La espiral solipsica

Conjunto de poemas inspirados en otras realidades venidas de otras artes: Fotografía, libros, películas o intentándo sumergirme en el corazón y la mente de otras personas.

Plegando las realidades en una realidad nueva. La serie entera está inspirada en Solipsis una serie de mi colección de fotografía Swopno

El amor te hace presente

A Son y su hija.

Dice Pizarnik que las palabras son ausencia
y yo digo que en verdad no es así,
que las palabras son presencia
traer al aquí y ahora lo que no está
no está cerca,
no está presente,
no está accesible.

Que es nombrar , amar, sentir,
lo que nos mantiene vivos
más allá del tiempo, de la distancia
más allá de lo material, del mundo conocido.

Así que sé que estás aquí presente
porque te nombro,
porque te siento,
porque te amo.

Mas pensarte o nombrarte sería en vano
si no lo hiciera fielmente
a tu esencia, a tu imagen
a lo que realmente eres
si no fueran palabras enjuagadas en alegría
en la sonrisa que son tus labios
en el brillo que son tus ojos
en la ternura que son tus manos
en la bondad que son tus gestos.

Y es que son éstas
y no otras
las formas en las que he de nombrarte
y son éstas
y no otras
las palabras
que han de evocar tu retrato.

Seamos leales
mientras el amor no se escape de nuestros corazones
seamos fieles
mientras siga tu esencia entre nosotros.

Hacemos presente tu persona, querida,
a través de las palabras
a través de los recuerdos
a través del amor
a través de las imágenes que sí son tú.

No, no eres ausencia, no eres dolor,
no eres desgracia, no eres todo eso
que ahora puedo sentir.

Eres madre, y eres hija,
eres amiga, y eres familia,
eres amor, eres alegría, eres calidez y hogar.

Eres fiesta, y eres risa,
eres curiosidad, y eres sorpresa,
eres sueños, eres ilusiones, eres magia y fantasía.

Eres causa, y eres lucha,
eres fuerza, y eres fragilidad,
eres valor, eres locura, eres sensatez y tacto.

Eres amor, eres amor,
amor, amor, amor, amor,
eres amor,
eres amor y no me olvido nunca de hacerlo presente,
porque eso eres tú, amor.

Y es en el amor,
a pesar de lo inexorable,
que te reconozco.

Y así te evoco balbuceando, boca llena,
traviesa, contagiosa risa,
cuando el canto, cuando tus pies bosque,
la cocina llena de flores,
el primero, la deseada, ese,
tú ya sabes
tú sabes el que
tú sabes donde
cómo, por qué
y cuando…
ahora, sí estás
ahora sí eres tú
ahora sí te siento.


Pertenece a Yuanfen

Chloé

Ella que no sabía

que dentro le crecía un nenúfar

(porque esas cosas sólo pasan

en los universos de Vian),

quería arrancarse eso

lo que fuera

que llaman Tristeza.

 

Nadie le traía flores de vainilla

y no paraban de crecerle

poemas del cabello,

poemas que hablaban

de jardines

aún no plantados.

 

Ella que no sabía

que se le encogía la habitación

(porque esas cosas sólo pasan

en los universos de Vian),

quería inmortalizar eso

lo que fuera

que llaman Juventud.

 

Nadie encontraría ratones

y no paraban de caerle

sueños entre los pies,

sueños que hablaban

de cielos

de infinitos colores.

 

Ella lo que no sabía

es que no quería vivir

en un universo de Vian.

 

 

Sin instrucciones – Textos de La Profeta V

 

Qué hacer cuando los nudos se han deshecho

y jamás te enseñaron a rehacerlos

caída la venda

no hay forma de sujetarla

sin que la vida se cuele en ella

Alguien verá la luz y lo tomarán por loco/a

…………………………………………………….

Nadie es profeta en su tierra

 

 

 

 

La luna y el árbol – Parte I: El Árbol

Desde la letanía de no poder alcanzarte
te escribo en esta noche cerrada
donde me hallo mecido por el viento
en el desconsuelo de no poder verte.

¿De qué me sirve saber que me amas
sino puedo estrecharte
y mecerte entre mis ramas?

¿De qué me sirve esta vil existencia
mirándote cada noche en el cielo altanera?

Princesa maldita, musa de tantos trobadores,
que con tu manto a todos embrujas
que a todos nos sumes en esta locura.

Miro al tiempo y dibujo sueños con ecos.
Finjo no ser consciente de tus innumerables amantes
de tantas historias de amores.

Tú, la más deseada
tú, dama blanca de la noche
tú, mi carcelera,
tú, mi protectora
tú, mi liberadora.

Guardas en tu alcoba
los besos que nunca podré darte
que me hacen maldecir
este suelo al que estoy atado
esta falta de alas
esta mirada eterna
buscándote,
pensándote

Muriéndome cada noche como ésta
en la que las nubes te cubren
y me desgarran los celos
imaginándome que te escapas del cielo.

Que huyes de tus dominios y te dejas querer
y olvidas a este viejo árbol
que te llora y te venera
que te ama y te “des-ama”

Al que una noche tal como ésta
encontraste bañado en estas aguas
y prometiste amor eterno
aquella noche
que te escapaste del cielo.”

https://lauramequinenza.com/videos/la-luna-y-el-arbol-parte-i-el-arbol-recital-en-el-mercado-ecologico-en-la-fustera-2014-benissa/

https://lauramequinenza.com/videos/la-luna-y-el-arbol-parte-i-el-arbol-ciclo-poetico-el-espiritu-de-la-escalera-2011-madrid/

La luna y el árbol – Parte II: La Luna

“¿Quién es la carcelera
sino hay en el mundo
mayor prisionera?

Que ondea en el cielo
para que todos la vean
que ondea en el cielo
para que todos la vean.

Que finge siempre
estar alegre
que dibuja sueños
para que otros los tengan.

Que no quiero ser
la que todos quieren que sea
ni ser de tantos amores
(imagen o idea) tan deseada.

Que no quiero ver
ojos que me admiran
que se apague la noche
y sea el cielo solo de estrellas.

Quien pudiera descansar
y caer en el remanso de tus aguas
acariciar tu corteza curtida
mecerse hasta el amanecer en tus ramas.

Hablar en silencio
descubriendo los secretos del viento
y trazar con la lluvia
el sendero de tus misterios.

Embriagarme de tu fragancia
filtrarme en la savia de tus venas
encender tu interior con suspiros
estar hasta el final de los tiempos contigo
lejos (de los ojos) de todos

Que no quiero ser la dama blanca dueña de la noche
que busca caerse de lo alto y romperse en pedazos
Que no recuerdo ya quién me castigó
y condenó a vivir así, de esta manera

Inventé una extrategia para encontrarte
confundiendo a las gentes con mis bailes
escondiéndome un poco cada noche
hasta del cielo poder escaparme

Pero en la oscura noche no consigo hallarte
maldita me engañan mis huellas
y me pierdo en las tinieblas
entonces exhausta regreso a mi cielo.

Crezco y crezco, enchida me ilumino
y miro a la tierra y te observo desde lo alto
comienzo de nuevo mi plan, pero se borran las sendas
se confunden los caminos.

Y una y otra vez te busco
y una y otra vez
no te logro encontrar.”

https://lauramequinenza.com/videos/la-luna-y-el-arbol-parte-ii-la-luna-recital-en-el-mercado-ecologico-en-la-fustera-2014-benissa/

Parte II del reto de Borja para el día 13 de Abril. Porque sigamos teniendo inquietud por seguir escribiendo y retándonos 🙂