Odios los días como hoy

Odio los días en los que me atrapa mi casa y no soy capaz de salir, aunque haga sol, aunque odie estar entre estas cuatro paredes. Ni siquiera me apetece ver o hablar con nadie, pero a la vez sé que es la única forma de salir de esta espiral concéntrica que no me lleva a nada bueno, a ningun estado al que quisiera llegar.

Y me convierto en una pantalla plana que va absorviendo todo pensamiento, toda sensación, me convierte en un ser inerte que aún respira, y las horas de luz poco a poco van menguando hasta quedarme casi a oscuras. Y de vez en cuando me dejo vencer por el placer de escribir, de sentirme embriagada por sentimientos de otros días. Y hay una canción que me atemoriza estos días… una moñada de las que yo escucho, que ahora evito, que me hace pensar que las personas a las que más nos entregamos acaban desapareciendo de nuestras vidas “como si fuera un instinto”, algo que está escrito en el código genético, y me invade una sensación de escalofrío, un miedo sordo que me enfosa nuevamente más, en esta desidia que se agranda más allá de lo razonable, más allá de lo recomendable.

Odio los días como hoy, en los que todo me parece escesivamente difícil, incluso hablarte, incluso avanzar, incluso respirar. Me pasaría el día durmiendo, me refugiaría eternamente en el mundo de los sueños donde todo parece más fácil y fluye con mayor naturalidad. En el fondo todo se reduce a eso, al constante fluir del que siempre hablo, necesito fluir y creo que esta casa me seca, me hace rozar contra el movimiento normal de mis aconteceres, me encalla en las orillas de las horas que pasan sin pausa ni retraso. Ahí está siempre el tiempo, incansable, imperecedero. Marcando las estrias de mis días…

Y sólo me faltaba esta música “onde stas onde estas” con esa voz agonizante de Nelly Furtado para sentirme aún más extraña en mi tristeza, como buscando algo, que no busco, como queriendo algo que no quiero.

Sólo me consuela saber, que ya he pasado más veces por este estado que me acongoja el pecho y apenas me deja respirar, y tal como me viene, de tal forma se va, y luego vuelve… Dicen que la luna está creciente… será que las mareas internas que me dominan están haciendo remolinos.

One Reply to “Odios los días como hoy”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: