LAURA MEQUINENZA

Al sur de la frontera, al oeste del sol

Al sur de la frontera, al oeste del sol

Hace muy poquito me leí Sputnik, mi amor, porque entre mis objetivos tengo ir leyendo la obra de Murakami poco a poco, pero me gustó tanto que me quedé con ganas de más. Y no pude resistirme hacerme con otra novelilla para quitarme el mono, de momento. 

Breve sinopsis

Un “pequeño” empresario casado y con hijas se encuentra con”Un Ser”, venido de su más tierna adolescencia y desbarata  su pacófico y organizado mundo. Reencontrase con su amor platónico le hace volver a plantearse los valores olvidados que tenía de la juventud entrando en un universo de isis y futuribles. Todo ello plagado de episodios misteriosos e incognitas que parecen tener un transfondo oscuro y dramático.

¿Qué harías si pudieras volver atrás en tu vida? ¿Qué cambiarías?¿Qué amor no dejarías escapar? ¿Qué pasaría si tuvieras una segunda oportunidad?

Son algunas de las preguntas que parece que nos plantea Al sur de la frontera, al sur del sol, mostrándonos de una forma peculiar que cualquier  perfección platónica en el amor, el sexo,  en nuestros ideales puede ser una fantasía adolescente que una vez pudiéramos tocar se convertiría en realidad, en mundano. Cómo las decisiones que hemos tomado en nuestra vida de las que nos arrepentimos no tendrían por qué albergar una opción mejor o de nuestro gusto, lo mismo toda las construcciones que nos hacemos en la cabeza sobre alguien o sobre algo.

Una oda a las duras y cuestionables decisiones que supone entrar en la edad madura, que nuestro yo adolescente jamás entendería. Aunque también la pérdida de miedos, complejos y dudas, que vamos adquiriendo con la edad.

Valoración personal

Me la he bebido. Con eso lo digo todo. Una vez me la empecé, no pude parar hasta acabarla en el mismo día. Se hace muy fácil de leer. Hay muchas cosas parecidas a la otra novela, pero ésta es más fácil de leer, y creo incluso, que más estructura y organizada. Ahora bien, la otra, en conjunto, me gustó mucho más. Esta simplemente me ha gustado, aunque tampoco me ha parecido nada del otro mundo. Posiblemente por ser mi primera novela de Murakami.

Sigue estando en esa raro género entre el realismo y el misticismo que hace recordar al realismo mágico. Aunque no es una novela romántica, tiene cierto aire,dentro del universo Murakami, claro está. Me causa una sensación parecida a cuando veo Anime japonés.  Hace poco vi El viento se levanta y Your name, y podría encontrar muchos elementos comunes con las dos. Si cabe, de Murakami me gusta menos porque se deja las cosas sin resolver. Y bueno, el sexo. Y que diga eso yo, ya tiene delito. Pero las escenas sexuales no me gusta nada como las desarrolla.

No puedo evitar compararla con Sputnik, mi amor, que la tengo muy recientita. Y aunque me ha gustado mucho el estilo y la forma de contar las cosas, a mi parecer no me ha parecido tan profunda y no me ha dejado levitando emocionalmente.  

Ambas tienen muchos elementos comunes como la música clásica, el jazz, cierta atención sobre las mujeres de treinta y tantos años muy bien vestidas y misteriosas.  Me atrae de ambas el entramado misterioso que va envolviendo al protagonista que hasta ese momento vivía una vida aparentemente normal y que los enigmas que envuelven a la mujer misteriosa desajustan por completo su realidad y su forma de percibir el mundo. Esa sensación casi poética que transmiran las moralejas.

Me han chivado que por lo visto estos elementos se repiten a lo largo de sus obras.

Y como siempre abre un montón de historias que quedan en el aire sin resolver. Empiezo a sospechar desde ya que es parte de su estilo, usar de forma estilística los misterios y convertirlos en metáforas. Como si estuvieras leyendo un poema y fuera más importante la sensación que te produce o lo que te inspira que lo que significa realmente.

A destacar

 

Confesiones cómplices

Valoro la sinceridad , a veces hasta cruel,  con la que desmiga su pasado afectivo el protagonista.Crudo y sin ambages. 

Deja que desear

 

Temas sin resolver

Digo yo que al autor le gusta crear un mundo muy abierto en los lectores pero como ya sucedió en la anterior novela, deja muchas cosas sin resolver. Yo odio que se dejen los cabos sueltos porque me deja una sensación incompleta al leer la novela.

De momento me daré unas vacaciones de Murakami, porque había tantos elementos en común entre las dos historias que me recordaba constantemente la una a la otra. Así que para la próxima que lea suya, dejaré que pase un tiempecito. No sé cuando, pero quiero leer 1Q84, lo tengo en mi lista de pendientes, así que mínimo leeré ese de este autor, y luego veré si sigo leyendo más de su obra.

Ahora, tu comentario!