Laura Mequinenza
Laura Mequinenza

Volvemos a la bici

Un mesecito ni más ni menos me ha costado
0

Sí, sí, esa es mi cara de sufrimiento ayer tras volver a mi rutina de 65 minutejos pedaleando después de estar tanto flojeando todo el mes.

El otro día descubrí un podcast de psicología que se llama Entiende tu mente, en uno de los capítulos hablaba sobre lo difícil que es instaurar una nueva rutina y la de veces que lo hacemos y abandonamos por el camino y volvemos a empezar. Y que tendemos a pensar que los demás les cuesta menos o que si un día, o unos cuantos días no lo hemos hecho, que hemos fracasado.

Me pareció muy interesante porque hace poco investigando sobre las conductas adictivas, uno de los problemas con dejar el hábito es que abandonar las rutinas instauradas (justo el polo opuesto) es muy difícil una vez se ha solidificado el hábito, y a esto se le suma el síndrome de abstinencia que hace que no realizar dicha rutina sea muy molesto. Pero además, para colmo, las rutinas que están asociadas a los vicios justo son aquellas que son placenteras y cómodas, nada de estar una hora corriendo o escalando una montaña, no señor, uno agustito ahí tirado de charreta con amigos o tomando un cafecito por la mañana.

Precisamente la forma para instaurar hábitos, en este caso hacer deporte, es exactamente el mismo que el de quitárselos, y es haciendo un cambio de estilo de vida. No sólo en la conducta que queremos instaurar, sino las conductas asociadas. Es como redefinirte el rol o lo que yo llamo crear un alterego. Y ese nuevo perfil o alterego tiene motivaciones, y es a través de las motivaciones que vamos instaurando las rutinas. En mi caso, la yo sana. El deporte forma parte de un cambio de estilo de vida marcado por la preocupación por mi salud, el bienestar, la alimentación, mi forma física.

Sí, ando muy friki con todo esto desde hace poco más de un año. Además, también, ando preocupadmotivada por la parte hormonal, y añadir hábitos que estimulen mi mente intelectualmente. Lo bueno es que la pandemia, con eso de cambio de estilo de vida radical quieras o no quieras, algo me ha ayudado.

Pero instaurar todas estas rutinas es duro, y aunque no siempre se consigan. Y pasen los días y no las hagas. Hay que seguir buscando la motivación en este cambio de estilo de vida, y que unas conductas vayan arrastrando a las otras hasta que se solidifique el hábito. Hasta entonces, pues unas veces más, otras menos.

A mí este mes se me han juntado las vacaciones con Darío, que me salto todo, con el bajón hormonal, y hasta ahora no he empezado a remontar. Llevaba una semana sintiéndome culpable por no hacer nada de ejercicio en casi un mes, pero en cuanto he recuperado un poco la energía, el primer día empecé con estiramientos y abdominales. Y ya ayer volví a subirme a la bici.

Pero esto de parar un mes no es de gratis. Hoy me he levantado con un dolor de culo… Hacía mil que ya no me salían agujetas! Supongo que ese es mi castigo por no mover el culo, o una motivación para que lo mueva más.

Comentar

Última vez modificado abril 12, 2021

Laura Mequinenza
Laura Mequinenza