Cuando

aún tenía 21

me independicé

compartía piso

mañanas en la uni

tardes trabajando.

Una mañana de jueves

no cogí el tren

no me llevó a clase.

Explotó.

Yo no.

Había huelga

yo aún dormía

y me despertaron

miles de mensajes

pero

lo que verdadermente me asustó

fue el mar de ambulancias

– aún vienen a mí

en cada sirena.

<No cojas el metro

no viajes en tren

amenaza bomba>

No hice caso.

Esa tarde

yo cogí esos transportes

Tenía que llegar al trabajo.

Y llegué pero

apenas nadie,

apenas.

¿Qué haces allí, loca?

¿Por qué has ido?

¿No has oído que…?

Aquel jueves de marzo

descubrí

que tenía más miedo

a perder mi trabajo que a morir.

Tu mensaje: