En fin, aveces pienso que soy la estúpida a la que todos sus amantes y amigos le cuentan las penas con sus respectivas novias o proyecto de novia. Y si te enfadas con ella, me vienes a contar a mi que la odias pero que en realidad la amas más que nunca.
Yo no creo estar de ti enamorada, pero soy persona, y de vez en cuando tb algo siento. Y ahora me siento racaneando tu atención en las horas en las que de ella te alejas, en las horas que con ella te enfadas.

Y no me parece bien ni mal, solo me hiere un poco el orgullo pensar que tal vez esto es un estúpido juego, el escribirte, el pensarte, que engrandece tu ego. Quiero decir, que tal vez debiera adorarte en la sombra y dejar de perseguirte, no creo que tus disputas conyugales, me inspiren en mis momentos de recordarte. Porque no quiero terceras personas que nos enturbien la comunicación que nos profesamos, y me veo en mi filosofía analizando las trabas que dices que os separan y me hace sentirte tal vez extraño, al conocer de ti los celos, de ti los malos pensamientos, de ti la sensación suicida de enamorarte de gestos de maltrato, a los que lamentablemente cada vez observo están más presentes en las relaciones destructivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *