Laura Mequinenza. Fotógrafa artística y poeta underground.

Artista multidisciplinar

Laura Mequinenza es una apasionada de las artes como fuente de expresión y comunicación. 

Aunque coquetea con muchos medios de expresión, en la fotografía encuentra un canal donde fusionar elementos oníricos, eróticos, sociales, fantásticos e intimistas para dar forma a personajes de su mundo interior. 

Sin embargo, en la poesía, sobretodo en forma recitada, encuentra la forma de darles voz. 

Especialmente sumergida en ambientes underground, adopta influencias para ir desarrollando su propio camino, mezclando la psicología, el idealismo y la creatividad como pilar en la creación de diferentes proyectos artísticos. 

 

 

Novedades

Organización de eventos

Más de 10 años organizando eventos culturales multidisciplinares, participando en propuestas y proponiendo actividades para afianzar la comunidad poética. 

Stream online

Iniciándome en nuevas formas de comunicarse. Descubriendo el mundo de la emisión en directo a través de herramientas como Twitch o TikTok

Blog

nueva en Twitch

Alguien en twitch por ahí? Qué me recomendáis al empezar?

No-estábamos-mejor

Estoy recuperando textos antiguos

La cuarentena, hace que me reencuentre con mis textos de otra forma. Quizás más restrospectiva.

No estábamos mejor. No estábamos…

Distopia

Distopía

No podemos salir de noche, pero aún podemos ir a ver amanecer.

Sobrevivir

Sobrevivirotro añoa esta fiesta Cada vezse me hace más largollegar a las 00:00 No tengo miedo a morirpero temo, vehementementeenvejecer. 

Poema

Poema random

Palomas locas de skinner poema ludopatía

Las palomas locas

El ala, el ala, el ala
recompensa adrenalina
el ala, el ala, el ala, el ala, el ala,
recompensa adrenalina
si sigo moviendo el ala, habrá nuevas recompensas
el ala, adrenalina el ala, el ala, el ala, el ala,adrenalina, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el
ala, el ala, el ala, el ala, el ala, recompensa adrenalina
el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala, el ala,
el ala…

y así la paloma se volvió loca
moviendo frenéticamente el ala en busca de su recompensa

La persona protagonista de nuestra historia , le pasó algo parecido

Botón, recompensa, adrenalina
botón, botón recompensa adrenalina,
botón, adrenalina
botón, botón, botón …
Skinner la hubiera colocado en una caja
si ella fuera una paloma
pero ella no era una paloma
era una persona
y su forma de mover el ala
era apretar un botón
su recompensa
también aleatoria
un ardid para el juego perdedor.
Cuando no puedes controlar
el ala, el ala, el botón, el botón,
el una y otra, y otra, y otra, y otra
y otra, y otra, y otra, y otra vez
repetir compulsivamente la misma rutina
es cuestión de tiempo convertirte
en una de esas palomas locas.

Los locos que aprietan botones
no nacieron solos
ellos, también, son fruto de un experimento
uno rentable.

La búsqueda patológica de la recompensa
no debería ser el negocio de ninguna empresa.
La enfermedad crónica, tampoco.
Despertar al monstruo latente
estimulando la reiteración de la conducta
de apretar el botón, apretar el botón, apretar el botón,
el botón, el botón, el botón, el botón, el botón, el botón…

No culpes a la ludopatía
si te has dedicado a meterlos
uno a uno en cajas
y entrenado desde pequeño
hasta convertilos
en palomas locas
no digas adicción
si has llenado de experimentos nuestros barrios
si has ensuciado la mente adolescente
sois asesinos en serie, asesinos
y vuestras víctimas no tienen nombre
caen en nuestro bando, en nuestras calles, en nuestras manos.


Las muertes sin nombre
son ahogadas vidas que se lleva el dinero
y llevan la mancha de vuestras casas.

Qué diferente fluir, que dejarse llevar por la corriente.