Porque no siempre las cadenas que nos atan las podemos ver. Y en nuestra burbuja de bienes materiales y vanas preocupaciones pasan los días que no volveran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: