Sucede, que estoy aquí, como siempre
y algo me pesa, no me deja avanzar,
sé que debo, pero no puedo,
entonces sucede, que noto un empujón
y ruedo, y voy cayendo sin darme cuenta

Y no es, hasta que noto la inercia
que me doy cuenta, que estoy rodando.

¿Qué sería de mí, sin esas personas 
que me empujan y me hacen rodar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: