desacostumrarme

Desacostumbrarme

Lejos de acostumbrarme hoy estoy
aprendiendo la palabra desacostumbrarme

Desacostumbrarme ,a la pasividad indolente,
la espera
el gesto inconsciente y aprendido
que hacen de servir mi orgullo en bandeja de plata
trocear las ganas de
y combinarlas con desidia
espera, espera, espera
que tu tiempo no tiene valor

El olor a ventanilla cerrada
que hoy quiero perfumar.

Desacostumbrarme a las leyes pretenciosas,
rameras,
que flirtean con la moralidad y el sentido
esnifando vidas como droga psicotrópica
infinita fuente de limitaciones y excusas
legal, como herramienta comodín
para detenernos
quieta, quieta, quieta

La pared invisible
que hoy quiero derrumbar.

Desacostumbrarme a la estación marchita
que marca la edad que tengo que tener
colocándome en una u otra parte del tablero
el cuadrilátero perfecto
para el combate de los complejos
mayor,
mayor, mayor, mayor

Hoy decidido
que no hay ganador
y me planto en dejar de contar primaveras

Desacostumbrarme al cálido roce del halago fácil
los vocablos hedonistas
que inquieren un intercambio de falsos sentimientos
mentira,
mentira, mentira, mentira

El edulcorante cancerígeno
que quiero erradicar de mi dieta

Desacostumbrarme a la sumisión
el sabor agrio
del hilo que sellan mis labios
la longitud exacta
para seguir limpiando
sus botas, con saliva.

Silencio,
silencio, silencio,silencio

El látigo que quiere acariciar mi estómago
pero que hoy no quiero alimentar.

Desacostumbrarme a la lucha pacífica,
incorrecta, insuficiente, inerte
inaugurando la revolución
con respuestas del guión
de los que dialogan con palos.

Indignada
estoy indignada
de no saberme enfrentar de verdad
y no sólo con palabras.

Recuperando textos del 2011
Pertenece a El Cristal de la Pecera