Miscelánea

Escribiendo la novela: Resumen del libro

La primera fase de mi plan de escribir un libro ha sido hacer un resumen del libro.

Compré 3 libretas y elegí la de color azul para va a ser la destinada a hacer esta tarea: el resúmen del libro. En ella estoy volcando, sin organizar ni pensar mucho. El objetivo es no detenerse mucho en describir los personajes o las costumbres, ni los escenarios, aunque aveces me pasa de forma involuntaria. En caso de que me nazca más escribir de estos temas, para ello tengo otras libretas. Una vez crea que lo que escribo es más definitivo, lo empezaré a volcar al ordenador. De momento son anotaciones de ideas que van cambiando día a día. Lo bueno, es que cada vez voy depurando más la historia.

Los primeros días resumiendo

Las primeras sesiones fueron un poco desastre. Como tengo muchas cosas en la cabeza me parecía imposible poder hacer un resumen del libro sin poner en contexto. Así que tengo largas descripciones del contexto del mundo en el que sucede la historia y poniendo en antecedentes históricos acontecimientos que tienen su repercusión en la historia.

Al fin al cabo es material para organizar y plasmar mis ideas, pero no era, en principio la tarea que me había marcado que era hacer resúmenes de la historia, sin desarrollarla ni explicarla. La idea sería una hoja a lo sumo dos contanto los acontecimientos más importantes uno tras otros hasta el final.

Pero claro, ir contanto las cosas que pasan, así en frío, sin explicar que eso es un rito, o que costumbres hacen que eso de lugar a lo que tiene que suceder o cuales me hace perderme bastante. Aunque sé que son resúmenes para mí, y que nadie más hace falta que los entienda, me explico, o me ubico para no perderme. Porque al no ser algo tangible, sino explicado, se me puede olvidar.

Así que me veo en la necesidad de ir agregando este tipo de información en algún sitio, ya que lo quiero desarrollar más en un futuro en otro cuaderno. Podríamos llamarlo como Historia antigua y contemporánea, como si fueran las asignaturas del colegio, jejeje.

No soy muy estricta conmigo misma en este momento porque me importa más ir volcando la información que otra cosa. Sacarla de la cabeza según se vaya formando para no perderla.

Necesidades al hacer el resumen del libro

Ahora, en las nuevas sesiones estoy dirigiendo a hacer mi resumen del libro, o mejor dicho, mis resúmenes del libro de forma más utilitaria a contar, lo que podríamos llamar, la verdadera historia que voy a contar. Aunque ésta se forme explicando muchas cosas, y me haga falta mucho wordbuilding, los resúmenes que quiero hacer en estas fases son contar la historia varias veces. Cada vez la cuento distinta porque después de escribirla reflexiono mucho sobre la idea que tengo y le voy sacando faltas, y reorganizo otra vez la historia para que me encaje o porque se me van ocurriendo nuevos personajes, o nuevos giros. Así los personajes andan cambiando de madre, de inquietudes, de costumbres, de amores, de objetivos, de un día para otro. La historia en sí, a groso modo es la misma en todo momento, pero lo que sucede en ella, va cambiando día a día.

Llevo mucho tiempo con la historia en la cabeza y ya me pasaba que cuando pensaba en la historia, a medida que reflexionaba sobre algunas escenas, tramas, conflictos, iba mutando según iba resolviendo incógnitas. Pero al pasarla a papel, estoy descubriendo necesidades que quiero compartir con vosotros. Apenas empezar a escribir los primeros resúmenes y ya he sacado estas primeras conclusiones:

  1. Necesidad de definir mejor personajes remotos
  2. Necesidad de crear tramas que hagan que los personajes se crucen, se alejen, se reencuentren.
  3. Necesidad de crear más conflictos

1. Definir mejor personajes remotos

Los protagonistas de la historia son los que van contando la historia a mí. Por tanto me siento muy cerca a ellos, porque me intereso por saberlo todo de ellos.

Pero en este primer, primerísimo borrador, que no es ni borrador, sino más bien algo parecido a un esquema, veo que tengo una almagama de personajes secundarios, alrededor del personaje principal, que tengo muy definidos: ellos, sus historias, su vida. Pero no es así con los personajes que más se alejan de la experiencia vital del personaje principal. Éstos apenas están esbozados. Así que tengo pendiente ponerme en algún momento a desarrollar mejor estos personajes.

Ando investigando mucho el tema en la creación de personajes y estoy trabajando mucho en ello. Existen multitud de ejercicios que son bastante útiles si te sientes atascados y otros, que me parecen más interesantes, para darles más verisimilitud, más coheriencia. En cualquier caso, así como cuando juegas una partida de rol, crear una ficha de personajes, no está nada mal, para poder recurrir siempre a ella. Una especie de chuleta que te libre de tener que memorizar las características de tus personajes. Lo cual favorece a no caer en inconsistencias que pueden darse fácilmente con lo que fluctuan de una versión a otra.

En el primer borrador, muchos personajes no dejarán de ser meros accesorios, pero si alguno de ellos toma un mínimo de importancia, creo que es interesante integrarle en la historia de una forma congruente, aunque no se cuente, matizarlo, así podremos reutilizarlo, darle más peso o incluir pequeñas pistas de su futura aparición sin esfuerzo.

Cuanto más, si el personaje es crucial, a pesar de que no esté involucrado en la trama desde el principio. Veo la necesidad de definir estos personajes casi tanto como los personajes principales e incluso barajar la posibilidad de integrarlo a la historia como uno de los personajes principales o secundarios, o antagonistas.

2. Cruzar y alejar personajes

En mi cabeza, principalmente, conozco la historia desde la voz del personaje principal. Y los personajes secundarios que tienen mucha importancia para el personaje principal, en las primeras versiones, se mantenían muy cerca del personaje principal en la sombra una vez aparecían en la sombra. Y dispuestos a parecen en el momento que se les necesita.

Al transformarlo en resumen, se empasta un poco, al estilo Danerys acumulando nuevos aliados. Sin darle más dimensiones, pierde un poco el volumen o la importancia cada personaje por sí mismo. Por tanto, a los personajes cercanos, hay que darles otros objetivos o misiones aledaños que le hagan alejarse o acercarse a la trama, o que simplemente se crucen. Dándole más dinamismo. Evitar, en la medida de lo posible, el proceso embotellamiento.

3. Más conflictos

Ya parecido a lo anterior, otra necesidad que he encontrado, es la necesidad de más dinamismo no sólo en las tramas personales, sino en los “entreactos”. Al comenzar con los pequeños resúmenes, es que la trama principal contada en plan escueto, quizás suena muy simple. Las cosas suceden de A a B, con su acción y su historia. Pero de forma muy fluida. Noto que me faltan por un lado impedimentos mayores, dudas, caminos erróneos que hagan retroceder hacia atrás, decisiones con consecuencias fatales… Y por otro lado pequeñas tramas y conflictos menores que vayan sucediendo entre acto y acto.

Así que me paso el día reflexionando e ideando cosas que podrían pasar, caminos que me llevan de un lado a otro y que me hacen cambiar las cosas una y otra vez. Me recuerdo a Sheldon y raj trabajando:

Claro que en el proceso de escribir podré ir añadiendo más cosillas e ir integrándolos. Pero añadir al nudo principal conflictos que lo vayan enrevesando, me ayuda a poder reflexionar cómo encajarlo tranquilamente, y poder dosificar la información. Ya veremos cuando me ponga con las manos en la masa si serán suficiente mis recursos, espero no quedarme sin ingredientes.


Y hasta aquí mis primeras experiencias a la hora de hacer el resumen del libro y mis primeras dificultades al plasmarlo. De momento estoy muy motivada, esperemos no decaer en el proceso.

Mientras escribo también estoy leyendo muchos consejos, técnicas, y entre horas le doy a alguna lecturita. Agradezco mucho los consejos desde una forma constructiva. Un dilema, por ejemplo, que tengo ultimamente es que me vienen a la cabeza escenas que me apetecería escribir pero que me estoy privando de escribir hasta que no termine con la estructura y el plan que me he marcado. Y sé que se acabaran olvidando por otras nuevas ¿Vosotros qué hacéis? ¿Os dejáis escribir escenas? ¿Seguís el plan escrupulosamente?

Escribir un libro

Los que me conocéis, sabéis que este año publiqué mi primer poemario proyecto que demoré 10 años desde que empecé a moverme activamente en la comunidad poética y 6 desde que me lo propusiera la editorial Canalla Ediciones. Sin embargo, ahora que ya he perdido mi virginidad literaria me he propuesto seguir trabajando en mi perfil de autora y luchar por llevar al papel mis mundos interiores. Sea cual sea el proceso que finalmente utilice: editorial, autopublicación, crowdfunding o el intrigante mundo de los premios literarios. Ahora me quiero centrar en escribir un libro. Luego ya veremos qué hacemos con él.

En realidad tengo varios proyectos en mente, que no creo que sean incompatibles entre sí, pero el quiero comentaros ahora mismo es el de escribir un libro de narrativa. Un libro que llevo macerando en mi cabeza años y en el que he invertido lecturas, series, investigaciones, sueños y miles de quebraderos de cabeza. Alguna vez he tratado de iniciar su escritura sin método ni concierto pero que al final no tenía suficiente tiempo o motivación y me sentía perdida. Pero este año, ando con energías renovadas y voy a tomarme este proyecto sin prisa, porque nunca he tenido prisa, pero sin pausa. Quiero desarrollarme literariamente y nada más que yo tengo la llave para empezar.

Quiero escribir un libro

El proceso de escribir mi primer poemario y publicarlo ha sido muy gratificante. Y sentirme acompañada en todo el proceso me ayudó a seguir adelante en las tediosas correcciones, en las mil y una locuras internas que quería plasmar en mi proyecto. En luchar por hacer el libro que quería hacer, el que necesitaba hacer, más allá de demandas y recetas comerciales. Todo ello me ha motivado enormemente para lanzarme a buscar apoyo y compañía en este proceso en la comunidad literaria, que es una comunidad muy activa. Por ello quizás, porque me ayuda leer textos, guías, experiencias y tener conversaciones con gente que ha pasado lo que yo. He pensado que sería interesante compartir con vosotros esta experiencia.

Hablando de apoyo, he descubierto recientemente la red social Goodreads y me he creado una cuenta. Si no la conocíais, como yo, os recomiendo echarle un ojo.

Mi plan

Después de pensar y darle vueltas durante este verano. Por fín me he decidido y me he planteado un plan de acción que he estructurado de la siguiente forma: me he dado 4 meses para materializar en papel lo que llamaremos Estructura que es el material con el que luego desarrollaré el primer borrador. Esta Estructura constará de:

  • Un resumen del libro.
  • Un catálogo de los personajes y sus respectivas relaciones.
  • Una aproximación del sistema político y religioso.
  • Una aproximación de las ubicaciones principales.
  • Un esquema de las principales escenas y la relación entre ellas para organizar los capítulos.

Y creo que, si no me equivoco, eso es todo el material que me he propuesto crear y juntar en los próximos cuatro meses. Empezaré por los tres primeros, y para ello me he comprado 3 libretas de diferentes color: azul, morado y rosa.

Una vez lo consiga reunir la idea es empezar a escribir el primer borrador del libro que quiero escribir.


Aquí empieza mi aventura. Si creéis que hay algo que me falta en este primer plan para elaborar la estructura, se agradece la ayuda. ¿Y vosotros? ¿También estás escribiendo vuestra primera novela? ¿Usáis un mapa de ruta o preferís la brújula? ¿Qué estructura o plan seguís? Si también estáis escribiendo sobre este tema en vuestro blog, me gustaría ver también tu proceso ¿Te animas?

Por cierto, la foto tan chula de la portada, es la versión de la coleccionista según Eduardo Hervás. Fotógrafo de Elche por si os queréis pasar por su perfil.

Empatía

Me puedo equivocar y eso no hace más débiles mis argumentos

Encontrar explicaciones verosímiles

Mantener un punto de vista crítico

Ponerse en la posición del otro

Ahondar en variables

Tener prudencia al emitir juicios

Instar a la relatividad

Aplicar ética y la lógica


Micro abierto en la muestra del libro Anarquista en Valencia

Ayer domingo, el amigo David Trasumante, nos reclutaba para que participáramos en un micro abierto que desde Alzavoz habían instalado en la plaza del Carmen en Valencia. Y ciertamente me apetecía ver el ambientillo anarquista y escuchar poemas comprometidos, propuestas mentales que me agitaran el cerebro. Siempre es agradable poder ver en poco espacio a tantas personas con ganas de un mundo mejor, más libre, más justo, menos cruel. O al menos eso quiero pensar yo.

Los sueños flaquean cuando te planteas, para qué. En mundo tan consumista y oportunista, de qué sirven los ideales, los sueños, querer hacerse entender para mejorar las cosas, cuando las voces solo quieren tener razón, solo quieren que se las oigan más y mejor. Y eso, necesito pensar que hay oasis. Necesito saber que no todo el mundo te mide por el poder adquisitivo, por tu capacidad de ganar dinero y/o fama, ya sea profesionalmente o artísticamente.

Recuerdo cuando descubrí la canción Amo de Silvia Penide, que no pude evitar hacer un vídeo, cuando aún no sabía apenas montar con los cuatro vídeos que tenía en mi ordenador. Necesitaba que esa canción llegara a mucha gente, porque no se oían esas consignas por aquel entonces. La propia Silvia no cantaba la canción entera en los conciertos a los que yo fuí. Ahora todo está de moda, y quizás suena a floja, los tiempos cambian. Pero eso, descubrir gente que me devuelva la fé en el ser humano, es una de las cosas que me empuja a seguir yendo a algunos sitios.

muestra del libro anarquista

Y bueno, aunque me lo pasé bien,  me he vuelto un poco pensativa. Con una sensación conformista… De quien calla por temer la represalia, podemos corear mientras no moleste y pienso ¿Hace cuánto que no hay palabras que me sorprendan? ¿Que me hagan sentir el placer de salir de la zona de corfort a un lugar peligroso pero mejor? Supongo que a medida que se van consiguiendo visibilizar realidades, nos hacemos cómodos y ya no merece la pena.

Pensamiento anarquista

 

El pensamiento crítico no debería volverse débil en casa, debería radicalizarse. Ser mucho más crítico con lo cercano que con la oposición. Pero la tranquilidad, el confort, la dictatura de las formas.  Demasiados ojos. Demasiada sensibilidad. Y el ostracismo y el apaleamiento público como advertencia para los osados. Mientras la osadía se mida en likes, estamos equivocando el público. No deberíamos encontrar aplausos en las plazas. No deberíamos buscar aplausos desde el escenario. Sino aliados o enemigos. Sino cómplices o gente sorprendida. Sino conversaciones o discusiones.

Pero todos callamos. Aplaudimos. Nos guste o no nos guste. Y nos vamos a casa.

 

 

Estoy gorda

Estoy gorda

Esto de estoy gorda viene a que ayer leí un chiste que me hizo mucha gracia. Me hizo gracia porque precisamente hay verdades que son graciosas de lo irónicas que son. El chiste decía:


– Estoy tan gorda
– Pero si eres preciosa
– He dicho gorda, no fea

La palabra gorda parece tabú. Y más, decir estoy gorda. Parece tabú por su connotación psicológica, por sus implicaciones traumáticas, por el rechazo que produce. Y por su asociación con la pérdida de atractivo.

Eufemismos

“Gordas están las demás” te dicen, “Gorda es otra cosa”, gorda no estás:

– Tú, tú no estás gorda…tú lo que estás… es rellenita

Y así es como comenzamos a usar eufemismos para no ofender, para disfrazar la realidad de otra cosa. Corpulenta, grandota, fuerte, voluminosa, vigorosa etc. Pero todos entendemos la palabra gordo/a y lo que queremos decir con ella. Todos la usamos en un momento u otro. Incluso identificamos a ciertas personas con ese calificativo. Pero no. La palabra gorda no se puede usar, a no ser que hables de la polla, claro.

Invisibilizando el término y no la realidad

Sin embargo lo que está mal visto es decir estoy gorda. Porque el problema se quiere evitar mintiéndonos. Aveces mintiéndonos a nosotros mismos y aveces mintiendo a los demás. No asumimos la realidad de que estar gorda supone una desventaja social. Estar gorda supone formar parte de una de esas cajas sociales extereotipadas. Clasificaciones con una etiqueta en la cabeza. Dichas etiquetas son, a menudo, símbolo o estandarte de exclusión o discriminación. Esas etiquetas llevan tantos matices adheridos, significados adyacentes y mierdas encima, que convierten el calificativo gordo en algo despreciable. Precisamente por eso se intenta ocultar.

El problema no es estar gorda. El problema no es tener más volumen en un determinado momento. El problema no es engordar.  El problema es que se pueda colar en la identidad y manifestar todo ese ideario social. Pasar de estar gorda a ser una gorda.

estoy gorda

Tan sólo han pasado cuatro años de esta foto de arriba. Pero parecen más. Sólo nos separan 20 kilos de peso. Pero aveces, envejece más la gordura que la edad. A pesar de no ser una obsesión, ni una prioridad, ni un trauma sí es una realidad, al menos en esta sociedad en la que hemos estipulado un ideal de belleza muy estricto y una riqueza léxica a todo lo que se aleja de ella.

Alguien puede venir a decirme

– Estás igual de guapa.

– Pero no de delgada.

Y tampoco es verdad del todo. Porque el más que variable estandar de belleza muchas veces va unido al estereotipo y éste a lo que se considera “tener buen cuerpo”. Siempre están los gustos, y si algo me ha enseñado la experiencia, es que el gusto para mirar no se suele corresponder con el de tocar. Pero eso es otra historia.

No quiero dejar de remarcar que, así como el verbo ser es casi innevitable o es parte de nuestra identidad, el estar es circunstancial. Quizás, esa sensación de control de poder modificar la realidad lo haga un término especialmente cruel.

Modelos plus size

Cada vez que veo modelos plus size o campañas que éstas protagonizan, veo literales en los que se hace referencia a las diferentes bellezas, reivindicación de cuerpos diversos. Parece que necesitan decirlo para poder justificar por qué aparece una modelo que de otra forma llamarían gorda. Y es que parece que la visibilidad de la palabra gorda fuera una suerte de apología de la obesidad o de la insalubridad. Olvidando que hay multitud de ejemplos sociales en los que una persona se va a sentir gorda aunque no se lo diga nadie con palabras. Por poner algún ejemplo, podríamos hablar de los transportes públicos donde te puedes ver ocupando el espacio del asiento del viajero contiguo porque los asientos son muy estrechos o teniendo que acudir a tiendas especiales “de tallas grandes” porque  en las tiendas “normales” no hay nada de tu talla.

Hoy viendo esta foto, me he acordado lo difícil que se está poniendo poder hablar con naturalidad en el lenguaje que compartimos. Porque está tan cargado de significado e ideología. Más que poder hablar, parece que hay que hacer una declaración de intenciones, un posicionamiento ideológico y una buena defensa de los expuesto. Parece que ha perdido importancia la intención y ha ganado la interpretación, la subjetiva y multiforme interpretación.

Pertenenciente a Bitácora

KAMIKAZEMENTE

– Nunca me he enamorado.- Y la volvió a besar.

Ella pensó que le estaba desafiando y terminó estrellándose contra él, como tantas lo habían hecho antes, kamikazemente.

– Lo siento. Nunca me he enamorado. No puedo corresponderte – Y mientras se despedía de ella, intentaba comprender qué era lo que las hacía estrellar contra él, inevitablemente.

 

Irrepetible: Videoclip de Alfon – Colaboración – 2013

Microrrelato inspirado en una canción para el proyecto microondas

Sangro y duele

06 de la mañana. Estoy sangrando mucho.

Hace poco leí “Teníamos que decir más Tengo la regla”, hoy mientras estaba presentando el micro abierto pensaba en ello, tras haber saludado a Teresa que me ha dicho que tenía mala carilla, que si me pasaba algo. 

He estado apunto de decir en el micro, ey chicos “No preocuparse, estoy más asocial de lo normal, es que hoy estoy reglosa. Pero ha sido tomarme dos cervezas y quitárseme todos los dolores.

Y es que al final es eso, dolor, mal estar, ganitas de morir entre las mantas.

Sangro. Y duele.

Pero no siempre fué así. De hecho tengo asociada la regla a días muy señalados, porque como bien decía el anuncio no se pierde ni una. Y no me dolía, y no me impedía hacer planes. Desde competir en gimnasia rítmica, pasar un día entero en aqualandia o en portaventura o tener esa primera cita que suele acabar en polvo, si, la regla ayuda a que acabe en polvo.

Ahora cada vez más, me veo anulando planes precisamente por la regla, que graciosamente me dicen eso es que te está mandado señales de que “Coño eres fértil y parece que se te ha olvidado para qué sirve” (que ese es otro tema). Y no creo que sea eso, pero sea como fuere cada vez me cuesta hacer más cosas en estos días.

“Querida regla, no te lo tomes a mal, a pesar de los buenos polvos ratos que hemos pasado juntas, cada vez te echo más de más, y menos de menos, sería un detalle que esta noche dejarás de sangrar y me dejaras dormir tranquila”

Pertenenciente a Bitácora

 

 

 

San Juan

Quién pudiera caer al fuego
y purificarse,
nacer de nuevo,
revivir de las cenizas
como un ave fenix.

Dejar atrás la sensación putrefacta
que nos hace ser débiles
dejar atrás el olor nauseabundo
de las inseguridades.

Quemar todo
quemarse por fuera
y por dentro
hasta que la piel nueva
nos haga sentir infantes,
nuevos,
todo pureza e inocencia.

Quién pudiera
esta noche
arrojarse a la hoguera
y reaparecer
una vez se apaguen las llamas
como una maldita Targarian.

 

Pez

Hoy es una vez más
un lugar donde dejar caer mis dedos
frente a la pantalla
una melodía
me recuerda al azul
y se mece en mis oídos.

Colecciono melodías
mi droga
paliar esta necesidad
de inventar formas
para salir de este lugar

Esta noche me sobra todo el mundo
y las paredes
necesito ser pez que atraviese las dimensiones
agua , sólido, aire, aire
música, nota
pez

Convertirme en bucle,
recogimiento
naturaleza cíclica
que me empuja a los círculos.

Sin instrucciones – Textos de La Profeta V

 

Qué hacer cuando los nudos se han deshecho

y jamás te enseñaron a rehacerlos

caída la venda

no hay forma de sujetarla

sin que la vida se cuele en ella

Alguien verá la luz y lo tomarán por loco/a

…………………………………………………….

Nadie es profeta en su tierra

 

 

 

 

Correr en la dirección correcta, siempre, al mismo ritmo,
parece de naturaleza incomprensible.

Y sin embargo, corremos, despavoridos en cuanto
alguien aprieta el botón del cronómetro.

Entonces ella se volvió loca

Entonces ella se volvió loca
y no había forma de conversar
gritaba que quitaran la luna, que no podía verla más
que no lo soportaba.

Entonces ella era una niña
y hablaba como un adulto
pero ya no lo era, y danzaba con su cetro
imaginando que convertía todo en oro.

Entonces ella comenzó a gritar
y la noche se hacía día y el día noche
se bebía el agua del mar
y no paraba de acumular piedras.

Entonces ella inventó un juego
en el que se podía hablar sin palabras
y se podía gritar en silencio
y la “a” era “z” y la “z” no existía.

Entonces ella olvidó todo
y empezó a dibujarlo de nuevo
mezclaba el gris con el negro
y quería dibujar arcoiris rosas.

Entonces ella me echó de su vida
y yo pensé que había camino de vuelta
pero tronaban las paredes
cada vez que me acercaba.

Entonces ella se volvió loca
y no quería el sol, ni las estrellas,
ni el día, ni la noche. Tiraba del cielo
y decía que lo quitaran, que lo quitaran.

Y entonces ella nunca volvió a ser la misma.
Ni yo tampoco.

15-M

Has visto alguna vez pasar un sueño?

Aveces sucede
entonces
todo se convierte
en mágico 

Y no sé ni tu nombre

Y entonces no para de sonar
“y no sé ni tu nombre”
una y otra vez
y se mete en mi cabeza
martilleándome
y los muebles comienzan a moverse
los cajones se abren y se cierran
y tú no estás
y no lo puedes ver
y me digo < No es verdad.
Esto no existe, no puede existir>
Y aparece una aguja gigante
en la esquina de mi habitación
precipita sobre mi
intentando alcanzarme
y me digo < Otra vez no>
Y me quedo muda
cierro los ojos
y los cajones paran de abrirse
y la aguja no me alcanza
se queda inmóvil a un centímetro
todavía la siento
sé que está ahí, señalándome
y yo con los ojos cerrados
pero no me muevo.

 

Aunque la canción no se llame así
y nadie crea mi historia ^^

Tal vez

Tal vez el mundo se vaya estrechando para que poco a poco nos vayamos encontrando, o tal vez seamos nosotros, que tras un periodo de rigidez neuronal nos vayamos haciendo flexibles y alcanzando lugares y momentos que antes creíamos no poder alcanzar.

Tal vez sean, que son los lugares que se mueven a ritmos discordantes con los momentos, y sean éstos los que nos encuentren a nosotros en este mundo rígido y en nuestro azaroso pasar…

Deseos que inspiran proverbios chinos

“Hay tres cosas que nunca vuelven atras: la flecha lanzada,
la palabra pronunciada y la oportunidad perdida”

Proverbio chino
Quiero ser como la flecha lanzada que no vuelve atrás y que con mis palabras no pierda mi oportunidad

Citando a Henry Miller

 

Qué es un fanático? Alguien que cree en algo con fervor y lo pone en práctica a rajatabla. Yo siempre creía en algo y, por eso, me metía en líos. Cuantos más palmetazos me daban, más firmemente creía. Yo creía… ¡Y el resto del mundo, no! Si sólo se tratara de soportar el castigo, podrías seguir creyendo hasta el final; pero la actitud del mundo es mucho más insidiosa. En lugar de castigarte, te va minando, excavando, quitando el terreno bajo los pies. No es traición siquiera. La traición es comprensible y combatible. No, es algo peor, algo más bajo que la traición. Es un negativismo que te hace fracasar por intentar abarcar demasiado

Henry Miller 

Trópico de Capricornio

Huye

Huye del dolor…aunque sin dolor la alegría no vendrá a ti.
Huye del peligro…aunque sin peligro, sin arriegar, no ganarás.
Huye, pero no dejes que los demonios te coman, aunque los demonios que te deboran sean la fuente de tu felicidad y tu infelicidad.
Huye…

“El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo” proverbio Chino.
La luz. La voz. Los días. Caen gotas de polvo y se reflectan con los rayos de sol.
No cesa el tiempo.Nunca.

Aunque aveces lo parezca.

Ser

Desde hace un tiempo prolongado me veo en una incertidumbre. Es curioso pero se juzga a los demás con los patrones que nos vienen dados de serie. Y uno es igual al resto hasta que no se demuestre lo contrario. La definición, la autodeterminación, la aceptación con una nueva opción, el seguir tu nuevo camino…aún cuando no decides escuchar a los demás, sigue estando prototipado. Hasta ser diferente tiene unas señas de identidad.

No entiendo por qué ante una nueva visión de la realidad nos hemos de acomodar en un concepto prefijado y delimitado, al menos sino en si mismo, sí socialmente. Déjame ser y seré, no hace falta que me comprendas, ni que estés de acuerdo conmigo. Sólo quiero compartir contigo esta para mi nueva senda y no busques un origen, una explicación, un destino. Déjame ser…Qué más da el qué?