¿Quienes son los locos y quién los cuerdos?

Hay  una frase que me encanta y que si no la hubiera escrito otra persona hubiera querido haberla inventado yo. Son de esas frases que siento tan mías que tengo la sensación que de alguna forma me pertenece: “No es síntoma de salud el estar perfectamente adaptado a una sociedad enferma” J. Krishnamurti.  De hecho muchas ideas me dan vueltas alrededor de esta idea, o al revés, muchas ideas me recuerdan a esta frase. El caso es que para esta semana, teníamos el tema de la luz. Durante la semana he estado madurando la idea para ponerme manos a la obra.

Bien, con el tema de la luz me ha venido la idea de su antónimo: La oscuridad. Aquello de que existe la luz porque hay oscuridad. Entonces imaginé un personaje, un profeta que ve la luz cuando el resto sólo ve oscuridad. Y este es el motivo que justifica la locura. Siempre me inquieta lo estereotipada que está la normalidad y lo socialmente justificado que está calificar de locura o anomalia todo patrón que no siga la norma.
En este sentido mi personaje es considerado loca porque puede ver la luz ( que es una metáfora de la realidad) mientras que los demás no la ven. Un estilo matrix.

En el estado de locura que andaba metiéndome en el personaje, contruyéndolo. Ideé que este personaje se toma una taza de piedras como alegoría que lo que no te mata te hace más fuerte y a la vez, eso es algo que sólo haría un loco, es decir algo que podría matarte, pero que en realidad le está haciendo más fuerte.

Como veis esta semana mi estado mental está volviendo a la normalidad. La verdad que lo que más me gusta de Teleidoscope es que poco a poco siento que estoy volviendo , a mi normalidad, si se puede llamar asi. Otra cosa que ando luchando es intentando dejar de pensar en el impresión que pueden causar mis fotos en otras personas, por ejemplo, si encajará o no encajará en lo que piensen ellos que es adecuado para el tema. Es algo que cuesta, pero me quiero desvincular de esa necesidad de que la foto se explique a si misma de forma unívoca, como si fuera un texto, porque no lo es, ni lo será. Y ciertamente cuando uno ve una foto monta su propia historia que puede o no coincidir con el original. Por tanto quiero que mis personajes fluyan y que se conviertan o no en lo que son: personajes.

Bien, os dejo aquí con la foto de esta semana:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *