. Hoy mi mounstruo no es tal, no considero que sea un mounstruo, consideo que te quieren hacer ver que “eso es ser un mounstruo”. Los mounstruos son otros, hay muchos, y hacen daño, de muchas formas, en muchos sentidos. Pero para esos mounstruos ya hago otras fotos. Hoy mi foto va para los no mounstruos, esos que no somos, cuando nos hacen creer que si.
Cuando le he enseñado a Gonzalo la foto me ha dicho: <Es horrible. Con lo buena que estás y sales muy rara> Creo que refleja un poco la idea del mounstruo que quería reflejar, sin caer en el erotismo, ni en la ridiculización he querido hacer algo muy íntimo. Precisamente de eso va la serie Intimus, de ir buscando cada vez más dentro de mi y enfrentarme a ello.
Al principio pensé en hacer un palo más general y la idea era cruzar las piernas  uniendo los tobillos haciendo uso de la imagen de la sirena, por eso tb las sábanas arrugadas. Pero no me convencía el resultado, no conseguía encontrar el encuadre que me mostrar una imagen poco sexualizada y que ofreciera a la vez temor y ternura.
Entonces pensé en hacer un primer plano de los pies, que siempre me han gustado las extremidades en angular y me gusta esa mezcla que dan los pies y el cuerpo de fondo.  Elegí esta precisamente porque me gustaba lo que me transmitían los pies.
Después también estuve locurando fingiendo ser un mounstruo de pies grandes y cabeza y brazos pequeños. Pero ciertamente más por diversión que por otra cosa. Aquí os dejo una de mis locurillas.
Tengo ganas de terminar la temporada de exámenes y relajarme. Pero de momento esta foto se añade a mi colección de fotos en mi habitación en modo express. Lo cierto es que esto me está sirviendo mucho para reconciliarme con mis miedos y mis complejos.
La semana que viene, en principio estará aquí Violeta, asi que imagino que haremos fotillos. Ya escribiré una entrada de nuestras locurillas, porque la idea es hacer algunos proyectillos. Y mañana me junto con gentecilla de por aquí para hacer de contorsionista en una sesión de fotos, puede que me lleve la cámara,e igual cuento tb un poco qué tal fue la experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *