NINI

 Poema de Laura Mequinenza

Introducción

Como diría un grande: "Si no estáis prevenidos ante los medios de comunicación, os harán amar al opresor y odiar al oprimido". No puedo estar más de acuerdo con Malcolm X en este caso. Tengo una cruzada contra las palabras que se inventar para que las víctimas se perciban como culpables, no sólo por los demás, sino incluso desde uno mismo. ¡Y no, no acepto, ni quiero,vuestros términos de mierda,son veneno por muy de moda que queráis ponerlos!

Más poemas:

Las palomas locas

Las palomas locas, es la historia de los locos que apretan botones, un poema dedicado a tantas víctimas sin nombre de la ludopatía, escondidas de la sociedad que los criminaliza mientras las industrias mal llamadas del juego se enriquecen cuanto más perfeccionan su capacidad para crear adicción. Una adicción digital que aliena de realidad vendiendo una falsa sensación de control y posibilidad de enriquecimiento, un fraude legal, que ataca, principalmente, a barrios marginales y obreros.

¿Sabrán los peces del azul?

Un día, estaba en Valencia en una casa muy guay que tenía una especie de estanque en la entrada con peces, el fondo del estanque era azul, y me puse a delirar, imaginando cómo sería para esos peces vivir allí, de decoración en esa casa y si serían conscientes de alguna forma de los surrealista de su existencia en ese lugar.

NINI

Los que establecemos las reglas del juego
hemos decidido
que para poder mutilar las ya precarias condiciones de lo que viene siendo la clase baja
vamos a sacrificar varias generaciones y condenarlas a que no tengan

NI una sola oportunidad de estabilidad
NI organismo regulador que se preocupe lo más mínimo en arreglarlo.

Crearemos una ilusión óptica en las que las condiciones actualesLos que establecemos las reglas del juego
hemos decidido
que para poder mutilar las ya precarias condiciones de lo que viene siendo la clase baja
vamos a sacrificar varias generaciones y condenarlas a que no tengan
NI una sola oportunidad de estabilidad
NI organismo regulador que se preocupe lo más mínimo en arreglarlo.
harán creerse a la población en una aparente burguesía
y se llamarán así mismos clase mediaLos que establecemos las reglas del juego
hemos decidido
que para poder mutilar las ya precarias condiciones de lo que viene siendo la clase baja
vamos a sacrificar varias generaciones y condenarlas a que no tengan

NI una sola oportunidad de estabilidad
NI organismo regulador que se preocupe lo más mínimo en arreglarlo.

Crearemos una ilusión óptica en las que las condiciones actuales
harán creerse a la población en una aparente burguesía
y se llamarán así mismos clase media
diferenciándose de las generaciones que vamos a sacrificar.

Echaremos las culpas y responsabilidades sobre los condenados
forzándoles a estar constantemente en formación
o en trabajos no remunerados
a las espaldas de los que puedan apostar por ellos
y quizás así consigan eximir su maldición.
Al resto

NI estabilidad, NI oportunidades
NI perspectivas, NI opciones

Condenados,
la maldición de suplicar que sean bendecidos
con un trabajo miserable
que sea pan para hoy
y hambre para mañana

NI casa, NI familia
NI ocio, NI futuro

Sólo les quedará rogar para poder producir
y mientras no produzcan
inventaremos términos despectivos
para que interioricen la culpa,
para que el resto,
los que viven la ilusión óptica o los mantenidos por ésta
les responsabilicen de su maldición.

Nosotros, los que inventamos las reglas del juego,
al enfrentarlos,
habremos vuelto a hacer un trabajo perfecto.

Contenido actualizado

Comentar

¿Sabrán los peces del azul?

Un día, estaba en Valencia en una casa muy guay que tenía una especie de estanque en la entrada con peces, el fondo del estanque era azul, y me puse a delirar, imaginando cómo sería para esos peces vivir allí, de decoración en esa casa y si serían conscientes de alguna forma de los surrealista de su existencia en ese lugar.