Lejos de Dios

Es maravilloso cuando conoces gente que te dan ganas de llevar a cabo proyectos. Considero que tengo suerte cuando tengo este tipo de experiencias y estoy muy contenta porque ultimamente no paro de conocer personas que me están ayudando mucho y que me hacen emprender proyectos con más ganas.
Ayer pasamos todo el día para realizar una de las sesiones de la serie Lejos de Dios, esta vez les tocó a mi cristo particular y su correspondiente María Magdalena. Las fotos de la serie lejos de Dios tienen el nexo de usar personajes bíblicos para retratar estados de aquellos que se atreven a romper las normas marcadas. A modo de resumen de la serie tengo este literal: ” Allá donde se extienda la mano del que domina y oprime, siempre habrá rebeldes que se subleven en la búsqueda de Utopía. El locus amoenus que ningun Dios, aún, nos ha ofrecido.”
En la primera sesión quise retratar un ángel negro, la oveja negra que no comulga con el orden establecido pero que se encuentra en ese estado en el que empieza a replantearse todas sus creencias para darse cuenta que no cree en ellas, pero aún asi le cuesta desprenderse de ellas. La eterna metáfora del ángel que se corta las alas y renuncia a su pasado, no sin gran sufrimiento y confusión. Es el rebelde, que consigue salirse del orden establecido y huye del opresor, que en este caso es Dios, que representa el estado que nos govierna.
En la segunda sesión, que es la que hice ayer, como ya adelantaba, son Jesucristo y Maria Magdalena mis protagonistas, en esta ocasión mi punto de interés versa en el conflicto interno de sertirse culpable por algo que en teoría está mal, las cosas prohibidas, aquello que deseamos pero que representan el lado prohibido. Maria Magdalena es la tentación, el pecado, lo prohibido, Jesús es el personaje que tras su acto de rebeldía se siente culpable.
Lo cierto es que quedamos bastante pronto pero se nos echó el tiempo encima. Sólo en colocar todo el escenario y tal, más de media mañana. Y eso que eran cuatro cosas. Para la próxima sesión hemos hablado de prepararlo unos días antes para que cuando lleguemos sea ponernos directamente a hacer fotos.
Que entre colocar las cosas, la charreta de ponerse al día, comer, en fin, se va el tiempo volando.
Por otro lado, ha muerto mi tablet 🙁 asi que la mayoría de cosas que tenía de ideas que quería probar no las he podido llevar. Asi que como deberes me he propuesto escribir más en papel, aunque el soporte grafico tb está bien.
Por otro lado, mi asignatura pendiente con creces es mandar con más arrojo, que siempre me vengo abajo y no me impongo con la determinación que debiera. Debería hacer trabajo personal acuciante en este aspecto. Por el bien de todos, y creo que las sesiones irían más rodadas.
A la hora de hacer fotos, creo que, en caso de que la escenografía sea pobre únicamente debería hacer planos cortos y lanzarme a hacer planos más generales cuando haya algo reseñable que enseñar. Lo cierto es que en este sentido la idea la tenía bastante en la cabeza, lo que a la hora de cerrar el encuadre y meter a dos personas se me hacía más difícil. Sobretodo porque quería meter demasiados elementos en muy poco espacio.
Lo cierto es que me hubiera gustado centrarme más en la sesión, pero la verdad es que esta semana estaba bastante de bajón por mis problemas en clase y no conseguí centrarme lo que hubiera debido. Aún asi, me gusta tirar mucho de encuadres extraños, quiero seguir experimentando con ellos. Estoy muy contenta con las fotos que hicimos, y me ha entrado gusanillo de seguir haciendo más cosillas.

 

Tengo otro personaje desde hace tiempo en mente, a ver si algun día tengo la ocasión y puedo hacer esa sesión. Aunque ayer, según hacíamos esta sesión surgió la posibilidad de llevar a cabo otro proyecto que tengo en mente desde hace muchos años. Cosa que me pone muy contenta.
 Sobre las fotillos de Teleidoscope las quiero ir retomando, pero es que ciertamente no me encontraba con tiempo o fuerzas o ambas para hacerlas, asi que cuando respire un poco quiero ir retomando hacer o las nuevas o alguna vieja, ya veremos, segun vaya viendo. Pero quiero volver. Pero no sé cuando.
Hace una semanitas estuve en Madrid y aprovechamos la ocasión para hacer con Carolina Villafruela y Aroma una sesión. Me gusta trastear con estas señoritas, esta vez me personifiqué en la Santa Muerte Mexicana.
Como siempre que hacemos alguna de las nuestras Carol y yo disfruto mucho en las sesiones. Es un poco duro pero lo que digo siempre, me sirve como entrenamiento para cuando luego hago yo las fotos. Es cierto, que aveces cuando nos obcecamos en una fotografía,es probablem que tener a una persona en una posición forzada le vaya cansando aumentando las posibilidades de que ya si que no salga. Por eso es mejor descansar y ya luego si eso volver más tarde.

Ando muy liada con los exámenes pero espero tener mucho movimiento pronto. Ya os iré contando 🙂

Save

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: