Insisto…me repatea la manía de tener que prototipar todo. La conducta, la forma de ser, de pensar de sentir… lo que está bien o mal. lo correcto y lo incorrecto y por supuesto el fatídico “lo normal”.
En fín, ODIO los prototipos, la ideas prefijadas, las arqueotipoas que nos ponemos a nosotros mismos. El querer pertenecer tanto a una identidad que perdemos la nuestra propia.
El hacernos continuamente daño por habernos dibujado un ideal de pareja, de amigos, de familia. Una forma de amar y de ser amado, de sentir, de actuar…
Podremos algún día realmente dejarnos llevar?????

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: