Twitter

Veo esas voces digitalizadas en código cifrado

unos cuantos pixeles que se organizan en letras

bajando en procesión por mi pantalla

al sonido sordo de un pájaro azul

que pretende parecer libre

pero que ni está vivo ni nunca supo lo que es volar

y esas voces

que fingen tener dueño

tararean un coro orquestado.

 

Ahora toca apedrear con esta piedra

no

hoy no apedrearemos a una infiel

y por supuesto

nadie pensará quién está libre de pecar

porque

sólo hay que esperar a que se abra la veda

la veda de lanzar este tipo de piedras

la purga consentida,

el escarnio público

siempre ha sido

uno de los placeres

que más ha disfrutado el hombre.

Recitada 27 de Marzo en el micro abierto Arte no Apto, Denia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *