He vuelto, por lo visto para quedarme.(Y así dejar de contaminar mis otras realidades)

Aunque huya, hacia el final del tablero, ahí estará, quien sea, para bloquearte la salida. Lo estúpido y sin sentido es saber, que seas tú, quien me la bloquea. Cada día, cortándome las alas, y presumes de dármelas, negandome la palabra, cuando dices de admirarme.

Ahora el infierno se hace presente, obligada a estar atada a ti, sin salida, sin opción. Levantarme cada día sabiendo que no hay forma de despegar de mi nuevo techo, cada día más bajo, cada día más mugriento. Vienes a mi, diciendo que quieres paz, y me pones unas esposas pesadas mientras vendas mi boca. Al menos, arráncame los ojos y estirpame la esperanza. No es paz lo que me ofreces, sino esclavitud. No la quiero, prefiero seguir en una guerra fría, soñando con escapar de ti, de todo, con escapar.

Aveces pienso en la autodestrucción, demasiado a menudo. Sería perder en esta lucha. Tb pienso en rebotar contra las paredes, autolastimarme, como una forma de protesta, estúpida. Ingenua sigo pensando que te importo, pero sigo aquí por las apariencias, y cualquier día, ni siquiera eso importará.

Lo triste, lo angustioso es tener mi enemigo dentro, sino ni en eso puedo confiar,  dónde voy a ir?

Desapareciendo como persona, como artista y como soñadora, 
dentro de poco sólo quedará de mi 
un par de huesos y el pellejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: