Un lugar mejor

La mano que dejo de posarse en mi hombro
¿encontró quizás un lugar mejor donde acomodar sus dedos
o fué el propio hombro el que empezó a hacerse incómodo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *